Oso­ro en­vía vo­lun­ta­rios pa­ra de­fen­der la vi­da

▼ El car­de­nal Oso­ro pre­si­dió el lu­nes la vigilia de la Jor­na­da por la Vi­da, du­ran­te la cual fue­ron en­via­das per­so­nas lla­ma­das a «se­guir pro­mo­vien­do la cul­tu­ra de la vi­da»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - M. M. L.

Du­ran­te la vigilia de la Jor­na­da por la Vi­da que se ce­le­bró el lu­nes en la co­le­gia­ta de San Isi­dro de Ma­drid, Cla­ra es­ta­ba en­can­ta­da de po­der dar gra­cias an­te el San­tí­si­mo por su ma­dre y sus dos hi­jos, de 5 años y 18 me­ses. Y «por­que en el peor mo­men­to de mi vi­da, cuan­do creía que no te­nía sa­li­da, me guias­te a un re­fu­gio. Allí he po­di­do co­no­cer a per­so­nas ma­ra­vi­llo­sas que son ins­tru­men­to tu­yo, Se­ñor».

Cla­ra y su fa­mi­lia vi­ven, des­de ha­ce dos años, en el cen­tro re­si­den­cial JMJ 2011 de Cá­ri­tas Ma­drid. Lle­ga­ron cuan­do, em­ba­ra­za­da por se­gun­da vez, ella se vio in­ca­paz de sa­car ade­lan­te so­la a dos ni­ños y a su ma­dre. Aho­ra, los cua­tro es­tán a pun­to de de­jar el cen­tro y tras­la­dar­se a un pi­so.

La so­lem­ni­dad de la Anun­cia­ción, y con ella la jor­na­da, se ha­bía tras­la­da­do del 25 de mar­zo –Do­min­go de Ra­mos– al 9 de abril. En la ho­mi­lía el ar­zo­bis­po de Ma­drid, car­de­nal Car­los Oso­ro, sub­ra­yó que «ce­le­brar y re­cor­dar hoy el “sí” que dio la San­tí­si­ma Virgen Ma­ría nos es­tá mo­vien­do a imi­tar­la pa­ra aco­ger, ce­le­brar y co­mu­ni­car la ale­gría del Evan­ge­lio, y se­guir pro­mo­vien­do la cul­tu­ra de la vi­da». Des­pués, en­vió a los vo­lun­ta­rios que tra­ba­jan en el cui­da­do de la vi­da. En­tre ellos es­ta­ban Fran­cis­co Ja­vier Ce­rra­da, que co­la­bo­ra en el cen­tro JMJ 2011, y tres re­li­gio­sas que com­par­ten su vi­da con las 62 fa­mi­lias en ries­go de ex­clu­sión que vi­ven allí. En­tre ellas, hay va­rias ma­dres sol­te­ras co­mo Cla­ra.

Fran­cis­co Ja­vier –ex­pli­ca a Al­fa y Ome­ga– se im­pli­có co­mo vo­lun­ta­rio al ju­bi­lar­se. «Ges­tiono los con­tra­tos de las fa­mi­lias. Ade­más, co­mo les pe­di­mos que pa­guen la luz, el agua y la elec­tri­ci­dad, así co­mo un por­cen­ta­je –me­nos del 30 %– del al­qui­ler, se lo calcu­lo, ha­go los re­ci­bos…». Pe­ro su la­bor tras­cien­de el pa­pe­leo: «In­ten­ta­mos po­ner­les al día de có­mo fun­cio­nan las co­sas, pa­ra que sean cons­cien­tes de que es­to no es gratis ni es pa­ra siem­pre. Tie­nen que po­ner de su par­te. Por eso a ve­ces me pon­go un po­co ta­jan­te pa­ra que asu­man sus res­pon­sa­bi­li­da­des, ha­gan los pa­gos en fe­cha y, si ne­ce­si­tan ayu­da por­que no lle­gan, nos avi­sen y no lo de­jen pa­sar». Al re­ci­bir es­tas re­ga­ñi­nas de pa­dre, los re­si­den­tes «sue­len reac­cio­nar bien y las agra­de­cen. A ve­ces, ac­túan así so­lo por des­co­no­ci­mien­to».

