Diá­lo­go pú­bli­co

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Mª Te­re­sa Com­pte

En su edición del pa­sa­do 14 de agos­to, Le Mon­de pu­bli­có un ar­tícu­lo con es­te su­ge­ren­te ti­tu­lar: «La Igle­sia ca­tó­li­ca quie­re ha­cer en­ten­der su fe». La so­cie­dad fran­ce­sa, se lee en el ci­ta­do ar­tícu­lo, ha per­di­do las lla­ves de la com­pren­sión de la fe cris­tia­na; lo que pue­de aca­bar con­vir­tién­do­la, si no ha su­ce­di­do ya, en ex­tran­je­ra pa­ra sus con­ciu­da­da­nos.

Pa­ra res­pon­der a es­te desafío, la diócesis de Pa­rís ha crea­do un ser­vi­cio pastoral pa­ra la edu­ca­ción y la in­for­ma­ción del que se ha­rá car­go quien has­ta ha­ce po­co era ca­pe­llán de los par­la­men­ta­rios en la se­de de la Asam­blea Na­cio­nal y di­rec­tor del Ser­vi­cio de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos. La ta­rea es tre­men­da­men­te atrac­ti­va, más cuan­do quie­nes la han pues­to en mar­cha son ca­pa­ces de re­co­no­cer en voz al­ta que la Igle­sia en Fran­cia es «más des­co­no­ci­da que com­ba­ti­da».

Vis­to des­de es­ta pers­pec­ti­va, el diá­lo­go que el pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia de los Obis­pos de Fran­cia man­tu­vo con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en el co­le­gio de los Ber­nar­di­nos ad­quie­re, más si ca­be, el sig­ni­fi­ca­do de la pues­ta de lar­go de un pro­yec­to pastoral cu­ya fi­na­li­dad úl­ti­ma no es la re­con­quis­ta de la uni­dad de fe per­di­da, sino el for­ta­le­ci­mien­to de la cor­dia­li­dad en­tre la ac­ción po­lí­ti­ca y la fe re­li­gio­sa. Ni la Igle­sia ca­tó­li­ca pue­de pre­ten­der guiar la vi­da so­cial y po­lí­ti­ca co­mo si de una si­tua­ción de cris­tian­dad se tra­ta­ra, ni la po­lí­ti­ca pue­de cru­zar ja­más los lí­mi­tes del de­re­cho a la li­ber­tad de con­cien­cia y re­li­gio­sa. Es­to es lo que el Con­ci­lio en­se­ña y lo que ya en 1863 de­fen­dió el ca­tó­li­co li­be­ral Mon­ta­lem­bert en el Con­gre­so Ca­tó­li­co de Ma­li­nas: «La Igle­sia li­bre en el Es­ta­do li­bre». Al­go di­fí­cil de apren­der pa­ra los ca­tó­li­cos fran­ce­ses y es­pa­ño­les du­ran­te el si­glo XIX y que, de nue­vo en nues­tros días, pa­re­ce es­tar so­bre la me­sa.

Si la Igle­sia no quie­re ver­se re­du­ci­da a un su­je­to pri­va­do sin es­pa­cio en el diá­lo­go pú­bli­co, de­be­rá ex­pli­car quién es y cuá­les son los có­di­gos de su len­gua­je. No hay co­lo­quio po­si­ble cuan­do se des­co­no­ce el vo­ca­bu­la­rio del in­ter­lo­cu­tor. Pa­ra con­se­guir­lo, es pre­ci­so fa­mi­lia­ri­zar a la opi­nión pú­bli­ca con los fun­da­men­tos de la fe cris­tia­na. Es a la so­cie­dad a la que hay que ex­pli­car que si la Igle­sia ca­tó­li­ca, den­tro y fue­ra de Fran­cia, quie­re to­mar par­te en el de­ba­te pú­bli­co no es pa­ra con­ver­tir­se en un con­tra­po­der, sino pa­ra dar­se a co­no­cer. So­lo de es­te mo­do po­drá re­to­mar el diá­lo­go con la so­cie­dad de la que for­ma par­te y a la que sir­ve. La otra al­ter­na­ti­va, aun­que con­tra­ria a la esen­cia del cris­tia­nis­mo y siem­pre per­ni­cio­sa, es la del po­der y la he­ge­mo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.