Ka­pi­tal

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Con­cha D’Ol­ha­be­rria­gue

Ka­pi­tal, es­cri­to así con k, es una de las dis­co­te­cas más en bo­ga de Ma­drid. Al fi­nal de la ca­lle de Ato­cha, es­qui­na a Ce­ni­ce­ro, el pa­sean­te cu­rio­so qui­zá re­pa­re en un edi­fi­cio que, sin ser lla­ma­ti­vo, tie­ne al­go pe­cu­liar que in­si­núa que fue con­ce­bi­do co­mo un lu­gar des­ti­na­do a es­pec­tácu­los.

En reali­dad, es­ta sin­gu­lar cons­truc­ción de es­ti­lo art de­có de la se­gun­da épo­ca, lla­ma­do ae­ro­di­ná­mi­co o stream li­ne, que real­za el cha­flán con su es­truc­tu­ra re­ma­ta­da por un to­rreón que se­me­ja un fa­ro, fue tra­za­da por el ar­qui­tec­to Eduar­do Lo­zano Lar­det con el fin de que al­ber­ga­ra un ci­ne y vi­vien­das par­ti­cu­la­res. Una ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta ten­den­cia de tran­si­ción en­tre el art de­có y el ra­cio­na­lis­mo son las ban­das verticales y horizontales que ador­nan la fa­cha­da y pro­du­cen un efec­to de li­ge­re­za y di­na­mis­mo.

La fla­man­te sa­la del ci­ne­ma­tó­gra­fo, co­mo de­cían en­ton­ces, se inau­gu­ró en agos­to del 1928, épo­ca en la que es­te ar­te ha­bía al­can­za­do ya el ran­go de es­pec­tácu­lo de ma­sas por ex­ce­len­cia. Se lla­ma­ba Ci­ne San Car­los, co­mo el hos­pi­tal que ha­bía en­fren­te, en el edi­fi­cio del ac­tual Con­ser­va­to­rio de Mú­si­ca.

Lo­zano Lar­det par­ti­ci­pó en la cons­truc­ción del ai­ro­so Tea­tro Al­ká­zar, que se es­cri­bía con k cuan­do se inau­gu­ró, en 1925; de Lo­zano fue igual­men­te el Fron­tón Ma­drid, en Doc­tor Cor­te­zo, jun­to a Tir­so de Mo­li­na, ocu­pa­do hoy por un ho­tel que con­ser­va las vi­drie­ras ori­gi­na­les.

Mas re­gre­se­mos a Ka­pi­tal y fi­jé­mo­nos en la fa­cha­da, es­pe­cial­men­te en la or­na­men­ta­ción del cha­flán, esos pa­ne­les con imá­ge­nes de mú­si­cos de jazz. No son des­de lue­go de épo­ca fun­da­cio­nal sino un re­me­do de los que pin­tó el ex­tra­or­di­na­rio y po­li­fa­cé­ti­co ar­tis­ta de van­guar­dia por­tu­gués Jo­sé Al­ma­da Ne­grei­ros, ilus­tra­dor de ABC, Blan­co y Ne­gro y la Ga­ce­ta li­te­ra­ria, ami­go de Ramón Gó­mez de la Ser­na, re­si­den­te en Ma­drid du­ran­te cin­co años des­de 1927 y ter­tu­liano de Pom­bo y otros va­rios ca­fés.

Al­ma­da pin­tó, ade­más, unos ba­jo­rre­lie­ves en ye­so alu­si­vos al ci­ne y sus gen­tes pa­ra el in­te­rior del San Car­los, lue­go desmontados, y co­la­bo­ró en la de­co­ra­ción in­te­rior del ci­ne Bar­ce­ló. Ma­la for­tu­na tu­vo la pro­duc­ción del ge­nio por­tu­gués en Ma­drid; un bom­bar­deo de la gue­rra ci­vil en la Uni­ver­si­ta­ria des­tru­yó la Fun­da­ción del Amo con sus pin­tu­ras, y las del Mu­ñoz Se­ca tam­bién se per­die­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.