«Evan­ge­li­zar no es un de­ber, es un pri­vi­le­gio»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - Ri­car­do Ben­ju­mea

▼ La Re­no­va­ción Ca­ris­má­ti­ca le ti­ró en 1977 del ca­ba­llo, ha­cién­do­le des­pren­der­se de su «orgullo» de re­nom­bra­do teó­lo­go e his­to­ria­dor. Ra­nie­ro Can­ta­la­mes­sa se de­di­có a anun­ciar la Pa­la­bra por todo el mun­do. In­clui­do el Va­ti­cano, des­de que, ha­ce 38 años, Juan Pa­blo II le nom­bra­se pre­di­ca­dor de la Ca­sa Pon­ti­fi­cia

«Fran­cis­co es más un pas­tor, pe­ro también hay prin­ci­pios muy pro­fun­dos en­rai­za­dos en él. Yo es­toy lleno de ad­mi­ra­ción por este Pa­pa»

Lle­va ca­si 40 años evan­ge­li­zan­do a los Pa­pas con sus me­di­ta­cio­nes se­ma­na­les en Ad­vien­to y de Cua­res­ma, o en los ofi­cios en la ba­sí­li­ca va­ti­ca­na del Vier­nes San­to, a los que asis­ten el Obis­po de Ro­ma y sus prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res de la Cu­ria.

Cuan­do Juan Pa­blo II le nom­bró en 1980 pre­di­ca­dor de la Ca­sa Pon­ti­fi­cia, el ca­pu­chino Ra­nie­ro Can­ta­la­mes­sa (Co­lli del Tron­to –Ita­lia–, 1934) aca­ba­ba de de­jar apar­ca­da una in­ten­sa ac­ti­vi­dad aca­dé­mi­ca co­mo his­to­ria­dor y teó­lo­go. El gran cambio en su vi­da –co­mo él mis­mo ha con­ta­do– se ha­bía pro­du­ci­do en reali­dad unos po­cos años an­tes, en 1977. Una mu­jer a quien di­ri­gía es­pi­ri­tual­men­te ha­bía par­ti­ci­pa­do en un en­cuen­tro con «un gru­po de per­so­nas ex­tra­ñas que oran de una ma­ne­ra nue­va, que le­van­tan las ma­nos, y se ha­bla in­clu­so de mi­la­gros que ocu­rren en­tre ellos». Él, «muy pru­den­te», le con­mi­nó a no acu­dir más. Lo cual ella cum­plió, pe­ro no sin in­vi­tar al frai­le a ver y juz­gar por sí mis­mo. Fue «co­mo si Dios me sa­cu­die­ra pa­ra sa­cu­dir el hom­bre vie­jo y ha­cer­me sa­lir de mi seguridad, de mi orgullo», re­la­ta­ría años des­pués so­bre su pri­me­ra to­ma de con­tac­to con la Re­no­va­ción Ca­ris­má­ti­ca, que em­pe­za­ba a im­plan­tar­se en el nor­te de Ita­lia. Sig­ni­fi­có el de­to­nan­te pa­ra él de una «lu­na de miel con Dios» que du­ra­ría va­rios me­ses.

Apa­sio­na­do de los pa­dres de la Igle­sia

Can­ta­la­mes­sa de­ci­dió de­di­car­se al mi­nis­te­rio de la Pa­la­bra a tiempo com­ple­to, sin re­nun­ciar al his­to­ria­dor que si­gue sien­do. De ahí por ejem­plo su pa­sión por los pa­dres de la Igle­sia, quie­nes –ase­gu­ra– ofre­cen «in­tui­cio­nes y un mo­do de leer la Bi­blia que re­sul­ta una ayu­da for­mi­da­ble» en nuestros días, por­que «la ma­ne­ra que te­nían de leer las Es­cri­tu­ras des­de la fe, ins­pi­ra­da por el Es­pí­ri­tu San­to, se ne­ce­si­ta en cual­quier mo­men­to».

El pre­di­ca­dor del Pa­pa re­ci­be el 20 de mar­zo a Ra­dio Ma­ría y a Al­fa y Ome­ga po­co an­tes de una con­fe­ren­cia en la Uni­ver­si­dad San Dá­ma­so de Ma­drid pa­ra ce­le­brar el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la Cá­te­dra de Mi­sio­no­lo­gía, ins­ti­tu­ción crea­da en co­la­bo­ra­ción con las Obras Mi­sio­na­les Pon­ti­fi­cias. Su te­sis es que «lan­zar­se al ac­ti­vis­mo fe­bril y per­der el con­tac­to con la Pa­la­bra es lan­zar­se al fra­ca­so. Es co­mo si unos bom­be­ros co­rrie­ran a apa­gar un in­cen­dio con mucha pri­sa y, al lle­gar, no tu­vie­ran agua». «Je­sús de­cía: re­ci­bi­réis la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to y se­réis mis testigos». Y sin ese Es­pí­ri­tu, «no se pue­de evan­ge­li­zar».

