¡Cuántos con­de­na­dos!

Vía cru­cis 2018

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Tex­to: An­to­nio Gil Mo­reno. Sa­cer­do­te y pe­rio­dis­ta, ca­nó­ni­go de la ca­te­dral cor­do­be­sa y ex­sub­di­rec­tor del diario Cór­do­ba Ilustraciones: Al­ber­to Gue­rre­ro. Pa­rro­quia de San­ta Ma­ría So­le­dad To­rres Acos­ta de Ma­drid

«Je­sús ca­mi­na, nosotros ca­mi­na­mos. Je­sús con su cruz, nosotros con la nuestra». El hom­bre y la mu­jer de nuestro tiempo y los mil in­te­rro­gan­tes que se abren an­te ellos en su día a día, ins­pi­ran al sa­cer­do­te y pe­rio­dis­ta cor­do­bés An­to­nio Gil Mo­reno un vía cru­cis pa­ra con­tem­plar al Se­ñor en su Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción. Sus re­fle­xio­nes acom­pa­ñan la Se­ma­na San­ta del co­ra­zón, una de las tres vías –junto a la Se­ma­na San­ta de los tem­plos yla de las ca­lles– pa­ra vi­vir es­tos tres días de amor, de do­lor y de con­ver­sión. «Cae­re­mos co­mo Él y lle­ga­re­mos al Gól­go­ta de nuestra exis­ten­cia. Oja­lá es­cu­che­mos su voz en nues­tras con­cien­cias li­bres: “Hoy es­ta­rás con­mi­go en el pa­raí­so”».

Pór­ti­co

La Igle­sia se dis­po­ne a vi­vir el dra­ma de la Pa­sión y Muer­te de Cris­to, en la es­pe­ran­za su­bli­me de su glo­rio­sa Re­su­rrec­ción. El Tri­duo Sa­cro –tres días de amor, de do­lor y con­ver­sión– nos in­vi­ta a par­ti­ci­par en tres Se­ma­nas San­tas, con sus pe­cu­lia­res des­te­llos ca­da una: la Se­ma­na San­ta de los tem­plos, en el es­plen­dor li­túr­gi­co de ca­te­dra­les, tem­plos pa­rro­quia­les y con­ven­tua­les; la Se­ma­na San­ta de la calle, de la mano de nues­tras her­man­da­des y co­fra­días, en el mar­co de una re­li­gio­si­dad po­pu­lar fer­vien­te y an­he­lan­te, y la Se­ma­na San­ta del co­ra­zón, la que ca­da per­so­na vive en su in­te­rior, con­tem­pla­da y re­fle­xio­na­da des­de la ori­lla de su fe.

Este vía cru­cis es­tá ins­pi­ra­do en la so­cie­dad de nuestro tiempo, en el hom­bre y en la mu­jer de la calle, en la vi­da co­rrien­te que nos abre a mil in­te­rro­gan­tes pe­ro que nos ofre­ce a la par, mi­ran­do a las al­tu­ras, en­tre ru­mo­res y si­len­cios, mil res­pues­tas. Je­sús ca­mi­na, nosotros ca­mi­na­mos. Je­sús con su cruz, y nosotros con la nuestra. Cae­re­mos co­mo Él y lle­ga­re­mos al Gól­go­ta de nuestra exis­ten­cia. Oja­lá es­cu­che­mos su voz en nues­tras con­cien­cias li­bres: «Hoy es­ta­rás con­mi­go en el pa­raí­so».

I es­ta­ción Je­sús es con­de­na­do a muer­te

¡Cuán­tas con­de­nas y cuántos con­de­na­dos, a lo lar­go y a lo an­cho de la tie­rra, en el trans­cur­so de los si­glos! ¡Cuántos Pi­la­tos, en sus si­llo­nes o en sus tri­bu­nas dis­pues­tos, o aún peor, pre­dis­pues­tos a la con­de­na! ¡Cuántos reos en la os­cu­ri­dad te­ne­bro­sa de sus cel­das! Con­de­nas a muer­te de tan­tas cla­ses y con tan­tas eti­que­tas: la con­de­na a muer­te que dic­ta la pro­pia ma­dre pa­ra ma­tar al hi­jo de sus en­tra­ñas. La con­de­na a muer­te del joven que se ale­ja –de sus pa­dres, de su ca­sa, de su ho­gar, de su pa­rro­quia, de su in­fan­cia– a la ca­za de ese pa­raí­so que tan­tas vo­ces, cer­ca­nas o le­ja­nas, le han pro­me­ti­do. La con­de­na a muer­te de los que con­de­nan con sus de­ci­sio­nes in­jus­tas los de­re­chos vio­la­dos, las po­si­bi­li­da­des ro­ba­das, los ca­mi­nos cor­ta­dos, las es­pe­ran­zas pi­so­tea­das, –¡ay las in­jus­ti­cias, por pe­que­ñas que sean!–, que le hi­cie­ron ex­cla­mar a Víc­tor Hu­go y es­cul­pir en forma de sen­ten­cia es­tas pa­la­bras: «¡Es fá­cil ser bueno! ¡Lo di­fí­cil es ser jus­to!».

La pri­me­ra y la úl­ti­ma razón de aque­lla te­rri­ble con­de­na sal­ta a la vista: «Je­sús, en nin­gún mo­men­to, ha de­ja­do de ser fiel a su mi­sión; en nin­gún mo­men­to ha de­ja­do de anun­ciar el amor del Pa­dre, de tra­ba­jar por la fra­ter­ni­dad en­tre los hom­bres, de po­ner­lo todo al ser­vi­cio del hom­bre». «Con­de­nar­te a ti, Se­ñor, es con­de­nar­nos a nosotros. Lí­bra­nos de con­de­nar y de ser con­de­na­dos».

II es­ta­ción Je­sús car­ga con la cruz

¡Tan­tas y tan­tas ve­ces co­mo he­mos es­cu­cha­do la in­vi­ta­ción de Je­sús a co­ger nuestra cruz y ni si­quie­ra nos he­mos mo­les­ta­do en mi­rar­la de cer­ca! ¡Tan­tas y tan­tas ve­ces la cruz se nos ha que­da­do en sím­bo­lo de un cristianismo so­cio­ló­gi­co, en vez de ser el ar­gu­men­to cen­tral de un cristianismo real, per­so­nal, co­mu­ni­ta­rio! ¡Tan­tas y tan­tas ve­ces he­mos en­sal­za­do y can­ta­do a la cruz, en vez de sa­lir a los ca­mi­nos pa­ra re­ci­bir y abra­zar a to­dos los cru­ci­fi­ca­dos de la tie­rra! ¡Tan­tas y tan­tas ve­ces he­mos

ele­gi­do la cruz re­lu­cien­te, pla­tea­da o ba­ña­da en oro, con su pre­cio­so col­gan­te, dis­pues­ta pa­ra que los de­más nos mi­ren y nos ad­mi­ren!

