9

ABC - Alfa y Omega Madrid - - En portada - Ave­lino Re­vi­lla Cu­ña­do

co­men­ta­rio, sin elu­cu­bra­cio­nes y ex­cu­sas que les qui­ten fuer­za. El Se­ñor nos de­jó bien cla­ro que la san­ti­dad no pue­de en­ten­der­se ni vi­vir­se al mar­gen de es­tas exi­gen­cias su­yas, por­que la mi­se­ri­cor­dia es el co­ra­zón pal­pi­tan­tes del Evan­ge­lio» (nº 97).

Des­de aquí po­ne en guar­dia fren­te a dos ten­ta­cio­nes: la de aque­llos cris­tia­nos que se­pa­ran las exi­gen­cias del Evan­ge­lio de su re­la­ción per­so­nal con el Se­ñor, lo que con­vier­te al cris­tia­nis­mo en una ONG, va­cián­do­la de la mís­ti­ca lu­mi­no­sa; la otra ten­ta­ción es la de aque­llos cris­tia­nos que sos­pe­chan del com­pro­mi­so so­cial de los de­más por con­si­de­rar­lo al­go su­per­fi­cial, mun­dano y se­cu­la­ris­ta. Ter­mi­na es­te ter­cer ca­pí­tu­lo ani­mán­do­nos a re­leer con fre­cuen­cia tan­to las bie­na­ven­tu­ran­zas co­mo el pro­to­co­lo del jui­cio fi­nal, pues en ellas es­tá «la fuer­za del tes­ti­mo­nio de los san­tos. Ellos nos ha­rán bien, nos ha­rán ge­nui­na­men­te fe­li­ces» (nº 109).

Par­tien­do de la lec­tu­ra de es­tos tex­tos, el Pa­pa pre­sen­ta en el ca­pí­tu­lo cuar­to al­gu­nas no­tas es­pi­ri­tua­les que han de es­tar pre­sen­tes en una vi­da san­ta. Son cin­co gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes del amor a Dios y al pró­ji­mo que con­si­de­ra de par­ti­cu­lar im­por­tan­cia, de­bi­do a al­gu­nos ries­gos y lí­mi­tes de la cul­tu­ra de hoy:

Fren­te a la an­sie­dad ner­vio­sa y vio­len­ta que nos dis­per­sa y de­bi­li­ta pro­po­ne el Pa­pa es­tar cen­tra­do en Dios, pues so­lo así es po­si­ble «aguan­tar, so­por­tar las con­tra­rie­da­des, los vai­ve­nes de la vi­da y tam­bién las agre­sio­nes de los de­más, sus in­fi­de­li­da­des y de­fec­tos» (nº 112).

Fren­te a la ne­ga­ti­vi­dad y la tris­te­za, el san­to ofre­ce en su vi­da ale­gría y sen­ti­do del hu­mor. No la ale­gría con­su­mis­ta e in­di­vi­dua­lis­ta pre­sen­te en al­gu­nas ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les ac­tua­les. Es la «ale­gría que se vi­ve en co­mu­nión, que se com­par­te y re­par­te» (nº 128).

Fren­te a la ace­dia có­mo­da, con­su­mis­ta y egoís­ta, la san­ti­dad ofre­ce pa­rre­sía: au­da­cia, em­pu­je evan­ge­li­za­dor que de­ja una mar­ca en es­te mun­do. «La Igle­sia no ne­ce­si­ta tan­tos bu­ró­cra­tas y fun­cio­na­rios, sino mi­sio­ne­ros apa­sio­na­dos, de­vo­ra­dos por el en­tu­sias­mo de co­mu­ni­car la ver­da­de­ra vi­da. Los san­tos sor­pren­den, des­ins­ta­lan, por­que sus vi­das nos in­vi­tan sa­lir de la me­dio­cri­dad tran­qui­la y anes­te­sian­te» (nº 138),

Fren­te al in­di­vi­dua­lis­mo, que nos ha­ce per­der el sen­ti­do de la reali­dad y la cla­ri­dad in­te­rior, «la san­ti­fi­ca­ción es un ca­mino co­mu­ni­ta­rio, de dos en dos, pues vi­vir o tra­ba­jar con obras es, sin du­da, un ca­mino de desa­rro­llo es­pi­ri­tual “(nº 141).

