El do­lor lle­ga al co­ra­zón

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Ma­nuel La­gar* *Ca­pe­llán del hos­pi­tal de Mé­ri­da

Con buen cri­te­rio mis pri­mos ha­bían res­trin­gi­do las vi­si­tas a su ma­dre, por­que aun­que siempre son de agra­de­cer las mues­tras de afec­to de ve­ci­nos y fa­mi­lia­res, hay que ges­tio­nar qué mo­men­to es el más opor­tuno pa­ra ha­cer­las lle­gar al en­fer­mo.

A pe­sar de todo, he de re­co­no­cer que cuan­do la vi­si­ta­ba, in­clu­so cuan­do se sen­tía peor, siempre me in­vi­ta­ba a sen­tar­me a su lado pa­ra com­par­tir có­mo iba lle­van­do su en­fer­me­dad y las preo­cu­pa­cio­nes que con­lle­va el saber que te va que­dan­do po­co tiempo. Qué du­ra era la des­pe­di­da. Siempre me iba con un nu­do en la gar­gan­ta, ese que pro­du­ce la an­gus­tia de saber que no pue­des hacer na­da pa­ra evi­tar­lo ni si ha­brá pró­xi­ma vez pa­ra ver­la. Sa­bía que me que­da­ban po­cas opor­tu­ni­da­des pa­ra ad­mi­nis­trar­le los sa­cra­men­tos y re­zar con ella en es­ta fa­se de su vi­da, pe­ro no sa­bía có­mo plan­teár­se­lo. Aún así, un día me di­je que ya no po­día de­mo­rar­lo más y pre­pa­ré el ma­le­tín de sa­cra­men­tos; co­gí la sa­gra­da forma y el óleo de la un­ción de en­fer­mos y pe­dí al Se­ñor que me ayu­da­ra.

Allí es­ta­ba yo, sen­ta­do con mi pri­mo y mi tía, y se­guía sin atre­ver­me a sa­car la con­ver­sa­ción pa­ra pro­po­ner­le re­ci­bir los sa­cra­men­tos. No os po­déis ima­gi­nar lo mal que lo es­ta­ba pa­san­do con este di­le­ma.

Su hi­jo pe­que­ño ele­van­do la voz dijo: «Pri­mo, ¿tú le po­drías dar la co­mu­nión a mi ma­dre? Y lue­go dicen que Dios no exis­te. Yo sin saber có­mo pro­po­nér­se­lo y él lo di­cién­do­lo co­mo si hu­bié­ra­mos ha­bla­do an­tes. Fui al co­che por­que, no solo po­día dár­se­la, sino que se la po­día dar en aquel mis­mo ins­tan­te. Y mien­tras mi pri­mo fue a por un va­so de agua pa­ra su ma­dre yo la con­fe­sé, y le dí la co­mu­nión y la un­ción de en­fer­mos pa­ra pe­dir su sa­lud cor­po­ral – que ya sa­bía que era muy di­fí­cil, por el avan­za­do es­ta­do de en­fer­me­dad en que se en­con­tra­ba–, pe­ro, so­bre todo, pa­ra pe­dir el con­sue­lo es­pi­ri­tual y la sa­lud del al­ma. Al aca­bar, mi tía me dio las gra­cias con una son­ri­sa.

Gra­cias, Se­ñor, por ha­ber te­ni­do la suer­te de dar­me es­ta ma­dri­na de Bau­tis­mo y de pri­me­ra Mi­sa cu­ya gran vir­tud fue ser pa­ra los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.