El Maes­tro, pen­san­do en to­das las cru­ces del mun­do, se acer­ca­rá al ma­de­ro tos­co y des­pia­da­do, es­cu­chan­do en te­rri­ble sin­fo­nía la vo­lun­tad del Pa­dre, y aca­so des­cu­brien­do la in­men­sa ca­ra­va­na de seguidores que, a lo lar­go y a lo an­cho de la tie­rra, le se­gui­rían también co­mo dis­cí­pu­los, con su cruz a cues­tas.

Aque­lla tar­de, ca­mino del Cal­va­rio, Je­sús iba aplas­ta­do por el pe­so de la cruz, pe­ro la cruz no solo era el abrup­to ma­de­ro. La ver­da­de­ra cruz, la cruz que le aplas­ta­ba era la de la in­jus­ti­cia, el odio, la gue­rra, el pe­ca­do. «Haz, Se­ñor, que ha­ga­mos de nuestra cruz un trono de amor y de es­pe­ran­za».

III es­ta­ción Je­sús cae por pri­me­ra vez

Siempre hay una pri­me­ra vez en nues­tras vi­das, ese mo­men­to mi­ti­fi­ca­do que pue­de ser el primer be­so o el primer cas­ti­go; la pri­me­ra pa­la­bra que pro­nun­cia­mos con nuestros la­bios pe­que­ñi­tos mien­tras la fa­mi­lia sal­ta de ale­gría; pue­de ser la pri­me­ra vez que da­mos al­go o que nos que­da­mos con al­go. Y también, la pri­me­ra vez que nos cae­mos: en el fra­ca­so, en la pér­di­da de nuestra dig­ni­dad, o la pri­me­ra vez que nos le­van­ta­mos y en­ju­ga­mos de­pri­sa nues­tras lá­gri­mas pa­ra se­guir ca­mi­nan­do.

La pri­me­ra caí­da ca­si siempre nos co­ge por sor­pre­sa. Tal vez no la es­pe­rá­ba­mos. ¡Re­sul­ta­ba todo tan fá­cil! Y de pron­to, nos ve­mos ro­dan­do por el sue­lo, mien­tras al­guien ríe a nuestro lado y ni si­quie­ra se mo­les­ta en so­co­rrer­nos. La pri­me­ra caí­da y to­das las caí­das de la tie­rra nos in­vi­tan a mi­rar a Je­sús, también caí­do, también en tie­rra, ba­jo el pe­so de su cruz, ba­jo el pe­so de nuestros pe­ca­dos.

¡El hom­bre ha caí­do y cae siempre de nue­vo! Con­tem­ple­mos a Cris­to, caí­do en tie­rra. Su hu­mi­lla­ción es la su­pera­ción de nuestra so­ber­bia: con su hu­mi­lla­ción nos en­sal­za. De­je­mos que nos en­sal­ce. «Se­ñor, Tú te le­van­tas, Tú vie­nes ha­cia mí y me abra­zas». En el re­co­men­zar ca­da día es­tá el se­cre­to.

IV es­ta­ción Je­sús en­cuen­tra a su Ma­dre

En el ca­mino del Cal­va­rio Ma­ría sa­le al en­cuen­tro de su Hi­jo con se­re­ni­dad y ter­nu­ra. Así nos en­se­ña a acep­tar el pro­yec­to de Dios, in­clu­so cuan­do no es­tá com­ple­ta­men­te cla­ro en el plano hu­mano y ha de pa­sar por el su­fri­mien­to. Hoy, con la mi­ra­da de Ma­ría –una mi­ra­da de fe sen­ci­lla y ar­dien­te, de ter­nu­ra ma­ter­nal–, podemos acer­car­nos a to­dos aque­llos que vi­ven una lla­ma­da par­ti­cu­lar en el ca­mino de la cruz: los an­cia­nos, los en­fer­mos, las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, los in­mi­gran­tes, los po­bres, las per­so­nas so­las.

Ma­ría sa­le al en­cuen­tro de su Hi­jo en los mo­men­tos más dra­má­ti­cos de su vi­da, cuan­do va con la cruz a cues­tas. El he­roís­mo re­si­de en sa­lir al en­cuen­tro, de­jar nuestra ca­sa y nuestro ho­gar, aban­do­nar nues­tras se­gu­ri­da­des y po­ner­nos en ca­mino, en bus­ca de los de­más. Sal­ga­mos al en­cuen­tro de to­dos los hi­jos per­di­dos que un día se mar­cha­ron del ho­gar, que se han que­da­do aban­do­na­dos en el ca­mino o, lo que es peor, que sa­be­mos que ca­mi­nan a du­ras pe­nas con una cruz te­rri­ble y pe­sa­da so­bre sus hom­bros. Sal­ga­mos al en­cuen­tro de te­rri­bles so­le­da­des: per­so­nas que vi­ven so­las, que se sien­ten so­las, que no tie­nen una mano que las so­co­rra o unos bra­zos que las aco­jan. Sal­ga­mos al en­cuen­tro de to­dos los he­ri­dos de la tie­rra, los que ne­ce­si­tan ayu­da ur­gen­te, los que re­cla­man sus de­re­chos, los que no tie­nen na­da pa­ra co­bi­jar sus pe­nas. Sal­ga­mos al en­cuen­tro de los gol­pea­dos, no solo por el mal­tra­to, sino por te­rri­bles cir­cuns­tan­cias que se les han ve­ni­do en­ci­ma, cuan­do todo pa­re­cía son­reír­les.

Ma­ría sa­le al en­cuen­tro de su Hi­jo, aca­so cuan­do su Hi­jo más la ne­ce­si­ta. Se en­tre­cru­zan sus mi­ra­das de do­lor y una es­pa­da atra­vie­sa el co­ra­zón de la Vir­gen, co­mo ha­bía pro­fe­ti­za­do Si­meón. Los dis­cí­pu­los han hui­do, Ella no. Es­tá allí, con el va­lor de la Ma­dre, con la bon­dad de la Ma­dre, y con su fe, que re­sis­te en la os­cu­ri­dad.

