Una promesa a Guar­di­ni

El 1 de oc­tu­bre se cumple el 50 aniver­sa­rio de la muer­te de Ro­mano Guar­di­ni, uno de los teó­lo­gos y pen­sa­do­res más ori­gi­na­les e in­flu­yen­tes del si­glo XX. Su dis­cí­pu­lo Al­fon­so Ló­pez Quin­tás, fi­ló­so­fo y re­li­gio­so mer­ce­da­rio, ha si­do el gran di­vul­ga­dor de su

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Al­fon­so Ló­pez Quin­tás

«Ro­mano Guar­di­ni, sier­vo del Se­ñor», fue la sen­ci­lla es­que­la tras la muer­te del teó­lo­go ale­mán, ha­ce 50 años. Su dis­cí­pu­lo Al­fon­so Ló­pez Quin­tás, que con una promesa guia­da por el en­tu­sias­mo ju­ve­nil le arran­có el permiso pa­ra edi­tar sus obras en es­pa­ñol, ex­pli­ca las cla­ves de es­te pen­sa­dor, cu­ya in­fluen­cia lle­gó has­ta el Con­ci­lio Va­ti­cano II.

En oc­tu­bre de 1955 me tras­la­dé a Mú­nich con el fin de pre­pa­rar mi te­sis doc­to­ral. Días an­tes, el di­rec­tor de la edi­to­rial Gua­da­rra­ma me ha­bía en­co­men­da­do ha­cer ges­tio­nes con Ro­mano Guar­di­ni pa­ra con­se­guir que le­van­ta­ra el ve­to que ha­bía im­pues­to a to­da edi­ción de sus obras en es­pa­ñol. Guar­di­ni era pa­ra mí un re­fe­ren­te des­de mis años de es­tu­dian­te y me ilu­sio­na­ba so­bre­ma­ne­ra co­no­cer­le. Pe­ro, ¿po­dría ha­cer­lo?

Al lle­gar al Co­le­gio Es­pa­ñol de Mú­nich, mis co­le­gas se rie­ron a gus­to cuan­do les pre­gun­té có­mo po­dría ver a Guar­di­ni, pues te­nía fa­ma de inac­ce­si­ble. Pe­ro yo in­tuía, por la lec­tu­ra de sus obras, que es­ta opi­nión era fal­sa. Y acu­dí a la guía te­le­fó­ni­ca, con muy le­ve es­pe­ran­za de en­con­trar su te­lé­fono. Pe­ro allí es­ta­ba. «Bue­na se­ñal de que no quie­re ais­lar­se», me di­je pa­ra ani­mar­me. Has­ta tal pun­to no lo que­ría, que él mis­mo co­gió el te­lé­fono. Me que­dé mu­do al oír su voz. «Soy un jo­ven sa­cer­do­te es­pa­ñol, y qui­sie­ra ver­le», fue to­do lo que se me ocu­rrió de­cir­le. Pe­ro, aun­que fue­ra bien es­ca­so, fue jus­to lo que te­nía que in­di­car­le, por­que –se­gún pu­de sa­ber más tar­de– a él le en­can­ta­ba re­ci­bir vi­si­tas de sa­cer­do­tes. Me res­pon­dió sin du­dar­lo: «Pues ven­ga es­ta tar­de, si quie­re». No po­día creer­lo y, pa­ra to­mar­me un res­pi­ro, le di­je que iría al día si­guien­te.

