La Cá­ri­tas que no pa­sa des­aper­ci­bi­da

▼ En la nue­va se­de de Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de Ma­drid tra­ba­jan em­plea­dos y vo­lun­ta­rios que ha­cen una la­bor des­co­no­ci­da pe­ro igual de ne­ce­sa­ria

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

22 de ju­nio de 2017: es­ta fecha la tie­ne gra­ba­da a fue­go Ma­nuel, por­que es el día en el que fue aco­gi­do en Ce­dia 24 ho­ras, el re­cur­so de Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de Ma­drid pa­ra las per­so­nas sin ho­gar. Des­de en­ton­ces, tam­bién ha aña­di­do a su me­mo­ria va­rios nom­bres: Ro­sa, Be­lén, Sol, Jo­sé, La­ra, Cris­ti­na, Ja­vi… Son los edu­ca­do­res, miem­bros y vo­lun­ta­rios de Cá­ri­tas que le es­tán ayu­dan­do en su ca­mino de re­cu­pe­ra­ción.

«Son un equi­po ma­ra­vi­llo­so de per­so­nas. To­do son aten­cio­nes y fa­ci­li­da­des. Gra­cias a ellos he po­di­do rea­li­zar dos cur­sos y se han por­ta­do con­mi­go ma­ra­vi­llo­sa­men­te, por­que yo mi fu­tu­ro lo veía muy ne­gro… Ellos me han aco­gi­do muy bien. Cá­ri­tas en­te­ra se ha vol­ca­do con­mi­go. Yo te­nía la au­to­es­ti­ma por los sue­los, no sa­bía qué iba a ser de mi vi­da, y to­dos ellos jun­tos me la han le­van­ta­do».

Ma­nuel sa­lió de la cár­cel con 50 años, «con una mano de­lan­te y otra de­trás», y so­lo le pe­día a la vi­da otra opor­tu­ni­dad. «No quie­ro vol­ver a don­de es­ta­ba an­tes. Aquí he en­con­tra­do una ver­da­de­ra fa­mi­lia, tan­to por los com­pa­ñe­ros co­mo con el equi­po de Cá­ri­tas. Hay ca­ri­ño y com­pren­sión por to­dos la­dos. No co­no­cía an­tes a Cá­ri­tas de na­da, y me ha sor­pren­di­do mu­cho, es­toy alu­ci­nan­do», re­co­no­ce.

Ma­nuel par­ti­ci­pa aho­ra en el itinerario de Cá­ri­tas pa­ra la bús­que­da de em­pleo, por lo que «so­lo de­seo un tra­ba­jo y em­pe­zar de nue­vo. Que al­guien se acuer­de de mí y me ofrez­ca un em­pleo. Quie­ro otra vi­da dis­tin­ta de la que lle­va­ba an­tes. Quie­ro una vi­da co­mo la de to­do el mun­do, la de cual­quier per­so­na de la ca­lle. Y, den­tro de unos años, vol­ver a Cá­ri­tas co­mo voluntario, pa­ra ayu­dar a per­so­nas que es­tén pa­san­do por lo mis­mo por lo que he pa­sa­do yo», afir­ma.

Un itinerario com­ple­to

Una de las per­so­nas que más con­tac­to tie­ne con Ma­nuel es Jo­sé Or­tu­ño, orien­ta­dor la­bo­ral y res­pon­sa­ble de un pro­yec­to nue­vo de Cá­ri­tas que na­ce den­tro del ser­vi­cio pa­ra la bús­que­da de em­pleo: la Agen­cia de Co­lo­ca­ción. El ob­je­ti­vo es «ca­sar la de­man­da de em­pleo que nos lle­ga con la ofer­ta que no­so­tros des­de Cá­ri­tas po­de­mos ofre­cer. Si al­gu­na per­so­na con­tac­ta con no­so­tros de­man­dan­do un ti­po de per­fil pa­ra un pues­to, no­so­tros les ofre­ce­mos una o va­rias per­so­nas que se ajus­ten a sus ne­ce­si­da­des».

«Es­tas per­so­nas –con­ti­núa Or­tu­ño–, han pa­sa­do to­das por un itinerario com­ple­to en el que las he­mos acom­pa­ña­do y que in­clu­so con­ti­núa

des­pués de la in­cor­po­ra­ción al pues­to de tra­ba­jo».

Ma­nuel y Jo­sé se ven to­das las se­ma­nas en la nue­va se­de que tie­ne Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de Ma­drid en la ca­lle San­ta Hor­ten­sia, en el ba­rrio de Pros­pe­ri­dad, un cen­tro que ya ha al­ber­ga­do nu­me­ro­sos re­cur­sos de Cá­ri­tas y en el que a par­tir de aho­ra se cen­tra­li­za­rán di­ver­sos ser­vi­cios pa­ra pres­tar una aten­ción glo­bal e in­te­gral. Con­cre­ta­men­te, en es­ta nue­va ubi­ca­ción se con­cen­tran la se­de social y los ser­vi­cios cen­tra­les de apo­yo y orien­ta­ción, em­pleo y vi­vien­da; los cen­tros de Es­tu­dios So­cia­les y de Ca­pa­ci­ta­ción; la Agen­cia de Co­lo­ca­ción y el Cen­tro de Tra­ta­mien­to de Adic­cio­nes, así co­mo la se­de de Cá­ri­tas de la Vi­ca­ría I.