V es­ta­ción El ci­re­neo ayu­da a je­sús a lle­var la cruz

¡Po­bres ci­re­neos, di­cho­sos ci­re­neos! ¡Tan­tas ve­ces co­no­ci­dos y for­za­dos, pe­ro tan­tas ve­ces también anó­ni­mos y li­bres! Ci­re­neos es­pon­tá­neos que ven có­mo su­fren sus her­ma­nos y se les en­ter­ne­cen las en­tra­ñas y, en­ton­ces, en un arre­ba­to de ge­ne­ro­si­dad y en­tre­ga, los ayu­dan a lle­var su cruz con una son­ri­sa de paz, con un ges­to de en­tre­ga, con un do­na­ti­vo. Aun­que eso, al fin, po­co im­por­ta, por­que lo que ver­da­de­ra­men­te es­tá en jue­go es el co­ra­zón.

Ci­re­neos podemos ser to­dos en to­das las en­cru­ci­ja­das de la vi­da. Pue­den ser los sa­cer­do­tes, acom­pa­ñan­do, ilu­mi­nan­do y per­do­nan­do a nuestros her­ma­nos; abrién­do­les ho­ri­zon­tes de luz y de es­pe­ran­za; en­se­ñán­do­les, con una pa­la­bra nue­va y ar­dien­te, pe­ro so­bre todo, con el ejem­plo, el ver­da­de­ro ca­mino de la fe­li­ci­dad.

Ci­re­neos pue­den ser los pa­dres de fa­mi­lia, re­ci­bien­do a los hi­jos con in­men­sa ale­gría y en­tre­gán­do­se a ellos con to­das sus fuer­zas, no solo pa­ra que crez­can y se ro­bus­tez­can, sino pa­ra que se­pan ca­mi­nar por los sen­de­ros de la his­to­ria; ci­re­neos por­que es­tán a su lado, por­que vis­lum­bran, an­tes que ellos, la cruz que les lle­ga o les es­pe­ra, por­que

es­tán dis­pues­tos a com­pren­der­los primero, y des­pués, a ayu­dar­los en una en­tre­ga sin lí­mi­tes.

Ci­re­neos pue­den ser los di­ri­gen­tes de la so­cie­dad, po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y so­cia­les; y los di­ri­gen­tes más pe­que­ños, que solo tie­nen a su car­go una pe­que­ña grey, y a ve­ces, solo a una per­so­na, a la que han de atender y cui­dar.

Ci­re­neos podemos ser los ciu­da­da­nos anó­ni­mos, los que for­ma­mos parte de la in­men­sa ca­ra­va­na de la so­cie­dad de nuestro tiempo, los que no te­ne­mos nombre de re­lie­ve pa­ra al­can­zar ti­tu­la­res en los pe­rió­di­cos pe­ro que, sin em­bar­go, es­ta­mos tan cer­ca de los que no pue­den lle­var su cruz que ca­si nos co­rres­pon­de en justicia con­ver­tir­nos en sus ci­re­neos más ne­ce­sa­rios.

Los sol­da­dos ro­ma­nos obli­ga­ron a un la­bra­dor can­sa­do, que vol­vía del cam­po des­pués de una du­ra jor­na­da de trabajo, a que hi­cie­ra lo que ellos ja­más hu­bie­ran po­di­do hacer, aun­que hu­bie­sen que­ri­do. El que es­tá por en­ci­ma di­fí­cil­men­te to­ma el lu­gar in­fe­rior por­que, ge­ne­ral­men­te, ni se da cuen­ta de las múltiples in­jus­ti­cias co­ti­dia­nas que se co­me­ten en una so­cie­dad en la que no hay lu­gar pa­ra el amor gra­tui­to.

¡Ca­da vez que nos acer­ca­mos con bon­dad a quien su­fre, a quien es per­se­gui­do o es­tá in­de­fen­so, com­par­tien­do su su­fri­mien­to, ayu­da­mos a lle­var la mis­ma cruz de Je­sús! ¡Y así al­can­za­mos la sal­va­ción y podemos con­tri­buir a la sal­va­ción del mun­do! «Es­ta­mos en las ma­nos de Dios, que son buenas ma­nos», de­cía Juan XXIII. «Se­ñor, sé Tú mi ci­re­neo».

VI es­ta­ción La Ve­ró­ni­ca en­ju­ga el ros­tro de je­sús

La Ve­ró­ni­ca, he ahí a una mu­jer au­daz, pro­gre­sis­ta, con en­tra­ñas de com­pa­sión. Con­tem­pla la es­ce­na del reo con la cruz a cues­tas, se con­mue­ve, pro­ba­ble­men­te de­rra­ma al­gu­nas lá­gri­mas de do­lor, pe­ro no se que­da ahí, en la ace­ra, con los bra­zos cru­za­dos, sino que rom­pe su sen­ti­men­ta­lis­mo, con al­go mu­cho más im­por­tan­te que el la­men­to por la tra­ge­dia: el re­me­dio pa­ra evi­tar­la, o al me­nos, pa­ra ali­viar­la.

La Ve­ró­ni­ca, he ahí una mu­jer ca­paz de sa­lir afue­ra, de aban­do­nar la ma­na­da de la mu­che­dum­bre, pa­ra ir di­rec­ta­men­te a la per­so­na que su­fre. La Ve­ró­ni­ca, en una pri­me­ra lec­ción de ur­gen­cia, nos en­se­ña el co­ra­je que he­mos de te­ner pa­ra sa­lir­nos de esa ma­sa que en tan­tas oca­sio­nes nos apri­sio­na y nos aco­bar­da, y co­rrer al en­cuen­tro de Je­sús. Es el im­pul­so del amor que no tie­ne mie­do de na­da y se re­be­la con­tra la in­jus­ti­cia.

La Ve­ró­ni­ca, he ahí a una mu­jer que se da cuen­ta de lo que es­tá pa­san­do pe­ro que no cie­rra sus ojos a la in­jus­ti­cia, ni mi­ra pa­ra otro lado, ni se es­con­de en­tre la mul­ti­tud anó­ni­ma, en con­tras­te con tan­tas mu­je­res co­mo, en aras de ideo­lo­gías lla­ma­das pro­gre­sis­tas, es­tán dis­pues­tas a aban­do­nar al he­ri­do, a re­ma­tar al inocen­te.

