Un jui­cio al mun­do en que vi­vi­mos

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Juan Ore­lla­na

El ci­neas­ta fran­cés de ori­gen ar­me­nio Ro­bert Gue­di­guian vuelve in­can­sa­ble a su lu­cha per­so­nal. Es una ca­rac­te­rís­ti­ca sin­gu­lar de los ci­neas­tas mar­xis­tas ac­tua­les. Son per­sis­ten­tes en su com­pro­mi­so, gota a gota, inase­qui­bles al des­alien­to. En el ca­so de Gue­di­guian, su in­sis­ten­cia no irri­ta, por­que sa­be­mos que su ho­nes­ti­dad per­so­nal siem­pre nos va a de­pa­rar más hu­ma­ni­dad que ideo­lo­gía, más au­ten­ti­ci­dad que doc­tri­na, al­go que no siem­pre se ase­gu­ra, por ejem­plo, con Ken Loach.

La ca­sa jun­to al mar no es su me­jor pe­lí­cu­la, pe­ro no es en ab­so­lu­to des­de­ña­ble. Por­que to­ca y mez­cla mu­chas cues­tio­nes in­tere­san­tes. La tra­ma prin­ci­pal es sen­ci­lla. Dos her­ma­nos y una her­ma­na se reúnen en su an­ti­gua casita fa­mi­liar de la cos­ta mar­se­lle­sa tras el ic­tus que su­fre su pa­dre, el cual que­da prác­ti­ca­men­te en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo. An­gè­le (in­ter­pre­ta­da por la mu­sa y es­po­sa del di­rec­tor, Aria­ne As­ca­ri­de) es una actriz teatral; Jo­seph (Jean-Pie­rre Da­rrous­si) es un an­ti­guo co­mu­nis­ta que sa­le con una chi­ca que po­dría ser su hi­ja, y Ar­mand (Gé­rard Mey­lan) re­gen­ta el an­ti­guo res­tau­ran­te de su pa­dre en el mis­mo pue­blo cos­te­ro. To­dos vi­ven mar­ca­dos por la nos­tal­gia de un mun­do des­apa­re­ci­do, un mun­do de idea­les, de lu­cha es­pe­ran­za­da, de com­pro­mi­so real. Ven con tris­te­za que ellos no en­ca­jan en la nue­va so­cie­dad, que ya na­da es como era. Has­ta que al­go les de­mues­tra que sus an­ti­guos idea­les si­guen sien­do úti­les y ca­pa­ces de dar sen­ti­do a lo que ha­cen.

Aunque la pe­lí­cu­la ha­ce una crí­ti­ca –bas­tan­te po­co de­ma­gó­gi­ca– ha­cia la for­ma en la que los paí­ses oc­ci­den­ta­les ges­tio­nan la lle­ga­da en pa­te­ras de in­mi­gran­tes ile­ga­les, lo más in­tere­san­te es el re­co­rri­do hu­mano de los per­so­na­jes. An­gè­le es­tá mar­ca­da por el do­lor y la ra­bia de una hi­ja muer­ta en ac­ci­den­te cuan­do era pe­que­ña. Ello in­clu­so le hi­zo per­der a su ma­ri­do. Aho­ra va­ga con un va­cío afec­ti­vo que le pe­sa como una lo­sa; has­ta que un im­pre­vis­to la em­pu­ja a em­pe­zar a mi­rar­se de otra ma­ne­ra. Jo­seph se agarra a una re­la­ción im­po­si­ble con una chi­ca mo­der­na que no com­par­te ya su mun­do ni sus idea­les, y que es­tá a pun­to de aban­do­nar­le. Otro va­cío afec­ti­vo. Por úl­ti­mo, Ar­mand se da cuen­ta de que la fi­lo­so­fía que ri­ge su res­tau­ran­te des­de tiem­pos de su pa­dre –ofre­cer un buen lu­gar de co­mi­das pa­ra tra­ba­ja­do­res de in­gre­sos mo­des­tos–, ya no es sos­te­ni­ble en un mun­do de tu­ris­tas y co­mi­da rá­pi­da. Tres per­so­na­jes per­di­dos y des­orien­ta­dos que re­cu­pe­ran el gus­to por la vi­da an­te la po­si­bi­li­dad de im­pli­car­se en una his­to­ria de aco­gi­da y so­li­da­ri­dad que les pue­de si­tuar in­clu­so fue­ra de la ley. Es­te plan­tea­mien­to tiene mu­cho que ver con el úl­ti­mo ci­ne de Aki Kau­ris­ma­ki, más allá de sus irre­duc­ti­bles di­fe­ren­cias es­té­ti­cas.

El tono del fil­me es cos­tum­bris­ta, pau­sa­do, de­ta­llis­ta…, con ese estilo de Gue­di­guian que con­sis­te en ir em­pa­pan­do po­co a po­co al es­pec­ta­dor de una at­mós­fe­ra que lle­va a com­pren­der a los per­so­na­jes y su mun­do, al modo del co­mi­sa­rio Mai­gret de las no­ve­las de Si­me­non. Hay una sub­tra­ma de un sui­ci­dio que no de­be en­ten­der­se en cla­ve proeu­ta­na­sia, sino como la me­tá­fo­ra de un mun­do que ya ha que­da­do de­fi­ni­ti­va­men­te se­pul­ta­do. Una pe­lí­cu­la adul­ta, in­te­li­gen­te, pau­sa­da, pa­ra un pú­bli­co ávi­do de juz­gar el mun­do que vi­vi­mos.

Golem Dis­tri­bu­cion

Los tres her­ma­nos Ar­mand, An­gè­le y Jo­seph, en un fo­to­gra­ma de La ca­sa jun­to al mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.