Los cris­tia­nos de Si­ria es­pe­ran la re­su­rrec­ción

▼ En Homs y el Va­lle de los Cris­tia­nos se pre­pa­ran pa­ra vi­vir los días más im­por­tan­tes pa­ra los bau­ti­za­dos, los que dan sentido a su pre­sen­cia hoy en el país

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Josué Vi­lla­lón Mar­ma­ri­ta / Homs

Ca­da día de Cua­res­ma, los cris­tia­nos de Si­ria se reúnen en sus mal­tre­chas igle­sias pa­ra re­zar el vía cru­cis. Mu­chos vis­ten de ne­gro. Es­ta ora­ción los acom­pa­ña en el su­fri­mien­to por sus fa­mi­lia­res muer­tos, sus ca­sas des­trui­das y sus ciu­da­des aban­do­na­das tras sie­te años de gue­rra. «Es­pe­ra­mos con an­sia que Je­sús re­su­ci­te», afir­ma un sa­cer­do­te si­ro­ca­tó­li­co de Homs.

Vier­nes de Do­lo­res en la ca­te­dral si­rio-ca­tó­li­ca del Es­pí­ri­tu San­to de Homs. Po­co an­tes de las cin­co de la tar­de co­mien­zan a lle­gar gru­pos de mu­je­res, al­gún que otro joven y va­rias fa­mi­lias. Mu­chos de ellos, es­pe­cial­men­te los más ma­yo­res, vis­ten de ne­gro: «Du­ran­te la Cua­res­ma y la Se­ma­na San­ta acu­di­mos a la igle­sia ves­ti­dos así», acla­ra Ch­ris­ti­ne Ar­wa­sh, fe­li­gre­sa.

En se­gui­da co­mien­za el re­zo del vía cru­cis, una ora­ción muy im­por­tan­te pa­ra los cris­tia­nos de Si­ria y de Orien­te Me­dio. «Es­ta ora­ción es una tra­di­ción pa­ra nosotros –co­men­ta el joven Ha­mer Mus­sa–. Por eso ve­ni­mos to­dos los días de Cua­res­ma, y es­pe­cial­men­te ca­da vier­nes, a re­zar jun­tos». El pá­rro­co pre­si­de el en­cuen­tro, un diá­cono lle­va una cruz gran­de de ma­de­ra pin­ta­da de co­lor ne­gro y tres acó­li­tos por­tan ci­rios. Van de­te­nién­do­se en ca­da es­ta­ción al­re­de­dor de la Igle­sia.

Des­pués de las lec­tu­ras de los Evan­ge­lios, se re­za el pa­dre­nues­tro y el ave­ma­ría en ára­be y en si­ria­co, la len­gua li­túr­gi­ca del ri­to si­rio-ca­tó­li­co. El tem­plo aún mues­tra las mar­cas de la gue­rra que se ha en­sa­ña­do es­pe­cial­men­te con la mi­no­ría cris­tia­na de Si­ria. El cua­dro que pre­si­de la igle­sia, una ima­gen que re­pre­sen­ta la es­ce­na de Pen­te­cos­tés, es­tá com­ple­ta­men­te ra­ja­do. Va­rias zo­nas del te­cho es­tán re­cién pin­ta­das, des­ta­can­do los lu­ga­res por don­de ca­ye­ron va­rios mor­te­ros. Fal­tan al­gu­nas imá­ge­nes de las estaciones del vía cru­cis, des­trui­das o ro­ba­das du­ran­te los años de fuer­tes com­ba­tes en la Ciu­dad Vie­ja de Homs.

Es­ta ora­ción, que si­gue el ca­mino de Je­sús hasta el Cal­va­rio, «es muy im­por­tan­te por­que nos acom­pa­ña en nuestro su­fri­mien­to», co­men­ta otro fe­li­grés. El pá­rro­co, pa­dre Kas­sab, re­co­no­ce al fi­na­li­zar la ce­le­bra­ción: «La Se­ma­na San­ta es re­fle­jo de nuestra vi­da: pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción. Los cris­tia­nos he­mos su­fri­do y es­ta­mos su­frien­do mu­cho por la gue­rra en Si­ria. Al­gu­nos han muer­te por los ata­ques, otros han si­do ase­si­na­dos por nuestra fe. Aho­ra tra­ta­mos de re­cu­pe­rar la es­pe­ran­za y es­pe­ra­mos con an­sia que Je­sús re­su­ci­te».

En­tre los asis­ten­tes, to­dos han ex­pe­ri­men­ta­do su­fri­mien­tos fuer­tes en sus vi­das: han per­di­do fa­mi­lia­res, o aún atra­vie­san en­fer­me­da­des y ope­ra­cio­nes. Los jó­ve­nes tie­nen un fu­tu­ro in­cier­to. En su car­ne es­tán vi­si­bles las he­ri­das de Je­sús en el Cal­va­rio; otros son co­mo la Ve­ró­ni­ca o el Ci­re­neo, que hoy si­guen car­gan­do con la cruz de Cris­to.