La Ve­ró­ni­ca, he ahí a una mu­jer cu­ya ar­ma de lu­cha es un lien­zo blan­co en el que po­ne su co­ra­zón, fren­te a las mu­je­res que van aban­do­nan­do su co­ra­zón por in­tere­ses pu­ra­men­te ma­te­ria­lis­tas, ol­vi­dan­do que na­die ni na­da tie­ne más ca­pa­ci­dad pa­ra abra­zar el amor y el do­lor que el co­ra­zón de una mu­jer.

La Ve­ró­ni­ca, he ahí a una mu­jer que con su va­len­tía y su de­ci­sión de rom­per ba­rre­ras fue pa­ra­dig­ma de to­das las mu­je­res pro­fe­sio­na­les, las que co­men­za­ron la ba­ta­lla de es­tar presentes con sus es­tu­dios en ám­bi­tos tan her­mo­sos co­mo el de la edu­ca­ción; tan im­por­tan­tes co­mo el del de­re­cho; tan ne­ce­si­ta­dos de hu­ma­ni­za­ción co­mo el de la me­di­ci­na, don­de han ve­ni­do desa­rro­llan­do una la­bor dificil al te­ner que com­pa­gi­nar­la con la en­tre­ga a su fa­mi­lia, con la edu­ca­ción de sus hi­jos.

¡Cuán­tas Ve­ró­ni­cas a lo lar­go y a lo an­cho de la tie­rra! ¡Va por ellas! Ve­ró­ni­cas ca­da día se con­vier­ten en Cris­tos vi­vos por nues­tras ca­lles, en nues­tras ca­sas, en las ofi­ci­nas y en las fá­bri­cas, allí don­de hay una he­ri­da que cu­rar o un cuer­po que abra­zar, mos­trán­do­nos en es­ta vi­da el ros­tro de Cris­to. Co­mo la Ve­ró­ni­ca, «es tu ros­tro, Se­ñor, lo que yo bus­co».

VII es­ta­ción Je­sús cae por se­gun­da vez

El poe­ta Ge­rar­do Die­go se pre­gun­ta en sus ver­sos so­bre es­ta se­gun­da caí­da de Je­sús: «¿Otra vez, Se­ñor, en tie­rra, / abra­za­do a tu es­tan­dar­te? / Ese in­sis­ten­te pos­trar­te / ¿qué ocul­to sentido en­cie­rra?». La res­pues­ta es muy sen­ci­lla y he­mos de ano­tar­la en la agen­da del al­ma: «Es que la caí­da forma parte de nuestro ca­mi­nar, no hay que asus­tar­se, no pa­sa na­da».

La tie­rra pa­re­ce re­cla­mar pa­ra si el úni­co cuer­po que no pro­vie­ne de ella. Los miem­bros de Je­sús ya no res­pon­den a su vo­lun­tad y he aquí que, de nue­vo, se en­cuen­tra ya­cien­do so­bre el pol­vo, en­tre los gri­tos e in­sul­tos y en­tre las lá­gri­mas de la mu­che­dum­bre. Je­sús ya no pien­sa en sí mis­mo, nun­ca lo ha he­cho, y ten­di­do en el sue­lo com­par­te hasta el ex­tre­mo, en su en­car­na­ción, el he­cho de ser el Dios con nosotros que ha ve­ni­do pa­ra que to­dos ten­gan vi­da en Él. La vi­da que Je­sús nos trae y nos da es co­mo se­mi­lla me­ti­da en la tie­rra: «La se­mi­lla de­be mo­rir pa­ra dar fru­to», ha­bía di­cho Él un día.

Ved­le ahí, caí­do por se­gun­da vez, en su ca­mino ha­cia el Cal­va­rio, co­mo se­mi­lla que mue­re, ti­ra­do en el sue­lo, pre­pa­ra­do pa­ra el sa­cri­fi­cio, ¡pa­ra que mu­chos ten­gan vi­da en Él! Ese cuer­po y esa san­gre en­tre­ga­dos en el pan y en el vino, la no­che an­te­rior en el Ce­nácu­lo, aho­ra nu­tren y em­pa­pan la tie­rra unién­do­la al cie­lo, el cual se acer­ca tan­to que hasta se con­fun­de con ella.

Ved a Cris­to en tie­rra y di­ri­ja­mos la mi­ra­da a to­dos los Cris­tos ro­tos, caí­dos también en la tie­rra pro­fun­da de la mi­na, en la tie­rra re­se­ca y ári­da del pa­ro, en la tie­rra mo­ve­di­za de las más te­rri­ble adic­cio­nes.

Ved a los Cris­tos ro­tos por la en­fer­me­dad, des­plo­ma­dos en una ca­ma so­li­ta­ria, caí­dos en tie­rra; ved a los que han per­di­do to­da es­pe­ran­za hu­ma­na, so­los y aban­do­na­dos, sin el más pe­que­ño fa­ro que los orien­te; ved a los Cris­tos hu­mi­lla­dos, en la tie­rra del des­pre­cio; a los Cris­tos se­cues­tra­dos por los re­sor­tes de unos po­de­res ma­lig­nos; a los Cris­tos pa­ra­lí­ti­cos, que ya ni si­quie­ra pue­den mo­ver­se, to­tal­men­te pa­ra­li­za­dos por la en­fer­me­dad del desáni­mo.

Ved a to­dos los que se en­cuen­tran su­mi­dos en la de­pre­sión o en el des­pre­cio, caí­dos en tie­rra, sin es­pe­rar, o lo que es peor, sin desear que lle­gue una mano sal­va­do­ra que los le­van­te.

Je­sús cae por se­gun­da vez por­que las caí­das van lle­gan­do y no hay que te­ner­les mie­do. «¿Có­mo se te apa­re­ce Dios cuan­do te en­cuen­tras en la os­cu­ri­dad?», le preguntó el her­mano León al her­mano Fran­cis­co. Y el Po­ve­re­llo le con­tes­tó: «Co­mo un va­so de agu­da fres­ca que rejuvenece».

