EE. UU.: Cri­sis de abu­sos… y de fe

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - An­drés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Vaticano

«Me sien­to su­ma­men­te preo­cu­pa­do por la fe del pue­blo de Dios, el re­ba­ño trai­cio­na­do por pas­to­res que se con­vir­tie­ron en lo­bos con piel de ove­ja», re­co­no­ce el ar­zo­bis­po de San An­to­nio (Te­xas), Gus­ta­vo Gar­cía Si­ller

«Un im­pac­to tre­men­do. De­vas­ta­dor». Las re­cien­tes re­ve­la­cio­nes so­bre abu­sos se­xua­les han su­mi­do a la Igle­sia de Es­ta­dos Uni­dos en una cri­sis de pro­fun­do ca­la­do, ca­paz de sa­cu­dir los ci­mien­tos de la fe. Más allá de las acu­sa­cio­nes del ex­nun­cio en ese país que pre­ten­den in­vo­lu­crar al Pa­pa y que el Vaticano se alis­ta a des­men­tir, un ar­zo­bis­po en­cua­dra los con­tor­nos del pro­ble­ma. Advierte de una «pro­fun­da de­cep­ción» ha­cia los obis­pos a cau­sa de la co­rrup­ción de aque­llos que se vol­vie­ron «lo­bos con piel de ove­ja». Y aun­que ma­ni­fies­ta preo­cu­pa­ción por las anun­cia­das in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les, asien­ta: «De­be ha­ber trans­pa­ren­cia y cla­ri­dad».

Gus­ta­vo Gar­cía Si­ller na­ció en Mé­xi­co, pe­ro tra­ba­ja del otro la­do de la fron­te­ra des­de la dé­ca­da de los 80. En 1998 ob­tu­vo la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se. Obis­po au­xi­liar de Chica­go pri­me­ro, en 2010 fue ele­gi­do pa­ra guiar los des­ti­nos de la ar­chi­dió­ce­sis de San An­to­nio. Du­ran­te su ser­vi­cio en Te­xas afron­tó de­nun­cias con­tra dos sa­cer­do­tes, uno por abu­so se­xual y el otro por po­se­sión de por­no­gra­fía in­fan­til. Am­bos fue­ron re­mo­vi­dos del mi­nis­te­rio y juz­ga­dos en tribunales ci­vi­les, pa­san­do al­gún tiem­po en la cár­cel.

No es­con­de su con­mo­ción por la cri­sis. Se de­cla­ra «pro­fun­da­men­te aver­gon­za­do y de­cep­cio­na­do» por «la co­rrup­ción en la Igle­sia», que en su mo­men­to no per­mi­tió ayu­dar a las víc­ti­mas de es­tos «ho­rren­dos crí­me­nes» a sa­nar sus he­ri­das, ni que se pro­te­gie­ra a otras y a la sociedad de los de­lin­cuen­tes. «Al mis­mo tiem­po me sien­to su­ma­men­te preo­cu­pa­do por la fe del pue­blo de Dios, el re­ba­ño trai­cio­na­do por pas­to­res que se con­vir­tie­ron en lo­bos con piel de ove­ja», ase­gu­ra, en en­tre­vis­ta con Al­fa y Omega.

Gar­cía Si­ller re­co­no­ce el im­pac­to de­vas­ta­dor de los más de mil tes­ti­mo­nios sa­ca­dos a la luz a me­dia­dos de agos­to por el in­for­me de un Gran Ju­ra­do, que do­cu­men­tó los abu­sos co­me­ti­dos por unos 300 sa­cer­do­tes en seis dió­ce­sis de Pen­sil­va­nia. Si bien re­cuer­da que la gran ma­yo­ría de esos ata­ques ocu­rrie­ron en­tre 1947 y el año 2002, pre­ci­sa que in­clu­so so­lo un ca­so ac­tual «se­ría muy alar­man­te».

«La cri­sis de va­lo­res pro­pia del cam­bio de épo­ca de por sí ha da­ña­do la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes y fi­gu­ras de au­to­ri­dad. En el ca­so de la Igle­sia es­tas re­ve­la­cio­nes han si­do un ca­ta­li­za­dor de ese pro­ce­so des­truc­ti­vo. Mu­chas per­so­nas es­tán ex­pe­ri­men­tan­do es­ta cri­sis co­mo una prue­ba a su fe, pe­ro hay quie­nes lo es­tán vi­vien­do co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra ayu­dar a que el cuer­po de Cris­to, la Igle­sia, cam­bie pa­ra bien y em­pren­da nue­vos ca­mi­nos», afir­ma.