Ayu­da a 2.000 per­so­nas

Una es­ce­na pa­re­ci­da se re­vi­ve en la igle­sia gre­co-ca­tó­li­ca de San Pe­dro, en el pue­blo de Mar­ma­ri­ta, co­ra­zón del Va­lle de los Cris­tia­nos. En es­ta re­gión de Si­ria, cer­ca de la fron­te­ra con el Lí­bano, hay mi­les de des­pla­za­dos pro­ce­den­tes de otras par­tes del país don­de los com­ba­tes se in­ten­si­fi­can: Ale­po, Da­mas­co o Id­lib. «En nuestra sen­ci­lla pa­rro­quia es­ta­mos aten­dien­do a 2.000 per­so­nas ca­da mes. Gra­cias a la ayu­da re­ci­bi­da de la fun­da­ción pon­ti­fi­cia Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da podemos pa­gar el al­qui­ler de mu­chos des­pla­za­dos, ofre­cer­les ro­pa, ali­men­tos, me­di­ca­ción y el tra­ta­mien­to sa­ni­ta­rio que ne­ce­si­tan pa­ra un cáncer o un pro­ble­ma del co­ra­zón», co­men­ta el pa­dre Wa­lid Is­kan­dafy.

«Ca­da día de Cua­res­ma re­za­mos vís­pe­ras a las cua­tro y me­dia. Acu­den unas 50 per­so­nas. Los sal­mos son can­ta­dos, al­gu­nos en grie­go y otros en ára­be». Al fi­na­li­zar, un gru­po de mu­je­res y hom­bres se que­dan pa­ra en­sa­yar los can­tos de la Mi­sa y pre­pa­rar las ce­le­bra­cio­nes pa­ra la Se­ma­na San­ta.

«Ma­ría es nuestra es­pe­ran­za»

El tem­plo es­tá re­ple­to de ico­nos, en­tre los cua­les es­tá re­pre­sen­ta­da san­ta Te­re­sa de Je­sús, la mís­ti­ca es­pa­ño­la. En el ico­nos­ta­sio, or­na­men­to de ma­de­ra que se­pa­ra el al­tar del res­to de la na­ve cen­tral, la ima­gen de la Vir­gen Ma­ría ocu­pa un lu­gar pri­vi­le­gia­do: «Ma­ría es nuestra es­pe­ran­za; ella, que vi­vió la Pa­sión junto a su hi­jo, es­tá con nosotros ca­da día que du­ra nuestro su­fri­mien­to aquí. Nu­me­ro­sas per­so­nas me cuen­tan que han ex­pe­ri­men­ta­do la pre­sen­cia con­so­la­do­ra de Ma­ría en es­tos últimos años», afir­ma el pa­dre Wa­lid.

La fa­mi­lia Ab­boud es uno de los testigos de este amor con­so­la­dor de Dios a tra­vés de Ma­ría y la Igle­sia en Si­ria. «Hui­mos de Homs por la gue­rra. Un día nuestro hi­jo Mi­chel, de 25 años, es­ta­ba en el sa­lón de ca­sa cuan­do de re­pen­te una ba­la per­di­da la atra­ve­só la ca­be­za. Mu­rió en el ac­to –nos cuen­ta Maha San­na, la ma­dre–. Vi­ni­mos al Va­lle de los Cris­tia­nos, y es­ta­mos vi­vien­do en un pi­so de al­qui­ler que nos pa­ga la Igle­sia. Si no fue­ra por eso, no sé don­de es­ta­ría­mos». Su vi­vien­da se en­cuen­tra en el pue­blo ve­cino de Nash­ra, que li­te­ral­men­te sig­ni­fi­ca Na­za­reno en ára­be. Hoy si­gue ha­bien­do mi­les de na­za­re­nos co­mo los Ab­boud, que en Si­ria y en tan­tas otras par­tes del mun­do, car­gan con sus cru­ces an­te la mi­ra­da in­di­fe­ren­te de los de­más.

«Da­mos las gra­cias a tan­tas per­so­nas que nos es­tán apo­yan­do des­de Es­pa­ña, a tra­vés de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da. Es­ta­mos vi­vos gra­cias a ellos», ase­gu­ra Ghas­san, el pa­dre de fa­mi­lia. «Sa­be­mos que no es­ta­mos so­los. Re­za­mos por vo­so­tros y por fa­vor, nun­ca de­jéis de re­zar por nosotros. Que ten­gáis feliz Pas­cua, que Je­sús Re­su­ci­ta­do os col­me de bendiciones».

Fo­tos: Josué Vi­lla­lón / ACN

Re­zo del via cru­cis en la ca­te­dral si­rio-ca­to­li­ca de Homs

La fa­mi­lia Ab­boud: Maha San­na, Ghas­san (de­re­cha), y su hi­jo Jo­sef (cen­tro)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.