Pa­rro­quias ami­gas fren­te a la so­le­dad

La in­men­sa ma­yo­ría de per­so­nas a las que atien­de el equi­po de Pas­to­ral de la Sa­lud de la ma­dri­le­ña pa­rro­quia de San­ta Ma­ría de la Es­pe­ran­za es­tán so­las. «Y si tu­vie­ra 100 vo­lun­ta­rios, los ten­dría a to­dos ocu­pa­dos », ase­gu­ra su coor­di­na­do­ra. Hay mu­cha ne­ce

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

An­cia­nos a los que na­die vi­si­ta, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad que pa­san años sin pi­sar la ca­lle, ex­tran­je­ros en­fer­mos cu­ya fa­mi­lia no es­tá en Es­pa­ña… Va­rias pa­rro­quias ma­dri­le­ñas es­tán to­man­do con­cien­cia de la cre­cien­te ne­ce­si­dad de acom­pa­ñar a las per­so­nas so­las.

Ma­ría del Mar ha pa­sa­do los úl­ti­mos años en va­rios cen­tros de reha­bi­li­ta­ción. Su ma­dre ya no pue­de ir a ver­la, por­que «es muy ma­yor y es­tá en una re­si­den­cia». Una tía, tam­bién an­cia­na, la vi­si­ta se­ma­nal­men­te, si el tiem­po y los acha­ques se lo per­mi­ten. Otro ra­to de la se­ma­na lo pa­sa con una acom­pa­ñan­te con­tra­ta­da. Pe­ro no per­do­na la vi­si­ta que ca­da vier­nes le ha­ce Pi­lar, una vo­lun­ta­ria de Pas­to­ral de la Sa­lud de la pa­rro­quia San­ta Ma­ría de la Es­pe­ran­za, de Ma­drid. «Es­toy desean­do que lle­gue ese día pa­ra sa­lir» –ase­gu­ra–, aun­que sea a to­mar al­go en una ca­fe­te­ría al otro la­do de la ca­lle.

«El otro día –com­par­te Pi­lar–, Ma­ría del Mar es­ta­ba un po­co su­ble­va­da, en­fa­da­da con to­do. Pe­ro en un mo­men­to que me se­pa­ré de ella, di­jo a dos tra­ba­ja­do­ras que “es­ta mu­jer vie­ne ca­da se­ma­na por­que es mi ami­ga y me quie­re”». Mo­men­tos así –aña­de– ha­cen ver que su la­bor da fru­to.

Ocho años sin sa­lir

Pi­lar se in­cor­po­ró ha­ce tres años a un equi­po de 18 per­so­nas que fun­cio­na­ba desde ha­ce dé­ca­das, pe­ro que en los úl­ti­mos años se ha trans­for­ma­do. Han pa­sa­do de ser mu­je­res y de­di­car­se so­lo a los ma­yo­res a ad­mi­tir a hom­bres, apos­tar por la for­ma­ción y aten­der tam­bién a en­fer­mos y re­si­den­tes en cen­tros de reha­bi­li­ta­ción, in­di­vi­dual­men­te y en gru­po.

De la trein­te­na lar­ga de per­so­nas a las que acom­pa­ñan, el 80 % o más tie­ne un pro­ble­ma aña­di­do de so­le­dad. «Hay gen­te que no tie­ne ab­so­lu­ta­men­te a na­die», ex­pli­ca Pe­pa Se­tién, la coor­di­na­do­ra. Y enu­me­ra ca­sos: an­cia­nos que no sa­len de ca­sa, una per­so­na que fue a Cá­ri­tas a pe­dir que al­guien la acom­pa­ña­ra al hos­pi­tal pa­ra una ci­ru­gía, en­fer­mos o per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad ex­tran­je­ros cu­ya fa­mi­lia no es­tá en Es­pa­ña... «Es­ta Na­vi­dad, un vo­lun­ta­rio sa­có a una chi­ca a ver las lu­ces. Le lla­ma­ban la aten­ción hasta los au­to­bu­ses, por­que lle­va­ba ocho años sin sa­lir del cen­tro».

A al­guien en es­tas cir­cuns­tan­cias una vi­si­ta de dos ho­ras a la se­ma­na, le cam­bia to­tal­men­te la pers­pec­ti­va. «Les lle­na to­da la se­ma­na, por­que ven que le im­por­tan a al­guien. Y pa­san el res­to del tiem­po es­pe­rán­do­la».

«Cues­ta abrir tu ho­gar»

No to­dos los ca­sos son tan ex­tre­mos. «Hay quien re­ci­be al­gu­nas vi­si­tas, pe­ro en el fon­do si­gue so­lo». Y, a ve­ces, la so­le­dad se ex­pe­ri­men­ta en fa­mi­lia: pa­dres, es­po­sos o hi­jos que vi­ven to­tal­men­te vol­ca­dos en sus fa­mi­lia­res en­fer­mos, con po­cas re­la­cio­nes más. Los vo­lun­ta­rios, ade­más de com­pa­ñía, les per­mi­ten dar­se un res­pi­ro.

Jo­sé An­to­nio pi­dió ayu­da pre­ci­sa­men­te por ese mo­ti­vo. «Mi pa­dre te­nía alz­héi­mer y no po­día de­jar a mi ma­dre so­la con él ni un mi­nu­to», re­cuer­da. Pa­qui­ta, otra vo­lun­ta­ria de la pa­rro­quia, em­pe­zó a vi­si­tar a Emi­lia y Salvador. Él mu­rió, pe­ro las vi­si­tas si­guen. Ade­más del ali­vio pa­ra su hi­jo, Emi­lia ase­gu­ra que «a mí me apor­ta mu­chí­si­mo. Ha­bla­mos un mon­tón… ¡so­bre to­do yo!». Y eso que, al prin­ci­pio, les cos­tó acep­tar es­ta ayu­da. «A la gen­te le re­sul­ta di­fí­cil abrir su ho­gar, es al­go muy ín­ti­mo –ex­pli­ca Pa­qui­ta–. Pe­ro lue­go sur­ge la amis­tad».

