Lle­ga el éxo­do ve­ne­zo­lano

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España - Ma­ría Mar­tí­nez López

▼ En 2017 Es­pa­ña re­ci­bió 20 ve­ces más so­li­ci­tu­des de asi­lo de ve­ne­zo­la­nos que en 2015, y la ci­fra ya se ha su­pe­ra­do en lo que va de 2018. Los es­fuer­zos pa­ra aten­der­los, in­clui­dos los de la Igle­sia, pe­can de fal­ta de coor­di­na­ción. «No te­ne­mos una res­pues­ta pre­pa­ra­da», de­nun­cia una ex­per­ta

Ca­ro­li­na (nom­bre fic­ti­cio) su­frió du­ran­te me­ses ame­na­zas de los lla­ma­dos co­lec­ti­vos, las mi­li­cias que apo­yan al Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro. Es­tos gru­pos con­tro­la­ban la zo­na don­de ella vi­ve pa­ra im­pe­dir las pro­tes­tas ciu­da­da­nas. Además, pe­dían a los empresarios una cuo­ta. Los jefes de es­ta abo­ga­da no pa­ga­ron, y las consecuencias no tar­da­ron en lle­gar. Pri­me­ro fue­ron lla­ma­das y vi­si­tas al tra­ba­jo. «La go­ta que col­mó el va­so fue cuan­do, en fe­bre­ro, dos hom­bres fue­ron al co­le­gio de mi hi­ja, de 4 años, y se lle­va­ron». Avi­sa­do por las maes­tras, el pa­dre de la ni­ña los al­can­zó «a dos cua­dras», los em­bis­tió con su co­che y res­ca­tó a la pe­que­ña ma­nia­ta­da. Ca­ro­li­na en­ten­dió que no le que­da­ba otra op­ción que huir del país y vino con su hi­ja a Es­pa­ña, don­de ate­rri­za­ron en abril.

Son so­lo dos de los 12.785 ve­ne­zo­la­nos que, se­gún la Ofi­ci­na de Asi­lo y Re­fu­gio –de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio del Interior– han so­li­ci­ta­do asi­lo en Es­pa­ña has­ta agos­to de 2018. Es­ta ci­fra pro­vi­sio­nal su­pera las 10.350 so­li­ci­tu­des de to­do 2017, que a su vez ya su­po­nían 20 ve­ces más que las cer­ca de 500 pre­sen­ta­das en 2015. En enero de 2018, ha­bía en Es­pa­ña 254.852 ve­ne­zo­la­nos, un 76 % más que en 2008. El 30 % ha­bía lle­ga­do en 2016 y 2017.

Es­tos da­tos ha­cen pos­tu­lar a Ka­trien De­koc­ker, ex­per­ta en mi­gra­cio­nes es­pe­cia­li­za­da en la co­mu­ni­dad ve­ne­zo­la­na, que aho­ra está em­pe­zan­do el ver­da­de­ro éxo­do des­de es­te país –ya lo han aban­do­na­do dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes–, y no so­lo a sus paí­ses ve­ci­nos. Las lle­ga­das a Es­pa­ña –cree– «van a se­guir cre­cien­do, por­que Amé­ri­ca La­ti­na está em­pe­zan­do a ce­rrar las fron­te­ras. Es ver­dad que has­ta aquí tie­nen que pa­gar­se el vue­lo, pe­ro en tem­po­ra­da ba­ja no es mu­cho más que ir, por ejem­plo, a Chile». An­te es­te fe­nó­meno, «no te­ne­mos una res­pues­ta pre­pa­ra­da».

Fal­ta de me­ca­nis­mos

A di­fe­ren­cia de los ve­ne­zo­la­nos que en­tra­ban ha­ce unos años, los re­cién lle­ga­dos lo ha­cen en ge­ne­ral sin ape­nas aho­rros. Al­go me­nos de la mi­tad tie­ne na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la por sus pa­dres o abue­los. Del res­to, mu­chos so­li­ci­tan asi­lo pa­ra ac­ce­der a un per­mi­so de tra­ba­jo y con la es­pe­ran­za de, aun­que se lo de­nie­guen –co­mo ocu­rre en la ma­yo­ría de ca­sos– ga­nar tiem­po pa­ra re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción por arrai­go. Pe­ro mien­tras tan­to, «la lar­ga es­pe­ra pa­ra el per­mi­so de tra­ba­jo los po­ne en ries­go de ex­clu­sión», ex­pli­ca la ex­per­ta, tam­bién sub­di­rec­to­ra de Cá­ri­tas en la Vi­ca­ría VII de la ar­chi­dió­ce­sis de Ma­drid. A ello se su­ma la pre­sión de man­dar di­ne­ro a sus fa­mi­lias, que en gran me­di­da lo ne­ce­si­tan pa­ra so­bre­vi­vir.

