Abrir ca­mi­nos pa­ra los jó­ve­nes

El car­de­nal ar­zo­bis­po de Te­gu­ci­gal­pa y coor­di­na­dor del Con­se­jo de Car­de­na­les, Óscar An­drés Ro­drí­guez Ma­ra­dia­ga, es­tu­vo en Ma­drid pa­ra par­ti­ci­par en la Se­ma­na Na­cio­nal de Vi­da Con­sa­gra­da, que or­ga­ni­za el Ins­ti­tu­to Teo­ló­gi­co de Vi­da Con­sa­gra­da, y tras­la­dar

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Fran Ote­ro @fra­no­te­rof

La 47 Se­ma­na de Vi­da Con­sa­gra­da ha re­fle­xio­na­do so­bre có­mo abrir ca­mi­nos pa­ra que los jó­ve­nes se en­cuen­tren con Cris­to. Alen­ta­dos por el Pa­pa y por los car­de­na­les Ma­ra­dia­ga y Oso­ro, unos 600 par­ti­ci­pan­tes (la ma­yo­ría re­li­gio­sos y re­li­gio­sas) han he­cho au­to­crí­ti­ca so­bre los len­gua­jes que uti­li­zan y sus pro­pues­tas de pas­to­ral ju­ve­nil.

Los jó­ve­nes son pro­ta­go­nis­tas de en­cuen­tros, se­mi­na­rios, re­fle­xio­nes pe­ro... ¿Có­mo lle­var to­das es­tas apor­ta­cio­nes a lo con­cre­to?

El Pa­pa ha sa­bi­do dar en el cla­vo so­bre cuá­les son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de los jó­ve­nes: la fe y el amor. Cuan­do uno sa­le de la ado­les­cen­cia se pre­gun­ta mu­chas co­sas; la pri­me­ra tie­ne que ver con el des­per­tar al amor y ha­cia dón­de ir, có­mo res­pon­der… pues el mun­do ofre­ce co­sas ge­ne­ral­men­te po­bres, un amor equi­pa­ra­do a la ge­ni­ta­li­dad sin re­glas mo­ra­les, co­mo un sim­ple pla­cer, co­mo al­go ba­nal, pe­ro en el fon­do si­gue el de­seo de amar. Y ahí es don­de apa­re­ce la pro­pues­ta de la Igle­sia en dos sen­ti­dos.

¿Cuá­les?

En pri­mer lu­gar, la se­xua­li­dad co­mo len­gua­je de amor. Del mis­mo mo­do que apren­de­mos a ha­blar cuan­do so­mos ni­ños, te­ne­mos que apren­der ese len­gua­je. Y se­gun­do, la fe, que es un GPS es­pi­ri­tual que nos di­ce que no so­mos so­la­men­te ma­te­ria o lo que nos ofre­ce es­te mun­do, sino que nos plan­tea qué res­pues­ta da­mos al au­tor de la vi­da. En de­fi­ni­ti­va, la tras­cen­den­cia. Me en­can­tó que en el pre­sí­no­do los chi­cos ma­ni­fes­ta­ran que es­tán abier­tos a la tras­cen­den­cia y que ne­ce­si­ta­ban que al­guien los orien­ta­se. Hay que res­pon­der­les pe­ro no des­de la po­si­ción de al­guien que lo sa­be to­do, sino en diá­lo­go.

En el do­cu­men­to fi­nal de ese pre­sí­no­do, se re­co­no­ce que mu­chos los jó­ve­nes ca­tó­li­cos no com­pren­den o no com­par­te la pro­pues­ta de la Igle­sia so­bre la se­xua­li­dad...

Por­que no la pre­sen­ta­mos bien. Se mues­tra co­mo una exi­gen­cia, co­mo una ca­mi­sa de fuer­za, y no es así. La pro­pues­ta es la si­guien­te: ¿por qué no ca­mi­nas un po­co más y vas po­co a po­co, co­no­cien­do, des­cu­brien­do? Por­que la se­xua­li­dad es una reali­dad que abar­ca a to­da la per­so­na, que no se pue­de re­du­cir a la ge­ni­ta­li­dad. La se­xua­li­dad es una fuer­za, pe­ro una fuer­za pa­ra cons­truir la per­so­na que se pue­de vi­vir a dis­tin­tos ni­ve­les de pro­fun­di­dad, no pa­ra ava­sa­llar ni pa­ra es­cla­vi­zar. Es un ca­mino pre­cio­so y si les abri­mos a los jó­ve­nes es­ta pers­pec­ti­va, es­te ho­ri­zon­te, cla­ro que les en­can­ta­rá. No po­de­mos que­dar­nos en es­to no, es­to otro tam­po­co…

Pe­ro la reali­dad es que mu­chos iden­ti­fi­can a la Igle­sia con el no.