La promesa

Me fui a las afue­ras de la ciu­dad, don­de él vi­vía en una ca­sa sen­ci­lla. Me abrió él mis­mo la puer­ta y me sa­lu­dó con un afec­to sin­gu­lar. No ha­bía co­no­ci­do nun­ca a una «per­so­na inac­ce­si­ble» que me re­ci­bie­ra de esa for­ma... Al in­di­car­le la tris­te­za que nos causaba su ve­to, pues la mul­ti­tud de los his­pa­noha­blan­tes no te­nía­mos ac­ce­so a sus li­bros, se pu­so de re­pen­te muy se­rio, y se que­dó pen­sa­ti­vo. Con el ma­yor res­pe­to, le pre­gun­té qué ha­bía pa­sa­do pa­ra que se viera obli­ga­do a to­mar tal de­ci­sión, y me ha­bló de edi­cio­nes pi­ra­ta y pu­bli­ca­cio­nes po­co cui­da­das. En­ton­ces yo, de sú­bi­to, le hi­ce la gran promesa: «Si me con­ce­de los de­re­chos, cui­da­ré de por vi­da de que to­do se ha­ga en re­gla, las tra­duc­cio­nes sean muy fie­les y las edi­cio­nes co­mo a us­ted le gus­tan: no lu­jo­sas, pe­ro sí pul­cras». Me­dio son­rien­do, me pre­gun­tó si se lo de­cía en se­rio. Muy con­vin­cen­te de­bió de ha­ber si­do mi res­pues­ta por­que me con­ce­dió los de­re­chos de to­das sus obras. Lla­mó por te­lé­fono a su edi­tor, Hans Walt­mann, y le di­jo que me die­ra un ejem­plar de ca­da una. Así co­men­cé a for­mar la Bi­blio­te­ca Guar­di­ni, que me ha per­mi­ti­do has­ta hoy di­fun­dir el pen­sa­mien­to del maes­tro y orien­tar a mu­chos edi­to­res en la edi­ción de nue­vas pu­bli­ca­cio­nes.

Fue uno de los mo­men­tos más di­cho­sos de mi vi­da, y has­ta hoy pro­cu­ré cum­plir mi promesa. Pre­sen­té un buen nú­me­ro de tra­duc­cio­nes con am­plios pró­lo­gos, re­vi­sé mu­chas tra­duc­cio­nes, in­clu­so las rehi­ce en más de una oca­sión y cui­dé, en cuan­to pu­de, la pre­sen­ta­ción de los li­bros. Aun­que to­do ello me exi­gió tiem­po y es­fuer­zo, sin ape­nas re­mu­ne­ra­ción al­gu­na –pues lo ha­cía en vir­tud de la promesa–, hoy me sien­to so­bra­da­men­te com­pen­sa­do al ver edi­ta­das en es­pa­ñol buen nú­me­ro de sus ho­mi­lías –so­bre el pa­dre­nues­tro, la sa­bi­du­ría de los sal­mos, la pri­me­ra epís­to­la de san Juan...–, sus cla­ses uni­ver­si­ta­rias –por ejem­plo, las in­clui­das en las mag­ní­fi­cas obras La exis­ten­cia del cristiano yla Éti­ca –,y obras de­ci­si­vas pa­ra tan­tos cris­tia­nos co­mo El es­pí­ri­tu de la Li­tur­gia, El sen­ti­do de la Igle­sia, El Se­ñor, La esen­cia del cris­tia­nis­mo...

Cla­ves de su pen­sa­mien­to

Mi lar­ga es­tan­cia en Mú­nich me per­mi­tió ver a Guar­di­ni en cla­se, en la Mi­sa do­mi­ni­cal y tres ve­ces en la in­ti­mi­dad de su des­pa­cho. Po­co a po­co fui des­cu­brien­do que una cla­ve pa­ra en­ten­der a fon­do su im­por­tan­te obra es su me­lan­co­lía y su ve­ta mís­ti­ca:

«La esen­cia ra­di­cal de la me­lan­co­lía con­sis­te en nos­tal­gia de amor en to­dos sus gra­dos; des­de la sen­si­bi­li­dad más ele­men­tal has­ta el amor más al­to del es­pí­ri­tu», es­cri­be en So­bre el sen­ti­do de la me­lan­co­lía. «El hom­bre me­lan­có­li­co an­sía en­con­trar al Ab­so­lu­to, pe­ro al Ab­so­lu­to vis­to co­mo amor y be­lle­za».