VIII es­ta­ción Je­sús en­cuen­tra a las mu­je­res de Jerusalén

Ca­mino del Cal­va­rio Je­sús en­cuen­tra la com­pa­sión de es­tas mu­je­res, sus lá­gri­mas y la­men­tos; se con­mue­ve y se de­tie­ne un mo­men­to. Se cru­zan sus mi­ra­das. Su llan­to era ver­da­de­ro, no un sim­ple desaho­go. Por eso, Je­sús se di­ri­ge a ellas.

Aque­llas mu­je­res re­pre­sen­tan a to­das las mu­je­res de la tie­rra que llo­ran por­que su­fren; que su­fren por­que pa­de­cen in­jus­ti­cia; que pa­de­cen in­jus­ti­cia por­que son dis­cri­mi­na­das por le­yes o tra­di­cio­nes in­com­pren­si­bles.

Las lá­gri­mas son el cla­mor si­len­cio­so de los que no pue­den gri­tar, de los que no tie­nen voz ni vo­to en de­ci­sio­nes mí­ni­mas de sus vi­das; de los que son apar­ta­dos y aplas­ta­dos por los po­de­ro­sos; de los que pa­de­cen en­fer­me­da­des in­cu­ra­bles o son to­ca­dos por la des­gra­cia en la flor de sus vi­das. Las lá­gri­mas son la ex­pre­sión hu­mil­de de los que no son felices, de los que sien­ten en sus ve­nas la des­gra­cia, de los que no pue­den avan­zar ni es­ca­lar hasta el pues­to que les co­rres­pon­de. Las lá­gri­mas son muchas ve­ces co­mo la tarjeta de vi­si­ta de los po­bres, de los de­sam­pa­ra­dos, de los ex­clui­dos, de los mar­gi­na­dos, de los dé­bi­les. Las lá­gri­mas son la ca­ra de esa otra mo­ne­da con la que solo pue­de com­prar­se la com­pa­sión, la mi­se­ri­cor­dia y el per­dón.

Las lá­gri­mas de aque­llas mu­je­res an­te el reo que pa­sa con su cruz cons­ti­tu­yen la con­de­na de la in­jus­ti­cia y el abra­zo de la ter­nu­ra a to­dos los que van ca­mi­nan­do con cru­ces in­jus­tas e in­me­re­ci­das, car­ga­das so­bre sus hom­bros por la fuer­za y la mal­dad.

Je­sús con­tem­pla a las mu­je­res, y les lan­za un re­to di­fí­cil pe­ro her­mo­so: «No os que­déis en el llan­to ni en las lá­gri­mas, tras­for­maos por ellas, con­ver­tid­las en pie­dras pre­cio­sas con las que pa­vi­men­tar ca­lles pa­ra que to­dos jun­tos y uni­dos ca­mi­ne­mos con go­zo, ca­lles por las que llo­re­mos con los que llo­ran, hasta el día en que con­tem­ple­mos el ros­tro de Dios». «Se­ñor, ayu­da a las mu­je­res que llo­ran. Su ter­nu­ra pa­ra ti la ma­ni­fies­tan en el llan­to».

IX es­ta­ción Je­sús cae por ter­ce­ra vez

La ter­ce­ra caí­da sim­bo­li­za nues­tras enési­mas caí­das. Es la enési­ma caí­da del Hi­jo del Hom­bre, el sier­vo su­frien­te que pa­sa de­lan­te de las mi­ra­das cu­rio­sas de los que si­guen aquel trá­gi­co cor­te­jo que eje­cu­ta­rá la con­de­na. Otra caí­da que re­cuer­da, con su re­pe­ti­ción, la cons­tan­te fa­ti­ga del ser hu­mano so­bre la tie­rra, la fa­ti­ga del Hi­jo del Hom­bre pa­ra re­di­mir a sus cohe­re­de­ros, la per­sis­ten­te fa­ci­li­dad pa­ra de­jar­se atraer por lo que más atrae, sin preo­cu­par­nos de todo lo que nos per­te­ne­ce y nos ro­dea.

Je­sús, pos­tra­do de nue­vo en el sue­lo, lle­va so­bre sí a la ove­ja per­di­da, in­clu­so la que to­da­vía no se da cuen­ta del mal que ha he­cho, la que no quie­re ser de­vuel­ta al re­dil, la que, al en­con­trar­se de nue­vo con las otras, es­tá ya in­ten­tan­do ale­jar­se otra vez.

La ter­ce­ra caí­da po­ne an­te nuestros ojos esa mul­ti­tud de caí­das a lo lar­go y a lo an­cho de la hu­ma­ni­dad, las caí­das in­con­ta­bles, in­nu­me­ra­bles, que ca­da uno de nosotros pro­ta­go­ni­za en su vi­da.

¡Ha­bía pro­me­ti­do tan­to y me ha­bía es­for­za­do con tan­ta ilu­sión! ¡Ha­bía pro­me­ti­do vol­ver mis ojos al Se­ñor, tras aque­lla te­rri­ble ex­pe­rien­cia, pa­ra no se­pa­rar­me nun­ca ja­más de Él! ¡Ha­bía pro­me­ti­do cam­biar de vi­da si me re­ci­bía de nue­vo aque­lla per­so­na tan que­ri­da! ¡Ha­bía pro­me­ti­do sa­lir de aque­lla cue­va, rom­per las ata­du­ras es­cla­vi­zan­tes de aquel vi­cio! ¡Ha­bía pro­me­ti­do no man­char mis ma­nos ni mi co­ra­zón con asun­tos su­cios! ¡Ha­bía pro­me­ti­do no co­me­ter ja­más aquel pe­ca­do, aquel de­li­to, aque­lla in­fa­mia! ¡Ha­bía pro­me­ti­do em­pren­der un nue­vo ca­mino, aban­do­nar las su­cias ru­tas del desamor, de la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de mi pro­pia vi­da! Y sin em­bar­go, ¡nue­va caí­da, nue­vo zar­pa­zo so­bre la tie­rra, un nue­vo be­sar el sue­lo con la de­rro­ta!

La ter­ce­ra caí­da de Je­sús, con la cruz a cues­tas ca­mino del Cal­va­rio, es el sím­bo­lo de las caí­das in­con­ta­bles que nos aplas­tan en un mar de de­s­es­pe­ran­zas. Pe­ro Cris­to, sa­can­do fuer­zas de su fé­rrea vo­lun­tad de cum­plir la vo­lun­tad del Pa­dre, se le­van­ta de nue­vo pa­ra lle­gar a la ci­ma. No lo ol­vi­de­mos: Junto a ca­da caí­da, Al­guien es­tá siempre a nuestro lado. «Le­ván­ta­me con­ti­go, Se­ñor».