Esa no es cier­ta­men­te la Igle­sia de las bie­na­ven­tu­ran­zas que pre­sen­ta Fran­cis­co, que son un sí a lo me­jor que hay en es­ta vi­da, que es, pre­ci­sa­men­te, el amor.

¿En qué es­tá cam­bian­do la Igle­sia?

La Igle­sia ha cam­bia­do y tie­ne otro ti­po de ac­ti­tu­des. Y así re­sul­ta atrac­ti­va a mu­chos jó­ve­nes que has­ta aho­ra vi­vían ale­ja­dos. No po­de­mos que­dar­nos es­pe­ran­do a que ven­gan a no­so­tros, te­ne­mos que sa­lir a bus­car a esos jó­ve­nes que an­tes no se ani­ma­ban a ve­nir a una Igle­sia que con­si­de­ra­ban que no da­ba res­pues­ta a sus pro­ble­mas. Pa­ra eso es ne­ce­sa­rio un diá­lo­go en­tre tra­di­ción y cam­bio. Si me en­cie­rro so­lo en tra­di­ción, se­rá una tra­di­ción de naf­ta­li­na. Pe­ro si so­lo me pon­go en la no­ve­dad, se­ré una ve­le­ta.

To­do es­te pro­ce­so de pre­pa­ra­ción ha per­mi­ti­do tam­bién al mun­do ca­tó­li­co en­trar en con­tac­to con otros jó­ve­nes, cre­yen­tes de otras re­li­gio­nes o no cre­yen­tes.

El Pa­pa no se que­da so­lo en lan­zar­nos una pro­pues­ta, nos di­ce que te­ne­mos una lla­ma­da pro­fun­da a la co­mu­ni­dad, a la co­mu­nión. Y a los chi­cos les fas­ci­na por­que se tra­ta de abrir­se al amor, a la amis­tad, a com­par­tir.

A ve­ces, en la pro­pia Igle­sia se cri­ti­ca que se ha­ble o se es­cu­che a per­so­nas que tie­nen ideas muy di­fe­ren­tes.

Lo dis­cu­ti­mos mu­cho en [la reu­nión del Con­se­jo Epis­co­pal La­ti­noa-

«La fe no es un elen­co de ver­da­des que o te las crees o te vas» «La ju­ven­tud tie­ne mu­cho que de­cir so­bre la re­for­ma de la Igle­sia»

me­ri­cano –CELAM–, en 2007] en Apa­re­ci­da. No so­mos pro­se­li­tis­tas ni lo va­mos a ser. En­ton­ces, ¿la mi­sión? La mi­sión es com­par­tir lo que te­ne­mos, nues­tra fe. Com­par­tir nues­tra fe, que es una ri­que­za. Aho­ra, yo no obli­go a na­die; ofrez­co lo que creo, lo que amo. Es­to es bien im­por­tan­te y los jó­ve­nes lo en­tien­den y, por tan­to, se pue­de dia­lo­gar con aque­llos que no creen.

¿Se cuen­ta con los jó­ve­nes en las re­for­mas del Pa­pa?

Mu­cho, por­que hay un di­cas­te­rio que an­tes era so­lo un de­par­ta­men­to de un pon­ti­fi­cio con­se­jo y cu­ya mi­sión era or­ga­ni­zar las Jor­na­das Mun­dia­les de la Ju­ven­tud. Aho­ra se plan­tea cuál es la res­pues­ta de los jó­ve­nes y có­mo no­so­tros lle­ga­mos a ellos, por­que tie­nen mu­cho que de­cir, tam­bién so­bre la re­for­ma. Y, por tan­to, ya no son sim­ple­men­te pa­si­vos. Hay un di­cho en Ita­lia que, tra­du­ci­do, so­na­ría más o me­nos así: «O co­mes es­ta so­pa, o sa­les por la ven­ta­na». Con los jó­ve­nes, es­to ya no es así.