Es­te ti­po de me­lan­co­lía sus­ci­tó en el áni­mo de Guar­di­ni un pro­fun­do in­te­rés por el Dia­rio es­pi­ri­tual de una es­cri­to­ra fran­ce­sa, de seu­dó­ni­mo Lu­cie Ch­ris­ti­ne. Su ele­va­ción es­pi­ri­tual lo lle­vó a tra­du­cir­lo al ale­mán, con un len­gua­je cui­da­dí­si­mo, ba­jo el tí­tu­lo de Geistli­ches Ta­ge­buch. «Yo amo la mís­ti­ca –es­cri­be en una car­ta a Ri­chard Knies–; sé que en ella se es­con­den te­so­ros de ex­tra­or­di­na­ria no­ble­za [...]. ¡Ten­go un res­pe­to sa­gra­do ha­cia es­tos edu­ca­do­res del alma!». Es­ta al­ta es­ti­ma de la vi­da mís­ti­ca ex­pli­ca buen nú­me­ro de los ras­gos que ca­rac­te­ri­zan su vi­da y su obra.

La ca­du­ci­dad de la vi­da y la ten­sión ha­cia lo al­to. Guar­di­ni po­seía una sen­si­bi­li­dad ex­qui­si­ta pa­ra to­do lo be­llo, pe­ro, an­te cier­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes re­fi­na­dí­si­mas de be­lle­za, sen­tía una hon­da tris­te­za si no veía la­tir en ellas el es­pí­ri­tu de Dios. Ese amor a lo be­llo sin lí­mi­tes, a la obra bien he­cha, a la ac­ción lo­gra­da le ins­tó en to­do mo­men­to a per­fec­cio­nar­se sin ce­sar: me­jo­rar el es­ti­lo, la for­ma de pre­sen­tar la Bue­na Nue­va, vi­vir la li­tur­gia, com­pren­der la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa, des­cu­brir có­mo la­te es­ta ex­pe­rien­cia en gran­des obras de la li­te­ra­tu­ra... Pa­ra ello te­nía que cul­ti­var el re­co­gi­mien­to y la soledad.

El es­pí­ri­tu de ora­ción. Pa­ra Guar­di­ni, «orar es ir a Dios con to­da el alma», tan­to en la ac­ción li­túr­gi­ca co­mo en la ora­ción pri­va­da. Un día me con­fe­só que de­be­mos cul­ti­var por igual las dos for­mas de ora­ción, pues, bien vis­tas, se com­ple­men­tan, por cuan­to son dos mo­dos dis­tin­tos de con­tem­pla­ción.

La li­tur­gia «pa­re­ce abis­mar­se en­te­ra­men­te en la con­tem­pla­ción, ado­ra­ción y glo­ri­fi­ca­ción de la ver­dad di­vi­na –di­jo en El es­pí­ri­tu de la Li­tur­gia –, y des­preo­cu­par­se de las pe­que­ñas ne­ce­si­da­des de ca­da día. De ahí tam­bién su po­co in­te­rés en de­di­car­se di­rec­ta­men­te a for­mar y edu­car en la vir­tud. […] Ello se de­be a que sa­be muy bien que quien vi­ve en ella se si­túa en la ver­dad, y al­can­za

la sa­lud y la paz de su ser más ín­ti­mo». Y, en El ro­sa­rio de Nues­tra Se­ño­ra, afir­ma­ba que du­ran­te su re­zo he­mos de per­ma­ne­cer, con «pa­cien­cia amo­ro­sa», en el «es­pa­cio sa­cro» for­ma­do por el en­sam­bla­mien­to de los mis­te­rios de la vi­da de Je­sús y la vi­da de Ma­ría. «Per­ma­ne­cer ahí nos ha­ce bien».