X es­ta­ción Je­sús es des­po­ja­do de sus ves­ti­du­ras

«Ya des­nu­dan al que vis­te a las ro­sas y a los li­rios…». Aque­llas ves­ti­du­ras en­tre­te­ji­das en el pa­raí­so te­rre­nal pa­ra cu­brir la des­nu­dez de Adán y Eva son arran­ca­das aho­ra del cuer­po de Je­sús, a la fuer­za y con des­pre­cio. ¡Un do­lor, una hu­mi­lla­ción más pa­ra su hu­ma­ni­dad vio­la­da! San Agus­tín se for­mu­la­rá en su in­te­rior es­ta in­te­rro­gan­te: «Si, pues, ha de ir al fue­go eterno aquel a quien le di­ga: es­tu­ve des­nu­do y no me ves­tis­te, ¿qué lu­gar ten­drá en el

fue­go eterno aquel a quien le di­ga: es­ta­ba ves­ti­do y tú me des­nu­das­te?».

¡Cuán­tas ves­ti­du­ras arran­ca­das: las de la fe, la es­pe­ran­za y el amor, que ci­ñen nuestra exis­ten­cia, ilu­mi­nan­do su sentido al ca­mi­nar por los sen­de­ros de la his­to­ria! ¡Y de pron­to, se nos pre­sen­ta el abis­mo de la in­creen­cia, de la de­s­es­pe­ran­za, del odio y la violencia co­mo mo­ne­das de triun­fo en el mun­do!

¡Cuán­tas ves­ti­du­ras arran­ca­das: las del buen hacer, las de la con­fian­za en los de­más, las de creer que el hom­bre es bueno y que es po­si­ble la fe­li­ci­dad en la con­vi­ven­cia, en el res­pe­to, en el diá­lo­go y en las ac­cio­nes li­be­ra­do­ras! ¡Y de pron­to, la mal­dad por do­quier, ese al­guien que pre­ten­de abrir­nos los ojos al mal, cuan­do en reali­dad nos los es­tá ce­rran­do a la luz!

¡Cuán­tas ves­ti­du­ras arran­ca­das: las de la en­tre­ga a los de­más, las de la fi­de­li­dad y la ilu­sión, las del en­can­to y la ale­gría! ¡Y de pron­to, las lá­gri­mas que inun­dan las me­ji­llas, el re­cha­zo de to­dos los que creía­mos cer­ca­nos y ami­gos, un mun­do que se hun­de ba­jo nuestros pies y que nos im­pi­de ca­mi­nar ha­cia nues­tras me­tas so­ña­das!

¡Cuán­tas ves­ti­du­ras be­llas, no­bles y jus­tas, que sir­ven pa­ra re­sal­tar nuestra fi­gu­ra, pa­ra rea­li­zar­nos en ple­ni­tud! ¡Y de pron­to, la des­nu­dez que nos de­gra­da! Es el mo­men­to de ti­rar por la bor­da lo que nos ha­ce sen­tir­nos se­gu­ros, aca­so cuan­do más lo ne­ce­si­ta­mos.

La es­ce­na en la que Je­sús es des­po­ja­do de sus ves­ti­du­ras, de do­lor y des­con­si­de­ra­ción, solo pue­de abrir­nos un res­qui­cio de luz: saber des­po­jar­nos nosotros mis­mos de los an­dra­jos que nos afean y es­tor­ban, pa­ra re­ves­tir­nos con las ves­ti­du­ras nup­cia­les que nos per­mi­tan en­trar en el ban­que­te del reino. «Je­sús, des­po­ja­do de todo, ca­ren­te de todo, es­ta­ba to­tal­men­te pre­pa­ra­do pa­ra en­tre­gar­se en las ma­nos del Pa­dre».

XI es­ta­ción Je­sús es cla­va­do en la cruz

Te­re­sa de Je­sús, an­te la ima­gen de un cru­ci­fi­jo, le de­cía a sus mon­jas car­me­li­tas: «No os pi­do que pen­séis mu­cho. Tan solo os pi­do que le mi­réis». Al­ce­mos la mi­ra­da ha­cia la cruz del primer Gól­go­ta y ha­cia to­dos los cru­ci­fi­ca­dos de la tie­rra. Pa­ra un cris­tiano, la cruz de Cris­to no es un acon­te­ci­mien­to más que se pier­de en el pa­sa­do. Es el acon­te­ci­mien­to de­ci­si­vo en el que Dios sal­va a la hu­ma­ni­dad. Por eso, la vi­da de Je­sús en­tre­ga­da hasta la muer­te nos revela el ca­mino pa­ra li­be­rar y sal­var al ser hu­mano. La cruz nos revela que el amor re­di­me de la cruel­dad. La cruz revela también que la ver­dad re­di­me de la men­ti­ra. Pen­sa­mos que pa­ra com­ba­tir el mal lo úni­co im­por­tan­te es la efi­ca­cia de las es­tra­te­gias. No es cier­to. Si no hay vo­lun­tad de ver­dad, si se di­fun­de la men­ti­ra o se en­cu­bre la reali­dad, se es­tá obs­ta­cu­li­zan­do el ca­mino ha­cia la re­con­ci­lia­ción. Cris­to re­di­me dan­do tes­ti­mo­nio de la ver­dad hasta el fi­nal. Solo quie­nes bus­can la ver­dad por en­ci­ma de sus propios in­tere­ses hu­ma­ni­zan el mun­do.

Mi­re­mos hoy to­dos los cal­va­rios de la tie­rra, con sus cru­ci­fi­ca­dos san­gran­tes y an­he­lan­tes de justicia, de amor y de es­pe­ran­za. Los cal­va­rios don­de ru­ge el cla­mor de las gue­rras que nun­ca pa­re­cen te­ner fin; los del odio y la muer­te; los del mie­do y la de­sola­ción; los de los egoís­mos hu­ma­nos, en­zar­za­dos siempre en vio­len­cias de­sen­fre­na­das. Los cal­va­rios de las víc­ti­mas inocen­tes, tan­tas y tan­tas, sin una mano que las so­co­rra o un re­ga­zo que las aco­ja, cu­yo do­lor y muer­te pi­de justicia hasta en las en­tra­ñas de la tie­rra. Los cal­va­rios de los ol­vi­dos hu­ma­nos, de las es­pan­to­sas so­le­da­des, de los aban­do­nos in­jus­tos, cu­yas víc­ti­mas no tie­nen voz ni pa­la­bras pa­ra pe­dir un po­co de com­pa­sión y de ter­nu­ra.