¿He­mos pa­sa­do de una pas­to­ral de en­cuen­tros mul­ti­tu­di­na­rios a una del acom­pa­ña­mien­to per­so­nal?

Ya no se tra­ta sim­ple­men­te de gran­des even­tos, de mo­do que, en­tre las re­for­mas, tam­bién se in­clu­ye una que afec­ta a la pas­to­ral ju­ve­nil co­mo tal, que abre nue­vos ho­ri­zon­tes. An­tes, la pas­to­ral ju­ve­nil se re­du­cía a gru­pos, a la mú­si­ca de las gui­ta­rras… y aho­ra es­tá preo­cu­pa­da por el acom­pa­ña­mien­to, que es al­go que pi­den los pro­pios jó­ve­nes.

Us­ted que es­tá cer­ca de él, ¿qué es­pe­ra el Pa­pa del Sí­no­do?

Es­pe­ra que los pas­to­res (en el fon­do es un Sí­no­do de obis­pos) nos abra­mos más a los jó­ve­nes y que no los vea­mos co­mo un ob­je­to de otra pas­to­ral, sino co­mo com­pa­ñe­ros. Pa­ra ca­mi­nar con ellos, pa­ra ani­mar­los a en­con­trar el sen­ti­do. Se tra­ta de ca­mi­nar con los jó­ve­nes y no tan­to de de­cir­les lo que tie­nen que ha­cer.

Fran­cis­co aca­ba de pu­bli­car una nue­va ex­hor­ta­ción.

La ex­hor­ta­ción con­ti­núa un te­ma cla­ve en él: la ale­gría. Por­que nues­tra fe no es sim­ple­men­te un elen­co de ver­da­des que o te las crees o te vas. Y el Pa­pa lo trae a co­la­ción con­ti­nua­men­te. Al­guien me pre­gun­ta­ba no ha­ce mu­cho por qué tan­ta ale­gría y ale­gría… ¡Por­que es lo que nos fal­ta­ba!

En el ho­ri­zon­te apa­re­ce otro Sí­no­do, el pa­na­ma­zó­ni­co.

Es­te Sí­no­do es al­go que deseá­ba­mos, pe­ro que no nos atre­vía­mos a de­fi­nir con tan­ta cla­ri­dad co­mo lo hi­zo el Pa­pa. Pen­sá­ba­mos que no era po­si­ble, pe­ro tie­ne una cohe­ren­cia enor­me den­tro de la pas­to­ral del Pa­pa Fran­cis­co y con su en­cí­cli­ca Lau­da­to si. Un do­cu­men­to que ha te­ni­do más po­pu­la­ri­dad en el mun­do lai­co que en la Igle­sia. En mi país, por ejem­plo, el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te la tie­ne co­mo tex­to de tra­ba­jo. Sin em­bar­go, en al­gu­nos ám­bi­tos ecle­sia­les, se la ig­no­ra, por­que va­len más las mi­ga­jas que caen de las com­pa­ñías pe­tro­le­ras o del car­bón, o de las in­dus­trias ex­trac­ti­vas que no Lau­da­to si. Pa­ra mí, es­te Sí­no­do es ge­nial. Ten­drá oposiciones y di­fi­cul­ta­des, pe­ro el Pa­pa es va­lien­te y cohe­ren­te con un es­ti­lo que apues­ta por la con­ver­sión pas­to­ral.

De eso ha­bla del do­cu­men­to de Apa­re­ci­da de ha­ce 11 años. ¿Re­ci­bió en­ton­ces con­tes­ta­ción?

Apa­re­ci­da es­tá en el tras­fon­do, pues el Pa­pa fue el je­fe de re­dac­ción. La tu­vo, pe­ro peor es la in­di­fe­ren­cia. La gen­te que no es­tá de acuer­do di­ce que se de­je pa­sar, que se de­je dor­mir… que ya lle­ga­rá otro. En­ton­ces, el Pa­pa re­ga­la a sus vi­si­tan­tes más dis­tin­gui­dos el do­cu­men­to de Apa­re­ci­da y la Evan­ge­lii gau­dium. Lo que ha­ce el Pa­pa tie­ne cohe­ren­cia.

CBS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.