Con­tem­pla tu vi­da y la his­to­ria de nue­vo en Se­ma­na San­ta

Car­ta se­ma­nal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - +Car­los Card. Oso­ro

Es­te do­min­go co­men­za­mos la Se­ma­na San­ta. El Do­min­go de Ra­mos es el pró­lo­go de esta se­ma­na en la que os in­vi­to a que vi­váis la no­ve­dad que ad­quie­re la vi­da del ser hu­mano y la his­to­ria con los acon­te­ci­mien­tos que va­mos a ce­le­brar. La Se­ma­na San­ta no es pa­ra de­fen­der un po­der mun­dano se­cu­lar, tam­po­co es una se­ma­na pa­ra de­fen­der el pres­ti­gio de una em­pre­sa o al­go se­me­jan­te. Es una se­ma­na san­ta en la que po­de­mos con­tem­plar có­mo el ser hu­mano y to­dos los ca­mi­nos del hom­bre se abren de una ma­ne­ra nue­va. Es una se­ma­na san­ta en la que po­de­mos des­cu­brir y vi­vir que la vi­da ple­na del hom­bre, de to­do lo que exis­te, no es­tá en el éxi­to, sino en el amor y en la en­tre­ga a los de­más.

Es una se­ma­na en la que de­be­mos de­di­car­nos más a la ora­ción, a la es­cu­cha de la Pa­la­bra de Dios, a vi­vir

En la Se­ma­na San­ta haz esta prue­ba: sal de ti mis­mo, en­cuén­tra­te con los po­bres, en­tra en las pe­ri­fe­rias, re­ga­la la me­di­ci­na de la mi­se­ri­cor­dia y no te de­jes al­can­zar por el de­mo­nio

la ce­le­bra­ción de la fe con pro­fun­da in­ten­si­dad y a de­jar­nos en­vol­ver por el mis­te­rio. Es una se­ma­na pa­ra con­tem­plar la gran­de­za de Dios. No di­sol­va­mos nues­tra fe en de­ma­sia­das dis­cu­sio­nes so­bre de­ta­lles que, a la lar­ga, ve­mos que son muy po­co im­por­tan­tes; ten­ga­mos an­te no­so­tros siem­pre la gran­de­za de Dios, la gran­de­za de la fe.

Dios, en el cen­tro de la co­mu­ni­dad

La Se­ma­na San­ta po­ne a Dios en el cen­tro de nues­tra vi­da y de las co­mu­ni­da­des. En las ce­le­bra­cio­nes y en las pro­ce­sio­nes, gra­cias a las di­ver­sas imá­ge­nes de Dios que to­ma ros­tro hu­mano, el pue­blo se va iden­ti­fi­can­do con Él y en­ten­dien­do la pa­sión y el amor que tiene por to­dos los hom­bres, el mis­mo que de­be­mos te­ner no­so­tros.

La Se­ma­na San­ta es un tiempo pa­ra vol­ver a te­ner áni­mo, fe, es­pe­ran­za y amor. Tiempo pa­ra que no nos en­ce­rre­mos en no­so­tros mis­mos, pa­ra sen­tir­nos im­pul­sa­dos por el amor de Cris­to a sa­lir y a aco­ger, a bus­car siem­pre a quien se per­dió o no co­no­ció. Tiempo pa­ra to­mar una ho­ja de ru­ta e ir a las pe­ri­fe­rias, a los que más ne­ce­si­tan, a los más po­bres, sea la po­bre­za que sea; ellos son los que cla­van la mi­ra­da en no­so­tros y nos pro­vo­can la mis­ma pre­gun­ta que sa­ca­ron de Je­sús: ¿qué quie­res que ha­ga por ti? Tiempo pa­ra ver que he­mos de cam­biar el mun­do y, allí don­de es­tá el mal, opo­ner el bien que re­per­cu­ti­rá su pre­sen­cia en to­dos. Tiempo pa­ra acu­mu­lar y lle­var la mi­se­ri­cor­dia, que es la me­di­ci­na que cu­ra y sa­na en lo pro­fun­do del co­ra­zón del ser hu­mano. Tiempo pa­ra des­cu­brir al de­mo­nio, que es quien nos quie­re se­pa­rar de Dios y di­vi­dir a los hom­bres en­tre ami­gos y enemi­gos, mien­tras que Cris­to nos di­ce que so­mos her­ma­nos. En la Se­ma­na San­ta haz esta prue­ba: sal de ti mis­mo, en­cuén­tra­te con los po­bres, en­tra en las pe­ri­fe­rias, re­ga­la la me­di­ci­na de la mi­se­ri­cor­dia y no te de­jes al­can­zar por el de­mo­nio. Te in­vi­to a que en la Se­ma­na San­ta vi­vas esta ex­pe­rien­cia:

