Cris­to rom­pe el si­len­cio en Ka­ma­ku­ra

▼ Tet­su­ro Wa­ta­na­be, pres­ti­gio­so his­pa­nis­ta ja­po­nés, recibirá el Bau­tis­mo du­ran­te la Vi­gi­lia Pas­cual en la igle­sia de Ka­ma­ku­ra. Su acer­ca­mien­to a la fe ca­tó­li­ca co­men­zó con una te­sis doc­to­ral so­bre el PNV du­ran­te la Se­gun­da Re­pú­bli­ca

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - Fer­nan­do Gar­cía de Cor­tá­zar Ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­dad de Deus­to

Ja­pón con­fi­gu­ra su iden­ti­dad nacional a gol­pe de tra­di­ción, con una di­men­sión es­pi­ri­tual que le vin­cu­la a los dio­ses de la na­tu­ra­le­za, na­ci­dos de la na­rra­ti­va de las dos gran­des re­li­gio­nes del país, el sin­toís­mo y el bu­dis­mo. Allí lle­gó el je­sui­ta Fran­cis­co Ja­vier, que ya no era el con­quis­ta­dor en so­ta­na que solo pien­sa en bau­ti­zar in­fie­les –«hay tar­des en que me due­le el bra­zo»– sino el hu­ma­nis­ta a lo di­vino, im­bui­do de aque­lla uni­ver­sa­li­dad año­ra­da por el hom­bre in­quie­to del si­glo XVI , de­seo­so de trans­cen­der fronteras.

Es, en bus­ca de otro ros­tro, en bus­ca de un ser dia­lo­gan­te, con pre­gun­tas y res­pues­tas y sin que nin­gu­na au­to­ri­dad do­ta­da de fuer­za se mez­cle en su apos­to­la­do, la ma­ne­ra en que el re­co­lec­tor de al­mas in­dias afron­ta los ma­res del Ex­tre­mo Orien­te. Al tér­mino del via­je, cla­ro es­tá, se ha­lla siempre la evan­ge­li­za­ción pe­ro so­bre la ba­se del co­no­ci­mien­to y el in­ter­cam­bio cul­tu­ral.

«Los ja­po­ne­ses es­cri­ben muy di­fe­ren­te de los de­más pueblos, pues co­mien­zan en la parte su­pe­rior de la página y ba­jan de­re­cho ha- cia aba­jo. Pre­gun­tan­do yo por qué no es­cri­bían co­mo nosotros, me res­pon­die­ron: “¿Por qué más bien vo­so­tros no es­cri­bís al mo­do nuestro? Por­que así co­mo el hom­bre tie­ne la ca­be­za en lo al­to y los pies en lo ba­jo, así, también, de­be­ría es­cri­bir, de­re­cho de arri­ba aba­jo”».

Sin em­bar­go, el sue­ño evan­ge­li­za­dor de Ja­vier se convierte en cruel pesadilla po­cos años más tar­de de su muer­te, y los cris­tia­nos ja­po­ne­ses pue­blan el mar­ti­ro­lo­gio de la Igle­sia en una conmovedora epo­pe­ya de fe y san­gre, agran­da­da des­pués de la prohi­bi­ción ofi­cial del cul­to ca­tó­li­co en 1614. Los hé­roes sin glo­ria que re­sis­tie­ron tu­vie­ron que ocul­tar su fe, per­se­gui­dos por la ra­bia de los se­ño­res feu­da­les que exi­gían la apos­ta­sía pa­ra evi­tar la tor­tu­ra. Scor­se­se ho­me­na­jeó a aque­llos cris­tia­nos en la des­ga­rra­do­ra Si­len­cio, li­túr­gi­co mo­nu­men­to vi­sual pa­ra tan­tos es­pec­ta­do­res cons­cien­tes de las grie­tas que en la fe ge­ne­ra el su­fri­mien­to. «Vi­vir es con­tem­plar el mun­do de­rra­ma­do… Vi­vir es una he­ri­da por don­de Dios se escapa», de­jó es­cri­to el poe­ta Hi­dal­go, pre­gun­tán­do­se en su cor­ta vi­da por esa eter­ni­dad pre­sen­ti­da en la que Dios se apia­da cons­tan­te­men­te de nosotros.

