¿He­mos ol­vi­da­do la com­pa­sión?

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Ma­nuel Bru

Tí­tu­lo: El ca­pí­tu­lo VIII de la ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca pos-si­no­dal Amo­ris Laetitia

Autor: Car­de­nal Fran­ces­co Coc­co­pal­me­rio

Edi­to­rial: PPC

No hay mal que por bien no ven­ga y, de la pe­no­sa po­lé­mi­ca sus­ci­ta­da por el ca­pí­tu­lo VIII de la ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca Amo­ris laet­tia, cien por cien ma­gis­te­rio del Papa, he­mos apren­di­do al­go: que no que­dó pa­ra los anales del si­glo XIX y XX el in­te­gris­mo en la Igle­sia, sino que pu­lu­la a sus an­chas en pleno si­glo XXI, so­bre to­do esa for­ma de in­te­gris­mo que con­sis­te en la can­si­na con­tra­dic­ción en­tre una de­fen­sa a ul­tran­za de la tra­di­ción y el ata­que al úl­ti­mo ga­ran­te de la tra­di­ción que es el ma­gis­te­rio del Su­ce­sor de Pe­dro. O, co­mo di­ce el re­frán cas­te­llano, ser más pa­pis­ta que el Papa.

El car­de­nal Fran­ces­co Coc­co­pal­me­rio, pre­si­den­te del Con­se­jo Pon­ti­fi­cio pa­ra los Tex­tos Le­gis­la­ti­vos, ha te­ni­do a bien re­ga­lar­nos es­te pe­que­ño li­bro pa­ra acla­rar las co­sas, con un me­ri­to­rio y lo­gra­do es­fuer­zo di­vul­ga­ti­vo. En el con­tex­to de la ex­po­si­ción de la doc­tri­na de la Igle­sia con res­pec­to al ma­tri­mo­nio y la fa­mi­lia, nos ex­pli­ca cuál es la ac­ti­tud pas­to­ral de la Igle­sia ha­cia aque­llas per­so­nas que se en­cuen­tran en si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res irre­gu­la­res, así co­mo cuá­les son las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas o de con­cien­cia de las di­fe­ren­tes per­so­nas en las di­ver­sas si­tua­cio­nes y el con­co­mi­tan­te pro­ble­ma de la ad­mi­sión a los sa­cra­men­tos de la Pe­ni­ten­cia y de la Eu­ca­ris­tía. Tam­bién la re­la­ción en­tre doc­tri­na, nor­ma ge­ne­ral y per­so­nas in­di­vi­dua­les en si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res, y el sig­ni­fi­ca­do de la in­te­gra­ción y par­ti­ci­pa­ción en la vi­da de la Igle­sia de las per­so­nas en si­tua­cio­nes irre­gu­la­res, pa­ra ter­mi­nar con un bre­ve apunte so­bre la her­me­néu­ti­ca de la per­so­na en el Papa Fran­cis­co.

Es­te úl­ti­mo pun­to es el quid de la cues­tión: que el Papa «se en­fren­ta a los co­no­ci­dos ries­gos del pas­tor de la ove­ja per­di­da y del pa­dre del hi­jo que re­gre­sa. El pas­tor pue­de he­rir­se, el pa­dre pue­de su­frir la con­tes­ta­ción del hi­jo ma­yor –tal vez más do­lo­ro­sa que la he­ri­da–, que no com­pren­de por qué el pa­dre aco­ge con amor al hi­jo pe­ca­dor». Y se pre­gun­ta el autor: «Aco­gien­do al pe­ca­dor, ¿jus­ti­fi­co el com­por­ta­mien­to y ab­ju­ro de la doc­tri­na?». No, si se acom­pa­ña a la per­so­na. Y, si el fru­to del dis­cer­ni­mien­to con­du­ce al ac­ce­so a los sa­cra­men­tos, es­te pa­so no pon­dría en cues­tión ni la in­di­so­lu­bi­li­dad del ma­tri­mo­nio, al no cues­tio­nar la ob­je­ti­vi­dad de la irre­gu­la­ri­dad de la si­tua­ción, ni la doc­tri­na de siem­pre so­bre la sin­ce­ri­dad del arre­pen­ti­mien­to y la gra­cia san­ti­fi­can­te co­mo re­qui­si­to pa­ra ser ad­mi­ti­do al sa­cra­men­to de la Eu­ca­ris­tía, da­do que lo que ha­bría per­mi­ti­do ese pa­so es la cons­ta­ta­ción de que exis­te un pro­pó­si­to de en­mien­da, pe­ro tam­bién unas li­mi­ta­cio­nes, al me­nos tem­po­ra­les, pa­ra rea­li­zar esa en­mien­da. ¿Y en qué con­sis­ten es­tas po­si­bles li­mi­ta­cio­nes? To­dos las co­no­ce­mos a no ser que vi­va­mos en otro pla­ne­ta. Pe­ro pa­ra se­guir el hi­lo ar­gu­men­ta­ti­vo, me­jor es leer­se es­te li­bri­to, pa­ra sa­lir de du­das y, so­bre to­do, pa­ra no en­trar en la vie­ja tram­pa de po­ner en con­tra­dic­ción ca­ri­dad y jus­ti­cia, co­rrec­ción fra­ter­na (no co­mo es­pa­cio, sino co­mo pro­ce­so, es de­cir, co­mo acom­pa­ña­mien­to) y com­pa­sión cris­tia­na.

No en­tre­mos en la vie­ja tram­pa de con­tra­po­ner ca­ri­dad y jus­ti­cia, co­rrec­ción fra­ter­na y com­pa­sión cris­tia­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.