Con­vir­tien­do las re­si­den­cias en ho­ga­res

El Mo­de­lo In­te­gral de Aten­ción Cen­tra­da en la Per­so­na (MAICP) de­be­ría ser con­si­de­ra­do una prác­ti­ca es­tan­da­ri­za­da en las instituciones pa­ra re­du­cir los ni­ve­les de ma­les­tar de los re­si­den­tes

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Dra. Cris­ti­na No­rie­ga Gar­cía

En los úl­ti­mos años es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do un cam­bio cul­tu­ral sig­ni­fi­ca­ti­vo en las aten­cio­nes que las per­so­nas de­pen­dien­tes ins­ti­tu­cio­na­li­za­das y sus fa­mi­lias de­man­dan. Las re­si­den­cias ya no se ven co­mo cen­tros de sa­lud, sino co­mo ho­ga­res en los que la per­so­na de­be se­guir man­te­nien­do su dig­ni­dad, au­to­no­mía y de­re­cho a to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes. Ya no es su­fi­cien­te con ga­ran­ti­zar la ca­li­dad de los cui­da­dos sino, ade­más, la ca­li­dad de vi­da de la per­so­na.

El mo­de­lo bio­mé­di­co de cui­da­dos tra­di­cio­nal se fo­ca­li­za en la en­fer­me­dad y las pér­di­das. Es­to ha da­do lu­gar a que du­ran­te mu­chos años el pa­cien­te ha­ya asu­mi­do un rol pa­si­vo y las ta­reas se ha­yan ca­rac­te­ri­za­do por la es­tan­da­ri­za­ción, la ri­gi­dez y las ru­ti­nas. Re­fle­jo de es­te mo­de­lo es cuan­do to­dos los usua­rios del cen­tro rea­li­zan las mis­mas ac­ti­vi­da­des, a la mis­ma ho­ra, sin con­si­de­rar las po­si­bles di­fe­ren­cias en cuan­to a gus­tos o ne­ce­si­da­des.

Aun­que el mo­de­lo bio­mé­di­co tie­ne sus ven­ta­jas, no da res­pues­ta a cues­tio­nes im­por­tan­tes co­mo la ca­li­dad de vi­da, con­cep­to que in­clu­ye las ne­ce­si­da­des fí­si­cas del su­je­to, ade­más de las psi­co­ló­gi­cas y so­cia­les. An­te es­ta si­tua­ción sur­ge la ne­ce­si­dad de desa­rro­llar un mo­de­lo al­ter­na­ti­vo que res­pon­da a las ne­ce­si­da­des de las fa­mi­lias ac­tua­les.

En es­ta lí­nea sur­ge el Mo­de­lo In­te­gral de Aten­ción Cen­tra­da en la Per­so­na (MAICP), el cual con­si­de­ra a la per­so­na y a sus fa­mi­lias des­de un pun­to de vis­ta in­te­gra­dor, don­de el cen­tro de los cui­da­dos es la per­so­na que los re­ci­be, aten­dien­do así a to­dos los as­pec­tos que son fun­da­men­ta­les en su vi­da.

Es­to im­pli­ca un pro­ce­so de cam­bio en la or­ga­ni­za­ción de los cen­tros, pa­san­do de apli­car cri­te­rios ge­ne­ra­les pa­ra to­dos los usua­rios a con­ver­tir­se en ver­da­de­ros ho­ga­res adap­ta­dos a las ca­rac­te­rís­ti­cas sin­gu­la­res de ca­da per­so­na. La sin­gu­la­ri­dad es la ca­rac­te­rís­ti­ca que me­jor de­fi­ne al ser hu­mano. Así, por ejem­plo, en es­te mo­de­lo es más im­por­tan­te fa­vo­re­cer que la reha­bi­li­ta­ción cog­ni­ti­va sea una ex­pe­rien­cia pla­cen­te­ra adap­tán­do­la a los in­tere­ses de la per­so­na, fren­te a obli­gar a to­dos los usua­rios a ha­cer su­mas.