Vi­si­tas sin juz­gar

Pe­pa Se­tién re­co­no­ce que el pri­mer obs­tácu­lo pa­ra su la­bor es que «la gen­te re­co­noz­ca que es­tá so­la y ne­ce­si­ta a al­guien. Pien­san que va­mos a con­tar por ahí que han pe­di­do ayu­da

a la pa­rro­quia, o que ne­ce­si­tan que los vi­si­ten a pe­sar de te­ner hi­jos. Pe­ro no­so­tros no juz­ga­mos, ni pre­gun­ta­mos nun­ca por qué pi­den com­pa­ñía». Una vez den­tro, a ve­ces se en­cuen­tran ce­los en­tre los re­si­den­tes de un cen­tro, ten­sio­nes por­que unos hi­jos es­tán más pen­dien­tes de los pa­dres que otros… «El mun­do de las per­so­nas so­las es muy com­ple­jo».

Por es­te y otros mo­ti­vos, el equi­po de San­ta Ma­ría de la Es­pe­ran­za da tan­ta im­por­tan­cia a la for­ma­ción. Han he­cho mu­chos cur­sos en el Cen­tro de Hu­ma­ni­za­ción de la Sa­lud de los Ca­mi­los. La mi­tad de los vo­lun­ta­rios

se ha for­ma­do in­clu­so en aten­ción a pa­cien­tes en cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

«Llo­ra con­mi­go»

«Hay que em­pe­zar con una ba­se. Una ma­la vi­si­ta es peor que no vi­si­tar; pue­des ha­cer mu­cho da­ño», ase­gu­ra Se­tién. Son cur­sos con mu­chos ejem­plos prác­ti­cos, y «te das cuen­ta per­fec­ta­men­te de to­do lo que no tie­nes que ha­cer… y que por tu cuen­ta ha­brías he­cho de for­ma na­tu­ral», re­co­no­ce Pi­lar. Su coor­di­na­do­ra po­ne un ejem­plo muy con­cre­to: «Cuan­do al­guien se echa a llo­rar, nues­tra ten­den­cia es de­cir “No llo­res”. No que­re­mos ver­lo.

En la for­ma­ción, te en­se­ñan a de­cir: “Llo­ra. Y si quie­res, llo­ra con­mi­go”».

Pa­ra Juan, uno de los va­ro­nes del gru­po, su la­bor es «acom­pa­ñar al que su­fre, con la idea de ayu­dar­le a que se­pa con­vi­vir con su reali­dad y re­cu­pe­rar la es­pe­ran­za». Las cla­ves son –con­ti­núa– la es­cu­cha y la em­pa­tía: «Po­ner­te en el lu­gar de esa per­so­na, com­pren­der por qué sien­te có­mo sien­te. Pe­ro to­man­do una dis­tan­cia, no ha­cién­do­lo de for­ma emo­ti­va desde tu pers­pec­ti­va». Así se pue­de in­ten­tar, «sin re­ce­tas ni im­po­si­cio­nes, sa­car de esa per­so­na to­do lo que tie­ne den­tro pa­ra lo­grar ese equi­li­brio en­tre su reali­dad y la es­pe­ran­za».

«Es­to en­gan­cha»

Él lo es­tá vi­vien­do aho­ra mis­mo con un hom­bre del cen­tro de reha­bi­li­ta­ción. Es­tá en­fa­da­do con su ma­dre, re­cien­te­men­te fa­lle­ci­da. «Hay que trans­mi­tir­le que com­pren­des que lo es­tá pa­san­do mal. Ahí fun­cio­na muy bien el len­gua­je cor­po­ral. Pe­ro tam­bién re­cor­dar­le lo po­si­ti­vo, las vi­si­tas dia­rias de su ma­dre» mien­tras pu­do, pa­ra que in­terio­ri­ce que su muer­te no ha si­do un aban­dono vo­lun­ta­rio.

La am­plia ex­pe­rien­cia del equi­po de San­ta Ma­ría de la Es­pe­ran­za en el acom­pa­ña­mien­to a las per­so­nas en­fer­mas y so­las ha lle­va­do al vi­ca­rio de su zo­na a pe­dir­le a Pe­pa que se ha­ga car­go de es­ta la­bor en la zo­na nor­te de Ma­drid. Con par­te del equi­po, es­tá vi­si­tan­do las 51 pa­rro­quias, ani­man­do a for­mar gru­pos de Pas­to­ral de la Sa­lud don­de no exis­ten –ya han sur­gi­do tres, a los que es­tán dan­do una pri­me­ra for­ma­ción–, y ase­so­ran­do a los ya exis­ten­tes pa­ra mo­der­ni­zar­se.

Su ce­lo es con­ta­gio­so, por­que le mue­ve el sa­ber que «si tu­vie­ra 100 vo­lun­ta­rios, los ten­dría a to­dos ocu­pa­dos. La gen­te tie­ne que co­no­cer es­te mun­do, por­que en­gan­cha. Y hay mu­cha ne­ce­si­dad».

Ar­chi­ma­drid / Jo­sé Luis Bo­na­ño

Ar­chi­ma­drid / Jo­sé Luis Bo­na­ño

Pi­lar y Ma­ría del Mar, du­ran­te uno de sus pa­seos

Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

Emi­lia y Pa­qui­ta en ca­sa de la pri­me­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.