Pa­sión del Nor­te

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España - + Luis Án­gel de las Heras Ber­zal, CMF Obis­po de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol

▼ La dió­ce­sis de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol aco­ge al­gu­nas de las se­ma­nas san­tas más sig­ni­fi­ca­ti­vas de Ga­li­cia y de to­da la cor­ni­sa can­tá­bri­ca. Fe­rrol y Vi­vei­ro cuen­tan con la men­ción de Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co In­ter­na­cio­nal gra­cias a su an­ti­güe­dad, con­ti­nui­dad, arrai­go po­pu­lar y par­ti­ci­pa­ción. Es­tas ce­le­bra­cio­nes lle­van al cen­tro de es­tos días: la cruz, el sím­bo­lo más im­por­tan­te de la me­mo­ria cris­tia­na

Nuestra dió­ce­sis de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol, que abar­ca la parte nor­te de las pro­vin­cias de Lu­go y A Coruña con pai­sa­jes de ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za, aco­ge al­gu­nas de las se­ma­nas san­tas más sig­ni­fi­ca­ti­vas de Ga­li­cia y de to­da la cor­ni­sa can­tá­bri­ca. Hay dos que cuen­tan con la men­ción de Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co In­ter­na­cio­nal: las de Vi­vei­ro y Fe­rrol, ga­lar­do­na­das con es­ta dis­tin­ción des­de 2013 y 2014 res­pec­ti­va­men­te. La an­ti­güe­dad de la ce­le­bra­ción, su con­ti­nui­dad en el tiempo, su arrai­go po­pu­lar, la par­ti­ci­pa­ción de la gente y el he­cho de que exis­tan co­fra­días y her­man­da­des que la res­pal­den, son al­gu­nos de los cri­te­rios va­lo­ra­dos a la ho­ra de otor­gar di­cho re­co­no­ci­mien­to.

Con­ta­mos con muchas otras ce­le­bra­cio­nes de Se­ma­na San­ta a lo lar­go y an­cho de es­tas her­mo­sas tie­rras ga­lle­gas. Mon­do­ñe­do, Ri­ba­deo, Or­ti­guei­ra, Bu­re­la, San Martiño… son al­gu­nas de las lo­ca­li­da­des que, ca­da una con sus pe­cu­lia­ri­da­des e idio­sin­cra­sia pro­pia, con­me­mo­ran año tras año, con sen­ti­mien­to y de­vo­ción, la Pa­sión, la Muer­te y Re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to, nuestro Se­ñor.

De­ten­gá­mo­nos en las ce­le­bra­cio­nes de Vi­vei­ro, que se vienen desa­rro­llan­do, inin­te­rrum­pi­da­men­te, des­de el si­glo XIII. Ha­bla­mos qui­zá de las más antiguas de Ga­li­cia. El es­fuer­zo y la de­di­ca­ción de los her­ma­nos y her­ma­nas de las ocho co­fra­días de la ciu­dad po­ne de ma­ni­fies­to el pre­cio­so don de la fe, trans­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, que ate­so­ran 3.500 co­fra­des. Des­de la no­che del Vier­nes de Do­lo­res, cuan­do la V.O.T. Fran­cis­ca­na sa­ca a la calle a la Do­lo­ro­sa, y hasta la tar­de-no­che del Do­min­go de Re­su­rrec­ción, cuan­do la Her­man­dad de las Sie­te Pa­la­bras des­fi­la con los pa­sos de La Re­su­rrec­ción y Nuestra Se­ño­ra del Ca­mino de la Luz, en la pro­ce­sión del Vía Lu­cis, se su­ce­den en Vi­vei­ro una do­ce­na de pro­ce­sio­nes. En Vi­vei­ro hay que re­sal­tar una ci­ta sin­gu­lar anun­cia­da por tres he­ral­dos la ma­ña­na del Vier­nes San­to: El En­cuen­tro. Ba­jo la guía de un pre­di­ca­dor, mues­tra, con pe­da­go­gía fran­cis­ca­na, el ar­te­sa­nal movimiento de las imá­ge­nes ar­ti­cu­la­das de Je­sús con la Cruz a cues­tas, la Do­lo­ro­sa, san Juan y la Ve­ró­ni­ca que se acer­can, ges­ti­cu­lan y hasta se abra­zan.

Enor­me rai­gam­bre en la ciu­dad

El mar­cha­mo fran­cis­cano de las ce­le­bra­cio­nes vi­vei­ren­ses con­tras­ta, en parte, con el es­pí­ri­tu de la Se­ma­na San­ta de Fe­rrol, más pró­xi­mo al es­ti­lo del sur de Es­pa­ña en cuanto a lu­ci­mien­to y es­pec­ta­cu­lar pues­ta en es­ce­na. Las cin­co co­fra­días de la ciu­dad (An­gus­tias, Do­lo­res, la Mer­ced, San­to En­tie­rro y la So­le­dad) or­ga­ni­zan con todo detalle más de una vein­te­na de pro­ce­sio­nes, que cuen­tan con un se­gui­mien­to ma­si­vo por parte de los fe­rro­la­nos y del al­tí­si­mo nú­me­ro de tu­ris­tas que lle­gan hasta Fe­rrol.

