Un hé­roe cris­tiano

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe Y Vida - Jo­sé Ma­ría Ballester Es­qui­vias

El te­nien­te co­ro­nel de la Gen­dar­me­ría Ar­naud Bel­tra­me mu­rió co­mo un hé­roe: el vier­nes 23 de mar­zo se in­ter­cam­bió por una ca­je­ra de 40 años que es­ta­ba re­te­ni­da co­mo rehén en el su­per­mer­ca­do de Trè­bes, en pleno ata­que te­rro­ris­ta lle­va­do a ca­bo, en nombre del Es­ta­do Is­lá­mi­co, por Ra­doua­ne Lak­dim, ma­rro­quí de na­ci­mien­to y na­cio­na­li­za­do fran­cés ha­ce 13 años. El gen­dar­me in­ten­tó ne­go­ciar con el te­rro­ris­ta. Este res­pon­dió de­go­llán­do­le. «He­ri­da de la trá­quea y de la la­rin­ge a tra­vés de ar­ma blan­ca», se­gún la au­top­sia. Bel­tra­me mu­rió po­cas ho­ras des­pués.

El sig­ni­fi­ca­do mo­ral del sa­cri­fi­cio de Bel­tra­me lo pre­ci­só su viu­da, Ma­rie­lle, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al se­ma­na­rio ca­tó­li­co La Vie: «Es el ges­to de un gen­dar­me y también el ges­to de un cris­tiano, no se pue­de se­pa­rar el uno del otro». Unas fuer­tes con­vic­cio­nes co­rro­bo­ra­das por el pa­dre Jean-Bap­tis­te Gol­fier, el ca­nó­ni­go de la abadía de La­gras­se, que iba a re­ci­bir el con­sen­ti­mien­to ma­tri­mo­nial de la pa­re­ja el pró­xi­mo 9 de ju­nio en Bre­ta­ña.

Pue­de ex­tra­ñar que un ma­tri­mo­nio que se de­fi­nía co­mo cris­tiano lle­va­se año y me­dio ca­sa­do por lo civil sin ha­ber san­ti­fi­ca­do su unión an­te Dios. Los mo­ti­vos tie­nen que ver con el iti­ne­ra­rio de con­ver­sión del gen­dar­me ase­si­na­do: Bel­tra­me na­ció en una fa­mi­lia ca­tó­li­ca no prac­ti­can­te y re­des­cu­brió la fe en 2008, sien­do ya un trein­ta­ñe­ro. Dos años des­pués, hi­zo la Pri­me­ra Co­mu­nión y fue con­fir­ma­do.

La gra­cia de los sa­cra­men­tos se des­ple­gó rá­pi­da­men­te en el al­ma del gen­dar­me, que em­pe­zó a vi­vir in­ten­sa­men­te su fe; no solo por su asi­dua asis­ten­cia a la Mi­sa do­mi­ni­cal, sino también par­ti­ci­pan­do en nu­me­ro­sas pe­re­gri­na­cio­nes –Ca­mino de Santiago in­clui­do– o en di­ver­sas ac­ti­vi­da­des pas­to­ra­les. El pa­dre Gol­fier re­cuer­da, en una car­ta enviada a la re­vis­ta Va­leurs Ac­tue­lles, có­mo Bel­tra­me pi­dió a la Vir­gen en la ba­sí­li­ca de Saint-An­ne d’Au­ray (lu­gar se­ñe­ro del ca­to­li­cis­mo de Bre­ta­ña, su pa­tria chi­ca) que le ayu­da­ra a en­con­trar a la mu­jer de su vi­da. Po­co des­pués, co­no­ció a Ma­rie­lle.

De ahí que el ma­tri­mo­nio que se iba a ce­le­brar en ju­nio fue­ra no solo la ben­di­ción de un enamo­ra­mien­to, sino so­bre todo la cul­mi­na­ción, en el ca­so de Bel­tra­me, de una bús­que­da pro­fun­da de Dios. El plan se ha trun­ca­do, pe­ro, co­mo pre­ci­sa el sa­cer­do­te, «solo una fe cris­tia­na es­ti­mu­la­da por la ca­ri­dad po­día per­mi­tir el sa­cri­fi­cio so­bre­hu­mano» del gen­dar­me, que en­tre­gó su al­ma a Dios en el hos­pi­tal, ro­dea­do de Ma­rie­lle, del pa­dre Gol­fier y con la Me­da­lla Mi­la­gro­sa re­po­san­do so­bre su hom­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.