El an­ti­cle­ri­ca­lis­mo, un sín­to­ma de in­ma­du­rez

▼ Ba­jo pre­tex­to de unos su­pues­tos pri­vi­le­gios his­tó­ri­cos, se quie­re a ve­ces ex­pul­sar a la Igle­sia del es­pa­cio pú­bli­co

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Editoriales -

¿ Có­mo hay que to­mar­se los anun­cios del Go­bierno que po­nen en el pun­to de mi­ra a la Igle­sia ca­tó­li­ca? ¿De ver­dad quie­re Pedro Sánchez ex­pro­piar las ca­te­dra­les de Córdoba o Za­ra­go­za, o se tra­ta de ges­tos de ca­ra a un sec­tor del elec­to­ra­do aho­ra que se abre una épo­ca lle­na de ci­tas elec­to­ra­les? La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ase­gu­ra es­tar tran­qui­la fren­te a es­ta ame­na­za de «des­amor­ti­za­ción en­cu­bier­ta» y muestra «con­fian­za in­fi­ni­ta» en el Es­ta­do de De­re­cho, pe­ro no de­ja de la­men­tar los in­ten­tos de «des­per­tar los vie­jos fan­tas­mas de un an­ti­cle­ri­ca­lis­mo» que de­be­ría a es­tas al­tu­ras es­tar más que su­pe­ra­do.

Esa mis­ma po­lí­ti­ca de ges­tos y glo­bos son­da en­tur­bia el de­ba­te edu­ca­ti­vo. La es­cue­la con­cer­ta­da, las fa­mi­lias y otros agen­tes ca­tó­li­cos en la en­se­ñan­za man­tie­nen su vo­to de con­fian­za a la mi­nis­tra Isa­bel Ce­láa, cons­cien­tes de que tie­nen en ella a una de las me­jo­res in­ter­lo­cu­to­ras po­si­bles en el Par­ti­do So­cia­lis­ta. No de­ja, sin em­bar­go, de alar­mar la in­ma­du­rez con la que bue­na par­te de la iz­quier­da afron­ta es­te te­ma. Las arre­me­ti­das con­tra la con­cer­ta­da y la asig­na­tu­ra de Re­li­gión son un sín­to­ma de una ce­rra­zón ideo­ló­gi­ca en bue­na me­di­da res­pon­sa­ble de que, tras 40 años de de­mo­cra­cia, la es­cue­la si­ga sien­do un cam­po de ba­ta­lla en la lu­cha par­ti­dis­ta. Que­da, por tan­to, mar­gen pa­ra el diá­lo­go, pe­ro la es­cue­la ca­tó­li­ca y las fa­mi­lias ad­vier­ten de que, si es ne­ce­sa­rio, sal­drán a la ca­lle a de­fen­der el de­re­cho fun­da­men­tal de los pa­dres a ele­gir la edu­ca­ción que quie­ren pa­ra sus hi­jos. Lle­ga­do el ca­so, el PSOE ha­ría mal en sub­es­ti­mar el des­con­ten­to. Cual­quier Go­bierno se­rio de­be­ría sa­ber que una ley de en­se­ñan­za que as­pi­re a per­du­rar ne­ce­si­ta un con­sen­so po­lí­ti­co am­plio y la par­ti­ci­pa­ción de los prin­ci­pa­les agen­tes edu­ca­ti­vos.

La Igle­sia es cons­cien­te de que vi­ve en una sociedad plu­ral y de­mo­crá­ti­ca, don­de tie­ne que aca­tar las le­yes y pre­sen­tar su pro­pues­ta de for­ma res­pe­tuo­sa. Su con­tri­bu­ción al bien co­mún está hoy en Es­pa­ña fue­ra de dis­cu­sión, ya sea en el cam­po edu­ca­ti­vo o en el uso que da a su pa­tri­mo­nio hi­só­ri­co y cul­tu­ral. Por eso es tan sor­pren­den­te que, ba­jo pre­tex­to de su­pues­tos pri­vi­le­gios, se la quie­ra a ve­ces ex­pul­sar del es­pa­cio pú­bli­co. Además de in­fan­ti­lis­mo, es­ta ac­ti­tud de­no­ta un es­ca­so apre­cio al Es­ta­do de De­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.