Al en­trar en ese es­pa­cio vi­tal, el hom­bre par­ti­ci­pa de la vi­da de Dios, y «la fuer­za de Dios en­tra en su alma» –Car­tas so­bre la for­ma­ción de sí mis­mo–, y es­ta vi­ve «des­de la fuen­te de la ener­gía». Al sa­lir de ca­sa, co­men­zar una ora­ción o ini­ciar una ac­ción sig­ni­fi­ca­ti­va, nos sig­na­mos con to­da se­rie­dad, cons­cien­tes de que, con ello, ins­cri­bi­mos to­do nues­tro ser y nues­tro obrar en el ám­bi­to sa­gra­do abier­to por las tres per­so­nas de la Tri­ni­dad y nos dis­po­ne­mos a vi­vir tri­ni­ta­ria­men­te. Es­te ám­bi­to se abre al ha­cer la se­ñal de la cruz con ple­na con­cien­cia de lo que sig­ni­fi­ca: «Haz la se­ñal de la cruz des­pa­cio, con la mano y con la men­te; haz­la am­plia, de la fren­te al pe­cho, de hom­bro a hom­bro. ¿No sien­tes có­mo te abra­za por en­te­ro? Pro­cu­ra re­co­ger­te; con­cen­tra en ella tus pen­sa­mien­tos y tu co­ra­zón se­gún la vas tra­zan­do, y ve­rás que te en­vuel­ve en cuer­po y alma, se apodera de ti, te con­sa­gra y san­ti­fi­ca. En­ton­ces sen­ti­rás lo fuer­te que es». Ne­ce­si­dad de ver al hom­bre des­de Dios. En la pro­di­gio­sa dé­ca­da de 1920 a 1930 –en la que se ges­ta­ron obras fi­lo­só­fi­cas y teo­ló­gi­cas de al­ta ca­li­dad–, se adop­ta­ron dos mé­to­dos de di­rec­ción opues­ta pa­ra en­ten­der el ser del hom­bre y su sen­ti­do: el mé­to­do «de aba­jo arri­ba» y el «de arri­ba aba­jo». Guar­di­ni se ad­hie­re de­ci­si­va­men­te a es­te úl­ti­mo en un opúscu­lo que en­cie­rra –se­gún me con­fe­só en cier­ta oca­sión– el nú­cleo de to­do su pen­sa­mien­to an­tro­po­ló­gi­co: So­lo quien co­no­ce a Dios co­no­ce al hom­bre, tex­to de una con­fe­ren­cia pro­nun­cia­da en el 75º Kat­ho­li­ken­tag (día de los ca­tó­li­cos), ce­le­bra­do en Ber­lín en 1952. En ella, afir­mó que «el hom­bre sa­be quién es en la me­di­da en que se com­pren­de a par­tir de Dios. [...] Es­ta es la ley fun­da­men­tal de to­do co­no­ci­mien­to del hom­bre». Es­ta idea de que so­lo quien co­no­ce a Dios co­no­ce al hom­bre ejer­ció un pa­pel di­rec­ti­vo en los tex­tos del Con­ci­lio Va­ti­cano II, así co­mo en el pen­sa­mien­to fi­lo­só­fi­co y teo­ló­gi­co de san Juan Pa­blo II.

A la vuel­ta de tan­tos re­duc­cio­nis­mos que in­ten­ta­ron de­pre­ciar la fi­gu­ra del ser hu­mano –por la nos­tal­gia que des­de 1918 sien­ten no po­cos pen­sa­do­res ha­cia el mun­do in­fra­per­so­nal, in­fra­crea­dor, in­fra­rres­pon­sa­ble–, el pen­sa­mien­to de Guar­di­ni si­gue mos­trán­do­nos con ni­ti­dez que su ver­dad más pro­fun­da la con­si­gue el hom­bre por vía de ele­va­ción, no de des­cen­so.

