Don­de es­tu­dian los re­vo­lu­cio­na­rios (pa­cí­fi­cos)

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada -

Si­ni­sa Sik­man fue uno de los jó­ve­nes del movimiento Ot­por que de­rri­bó a Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic, el lí­der ser­bio que in­cen­dió la an­ti­gua Yu­gos­la­via. Aho­ra Sik­man es uno de los res­pon­sa­bles de una pe­cu­liar aca­de­mia que ofre­ce for­ma­ción a re­vo­lu­cio­na­rios pa­cí­fi­cos de todo el mun­do. Aca­ba de vi­si­tar Ma­drid pa­ra par­ti­ci­par en un con­gre­so or­ga­ni­za­do por la Cam­pa­ña No­vio­len­cia2018.

Si­ni­sa Sik­man fue uno de los lí­de­res del movimiento de jó­ve­nes ser­bios Ot­por! (Re­sis­ten­cia), un gru­po cla­ve en la caí­da de Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic en los años 90. Su se­de en Bel­gra­do se con­vir­tió en los años si­guien­tes en lu­gar de pe­re­gri­na­ción pa­ra opo­si­to­res de todo el mun­do en bus­ca de con­se­jo. Y la ex­pe­rien­cia aca­bó cua­jan­do en la Aca­de­mia Can­vas, una no­ve­do­sa ini­cia­ti­va que ha for­ma­do ya a ac­ti­vis­tas de unas 50 re­vo­lu­cio­nes pa­cí­fi­cas. En­tre sus pu­pi­los más aven­ta­ja­dos se en­cuen­tran al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas de la Re­vo­lu­ción Na­ran­ja en Ucra­nia y de las re­vuel­tas pa­cí­fi­cas en Geor­gia, las Mal­di­vas o Myan­mar.

An­tes de acep­tar una pe­ti­ción, acla­ra Sik­man a Al­fa y Ome­ga, com­prue­ban el his­to­rial no vio­len­to de la or­ga­ni­za­ción. No se tra­ta tan­to de de­ci­dir qué par­ti­do to­mar en de­ter­mi­na­do con­flic­to, sino de em­po­de­rar a quien es­té dis­pues­to a «bus­car so­lu­cio­nes pa­cí­fi­cas y jus­tas». Can­vas no ex­clu­ye por eso for­mar si­mul­tá­nea­men­te a gru­pos en ban­dos dis­tin­tos, co­mo ha si­do ya el ca­so con pa­les­ti­nos e is­rae­líes.

Ha ha­bi­do también re­vo­lu­cio­nes apo­ya­das por Can­vas –re­con­ce Sik­man– que no han ter­mi­na­do co­mo se es­pe­ra­ba. Pa­só con las re­vuel­tas con­tra el ré­gi­men mi­li­tar de Mu­ba­rak en Egip­to. Jó­ve­nes for­ma­dos por la aca­de­mia ser­bia li­de­ra­ron las mo­vi­li­za­cio­nes ini­cia­les en la pla­za del Tahir, pe­ro «fal­tó uni­dad» en­tre ellos. Tam­po­co sin­to­ni­za­ron con bue­na parte de la po­bla­ción, y aca­ba­ron ca­pi­ta­li­zan­do las protestas los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes («muy com­pac­tos y dis­ci­pli­na­dos tras mu­chos años de re­pre­sión»), hasta que un gol­pe de Es­ta­do de­vol­vió nue­va­men­te el po­der al ejér­ci­to.

En cual­quier ca­so, pa­ra Sik­man el ac­ti­vis­mo no vio­len­to es más una forma de ejer­cer una ciu­da­da­nía ac­ti­va que un mé­to­do pa­ra con­se­guir un re­sul­ta­do po­lí­ti­co con­cre­to. In­clu­so, en cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas, cuan­do se consigue de­rri­bar una dic­ta­du­ra, se­ría un error «pen­sar que ya es­tá todo con­se­gui­do y des­mo­vi­li­zar­se».

Reír­se del po­der

La no violencia con­sis­te en que la gente to­me «con­cien­cia de que es­tá en su mano cam­biar las co­sas». Pe­ro pa­ra eso lo primero es «per­der el mie­do al po­der». El hu­mor, di­ce, es un ar­ma muy po­de­ro­sa con­tra los opre­so­res.

Una prue­ba de fue­go con­sis­te en man­te­ner los mé­to­dos pa­cí­fi­cos «cuan­do la otra parte uti­li­za la fuer­za con­tra nosotros». Hay que te­ner cla­ro que «re­cu­rrir a la violencia des­le­gi­ti­ma la lu­cha y la lle­va a un te­rreno en el que los es­ta­dos se sien­ten más có­mo­dos y tie­nen ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de triun­far». Una re­gla bá­si­ca en una ac­ción de pro­tes­ta es vi­gi­lar que no ha­ya «un idio­ta» que «ti­re pie­dras a la Po­li­cía». En no po­cos ca­sos quie­nes lo ha­cen son agen­tes de las Fuer­zas de Seguridad in­fil­tra­dos, ase­gu­ra Si­ni­sa Silk­man.

De Ghan­di o Mar­tin Lut­her King, los jó­ve­nes ser­bios que se le­van­ta­ron con­tra Mi­lo­se­vic apren­die­ron que el otro no es «un enemi­go» sino «un opo­nen­te». A «los al­tos man­dos» tal vez sea di­fí­cil lle­gar, pe­ro los po­li­cías, mi­li­ta­res y miem­bros de dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes so­bre las que se sus­ten­ta el po­der «son per­so­nas nor­ma­les». «Un po­li­cía es solamente un hom­bre con uni­for­me, un ve­cino con el que nos cru­za­mos a diario, con el que nos en­con­tra­mos en la calle, en la igle­sia…», in­sis­te Sik­man. «Si nuestra ac­ti­tud ha­cia es­tos fun­cio­na­rios es hos­til, solo con­se­gui­re­mos que se de­fien­dan de nosotros y se acer­quen más al po­der. Es mu­cho más efec­ti­vo ha­cer­les ver que tus pro­pues­tas pa­ra el fu­tu­ro son buenas pa­ra to­da la po­bla­ción, también pa­ra ellos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.