Es­to im­pli­ca, a la vez, un cambio de men­ta­li­dad. «Es­ta­mos más acos­tum­bra­dos a ser pas­to­res que pes­ca­do­res de hom­bres», ase­gu­ra. Pa­ra em­pe­zar, «ten­dría­mos que con­ven­cer­nos de que evan­ge­li­zar no es una ta­rea pe­sa­da, es un honor in­creí­ble»; «hay un go­zo par­ti­cu­lar en anun­ciar la pa­la­bra de Je­sús: no es un de­ber, es un pri­vi­le­gio», el pri­vi­le­gio de «trans­mi­tir a los de­más la vi­da eter­na».

En la era del Con­ci­lio

A sus 83 años, el frai­le ca­pu­chino si­gue via­jan­do por todo el mun­do pa­ra pre­di­car, sin per­der esa relación es­tre­cha con el co­ra­zón de la cris­tian­dad y su tra­to pri­vi­le­gia­do con el Pa­pa. Son ya tres a los que ha po­di­do co­no­cer muy de cer­ca.

«Juan Pa­blo II te­nía una per­so­na­li­dad gi­gan­tes­ca», re­cuer­da, ges­ti­cu­lan­do con las ma­nos pa­ra en­fa­ti­zar el des­bor­dan­te ca­ris­ma de este Pon­tí­fi­ce, tan­to «en el as­pec­to es­pi­ri­tual, co­mo el cul­tu­ral, el po­lí­ti­co, el eco­nó­mi­co…».

«Be­ne­dic­to dio un em­pu­je enor­me a la teo­lo­gía, a la es­pi­ri­tua­li­dad, a la in­te­rio­ri­dad… con un lla­ma­do fuer­te so­bre que la Igle­sia se sos­tie­ne en Cris­to», pro­si­gue.

Y «Fran­cis­co –aña­de– es más un pas­tor, pe­ro también hay prin­ci­pios muy pro­fun­dos en­rai­za­dos en él. Yo es­toy lleno de ad­mi­ra­ción por este Pa­pa».

De to­dos los gran­des su­ce­sos de la Igle­sia que ha vi­vi­do de cer­ca en es­tas ca­si cua­tro dé­ca­das, Can­ta­la­mes­sa du­da cuan­do se le pre­gun­ta so­bre cuá­les se­rán los que des­ta­quen los his­to­ria­do­res del fu­tu­ro, «por­que lo que pa­re­ce im­por­tan­te en una época, con la dis­tan­cia, se ve de forma dis­tin­ta». Pe­ro si hay un acon­te­ci­mien­to que «mar­ca todo este tiempo, des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, es el Con­ci­lio Va­ti­cano II», que ex­pli­ca «muchas co­sas que en la Igle­sia se han desa­rro­lla­do des­pués».

An­ti­cuer­pos fren­te a la mun­da­ni­dad

Des­de el Con­ci­lio, la Igle­sia ha acom­pa­ña­do a una so­cie­dad que «hoy cam­bia a una ve­lo­ci­dad in­creí­ble», plan­tean­do con­ti­nua­men­te nuevas cues­tio­nes a las que «es ne­ce­sa­rio res­pon­der». En­tre ellas, en es­tos mo­men­tos, Can­ta­la­me­sa des­ta­ca «los pro­ble­mas que plan­tea la fa­mi­lia».

Pe­ro man­te­ner el rit­mo con esos ver­ti­gi­no­sos cam­bios im­pli­ca ries­gos. Por eso es ne­ce­sa­rio también saber de­te­ner­se. La ora­ción. «Na­da ofus­ca más la mi­sión que la fal­ta de pu­re­za en nuestra in­ten­ción», ad­vier­te el ca­pu­chino, con­mi­nan­do a no per­der de vista la exi­gen­cia de hu­mil­dad, pa­ra que en el cen­tro es­té siempre la per­so­na de Je­sús.

Le se­cun­da el car­de­nal Carlos Oso­ro, que pre­si­de la ce­le­bra­ción del dé­ci­mo aniver­sa­rio de la Cá­te­dra de Mi­sio­no­lo­gía San Dá­ma­so, una fuen­te de «an­ti­cuer­pos» –así la de­fi­nió– fren­te a «la mun­da­ni­dad y la me­dio­cri­dad». «Pa­ra vi­vir una mi­sión sin lí­mi­tes de dis­po­ni­bi­li­dad –aña­dió el ar­zo­bis­po de Ma­drid– es ne­ce­sa­ria la ora­ción y la rec­ti­tud de in­ten­ción, y es­to solo nos lo pue­de dar el Es­pí­ri­tu San­to».

Uni­ver­si­dad Ecle­siás­ti­ca San Dá­ma­so

Ra­nie­ro Can­ta­la­me­sa ce­le­bra en Ma­drid el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la Cá­te­dra de Mi­sio­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad San Dá­ma­so y OMP el 20 de mar­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.