De­fen­der la ca­mi­se­ta

ABC - Alfa y Omega Madrid - - La Foto - Eva Fer­nán­dez @evaen­la­ra­dio

Pa­ra aren­gas, las que se es­cu­chan en un ves­tua­rio an­tes de sa­lir al cam­po. Téc­ni­cos y ca­pi­ta­nes lan­zan men­sa­jes que des­bor­dan pa­sión por los co­lo­res de su ca­mi­se­ta. Re­cuer­dan a los su­yos que la vic­to­ria no se­rá fá­cil, que hay que te­ner aga­llas en el cam­po, sa­bien­do que lo que ha­gan o de­jen de ha­cer pa­sa­rá a la his­to­ria. Di Sté­fano re­pe­tía a mo­do de man­tra que nin­gún ju­ga­dor es tan bueno co­mo to­dos jun­tos.

Es­ta se­ma­na, el Pa­pa se ha reuni­do con su equi­po, el Con­se­jo de Car­de­na­les con el que está lle­van­do a ca­bo la re­for­ma de la Cu­ria. Ha si­do la pri­me­ra reunión des­de que se desató la tor­men­ta so­bre Fran­cis­co, por lo que ha­brán apro­ve­cha­do pa­ra in­ter­cam­biar pa­re­ce­res y re­do­blar los es­fuer­zos pa­ra se­guir ade­lan­te en el ca­mino de cam­biar lo ne­ce­sa­rio. La­dran, lue­go ca­bal­ga­mos. Fran­cis­co está acos­tum­bra­do a so­lu­cio­nar cri­sis. No le asus­tan los pro­ble­mas ni nos rehú­ye. A la ho­ra de es­co­ger asu dream team no bus­ca gran­des fi­cha­jes sino ro­dear­se de quie­nes pien­sa que le pue­den ayu­dar me­jor. Ele­gir su­po­ne asu­mir ries­gos y has­ta equi­vo­car­se, pe­ro el Pa­pa sa­be que su mi­sión no es ga­nar un par­ti­do sino ven­cer el cam­peo­na­to.

Me vie­ne a la ca­be­za una his­to­ria real lle­va­da al ci­ne. En el año 1942 un equi­po de fút­bol for­ma­do por pa­na­de­ros ucra­nia­nos se en­fren­tó a una es­cua­dra del Ejér­ci­to ale­mán. Ju­ga­do­res ham­brien­tos fren­te a mi­li­ta­res bien per­tre­cha­dos. Ya en el pri­mer tiem­po con­si­guie­ron aver­gon­zar al equi­po na­zi, por lo que du­ran­te el des­can­so fue­ron ad­ver­ti­dos: si Ale­ma­nia no ga­na­ba, ellos mo­ri­rían. La de­ci­sión que tomaron en aquel ves­tua­rio les hi­zo en­trar en la his­to­ria. Ga­na­ron por 5-3. Al aca­bar el par­ti­do fue­ron tras­la­da­dos a un cam­po de concentración don­de mu­rie­ron ase­si­na­dos. Di­cen que el por­te­ro fue acri­bi­lla­do con la ca­mi­se­ta del equi­po pues­ta. Eli­gie­ron mo­rir por al­go que es­ta­ba por en­ci­ma de ellos. La ver­da­de­ra vic­to­ria tras­cen­día a la de aquel par­ti­do.

La Igle­sia está por en­ci­ma de quie­nes se em­pe­ñan en ver la reali­dad con fil­tros adap­ta­dos a la me­di­da de sus ob­je­ti­vos. Nun­ca acep­ta­rán los ma­ti­ces ni se fi­ja­rán en la luz que apa­re­ce en el ho­ri­zon­te. De­nun­cian que el Pa­pa ca­lla y que ha en­cu­bier­to a un pe­de­ras­ta, pe­ro pa­re­cen cie­gos a to­do lo que Fran­cis­co lle­va rea­li­zan­do pa­ra aca­bar con es­te cri­men den­tro de la Igle­sia. La tác­ti­ca de jue­go del Pon­tí­fi­ce no es de­fen­si­va. Ni juz­ga ni con­de­na. Pre­fie­re acom­pa­ñar, re­con­for­tar y abrir puer­tas que otros se es­fuer­zan en man­te­ner siem­pre ce­rra­das. Por eso es un Pa­pa mo­les­to y el ad­ver­sa­rio bus­ca mi­nar su au­to­ri­dad mo­ral y des­acre­di­tar­le, sin re­co­no­cer que has­ta el mo­men­to na­die ha­bía ti­ra­do tan­to de la man­ta.

Aho­ra es el mo­men­to de sa­lir al cam­po y de dar­lo to­do. La res­pon­sa­bi­li­dad es del equi­po. No pue­de que­dar so­lo so­bre los hom­bros de Fran­cis­co. Hay que ven­ti­lar ha­bi­ta­cio­nes que olían a ce­rra­do, hay que abrir ar­ma­rios, es­cu­char, re­pa­rar el da­ño cau­sa­do, ha­cer jus­ti­cia y pe­dir per­dón. To­dos so­mos igle­sia. To­dos so­mos res­pon­sa­bles. Qui­zás es­te sea el par­ti­do de nues­tra vi­da.

AFP/Vi­cen­zo Pinto

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.