1. Jue­ves San­to: Ce­le­bra la ins­ti­tu­ción de la Eu­ca­ris­tía, del mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal y del día de la fra­ter­ni­dad y que, gra­cias a la mis­ma, la Igle­sia re­na­ce siem­pre de nue­vo, es la red en la que to­dos no­so­tros los dis­cí­pu­los de Cris­to, al re­ci­bir al mis­mo Se­ñor, nos trans­for­ma­mos en un so­lo cuer­po y abra­za­mos a to­do el mun­do, es el co­ra­zón de la Igle­sia. ¡Qué cam­bio más ra­di­cal se produce cuan­do los cris­tia­nos per­mi­ti­mos que to­da nues­tra vi­da to­me for­ma eu­ca­rís­ti­ca! ¡Qué fuer­za tiene po­der de­cir que don­de es­tá Cris­to allí es­tá to­da la Igle­sia! La Ce­na es el lu­gar don­de na­ció la Igle­sia. Pi­da­mos por los sa­cer­do­tes que na­cen allí tam­bién.

2. Vier­nes San­to: Pa­sión y Muer­te del Se­ñor. Es Je­sús quien re­vo­lu­cio­nó el sen­ti­do de la muer­te y lo hi­zo con su en­se­ñan­za y afron­tan­do Él mis­mo la muer­te. Cris­to mató la muer­te que ma­ta­ba al hom­bre, la muer­te ha si­do pri­va­da de su ve­neno. Por­que el amor de Dios ha da­do un gi­ro ab­so­lu­to a la exis­ten­cia del hom­bre, fue trans­for­ma­do el mo­rir. En Cris­to, con su Pa­sión y Muer­te, la vi­da hu­ma­na es pa­so de es­te mun­do al Pa­dre y la ho­ra de la muer­te es el mo­men­to en que es­te pa­so se rea­li­za de modo con­cre­to y de­fi­ni­ti­vo. Por eso, quien se com­pro­me­te a vi­vir como Él, es li­be­ra­do del te­mor a la muer­te.

3. Vi­gi­lia pas­cual: ¡Re­su­ci­tó! Re­no­ve­mos con­ti­nua­men­te nues­tra ad­he­sión a Je­su­cris­to muer­to y re­su­ci­ta­do por no­so­tros: su Pas­cua es nues­tra Pas­cua, pues en Él, re­su­ci­ta­do, se nos da la cer­te­za de nues­tra re­su­rrec­ción. Es muy im­por­tan­te afir­mar la ver­dad fun­da­men­tal de nues­tra fe que es la Re­su­rrec­ción de Cris­to: por nues­tro Bau­tis­mo, al mo­rir con Cris­to al pe­ca­do, re­na­ce­mos a una vi­da nue­va, se res­ta­ble­ce en no­so­tros la dig­ni­dad de hi­jos de Dios en el Hi­jo. En la Vi­gi­lia Pas­cual se nos in­di­ca el sen­ti­do de es­te día con tres sím­bo­los: la luz, el agua y el can­to nue­vo, el Ale­lu­ya. Cuan­do se de­bi­li­ta la fe en la Re­su­rrec­ción del Se­ñor, se de­bi­li­ta el tes­ti­mo­nio de los cre­yen­tes. La Re­su­rrec­ción es nues­tra es­pe­ran­za, nos in­tro­du­ce en un nue­vo fu­tu­ro.

CNS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.