La pa­sión de es­ta Se­ma­na San­ta fe­rro­la­na se nos ofre­ce (tras el pre­lu­dio del so­lem­ne pre­gón en la con­ca­te­dral de San Ju­lián) con una gran es­ce­ni­fi­ca­ción a tra­vés de los di­fe­ren­tes pa­sos y pro­ce­sio­nes de enor­me rai­gam­bre en la ciu­dad con acom­pa­ña­mien­to mul­ti­tu­di­na­rio: la ben­di­ción de Ra­mos en la pla­za de Am­boa­ge, el Cris­to de los Navegantes (por el Fe­rrol Ve­llo, el mue­lle y el Ar­se­nal, con la fe­li­gre­sía del So­co­rro, de­vo­tos y miem­bros de la Ar­ma­da), Ntra. Sra. de los Cau­ti­vos y Cris­to Re­den­tor (este año la Or­den de la Mer­ced ce­le­bra su 800 aniver­sa­rio), Nuestra Se­ño­ra de las An­gus­tias (que, en este 2018, ce­le­bra los 250 años de la re­fun­da­ción de su her­man­dad), la Vir­gen de la Es­pe­ran­za, el Cris­to de la Mi­se­ri­cor­dia, Ma­ría San­tí­si­ma de los Do­lo­res, el im­pre­sio­nan­te San­to En­cuen­tro, el San­to En­tie­rro, la So­le­dad, la pro­ce­sión de os ca­la­di­ños… To­das ellas nos van re­la­tan­do los últimos días y las úl­ti­mas es­ce­nas de Nuestro Se­ñor, ofre­cien­do su vi­da por nuestra sal­va­ción, an­tes de re­su­ci­tar al ter­cer día, que también se evo­ca con pro­ce­sión de en­cuen­tro y ale­gría en Fe­rrol.

Y lle­ga­mos a Mon­do­ñe­do, la otra se­de epis­co­pal de la dió­ce­sis, en la que se en­cuen­tra la ca­te­dral-ba­sí­li­ca de la Asun­ción, con san Ro­sen­do, pa­trono de la dió­ce­sis, en lo al­to de su fa­cha­da, con­tem­plan­do si­glos de his­to­ria; una his­to­ria en la que Mon­do­ñe­do ha visto men­guar su pro­ta­go­nis­mo, sin res­tar un ápi­ce de au­ten­ti­ci­dad a su so­bria ce­le­bra­ción de los días de la Pa­sión, en un mar­co de gran be­lle­za. No en vano, el pa­sa­do no­viem­bre, la Se­ma­na San­ta min­do­nien­se era de­cla­ra­da de In­te­rés Tu­rís­ti­co Ga­lle­go.

«En el cen­tro es­tá la cruz»

Este año, Mon­do­ñe­do arran­có las ce­le­bra­cio­nes con una nue­va pro­ce­sión, la de Ntra. Sra. de los Do­lo­res (en la no­che del vier­nes an­te­rior al Vier­nes San­to), con una pre­cio­sa ta­lla de la Do­lo­ro­sa (igle­sia de Santiago). La tar­de del Do­min­go de Ra­mos, pro­ce­sión del Ec­ce Ho­mo des­de la ca­pi­lla de Al­cán­ta­ra. El Mar­tes San­to, en la ca­te­dral, una ce­re­mo­nia que se va al­ter­nan­do ca­da año en­tre Mon­do­ñe­do y Fe­rrol: la Mi­sa Cris­mal, con la con­sa­gra­ción y ben­di­ción de los san­tos óleos. Y al­go pa­ra no per­der­se: el Plo­rans que se can­ta en la pro­ce­sión de la So­le­dad en la no­che del Vier­nes San­to; una pie­za mu­si­cal de Jo­sé Pa­che­co (1784-1865), quien fue du­ran­te 60 años maes­tro de ca­pi­lla en la ca­te­dral de su Mon­do­ñe­do na­tal y de­jó es­ti­pu­la­do que di­cha pie­za solo po­día in­ter­pre­tar­se allí y en la Ca­pi­lla Real de Ma­drid.

Ter­mi­ne­mos con al­gu­nas pa­la­bras del pre­gón de Se­ma­na San­ta que pro­nun­cié este año en Or­ti­guei­ra, Mon­do­ñe­do y Ri­ba­deo, pa­ra no per­der de vista el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de es­tos días: «En el cen­tro es­tá la cruz. El signo más im­por­tan­te de nuestra me­mo­ria cris­tia­na. En la cruz, ne­ce­dad pa­ra los que no en­tien­den a Je­sús, es­tá la sa­bi­du­ría de Dios. La cruz re­fle­ja do­lor pro­fun­do y la­ce­ran­te. Pe­ro también la cruz es por­ta vi­tae, puer­ta de la vi­da, que que­re­mos fran­quear con ga­nas, hasta con an­sias y, des­de lue­go, con ne­ce­si­dad».

Jun­ta de Co­fra­días de Fe­rrol

El Na­za­reno, el año pa­sa­do en la pla­za de Am­boa­ge de Fe­rrol, don­de se pro­du­jo el San­to En­cuen­tro de la Se­ma­na San­ta de Fe­rrol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.