El mun­do será siempre de los cru­ci­fi­ca­dos. De­je­mos caer so­bre ellos nuestra mi­ra­da de com­pa­sión y de ter­nu­ra.

De­ten­gá­mo­nos an­te es­ta ima­gen de do­lor, an­te el Hi­jo de Dios su­frien­te. «Aquí, Se­ñor, nos has re­ve­la­do que en el mun­do hay un amor más fuer­te que cual­quier pe­ca­do, más fuer­te que la pro­pia muer­te». Y tu «cruz es la puer­ta a tra­vés de la cual en­tras in­ce­san­te­men­te en nuestra vi­da».

XII es­ta­ción Je­sús mue­re en la cruz

Tres ho­ras de len­ta ago­nía pa­ra un cuer­po des­tro­za­do, mar­ti­ri­za­do, col­ga­do de un ás­pe­ro tra­ve­sa­ño, sus­pen­di­do en­tre la tie­rra y el cie­lo. En ese ros­tro des­fi­gu­ra­do del Crucificado se nos revela un Dios sor­pren­den­te, que rom­pe nues­tras imá­ge­nes con­ven­cio­na­les de Dios y po­ne en cues­tión to­da prác­ti­ca re­li­gio­sa que pre­ten­da darle cul­to, ol­vi­dan­do el dra­ma del mun­do don­de se si­gue cru­ci­fi­can­do a los más dé­bi­les e in­de­fen­sos.

No podemos se­pa­rar a Dios del su­fri­mien­to de los inocen­tes.

No podemos ado­rar al Crucificado y vi­vir de es­pal­das al su­fri­mien­to de tan­tos se­res hu­ma­nos des­trui­dos por el ham­bre, las gue­rras o la mi­se­ria. Dios nos si­gue in­ter­pe­lan­do des­de los cru­ci­fi­ca­dos de nuestros días. He­mos de re­be­lar­nos con­tra esa cul­tu­ra del ol­vi­do que nos per­mi­te ais­lar­nos de los cru­ci­fi­ca­dos, des­pla­zan­do el su­fri­mien­to in­jus­to que hay en el mun­do ha­cia una le­ja­nía don­de des­apa­re­ce todo cla­mor, ge­mi­do o llan­to.

No podemos en­ce­rrar­nos en nuestra so­cie­dad del bie­nes­tar, ig­no­ran­do a esa otra so­cie­dad del ma­les­tar en la que mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos na­cen solo pa­ra ex­tin­guir­se a los po­cos años de una vi­da que solo ha si­do su­fri­mien­to.

Na­ce­mos, cre­ce­mos, nos de­sa­rro­lla­mos y mo­ri­mos... Pe­ro, «mo­rir solo es mo­rir, mo­rir se aca­ba», de­cían los ver­sos de Jo­sé Luis Mar­tin Des­cal­zo, pro­si­guien­do: «Mo­rir es una ho­gue­ra fu­gi­ti­va, es cru­zar una puer­ta a la deriva y en­con­trar lo que tan­to se bus­ca­ba». Cris­to acep­ta la muer­te co­mo el cum­pli­mien­to de la vo­lun­tad del Pa­dre y, por eso, co­lo­ca en sus la­bios, en forma de ple­ga­ria, esas pa­la­bras fi­na­les, con ai­re de eter­ni­dad: «Pa­dre, en tus ma­nos en­co­mien­do mi es­pí­ri­tu». O lo que es lo mis­mo: «Pa­dre, te entrego mi vi­da, vuel­vo a Ti, tras ha­ber cum­pli­do mi mi­sión».

Cris­to nos de­ja, des­de la cruz, esa lec­ción pos­tre­ra de «en­tre­gar a Dios nuestra vi­da», de­vol­vién­do­se­la, tras ha­ber­la pro­yec­ta­do en el escenario de la his­to­ria, tras ha­ber­la rea­li­za­do jor­na­da tras jor­na­da, conforme al guion de su vo­lun­tad, en­tre­gán­do­le con la vi­da el pro­yec­to rea­li­za­do, la mi­sión cum­pli­da.

¡Qué her­mo­sa ora­ción fi­nal de nuestra exis­ten­cia: «Pa­dre, en tus ma­nos en­co­mien­do mi es­pí­ri­tu», cons­cien­tes de que ca­da pa­la­bra tie­ne un es­pe­cial sentido!

«Pa­dre», por­que, al fi­nal, todo el cristianismo pue­de que­dar re­du­ci­do a una so­la pa­la­bra, a la pa­la­bra «Pa­dre»; «en­co­mien­do», por­que Tú to­ma­rás la vi­da, ilu­mi­nán­do­la con tu amor; pu­ri­fi­cán­do­la con

tu mi­se­ri­cor­dia y con tu per­dón; «mi es­pí­ri­tu», que va más allá de tan­tas ac­cio­nes som­brías o de tan­tos ges­tos inú­ti­les y va­cíos. Mi «es­pí­ri­tu» con­den­sa mi «bue­na in­ten­ción», «mi arre­pen­ti­mien­to», «mi con­fian­za en Ti».

Por todo es­to, la muer­te no ha de ser te­mi­da sino lla­ma­da co­mo la in­vo­ca­ra Fran­cis­co de Asís: la «her­ma­na muer­te», la del en­cuen­tro fi­nal, la del abra­zo de ple­ni­tud, la que nos aden­tra en la vi­da de Dios, en la in­ti­mi­dad con Dios.

XIII es­ta­ción Je­sús es ba­ja­do de la cruz

No hay tiempo que per­der, es pre­ci­so apre­su­rar­se, in­clu­so aho­ra más, cuan­do todo ha ter­mi­na­do y tie­ne que vol­ver ca­da uno a su ca­sa, a las pro­pias ocu­pa­cio­nes, hasta que el acon­te­cer inexo­ra­ble de los días bo­rre todo aque­llo que ya no es vi­si­ble a los ojos. Un úl­ti­mo ges­to de pie­dad hu­ma­na im­pul­sa a un dis­cí­pu­lo del Maes­tro muer­to a sa­lir de en­tre la mul­ti­tud anó­ni­ma, pa­ra pe­dir el cuer­po de aquel hom­bre al que tan­to ha­bia ad­mi­ra­do, aun­que sin ma­ni­fes­tar­lo ex­te­rior­men­te.

