La edu­ca­ción es una ta­rea pas­cual

Car­ta se­ma­nal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid Hoy se dan fronteras en el pen­sa­mien­to y se in­ten­ta fi­jar un pen­sa­mien­to úni­co y dé­bil, por lo que te­ne­mos que pro­po­ner lu­ga­res en los que el ser hu­mano pue­da re­ci­bir una ver­da­de­ra edu­ca­ción que le ha­ga libr

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe Y Vida - +Carlos Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

Es­ta­mos ce­le­bran­do la Se­ma­na San­ta, la se­ma­na pa­sa­da os ha­bla­ba de ella; en es­ta oca­sión os ha­bla­ré del sig­ni­fi­ca­do de la Pas­cua en la ta­rea edu­ca­ti­va. Hoy te­ne­mos an­te nosotros un desafío cul­tu­ral y edu­ca­ti­vo que he­mos de afron­tar con se­re­ni­dad, pe­ro también con to­da la pa­sión, quie­nes cree­mos que el ser hu­mano crea­do a ima­gen y se­me­jan­za de Dios es­tá lla­ma­do a dar un pro­fun­do cambio a este mun­do. La edu­ca­ción es ta­rea pas­cual. Es una ta­rea de fron­te­ra pa­ra la vi­da y mi­sión de la Igle­sia y lo es pa­ra to­da la so­cie­dad.

Con una fuer­za gran­de he­mos de de­cir que se dan hoy fronteras en el pen­sa­mien­to y se in­ten­ta fi­jar un pen­sa­mien­to úni­co y dé­bil. Lo cual es un sui­ci­dio pa­ra el ser hu­mano y una dic­ta­du­ra en­cu­bier­ta, pe­ro per­fec­ta­men­te abier­ta y di­se­ña­da por quie­nes quie­ren hacer del hom­bre un mu­ñe­co mo­vi­do con sus hi­los. La Igle­sia tie­ne una ex­pe­rien­cia uni­ver­sal de pro­po­ner lu­ga­res edu­ca­ti­vos en las más di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, cul­tu­ras y si­tua­cio­nes. Y siempre lo ha he­cho con pro­pues­tas pa­ra pen­sar, no pa­ra im­po­ner. Te­ne­mos que pro­po­ner lu­ga­res en los que el ser hu­mano pue­da re­ci­bir una ver­da­de­ra edu­ca­ción que le ha­ga li­bre. En este mo­men­to que vi­vi­mos, me atre­vo a de­cir que ne­ce­si­ta­mos

maes­tros con unas ca­rac­te­rís­ti­cas que creo son fun­da­men­ta­les: a)

Ar­tis­tas de la co­mu­ni­ca­ción, que no van a hacer adep­tos a sus ideas, sino a hacer pen­sar; que no bus­can ideo­lo­gi­zar, sino hacer per­so­nas con hon­du­ra, sabias, que les lle­ven a ha­cer­se pre­gun­tas y a saber hacer pre­gun­tas; b) Ilu­mi­na­do­res y en­cen­de­do­res de

la men­te y el co­ra­zón, con ca­pa­ci­dad de ilu­mi­nar la men­te y en­cen­der el co­ra­zón de cuan­tos son sus dis­cí­pu­los, con in­men­sa pa­cien­cia, sen­ci­llez, de­li­ca­de­za, hu­mil­dad, ca­ri­dad, con el buen ejem­plo dado con su pro­pia vi­da;

c) Con mé­to­do so­crá­ti­co, sir­vién­do­se del diá­lo­go, pre­gun­tan­do y de­jan­do res­pon­der a quie­nes se pre­gun­ta o mos­tran­do que no sa­ben res­pon­der y que ello les lle­va a bus­car más sa­bi­du­ría.

Las ocho bie­na­ven­tu­ran­zas de la edu­ca­ción

Me atre­vo a de­ci­ros ocho bie­na­ven­tu­ran­zas que son cla­ve en la obra edu­ca­ti­va y que es­toy se­gu­ro de que acep­ta­rán to­dos los que crean, de­fien­dan

y pro­mue­van la per­so­na hu­ma­na y su desa­rro­llo:

1. Bie­na­ven­tu­ra­dos los que creen que la edu­ca­ción es una obra de

amor. No bas­ta una bue­na teo­ría o doc­tri­na que co­mu­ni­car; ha­ce fal­ta al­go muy gran­de y muy hu­mano. Los gran­des edu­ca­do­res vie­ron la im­por­tan­cia de la cer­ca­nía vi­vi­da dia­ria­men­te y que es pro­pia del amor.

2. Bie­na­ven­tu­ra­dos los que han des­cu­bier­to que la edu­ca­ción es ejer­ci­cio y res­pues­ta de li­ber­tad. La edu­ca­ción es siempre una in­vi­ta­ción a la li­ber­tad, que se ma­ni­fies­ta cuan­do des­de la pro­pues­ta cris­tia­na se lla­ma a la fe y a la con­ver­sión, pe­ro son los edu­can­dos, ca­da uno a su edad y des­de la res­pues­ta que pue­den dar, quie­nes to­man la de­ci­sión.