Y aña­de: «La gen­te está su­ma­men­te de­cep­cio­na­da, so­bre to­do de los obis­pos, y con mu­cha ra­zón. En dis­tin­ta me­di­da y de di­fe­ren­tes mo­dos ca­da per­so­na está vi­vien­do un pro­ce­so de due­lo, es­pe­cial­men­te los ca­tó­li­cos, tra­tan­do de sa­nar las he­ri­das». Al mis­mo tiem­po, afir­ma sen­tir­se es­pe­ran­za­do por el va­lor mos­tra­do por las víc­ti­mas al de­nun­ciar, las au­to­ri­da­des que han tra­ba­ja­do por la jus­ti­cia, los pe­rio­dis­tas que han sa­ca­do «la po­dre­dum­bre» a la luz y los múl­ti­ples fie­les que es­tán ve­lan­do por los in­de­fen­sos.

No a los acuerdos ex­tra­ju­di­cia­les

El pro­ble­ma de los abu­sos se­xua­les en­tre los clé­ri­gos de Es­ta­dos Uni­dos no re­sul­ta de fá­cil com­pren­sión. Gar­cía Si­ller re­cuer­da que, des­de la cri­sis de Bos­ton en 2002, los obis­pos del país se pro­pu­sie­ron es­tu­diar­lo a fon­do en la bús­que­da de las me­jo­res so­lu­cio­nes. Iden­ti­fi­ca­ron que un abu­sa­dor es pro­duc­to de múl­ti­ples fac­to­res, men­ta­les y per­so­na­les. Mu­chos de ellos son «hi­jos» de un cam­bio de épo­ca mar­ca­do por la de­sin­te­gra­ción fa­mi­liar, la au­sen­cia de fi­gu­ras pa­ter­nas y ma­ter­nas sa­nas, y el in­cre­men­to de la vio­len­cia a to­dos los ni­ve­les. Con una con­se­cuen­te com­bi­na­ción de gra­ves pa­to­lo­gías que pro­pi­cian con­duc­tas cri­mi­na­les.

«Sin em­bar­go, so­mos cons­cien­tes de lo in­dig­nan­te y gra­ve que ha si­do el en­cu­bri­mien­to por par­te de quie­nes os­ten­tan au­to­ri­dad, pues se im­pi­dió que se aten­die­ra ade­cua­da­men­te a las víc­ti­mas, se hi­cie­ra jus­ti­cia, se pro­te­gie­ra a otros de po­ten­cia­les crí­me­nes y se apli­ca­ran me­jo­ras en la se­lec­ción y en la for­ma­ción pa­ra pre­ve­nir ese des­or­den mo­ral y men­tal. Si una con­duc­ta está des­cri­ta en la ley co­mo de­li­to, sig­ni­fi­ca que es de in­te­rés pú­bli­co su pre­ven­ción, per­se­cu­ción y re­sar­ci­mien­to, en lo po­si­ble, al da­ño cau­sa­do», in­sis­te el ar­zo­bis­po.

«En mu­chos ca­sos se lle­gó a acuerdos ex­tra­ju­di­cia­les al am­pa­ro de la ley, me­dian­te el pa­go de enor­mes su­mas de di­ne­ro pa­ra que las víc­ti­mas no re­ve­la­ran esos crí­me­nes. De esa

ma­ne­ra se hi­zo gran da­ño al bien co­mún. De­be­ría­mos cues­tio­nar­nos co­mo sociedad por qué es eso le­gal en Es­ta­dos Uni­dos. La ren­di­ción de cuen­tas por par­te de to­dos los res­pon­sa­bles es una so­lu­ción de raíz en la que he­mos avan­za­do con len­ti­tud», pre­ci­sa.

Sus pa­la­bras re­sue­nan con fuer­za en un país don­de se con­so­li­dó la prác­ti­ca pa­ra mu­chas dió­ce­sis de des­ti­nar cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res a re­sol­ver las de­nun­cias fue­ra de los tribunales. Por eso se pen­sa­ba que, tras la em­ble­má­ti­ca cri­sis de Bos­ton y los pos­te­rio­res acuerdos ex­tra­ju­di­cia­les, no ex­plo­ta­rían nue­vas cri­sis. Pe­ro el in­for­me de Pen­sil­va­nia de­mos­tró lo con­tra­rio. Además, en los úl­ti­mos días, fis­ca­les de Nue­va York, Ne­bras­ka, Nue­va Jer­sey, Nue­vo Mé­xi­co, Flo­ri­da, Mis­sou­ri e Illi­nois an­ti­ci­pa­ron su vo­lun­tad de con­du­cir sen­das in­ves­ti­ga­cio­nes.