De­koc­ker cree que ape­nas exis­ten me­ca­nis­mos pú­bli­cos o pri­va­dos pa­ra ha­cer fren­te a es­ta cri­sis in­vi­si­ble. En 2016, Cá­ri­tas aten­dió a 532 so­li­ci­tan­tes de asi­lo ve­ne­zo­la­nos, el 36 % de los 1.478 re­fu­gia­dos y so­li­ci­tan­tes de asi­lo que acu­die­ron a es­ta en­ti­dad. Se tra­ta so­bre to­do de la asis­ten­cia or­di­na­ria en pa­rro­quias y dió­ce­sis. So­lo en Toledo Cá­ri­tas y el Se­cre­ta­ria­do de Mi­gra­cio­nes han pues­to en mar­cha un plan in­te­gral, que ofre­ce a 30 fa­mi­lias asis­ten­cia eco­nó­mi­ca con­ti­nua­da y acom­pa­ña­mien­to hu­mano y pas­to­ral. Gra­cias a ellos, per­so­nas co­mo Ca­ro­li­na y su hi­ja pue­den sa­lir ade­lan­te.

En otros ca­sos, la ayu­da vie­ne de los pro­pios ve­ne­zo­la­nos. «Mu­chos dan co­mi­da a otros, los aco­gen cuan­do lle­gan; tam­bién par­ti­cu­la­res es­pa­ño­les y pa­rro­quias. Pe­ro es to­do a ni­vel in­di­vi­dual y de pe­que­ños gru­pos, muy po­co or­ga­ni­za­do», ex­pli­ca Dec­koc­ker. Atri­bu­ye es­te fe­nó­meno a que los es­pa­ño­les, en gran me­di­da, «to­da­vía no per­ci­ben la gra­ve­dad de la si­tua­ción en es­te país, no se ima­gi­nan la cri­sis que se está vi­vien­do, el ham­bre y la fal­ta de me­di­ci­nas».

El di­le­ma de los sa­cer­do­tes

Es­ta fal­ta de res­pues­tas coor­di­na­das se de­ja no­tar tam­bién con los sa­cer­do­tes ve­ne­zo­la­nos re­si­den­tes en Es­pa­ña. Ni la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ni la Nun­cia­tu­ra tie­nen un cen­so ac­tua­li­za­do. Va­rios han venido por es­tu­dios. So­lo en Ma­drid, hay 23 es­tu­dian­do y sie­te in­car­di­na­dos. Ch­ris­tian Díaz, uno de es­tos sa­cer­do­tes, com­par­te con Al­fa y Omega su preo­cu­pa­ción por­que «ha­ce fal­ta más in­for­ma­ción y coor­di­na­ción en­tre no­so­tros. Me gus­ta­ría ha­cer al­go al res­pec­to», re­co­no­ce.

Ja­vier Do­ran­tes lle­gó a Ma­drid ha­ce dos años y medio, po­co an­tes de que su país em­pe­za­ra a caer en pi­ca­do. Tie­ne pre­vis­to aca­bar sus es­tu­dios den­tro de unos me­ses, pe­ro él y los otros seis sa­cer­do­tes de la dió­ce­sis de Tru­ji­llo re­par­ti­dos por Es­pa­ña ya se es­tán en­fren­tan­do al di­le­ma de qué de­ben ha­cer en­ton­ces: «Si fue­ra por no­so­tros, vol­ve­ría­mos pa­ra es­tar con nues­tro pue­blo y ayu­dar a re­cons­truir la sociedad. Fui­mos lla­ma­dos a dar la vi­da –di­ce–. Pe­ro con la ayu­da que voy con­si­guien­do aquí, lla­man­do a la puer­ta de ami­gos y a tra­vés de la pa­rro­quia en la que es­toy, se pa­gan los es­tu­dios de 30 jó­ve­nes y en­via­mos me­di­ca­men­tos pa­ra 140 en­fer­mos cró­ni­cos. De­pen­den de mí».

Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Ve­ne­zue­la

La cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en Ve­ne­zue­la y la ayu­da a los ve­ne­zo­la­nos obli­ga­dos a aban­do­nar el país es­tán te­nien­do un gran pe­so en la vi­si­ta ad li­mi­na de los obis­pos de es­te país al Vaticano, que con­clu­ye el sá­ba­do. Así lo ex­pre­só a Va­ti­can News el car­de­nal Bal­ta­zar Po­rras, ar­zo­bis­po de Mé­ri­da y ad­mi­nis­tra­dor apos­tó­li­co de Ca­ra­cas, tras su vi­si­ta a Ca­ri­tas In­ter­na­tio­na­lis. Los obis­pos tam­bién se han reuni­do con el se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Vaticano, car­de­nal Pie­tro Pa­ro­lin –en la ima­gen–, que conoce a fon­do Ve­ne­zue­la, don­de fue nun­cio. El mar­tes, fes­ti­vi­dad de Nues­tra Se­ño­ra de Co­ro­mo­to, pa­tro­na del país la­ti­noa­me­ri­cano, el Pa­pa Fran­cis­co les agra­de­ció su «re­sis­ten­cia» an­te la si­tua­ción ac­tual. «Sé que es­tán cer­ca­nos a su pue­blo. Yo les pi­do: no se can­sen de esa cer­ca­nía», di­jo. El sá­ba­do, el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, Omar Bar­bo­za, pi­dió al Pa­pa que in­ter­ce­die­ra por 349 pre­sos po­lí­ti­cos y su ayu­da pa­ra im­pul­sar in­ter­na­cio­nal­men­te «el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia» en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.