Es­te mo­de­lo es­tá im­plan­ta­do des­de ha­ce va­rias dé­ca­das en di­ver­sos paí­ses co­mo In­gla­te­rra, Sue­cia o EE. UU., en­tre otros. La im­plan­ta­ción en Es­pa­ña ha si­do más tar­día. Sin em­bar­go, ca­da vez es más fre­cuen­te en­con­trar­nos con cen­tros que brin­dan aten­cio­nes en­mar­ca­das den­tro de es­te mo­de­lo, con­si­de­rán­do­se su im­plan­ta­ción un se­llo de ca­li­dad de cui­da­dos.

¿Cuál es el ob­je­ti­vo de es­te mo­de­lo? Brin­dar apo­yos de ma­ne­ra in­di­vi­dua­li­za­da, ayu­dan­do a mi­ni­mi­zar la si­tua­ción de de­pen­den­cia y fo­men­tan­do el desa­rro­llo de la au­to­no­mía pa­ra que se pue­da se­guir desa­rro­llan­do el pro­yec­to de vi­da pro­pio. Es­to su­po­ne: 1 Ga­ran­ti­zar la dig­ni­dad, la pri­va­ci­dad y el res­pe­to de la per­so­na. 2 Fomentar la au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia del in­di­vi­duo, iden­ti­fi­can­do las ca­pa­ci­da­des que aún con­ser­va e in­ter­vi­nien­do des­de es­tas. Es­to es, no cen­trar­se tan­to en lo que no pue­de ha­cer, sino en lo que pue­de rea­li­zar. 3 Es­ti­mu­lar las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y la par­ti­ci­pa­ción social, a tra­vés del con­tac­to con fa­mi­lia­res, ami­gos, así co­mo otras re­des so­cia­les de apo­yo. 4

Fa­vo­re­cer la to­ma de de­ci­sio­nes y ex­pre­sión de ne­ce­si­da­des en las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za (adap­ta­das a su bio­gra­fía, de­seos y gus­tos), en los pla­nes de in­ter­ven­ción y aten­ción (evi­tan­do la so­bre­pro­tec­ción y em­po­de­ran­do a la per­so­na), en la adap­ta­ción del am­bien­te (por ejem­plo, de­co­ran­do la ha­bi­ta­ción de ma­ne­ra per­so­na­li­za­da), etc. En el ca­so de que la per­so­na de­pen­dien­te no pue­da ex­pre­sar­se, se pue­de re­cu­rrir a fa­mi­lia­res que pue­dan ayu­dar a los pro­fe­sio­na­les a co­no­cer su bio­gra­fía, así co­mo gus­tos y pre­fe­ren­cias.

Eco­nó­mi­ca­men­te via­ble

La li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca ha apo­ya­do la exis­ten­cia de múl­ti­ples be­ne­fi­cios en la ca­li­dad de vi­da de los usua­rios que vi­ven en cen­tros que tie­nen im­plan­ta­do es­te mo­de­lo y sus fa­mi­lias, lo que a su vez re­per­cu­te en los pro­fe­sio­na­les, in­cre­men­tan­do la sa­tis­fac­ción la­bo­ral y dis­mi­nu­yen­do los ni­ve­les de es­trés y bur­nout. Pa­ra la ins­ti­tu­ción tam­bién su­po­ne un im­por­tan­te be­ne­fi­cio, al in­cre­men­tar la sa­tis­fac­ción con la ca­li­dad de ser­vi­cios pres­ta­dos, sin que ello su­pon­ga ma­yo­res cos­tes eco­nó­mi­cos.

El MAICP no so­lo de­be­ría ser con­si­de­ra­do co­mo una prác­ti­ca es­tan­da­ri­za­da en las instituciones pa­ra re­du­cir los ni­ve­les de ma­les­tar de los re­si­den­tes, sino tam­bién pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des psi­co­ló­gi­cas y so­cia­les sin­gu­la­res. Nin­gu­na per­so­na es igual que otra, por lo que es in­du­da­ble la ne­ce­si­dad de im­plan­tar mo­de­los que brin­den una aten­ción in­di­vi­dua­li­za­da y don­de el pro­pio su­je­to sea el cen­tro de su pro­ce­so.

Pixabay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.