«En Es­pa­ña no se per­si­gue la blas­fe­mia»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España - F. O.

A raíz de unas pa­la­bras de Willy To­le­do que le su­pu­sie­ron la de­nun­cia por par­te de un gru­po de abo­ga­dos –y, pos­te­rior­men­te, la de­ten­ción por no acu­dir a la ci­ta­ción del juez– se ha pro­pa­ga­do la idea de que blas­fe­mar es­tá pe­na­do en Es­pa­ña con po­co me­nos que la cár­cel.

Pa­ra Ve­ró­ni­ca Gon­zá­lez Cho­ren, pro­fe­so­ra de De­re­cho Pro­ce­sal y Pe­nal de Co­mi­llas ICA­DE, es­te asun­to es in­tere­san­te por dos mo­ti­vos. «La pri­me­ra acla­ra­ción que ha­bría que ha­cer es el mo­ti­vo por el que se de­tie­ne al actor. Sim­ple­men­te ha­bía un pro­ce­di­mien­to pe­nal con­tra él, lo ha­bían ci­ta­do a de­cla­rar en dos oca­sio­nes y él no se ha­bía pre­sen­ta­do. Ade­más, ha­bía ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te su ne­ga­ti­va», di­ce, y ex­pli­ca a ren­glón se­gui­do que es­te pro­ce­di­mien­to se si­gue con to­dos los ciu­da­da­nos con una cau­sa pe­nal abier­ta. Se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to pen­sa­do pa­ra per­mi­tir al de­nun­cia­do ejer­ci­tar su de­re­chos de de­fen­sa y dar su ver­sión si así lo con­si­de­ra opor­tuno, aun­que tam­bién pue­de ne­gar­se a de­cla­rar.

La otra pers­pec­ti­va que ofre­ce la pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas tie­ne que ver con el gru­po de de­li­tos en­tre los que se en­cuen­tra la ofensa a los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos. Es­tos pro­te­gen, por ejem­plo, que se pue­da acu­dir a una ce­re­mo­nia re­li­gio­sa sin que na­die la in­te­rrum­pa, o el res­pe­to a los di­fun­tos, en­tre otros. «El ar­tícu­lo uti­li­za­do pa­ra acu­sar a To­le­do es­tá pen­sa­do pa­ra que no se ata­que a los que tie­nen creen­cias re­li­gio­sas, pe­ro tie­ne una di­fí­cil in­ter­pre­ta­ción, pues pa­ra con­de­nar­le se ten­dría que de­mos­trar que ha­bía vo­lun­tad de ofen­der y es­to es un ele­men­to sub­je­ti­vo», aña­de la ex­per­ta. Ade­más, sub­ra­ya que los jue­ces ab­suel­ven a los acu­sa­dos en la ma­yor par­te de es­tos ca­sos y, cuan­do hay con­de­na, se tra­ta de san­cio­nes eco­nó­mi­cas, pues se tra­ta­ría de un de­li­to le­ve.

Lo que no en­tien­de Gon­zá­lez Cho­ren es el re­vue­lo ge­ne­ra­do en torno a es­te ca­so, pues el juez so­lo es­tá in­ves­ti­gan­do pa­ra de­ter­mi­nar si es per­ti­ne­ne que ha­ya jui­cio o no. En cual­quier ca­so, re­sal­ta que en Es­pa­ña la blas­fe­mia no es­tá per­se­gui­da y so­lo se ac­tua­ría si se de­mues­tra que hay vo­lun­tad de ofen­der a un sec­tor con­cre­to de la po­bla­ción, exac­ta­men­te igual que se pro­te­te­ge­ría a otro gru­po de ca­rác­ter no re­li­gio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.