3. Bie­na­ven­tu­ra­dos los que son ca­pa­ces de mos­trar que hay cues­tio­nes que son de­fi­ni­ti­vas y, por tan­to, dan y mues­tran una edu­ca­ción in­te­gral. Nuestra ta­rea co­mo edu­ca­do­res va mu­cho más allá de lo téc­ni­co y pro­fe­sio­nal, de­be comprender to­das las di­men­sio­nes de la per­so­na, to­dos sus

as­pec­tos, su fa­ce­ta social y su an­he­lo de trans­cen­den­cia, así co­mo la di­men­sión más no­ble co­mo es el amor. No hay cues­tión más in­si­dio­sa pa­ra edu­car que el re­la­ti­vis­mo, que na­da re­co­no­ce co­mo de­fi­ni­ti­vo, que no re­co­no­ce to­das las di­men­sio­nes del ser hu­mano, que de­ja co­mo úl­ti­ma me­di­da el pro­pio yo con to­dos sus ca­pri­chos y ha­ce in­via­ble una au­tén­ti­ca edu­ca­ción.

4. Bie­na­ven­tu­ra­dos los que sa­ben edu­car en la ver­dad del amor y

del sentido de la vi­da. Hay que sa­lir al en­cuen­tro del her­mano. Es cla­ve des­cu­brir que he­mos si­do crea­dos por amor y pa­ra el amor. Edu­car no es solo ni fun­da­men­tal­men­te trans­mi­tir ha­bi­li­da­des o ca­pa­ci­da­des, hay que en­tre­gar sin mie­do los ver­da­de­ros va­lo­res que dan fun­da­men­to a la vi­da, a la exis­ten­cia hu­ma­na. 5. Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes edu­can sien­do testigos. La fi­gu­ra del tes­ti­go es cen­tral, pues no solamente trans­mi­te y en­tre­ga in­for­ma­cio­nes, sino que tie­ne un com­pro­mi­so con la ver­dad y la pro­po­ne y en­tre­ga con su pro­pia vi­da. Su vi­da se convierte en un li­bro abier­to en el que se pue­de leer y a tra­vés del cual crear en­tu­sias­mo.

6. Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes no per­ma­ne­cen in­di­fe­ren­tes an­te si­tua­cio­nes y ten­den­cias que son des­truc­ti­vas de la per­so­na y de la so­cie­dad. Todo aque­llo que pro­mue­ve el re­la­ti­vis­mo, la cul­tu­ra del con­su­mo, la pro­fa­na­ción del ser hu­mano, no pue­de ser in­di­fe­ren­te a nosotros; nosotros decimos un sí a todo hom­bre sea quien sea, y so­mos im­pul­sa­dos a sa­lir a su en­cuen­tro en cual­quier si­tua­ción en la que se en­cuen­tre.

7. Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes asu­men co­mo ta­rea prioritaria mos­trar el ros­tro del ver­da­de­ro humanismo a los ni­ños y a los jó­ve­nes. Los ni­ños y los jó­ve­nes tie­nen de­re­cho a que se les en­tre­guen to­das y ca­da una de las di­men­sio­nes que cons­ti­tu­yen su ser per­so­nal; quie­nes re­ti­ran al­gún as­pec­to, con pa­la­bras del Se­ñor, «son la­dro­nes y sal­tea­do­res». Los ni­ños y jó­ve­nes son la pri­me­ra ri­que­za del mun­do, hay que en­tre­gar­les va­lo­res hu­ma­nos y mo­ra­les que les den con­fian­za en ellos mis­mos y ca­pa­ci­da­des pa­ra ocu­par­se de sus her­ma­nos.

8. Bie­na­ven­tu­ra­dos quie­nes apues­tan por una edu­ca­ción for­ja­do­ra de cul­tu­ra y de hu­ma­ni­dad. Imi­te­mos a san Pa­blo. Pu­de ver an­tes de la Se­ma­na San­ta la pe­lí­cu­la Pa­blo,

el após­tol de Cris­to y me lla­mó la aten­ción al­go muy sen­ci­llo en el diá­lo­go es­ta­ble­ci­do en­tre Pa­blo y Lu­cas: esa in­vi­ta­ción a en­con­trar­nos con Je­su­cris­to. Él tuvo este en­cuen­tro y fue fas­ci­na­do por el Se­ñor, que hi­zo de él un hu­mil­de, fiel y va­lien­te he­ral­do de la Bue­na No­ti­cia, for­ja­dor de una cul­tu­ra y de un humanismo que de­fi­ne be­lla­men­te en la pri­me­ra Car­ta a los te­sa­lo­ni­cen­ses: los «ins­trui­dos por Dios», es de­cir, los que tie­nen a Dios co­mo maes­tro, esos que for­jan una ma­ne­ra de vi­vir y de es­tar presentes en este mun­do.

Va­le­rio Me­rino

Un maes­tro ayu­da a una alum­na, en el co­le­gio de los sa­le­sia­nos de Cór­do­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.