Mi dis­cí­pu­lo Tet­su­ro

Hoy, en el Ja­pón del tren ba­la y el man­ga, na­die se ve obli­ga­do co­mo en la pe­lí­cu­la de Scor­se­se a pi­sar el fu­mie de la apos­ta­sía , pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que abra­zar el ca­to­li­cis­mo allí ha­ya de­ja­do de ser al­go ab­so­lu­ta­men­te ex­cep­cio­nal. Tet­su­ro Wa­ta­na­be es­tu­dió his­to­ria y cul­tu­ra es­pa­ño­las en la pres­ti­gio­sa Uni­ver­si­dad So­fía de To­kio, al abri­go del ma­gis­te­rio del gran his­to­ria­dor que fue el je­sui­ta Juan Ló­pez So­pe­ña, quien pa­ra la rea­li­za­ción del doc­to­ra­do de su dis­cí­pu­lo lo en­vió a la Uni­ver­si­dad de Deus­to. ¡Fí­jen­se a qué ni­ve­les de es­pe­cia­li­za­ción pue­den lle­gar los alum­nos ja­po­ne­ses, pues la te­sis doc­to­ral de Tet­su­ro ver­só so­bre el PNV du­ran­te la Se­gun­da Re­pú­bli­ca!

No son po­cos los his­to­ria­do­res con los que he co­la­bo­ra­do en su doc­to­ra­do, pe­ro me­nos mal que en Es­pa­ña la di­rec­ción de sus te­sis no com­por­ta co­mo en Ja­pón otras obli­ga­cio­nes, co­mo la de in­ter­ve­nir en las de­ci­sio­nes fun­da­men­ta­les de la vi­da del dis­cí­pu­lo. Por ello res­pi­ré tran­qui­lo cuan­do mi alumno Tet­su­ro, a sus

40 años, con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Emi­ko, hi­ja de un co­no­ci­do di­rec­tor de cine, pues en cier­ta me­di­da su en­torno fa­mi­liar pen­sa­ba que el con­duc­tor de su te­sis de­bía res­pon­sa­bi­li­zar­se de su cambio de es­ta­do.

Pa­sa­do el tiempo, Tet­su­ro Wa­ta­na­be, con­ver­ti­do en ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Yo­koha­ma y en his­pa­nis­ta emi­nen­te, no ha de­ja­do de apro­ve­char sus años sa­bá­ti­cos pa­ra ins­ta­lar­se en Bil­bao y se­guir ahon­dan­do en el co­no­ci­mien­to de la His­to­ria de Es­pa­ña e Ibe­roa­mé­ri­ca. Allí Cris­to rom­pió el si­len­cio cuan­do aco­gi­dos en Du­ran­go por Ro­ber­to Cid Ou­tu­mu­ro y sus pa­dres –cris­tia­nos anó­ni­mos que di­ría Rah­ner–, pa­ra que pa­sa­ran una lar­ga Na­vi­dad al ca­lor de una fa­mi­lia es­pa­ño­la, los Wa­ta­na­be dis­fru­ta­ron de la aten­ción so­lí­ci­ta, la ter­nu­ra y el des­pren­di­mien­to de sus an­fi­trio­nes. Y sin ha­ber leí­do a san Agus­tín, la ins­pi­ra­da Emi­ko com­pren­dió que don­de hay amor, lar­gue­za y hos­pi­ta­li­dad, allí es­ta­ba Dios… Y a su vuel­ta a Ja­pón pi­dió el Bau­tis­mo. Cuan­do en mar­zo de 2011 la tie­rra en­fu­re­ci­da re­ven­ta­ba por la cos­ta este de Ja­pón y se pro­du­cía la apo­ca­lip­sis de Fu­kus­hi­ma, la nue­va cris­tia­na con­fir­ma­ba su fe en­tre can­tos en la igle­sia de Ka­ma­ku­ra, oran­do pa­ra li­brar del sino ra­dio­ac­ti­vo a su país.

En la mis­ma igle­sia, el Sá­ba­do San­to, an­ti­ci­pán­do­se al jú­bi­lo de la Re­su­rrec­ción, Cris­to rom­pe­rá de nue­vo el si­len­cio y Tet­su­ro Wa­ta­na­be, este bri­llan­te in­te­lec­tual ja­po­nés de al­ma me­dio es­pa­ño­la, recibirá el agua bau­tis­mal, la mis­ma que a tan­tos com­pa­trio­tas su­yos los lle­vó a la no­che os­cu­ra del su­fri­mien­to y la con­tra­dic­ción. Y él, co­no­ce­dor co­mo po­cos de la his­to­ria de Es­pa­ña, no ha du­da­do en ele­gir el nombre de Santiago, con el que ca­mi­nar es­pe­ran­za­do por la vía del Ser­món de la Mon­ta­ña. «¡Qué ale­gría cuan­do me di­je­ron va­mos a la ca­sa del Se­ñor!».

Dea Pla­ne­ta

Fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la Si­len­cio de Mar­tin Scor­se­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.