«To­da la si­tua­ción nos preo­cu­pa, pe­ro tie­ne que ha­ber cla­ri­dad y trans­pa­ren­cia. La he­ri­da se tie­ne que lim­piar a fon­do pa­ra que pue­da sa­nar», se­ña­la Gar­cía Si­ller al res­pec­to. Una he­ri­da acen­tua­da por el cle­ri­ca­lis­mo. Por­que con los me­no­res, cons­ta­ta el ar­zo­bis­po, siem­pre hay ma­yo­res, de uno u otro mo­do. Ma­yo­res que de­ben ren­dir cuen­tas. No so­lo obis­pos, sa­cer­do­tes o con­sa­gra­dos, sino tam­bién fie­les lai­cos. Mu­chos de ellos, pre­ci­sa, de­pen­den de­ma­sia­do de la opinión del sa­cer­do­te o del obis­po. «El cle­ri­ca­lis­mo es un ve­neno. Se se­ña­la a uno por ser muy bueno, a otro por ser muy ma­lo, pe­ro no se mi­ra al es­pe­jo», con­si­de­ra.

En cam­bio, si­gue, an­te los abu­sos es ne­ce­sa­rio de­nun­ciar a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes, a la Po­li­cía o al fis­cal. Y eso lo pue­den ha­cer, so­bre to­do, los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas o quie­nes se han visto in­vo­lu­cra­dos de al­gu­na ma­ne­ra. En con­tra­par­te, la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se de­be apli­car con más ri­gor el ya exis­ten­te Es­ta­tu­to pa­ra la Pro­tec­ción de Ni­ños y Jó­ve­nes. Em­pu­jar una ma­yor y más efi­caz ren­di­ción de cuen­tas, es­pe­cial­men­te por par­te de los obis­pos y ha­cer más pa­ra que nun­ca se vuel­va a dar un abu­so se­xual por par­te de un clé­ri­go, un co­la­bo­ra­dor de la Igle­sia o cual­quier per­so­na.

Ac­tuar con va­len­tía

So­bre la po­lé­mi­ca de las úl­ti­mas se­ma­nas por las acu­sa­cio­nes pú­bli­cas del ex nun­cio apos­tó­li­co e Es­ta­dos Uni­dos, Car­lo Ma­ría Vi­ga­nò, que acu­só al Pa­pa Fran­cis­co y a al­tos car­gos de la Cu­ria ro­ma­na de ha­ber en­cu­bier­to los abu­sos del ex­car­de­nal Theo­do­re McCa­rrick, Gus­ta­vo Gar­cía Si­ller res­pon­de que «el ar­zo­bis­po McCa­rrick ya está sien­do so­me­ti­do a un pro­ce­so ca­nó­ni­co». E in­me­dia­ta­men­te vuel­ve so­bre la cri­sis que, re­cuer­da, no ha si­do ni la pri­me­ra ni la úl­ti­ma en la Igle­sia es­ta­dou­ni­den­se.

«Si se ha­ce una re­fle­xión y una crí­ti­ca se­ria de los he­chos, eso pue­de lle­var, oja­lá, a que otras so­cie­da­des en otros lu­ga­res del mundo no ten­gan que es­pe­rar a que su­ce­dan es­tas co­sas pa­ra en­ten­der uno de los pro­ble­mas cau­sa­dos por la frac­tu­ra que hay en el con­sen­so so­cial so­bre los va­lo­res en to­do el mundo», cons­ta­ta.

Y, co­mo re­co­men­da­ción a los fie­les, pro­po­ne: «De­be­mos ac­tuar con la va­len­tía que fal­tó en dé­ca­das an­te­rio­res, por cu­ya au­sen­cia fue per­mi­ti­do tan­to mal. Yo in­vi­to a to­dos a ha­cer lo que a ca­da uno le co­rres­pon­de y lo que ca­da quien pue­da ha­cer pa­ra aten­der a las víc­ti­mas de los abu­sos y a aque­llos cu­ya fe ha si­do afec­ta­da por to­do esto».

CNS

Una mu­jer, con una par­car­ta que po­ne No ne­ce­si­ta­mos ora­ción, ne­ce­si­ta­mos jus­ti­ca, fren­te a la se­de de la dió­ce­sis de Pit­ts­burg, en agos­to

An­drés Bel­tra­mo

El obis­po de San An­to­nio, Es­ta­dos Uni­dos, Gus­ta­vo Gar­cía Si­ller, en el Vaticano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.