Un te­cho pa­ra 500 fa­mi­lias

En la se­de tra­ba­jan em­plea­dos y vo­lun­ta­rios que, co­mo di­jo el car­de­nal Oso­ro la se­ma­na pa­sa­da du­ran­te la ben­di­ción de las nue­vas ins­ta­la­cio­nes, tra­tan de «ha­cer vi­si­ble y cer­cano el amor de Dios». Uno de ellos es Ma­nuel Cla­ros, téc­ni­co del Ser­vi­cio Dio­ce­sano de Vi­vien­da, que ex­pli­ca a Alfa y Ome­ga có­mo Cá­ri­tas atien­de las ne­ce­si­da­des de alo­ja­mien­to y vi­vien­da de to­das las per­so­nas y fa­mi­lias que acu­den a la ins­ti­tu­ción. «Des­de aquí coor­di­na­mos los cua­tro cen­tros re­si­den­cia­les que te­ne­mos en la dió­ce­sis: El Pa­rral, Ju­bi­leo, Sí­no­do y JMJ, de mo­do que po­da­mos aco­ger a cual­quier fa­mi­lia que lo ne­ce­si­te y que pa­se por nues­tros re­cur­sos. Y si des­pués de pa­sar por es­tos cen­tros la fa­mi­lia lo si­gue ne­ce­si­tan­do, ges­tio­na­mos tam­bién unas vi­vien­das de fin social: 240 en to­tal, que po­de­mos ce­der tem­po­ral­men­te a es­tas fa­mi­lias si lo ne­ce­si­tan has­ta que ter­mi­nan que re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción».

En es­te mo­men­to hay cer­ca de 500 fa­mi­lias a las que Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de Ma­drid ofre­ce to­dos los días un te­cho ba­jo el que co­bi­jar­se, «y te­ne­mos to­da­vía al­gu­nas pe­ti­cio­nes des­de las vi­ca­rías que es­tán es­pe­ran­do a que les po­da­mos ofre­cer al­guno de nues­tros re­cur­sos de vi­vien­da», di­ce Ma­nuel.

Des­de la re­ta­guar­dia

Otro de los de­par­ta­men­tos de la nue­va se­de es el de Ase­so­ría Ju­rí­di­ca, don­de su res­pon­sa­ble, Cris­ti­na So­ler, cuen­ta que ofre­ce orien­ta­ción a usua­rios de Cá­ri­tas en asun­tos co­mo desahu­cios, me­di­das pa­terno-fi­lia­les en pro­ce­sos de se­pa­ra­ción, in­for­ma­ción la­bo­ral, incapacidades… «To­do gra­cias a nues­tro equi­po de abo­ga­dos vo­lun­ta­rios».

O Pres­ta­cio­nes Eco­nó­mi­cas, don­de Fá­ti­ma Ca­be­llo, ex­pli­ca que tra­tan de «uni­fi­car los cri­te­rios con los que se ofre­cen las di­fe­ren­tes ayu­das que de­man­dan tan­to nues­tros vo­lun­ta­rios co­mo nues­tros téc­ni­cos, y su­per­vi­sar lue­go to­das las sub­ven­cio­nes, pa­ra que to­das las instituciones vin­cu­la­das a Cá­ri­tas ac­túen de la mis­ma ma­ne­ra a la ho­ra de con­ce­der las dis­tin­tas ayu­das».

O el de­par­ta­men­to de In­for­má­ti­ca, que da so­por­te a to­da la red en pa­rro­quias y vi­ca­rías de to­do Ma­drid, cer­ca de 1.400 or­de­na­do­res –to­dos ellos pro­ce­den­tes de do­na­cio­nes– que al­ma­ce­nan y ges­tio­nan to­da la in­for­ma­ción de ayu­das y las ba­ses de da­tos de to­dos los usua­rios y vo­lun­ta­rios, una la­bor que ape­nas se per­ci­be pe­ro sos­tie­ne to­do el tra­ba­jo de Cá­ri­tas en la dió­ce­sis. «No es­ta­mos en la pri­me­ra lí­nea de ba­ta­lla, nues­tro tra­ba­jo no se ve, pe­ro lo que ha­ce­mos es igual de ne­ce­sa­rio», re­co­no­ce su res­pon­sa­ble, San­tia­go He­rre­ro.

La «vi­ga maes­tra» de la Igle­sia

Son so­lo al­gu­nos de los rostros me­nos vi­si­bles de Cá­ri­tas en la dió­ce­sis, la Cá­ri­tas que no se ve. La que per­mi­tió el año pa­sa­do aten­der a 118.860 per­so­nas, gra­cias a 402 pro­yec­tos y ser­vi­cios que a par­tir de aho­ra se­rán coor­di­na­dos des­de la nue­va se­de. To­do lo cual ha­rá po­si­ble el pro­pó­si­to que sub­ra­yó el car­de­nal Oso­ro du­ran­te la ben­di­ción de las ins­ta­la­cio­nes la se­ma­na pa­sa­da: «La Igle­sia tie­ne que es­cu­char a los hom­bres, tie­ne que mi­rar a las si­tua­cio­nes e in­cli­nar el oí­do» por­que «la mi­se­ri­cor­dia es la vi­ga maes­tra» que la sos­tie­ne. «Oja­lá sea­mos una Igle­sia que no pa­sa des­aper­ci­bi­da».

Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

Jo­sé Or­tu­ño y Ma­nuel, a la en­tra­da de la nue­va se­de

Ar­chi­ma­drid / Car­los Gon­zá­lez

El car­de­nal Oso­ro con al­gu­nos de los tra­ba­ja­do­res del cen­tro, en su nue­va se­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.