El se­cre­to de la ar­mo­nía

La re­cu­pe­ra­ción del es­ta­do de pa­raí­so. Fren­te a la pre­ten­sión des­me­di­da de au­to­no­mía que ca­rac­te­ri­zó a la Edad Mo­der­na, te­ne­mos hoy mo­ti­vos so­bra­dos pa­ra acep­tar los do­nes pri­ma­rios: una exis­ten­cia fi­ni­ta, una li­ber­tad vin­cu­la­da, un co­ra­zón afa­no­so de fe­li­ci­dad..., pues to­do ello nos vino ofre­ci­do por un Ser in­fi­ni­ta­men­te po­de­ro­so que nos creó vo­lun­ta­ria­men­te por amor pa­ra ha­cer­nos el ho­nor de lle­gar a ser­nos in­fi­ni­ta­men­te ín­ti­mo. «Mi exis­ten­cia es un mis­te­rio –ex­pli­có en La exis­ten­cia del cristiano–. Así tie­ne que ex­pre­sar­se to­do el que quie­ra pe­ne­trar en lo esen­cial [...]. So­lo es­toy en ar­mo­nía con­mi­go mis­mo, so­lo en­tien­do mi exis­ten­cia en la me­di­da en que me acep­to a mí mis­mo co­mo pro­ce­den­te de la li­ber­tad de Dios».

Por eso, mi ac­ti­tud bá­si­ca en la vi­da ha de ser de acep­ta­ción. He de acep­tar­me en lo que soy, con to­das sus im­pli­ca­cio­nes. Fui lla­ma­do por Dios a la exis­ten­cia amo­ro­sa­men­te, y de­bo res­pon­der con agra­de­ci­mien­to. Ver­se lla­ma­do a la exis­ten­cia por amor y des­ti­na­do a crear víncu­los de amor en una comunidad de cre­yen­tes –que vi­bran con el mis­mo ideal de la uni­dad– es sen­tir­se in­mer­so en un es­ta­do de pa­raí­so.

La re­la­ción pro­fun­da en­tre vi­vir

la li­tur­gia y vi­vir la Igle­sia. Guar­di­ni des­cu­brió a la vez el pro­fun­do va­lor es­pi­ri­tual de la li­tur­gia y la im­por­tan­cia de­ci­si­va de que la Igle­sia «des­pier­te en las al­mas», de que los fie­les no so­lo vi­van en la Igle­sia sino que vi­van la Igle­sia. Vi­vir la Igle­sia sig­ni­fi­ca ir a Dios en comunidad, au­nar­se pa­ra ala­bar­le en cuer­po y alma con­jun­ta­men­te. Vi­vir la li­tur­gia im­pli­ca par­ti­ci­par en los ac­tos re­gla­dos y se­re­nos de ala­ban­za, sú­pli­ca, re­con­ci­lia­ción y co­mu­nión de un gru­po de pe­re­gri­nos que se de­tie­nen pa­ra ce­le­brar, go­zo­sos, la gran fies­ta del en­cuen­tro con el Se­ñor.

Un hom­bre de Dios

A me­di­da que fui ahon­dan­do en el es­pí­ri­tu de Guar­di­ni, más cla­ro se me hi­zo que era, de ver­dad, un «hom­bre de Dios». Bien lo ex­pre­só su es­que­la mor­tuo­ria con es­tas sen­ci­llas y de­fi­ni­ti­vas pa­la­bras: «Ro­mano Guard­ni, sier­vo del Se­ñor». De ahí mi sa­tis­fac­ción al sa­ber que, re­cien­te­men­te, en su tie­rra adop­ti­va se in­tro­du­jo su cau­sa de ca­no­ni­za­ción.

Su idea de que so­lo quien co­no­ce a Dios co­no­ce al hom­bre ejer­ció un pa­pel di­rec­ti­vo en el Va­ti­cano II

Guar­di­ni en su des­pa­cho

Guar­di­ni con un gru­po de jó­ve­nes ca­tó­li­cos por las ca­lles de Rot­hen­fels

Guar­di­ni du­ran­te la I Gue­rra Mun­dial, co­mo en­fer­me­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.