La fa­mi­lia pro­te­ge, pro­te­ger la fa­mi­lia

Aun­que Fran­cis­co Ja­vier nun­ca ha­bía par­ti­ci­pa­do en la Vigilia dio­ce­sa­na por la Vi­da, es­tá con­ven­ci­do de que es­ta la­bor en­ca­ja to­tal­men­te en la de­fen­sa de es­te don. Y des­de su ex­pe­rien­cia, ad­vier­te de que mu­chos pro­ble­mas, in­clui­da la des­pro­tec­ción de los más vul­ne­ra­bles, «se de­ben a que se ha ro­to la uni­dad fa­mi­liar. Es­to se ve en un por­cen­ta­je ele­va­do de la gen­te del cen­tro: ma­dres sol­te­ras, fa­mi­lias deses­truc­tu­ra­das, ma­ri­dos que des­apa­re­cen… Es muy du­ro. Pe­ro en nues­tro tra­ba­jo tam­bién es­tá ha­cer­les ver que la vi­da si­gue y que tie­nen que afron­tar» es­tas si­tua­cio­nes, con la ayu­da y la com­pa­ñía ne­ce­sa­rias.

En su men­sa­je pa­ra la jor­na­da, los obis­pos de la Subcomisión pa­ra la Fa­mi­lia y la De­fen­sa de la Vi­da de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la de­fi­nen la fa­mi­lia «co­mo el lu­gar

pri­me­ro y pri­vi­le­gia­do pa­ra edu­car en la aco­gi­da del don de la vi­da, pues su amor in­con­di­cio­nal per­mi­te cre­cer en la se­gu­ri­dad de ser que­ri­do pa­se lo que pa­se»: des­de la lle­ga­da ines­pe­ra­da de un nue­vo miem­bro has­ta la an­cia­ni­dad, pa­san­do por la dis­ca­pa­ci­dad y la en­fer­me­dad. Por eso, el Es­ta­do y la so­cie­dad de­ben pro­mo­ver la fa­mi­lia, cui­dan­do y pro­te­gién­do­la a ella «y a sus miem­bros más des­fa­vo­re­ci­dos».

Sí a la vi­da, en las ca­lles de Ma­drid

Ma­drid aco­ge­rá tam­bién, es­te sá­ba­do, la mar­cha Sí a la Vi­da. Co­men­za­rá a las 12:00 ho­ras en la ca­lle Serrano (es­qui­na con Die­go de León) y se­gui­rá has­ta la Puer­ta de Al­ca­lá. La ma­yo­ría de las 500 en­ti­da­des que se han ad­he­ri­do a la ma­ni­fes­ta­ción per­te­ne­cen a la so­cie­dad ci­vil. Pe­ro hay tam­bién ins­ti­tu­cio­nes ecle­sia­les co­mo la aso­cia­ción pú­bli­ca de fie­les Spei Ma­ter o la ar­chi­dió­ce­sis de Va­len­cia, que ha de­ci­di­do cul­mi­nar su Se­ma­na por la Vi­da in­vi­tan­do a via­jar a Ma­drid pa­ra su­mar­se a es­ta con­vo­ca­to­ria.

Tam­bién el Pro­yec­to Ma­ter, vin­cu­la­do a Cá­ri­tas To­le­do, se im­pli­ca por pri­me­ra vez. «Tras dos años de an­da­du­ra, he­mos vis­to la opor­tu­ni­dad de dar un pa­so más y au­nar es­fuer­zos con otras ac­tua­cio­nes en de­fen­sa de la vi­da a ni­vel na­cio­nal –ex­pli­ca su res­pon­sa­ble, Car­men Moreno–. Es­te año he­mos mo­vi­do la in­vi­ta­ción en­tre la gen­te más cer­ca­na, pe­ro el año que vie­ne es­pe­ra­mos ha­cer una pro­pues­ta más am­plia. ¿Qué me­jor ma­ne­ra de lu­char con­tra el ries­go de abor­to y el sín­dro­me po­sa­bor­to que ve­mos día a día en nues­tras ma­dres, que al­zan­do la voz pa­ra de­cir que la vi­da es un re­ga­lo?».

Fran­cis­co Ja­vier Ce­rra­da

Cla­ra –se­gun­da por la de­re­cha–, con el car­de­nal Oso­ro. A la de­re­cha, Fran­cis­co Ja­vier Ce­rra­da –se­gun­do por la de­re­cha– con par­te

Cá­ri­tas Ma­drid

del equi­po del cen­tro JMJ 2011

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.