An­te las úl­ti­mas des­gra­cias, an­te la más te­rri­ble de to­das que es la muer­te, que­da des­pués o se abre en la an­te­sa­la del al­ma un tiempo pa­ra la re­fle­xión, pa­ra la ac­ción, pa­ra la pie­dad, pa­ra ul­ti­mar detalles de amor y de con­sue­lo.

El cuer­po de Cris­to que pen­de de la cruz en­cuen­tra unas ma­nos aco­ge­do­ras que lo ba­jan, lo en­vuel­ven en una sá­ba­na, lo per­fu­man con aro­mas, en me­dio de lá­gri­mas y sus­pi­ros. Siempre es po­si­ble la pie­dad en nuestro mun­do. An­te la ma­dre que llo­ra des­con­so­la­da, an­te el joven fra­ca­sa­do y desahu­cia­do, an­te la pér­di­da de lo más que­ri­do de la tie­rra, an­te tan­tas tum­bas hu­ma­nas co­mo es­con­den la muer­te y la de­s­es­pe­ran­za, pue­de ha­ber un ges­to de amor y de pie­dad, de al­guien que no se marcha y aban­do­na sino que se acer­ca a los que si­guen su­frien­do pa­ra ofre­cer­les sus ma­nos aco­ge­do­ras, su co­ra­zón tem­blo­ro­so.

Jo­sé de Ari­ma­tea, que ha bus­ca­do a Je­sús en vi­da, car­ga aho­ra con su cuer­po en la muer­te del ami­go, ya sin mie­dos ni re­ce­los, pa­ra se­guir so­ñan­do en sus pa­la­bras y en sus men­sa­jes que tan­to ilu­mi­na­ron su ca­mi­nar. ¡El mun­do de hoy ne­ce­si­ta tan­tas per­so­nas que ofrez­can pie­dad, que so­lu­cio­nen pro­ble­mas, que res­ta­blez­can el or­den y la paz, el so­sie­go y la tran­qui­li­dad, aun en me­dio de la des­gra­cia!

El se­pul­cro de Je­sús es­con­de el ini­cio de la nue­va vi­da. La re­den­ción se ha con­ver­ti­do, por me­dio de su tum­ba, en es­pe­ran­za de vi­da y de in­mor­ta­li­dad. «Es­tam­pa tu ima­gen, Se­ñor, en el su­da­rio de nuestros co­ra­zo­nes».

XIV es­ta­ción Je­sús es co­lo­ca­do en el se­pul­cro

Aquel cuer­po, co­lo­ca­do por el dis­cí­pu­lo en el re­ga­zo de la ma­dre, la­va­do de nue­vo por las lá­gri­mas de la Mag­da­le­na, que­da en­vuel­to en una sá­ba­na blan­ca. Una tum­ba nue­va es­tá a pun­to de re­co­ger el cuer­po re­com­pues­to y lim­pio de Je­sús. Co­lo­can un su­da­rio so­bre el ros­tro y, al­re­de­dor de la ca­be­za de Je­sús, un lino en­vuel­ve sus miem­bros muer­tos, en es­pe­ra de po­der­lo un­gir con óleos aro­má­ti­cos y se­llar­lo pa­ra siempre tras una pe­sa­da pie­dra. El cuer­po en­tre­ga­do y la san­gre de­rra­ma­da per­ma­ne­cen co­mo úl­ti­mo tes­ti­mo­nio de las pa­la­bras de Je­sús. Len­ta­men­te, sus dis­cí­pu­los van to­man­do con­cien­cia de que todo aque­llo que de­cía era ver­dad, que co­rres­pon­día a la reali­dad, pe­ro eran pa­la­bras re­fe­ri­das al pa­sa­do, por­que ¡aho­ra todo se ha­bía ter­mi­na­do!

¡Cuántos cuer­pos de­rra­ma­dos, des­tro­za­dos, per­di­dos en las pro­fun­di­da­des de los ma­res, des­he­chos por bom­bas y vio­len­cias ex­tre­mas, que­ma­dos pa­ra avi­var las an­tor­chas del odio! ¡Cuántos cuer­pos per­di­dos, sin tum­ba, sin ma­nos que co­lo­quen en ellos la úl­ti­ma es­pe­ran­za, la de saber que sus res­tos son sím­bo­lo de su pre­sen­cia!

¡Cuántos cuer­pos acom­pa­ña­dos al ce­men­te­rio, co­lo­ca­dos en la tum­ba, des­pe­di­dos pa­ra siempre, sin la más pe­que­ña luz de es­pe­ran­za en otra vi­da, en una re­su­rrec­ción que nos aden­tre en la ple­ni­tud y en la fe­li­ci­dad!

«Cris­to es se­pul­ta­do», re­ci­ta­mos en el cre­do, y lo ha­ce­mos con la ple­na con­vic­ción de que la muer­te nos acom­pa­ña co­mo reali­dad pe­ro con un sentido as­cé­ti­co y pu­ri­fi­ca­dor. Des­de el mo­men­to mis­mo de nuestro Bau­tis­mo, so­mos se­pul­ta­dos en la fuen­te bau­tis­mal pa­ra mo­rir al pe­ca­do y pa­ra in­jer­tar­nos en Cris­to, en el pue­blo de Dios, que ca­mi­na ha­cia la Ca­sa del Pa­dre.

El ce­men­te­rio nos mos­tra­rá el sentido de una pa­la­bra que quie­re de­cir­nos dor­mi­to­rio, lu­gar de des­can­so, a la es­pe­ra de la Re­su­rrec­ción. Y la muer­te quie­re de­cir­nos que ter­mi­na nuestra eta­pa en el escenario vi­si­ble de la his­to­ria, cum­pli­da nuestra ta­rea y rea­li­za­da nuestra mi­sión, pe­ro que nos que­da lo me­jor: el triun­fo fi­nal con Cris­to, tras mo­rir con Él ca­da jor­na­da.

«Je­sús mío, ha­ced mo­rir en mi todo lo que no seas Tú, y se­púl­ta­me en lo más pro­fun­do de tu ine­fa­ble co­ra­zón».

Al­ber­to Gue­rre­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.