Por úl­ti­mo, fren­te a tan­tas for­mas de fal­ta de es­pi­ri­tua­li­dad sin en­cuen­tro con Dios que lle­na el mer­ca­do re­li­gio­so ac­tual, «el san­to es una per­so­na con es­pí­ri­tu oran­te, que ne­ce­si­ta co­mu­ni­car­se con Dios, sa­le de sí en la ala­ban­za y am­plía sus lí­mi­tes en la con­tem­pla­ción del Se­ñor» nº 147).

El don del dis­cer­ni­mien­to

En el quin­to ca­pí­tu­lo de la ex­hor­ta­ción, el Pa­pa nos ha­bla del com­ba­te y la vi­gi­lan­cia que ha de te­ner to­do cre­yen­te pa­ra re­sis­tir a las ten­ta­cio­nes del dia­blo y así po­der anun­ciar el Evan­ge­lio. Lu­cha no so­lo con­tra nues­tras fra­gi­li­da­des e in­cli­na­cio­nes, sino tam­bién con­tra el dia­blo, el prín­ci­pe del mal, «que no es un mi­to, una re­pre­sen­ta­ción, un sím­bo­lo, una fi­gu­ra o una idea, sino un ser per­so­nal que nos aco­sa» (nº 160). Pa­ra afron­tar es­te com­ba­te, el Pa­pa se­ña­la las ar­mas po­de­ro­sas que nos da el Se­ñor: «la fe que se ex­pre­sa en ora­ción, la me­di­ta­ción de la Pa­la­bra de Dios, la ce­le­bra­ción de la Mi­sa, la ado­ra­ción eu­ca­rís­ti­ca, la re­con­ci­lia­ción sa­cra­men­tal, las obras de ca­ri­dad, la vi­da co­mu­ni­ta­ria, el em­pe­ño mi­sio­ne­ro» (nº 162).

Aho­ra bien, pa­ra sa­ber si al­go vie­ne del Es­pí­ri­tu San­to o si su ori­gen es­tá en el es­pí­ri­tu del mun­do o en el es­pí­ri­tu del dia­blo, se ne­ce­si­ta el dis­cer­ni­mien­to, que su­po­ne no so­lo ra­zo­nar bien o te­ner sen­ti­do co­mún, sino tam­bién pe­dir­lo co­mo don al Es­pí­ri­tu San­to» (nº 166), pues «sin la sa­bi­du­ría del dis­cer­ni­mien­to po­de­mos con­ver­tir­nos fá­cil­men­te en ma­rio­ne­tas a mer­ced de las ten­ta­cio­nes del mo­men­to» (nº 167). El pro­gre­so en el dis­cer­ni­mien­to exi­ge la edu­ca­ción en la pa­cien­cia de Dios y en sus tiem­pos, que nun­ca son los nues­tros. «El dis­cer­ni­mien­to no es un au­to­aná­li­sis ni una in­tros­pec­ción egoís­ta, sino una ver­da­de­ra sa­li­da de no­so­tros mis­mos ha­cia el mis­te­rio de Dios, que nos ayu­da a vi­vir la mi­sión a la cual nos ha lla­ma­do pa­ra el bien de los her­ma­nos» (nº 175).

Es­te úl­ti­mo ca­pí­tu­lo con­clu­ye re­cor­dan­do a Ma­ría, «por­que ella vi­vió co­mo na­die las bie­na­ven­tu­ran­zas de Jesús» y es «la san­ta en­tre los san­tos, la más ben­di­ta, la que nos en­se­ña el ca­mino de la san­ti­dad y nos acom­pa­ña» (nº 176), y pi­dien­do que el Es­pí­ri­tu San­to in­fun­da en no­so­tros un an­he­lo de ser san­tos pa­ra glo­ria de Dios.

He dis­fru­ta­do con la lec­tu­ra de es­te tex­to pa­pal por su cla­ri­dad, sen­ci­llez y un­ción con la que es­tán es­cri­tas sus pá­gi­nas. Es una in­vi­ta­ción a la bús­que­da de Dios en la vi­da co­ti­dia­na pa­ra de­jar­nos ha­cer por Él y así al­can­zar la san­ti­dad a la que he­mos si­do lla­ma­dos. En­tien­do, tras su lec­tu­ra, que León Bloy, al que ci­ta Fran­cis­co en su tex­to, de­ja­se es­cri­to que en la vi­da so­lo exis­te una tris­te­za: no ser san­tos.

Cat­ho­pic

La ora­ción co­mo ar­ma en el com­ba­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.