Lla­ma­dos a la san­ti­dad

▼ La nue­va ex­hor­ta­ción del Pa­pa es una in­vi­ta­ción a la bús­que­da de Dios en la vi­da co­ti­dia­na pa­ra de­jar­nos ha­cer por Él y así al­can­zar la san­ti­dad a la que he­mos si­do lla­ma­dos

ABC - Alfa y Omega Madrid - - En portada -

En dis­tin­tos mo­men­tos de su pon­ti­fi­ca­do, el Pa­pa Fran­cis­co nos ha ido ha­blan­do acer­ca de la san­ti­dad. A los po­cos me­ses de ini­cia­do su mi­nis­te­rio ex­po­nía en una au­dien­cia ge­ne­ral, de­di­ca­da a la san­ti­dad de la Igle­sia, que la «san­ti­dad no con­sis­te en ha­cer co­sas ex­tra­or­di­na­rias, sino en de­jar ac­tuar a Dios» (2.10.2013). No se tra­ta de pre­sen­tar un mo­de­lo de san­ti­dad co­mo un ideal inal­can­za­ble, sino de mos­trar una for­ma de vi­da que pue­da ser asu­mi­da en la reali­dad co­ti­dia­na de los hom­bres y mu­je­res de hoy. En es­te sen­ti­do, afir­ma­ba en otra oca­sión: «Es­ta­mos lla­ma­dos a ser san­tos pre­ci­sa­men­te vi­vien­do con amor y ofre­cien­do el pro­pio tes­ti­mo­nio cris­tiano en las ocu­pa­cio­nes de ca­da día. Y ca­da uno en las con­di­cio­nes y en el es­ta­do de vi­da en que se en­cuen­tra» (19/11/2014). En la úl­ti­ma au­dien­cia ge­ne­ral del 4 de abril, con­clu­yen­do el ci­clo de ca­te­que­sis de­di­ca­do a la Mi­sa, se­ña­la­ba lo si­guien­te: «Es­to es san­ti­dad, ha­cer co­mo hi­zo Cris­to es san­ti­dad cris­tia­na».

Con es­tos elo­cuen­tes pre­ce­den­tes, no es de ex­tra­ñar que el Pa­pa ha­ya que­ri­do ob­se­quiar­nos con su ter­ce­ra ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca Gau­de­te et ex­sul­ta­te. So­bre el lla­ma­do a la san­ti­dad en el mun­do ac­tual. Es una lla­ma­da a apun­tar al­to con nues­tra vi­da, pues «el Se­ñor nos quie­re san­tos y no es­pe­ra que nos con­for­me­mos con una exis­ten­cia me­dio­cre, agua­da, li­cua­da» (nº 1). Fran­cis­co no pre­ten­de ha­cer un tra­ta­do so­bre la san­ti­dad, sino «ha­cer re­so­nar una vez más el lla­ma­do a la san­ti­dad, pro­cu­ran­do en­car­nar­lo en el con­tex­to ac­tual. Con ries­gos, desafíos y opor­tu­ni­da­des» (nº 2).

Una sen­ci­lla so­bre las bie­na­ven­tu­ran­zas

A lo lar­go de cin­co ca­pí­tu­los (la ex­hor­ta­ción cons­ta de 177 nú­me­ros) el Pa­pa nos re­cuer­da có­mo el Se­ñor nos ha ele­gi­do pa­ra ser san­tos (ca­pí­tu­lo I) y su lla­ma­da a no te­ner mie­do de la san­ti­dad. En es­te ca­mino hay que evi­tar lo que él con­si­de­ra que son fal­si­fi­ca­cio­nes de la san­ti­dad, a las que po­ne nom­bre: gnos­ti­cis­mo y pe­la­gia­nis­mo, pues am­bas com­pli­can y de­tie­nen a la Igle­sia en su ca­mino ha­cia la san­ti­dad (nº 62). El ca­pí­tu­lo II tra­ta so­bre am­bas. El Pa­pa re­to­ma lo ya es­cri­to en Evan­ge­lii gau­dium (nn. 93-97) y ha­ce re­fe­ren­cia a la car­ta de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, Pla­cuit Deo, re­cien­te­men­te pu­bli­ca­da.

Na­da me­jor que es­tar a la es­cu­cha del Maes­tro pa­ra que nos ilu­mi­ne so­bre la san­ti­dad por me­dio de sus pa­la­bras y su for­ma de trans­mi­tir la ver­dad. Es­to lo hi­zo, se­ña­la el Pa­pa, por me­dio de las bie­na­ven­tu­ran­zas. Con ellas, el Se­ñor nos res­pon­de a la pre­gun­ta ¿có­mo se ha­ce pa­ra lle­gar a ser un buen cris­tiano?, pues en ellas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.