Un dis­cur­so más que una reali­dad

«No creo que la Igle­sia ten­ga mo­ti­vos pa­ra es­tar preo­cu­pa­da con no­so­tros», di­ce un al­to car­go del PSOE. Pe­ro al­gu­nos ex­per­tos aler­tan del pe­li­gro de «pa­sar­se de fre­na­da» con de­ter­mi­na­dos ges­tos

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España - F. O.

Des­de que lle­ga­ra al Go­bierno Pe­dro Sán­chez, ha­ce ya ca­si cua­tro me­ses, al­gu­nas de sus me­di­das más lla­ma­ti­vas han afec­ta­do di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te a la Igle­sia ca­tó­li­ca. Es el ca­so del Va­lle de los Caí­dos, las in­ma­tri­cu­la­cio­nes, la cla­se de Re­li­gión o la sem­pi­ter­na ame­na­za de de­nun­cia de los Acuer­dos en­tre el Es­ta­do y la San­ta Se­de.

Lo cier­to es que el PSOE ha man­te­ni­do tra­di­cio­nal­men­te cier­ta du­re­za de dis­cur­so, pe­se a que la reali­dad ha si­do otra cuan­do ha go­ber­na­do: la del en­ten­di­mien­to y diá­lo­go con la Igle­sia. Con el Go­bierno de Fe­li­pe Gon­zá­lez se fir­ma­ron los con­cier­tos edu­ca­ti­vos. Y en la épo­ca de Za­pa­te­ro, a pe­sar de las ten­sio­nes, se re­vi­só el acuer­do eco­nó­mi­co en­tre el Es­ta­do y la Igle­sia, muy be­ne­fi­cio­so pa­ra am­bas par­tes. La pre­gun­ta aho­ra es si es­ta vez el Go­bierno de Sán­chez quie­re real­men­te rom­per con la Igle­sia o, co­mo an­ta­ño, uti­li­za la con­fron­ta­ción pú­bli­ca pa­ra mo­vi­li­zar a par­te de su elec­to­ra­do, el más ideo­lo­gi­za­do y que ame­na­za con ir­se a Po­de­mos.

Un ase­sor del Go­bierno que pre­fie­re no ser ci­ta­do re­co­no­ce que el Eje­cu­ti­vo ha en­tra­do en una fa­se «en cam­pa­ña per­ma­nen­te, por­que no sa­be­mos has­ta cuán­do va a du­rar es­to», y ade­más «hay que con­ten­tar a mu­chos so­cios par­la­men­ta­rios». Es ahí, en su opi­nión, don­de se en­mar­can los ata­ques a los su­pues­tos pri­vi­le­gios de la Igle­sia ca­tó­li­ca. «El PSOE no es be­li­ge­ran­te en es­ta cues­tión, so­lo bus­ca acer­car­se a una par­te de sus elec­to­res», aña­de.

Esa es la que te­sis que man­tie­nen al­gu­nos ex­per­tos co­mo Ju­lio Cé­sar He­rre­ro, que di­ri­ge Cen­tro de Es­tu­dios Su­pe­rio­res en Co­mu­ni­ca­ción y Mar­ke­ting Po­lí­ti­co (Ces­com­pol). «Es cier­to que el PSOE ha in­sis­ti­do mu­cho en la idea de acon­fe­sio­na­li­dad del Es­ta­do que re­co­ge la Cons­ti­tu­ción, pe­ro una co­sa es ten­der a ella y otra ha­cer al­gu­nos mo­vi­mien­tos que ge­ne­ran una cier­ta con­tro­ver­sia y que su elec­to­ra­do pue­de per­ci­bir co­mo an­ti­cle­ri­ca­les», aña­de. En su opi­nión, la lí­nea que se­pa­ra la acon­fe­sio­na­li­dad del an­ti­cle­ri­ca­lis­mo es dé­bil y que se vea co­mo una co­sa o la otra de­pen­de de la in­ten­si­dad de la crí­ti­ca o de la con­tun­den­cia de las pro­pues­tas.

Au­tor de nu­me­ro­sos li­bros so­bre co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca y cam­pa­ñas elec­to­ra­les, He­rre­ro sos­tie­ne que le­van­tar la ban­de­ra con­tra la Igle­sia ape­nas ofre­ce al PSOE ré­di­tos po­lí­ti­cos, pues no son cues­tio­nes por las que los ciu­da­da­nos de­can­ten su vo­to. «Al par­ti­do le pue­de ser­vir pa­ra mar­car di­fe­ren­cias o pa­ra de­jar cla­ro que de­fien­den la acon­fe­sio­na­li­dad del Es­ta­do, pe­ro hay que te­ner cui­da­do, pues si se pa­san de fre­na­da pue­den ge­ne­rar cier­to re­cha­zo en­tre sus pro­pios elec­to­res. Ojo con uti­li­zar es­tas cues­tio­nes sin tac­to o pen­san­do que uno pue­de em­pe­zar a dar sin nin­gún ti­po de te­mor».

Por su par­te, un al­to car­go del PSOE, que tam­bén pi­de man­te­ner el ano­ni­ma­to, re­co­no­ce que «una co­sa es el dis­cur­so y otra, la reali­dad». «No creo que des­pués de tan­to tiem­po la Igle­sia ten­ga mo­ti­vos pa­ra es­tar preo­cu­pa­da con no­so­tros. A lo lar­go de los años que ha go­ber­na­do el PSOE no se han ro­to acuer­dos tron­ca­les. Más aun, creo que a la Igle­sia le ha ido bien con nues­tro par­ti­do», afir­ma.

Tan­to la Igle­sia co­mo el PSOE –aña­de– han de­fen­di­do sus pos­tu­ras de un mo­do fé­rreo, aun­que am­bas par­tes han op­ta­do siem­pre por el prag­ma­tis­mo, sos­tie­ne es­te res­pon­sa­ble. «El mo­men­to ac­tual no es di­fe­ren­te a los an­te­rio­res, aun­que hay otros in­ter­lo­cu­to­res y otros te­mas me­nos di­fí­ci­les que la épo­ca del pre­si­den­te Za­pa­te­ro», apun­ta.

En cual­quier ca­so, re­co­no­ce que des­de el PSOE no se pue­de ata­car a la Igle­sia ale­gre­men­te pues una gran par­te de su elec­to­ra­do y mu­chos de sus mi­li­tan­tes son ca­tó­li­cos y no lo ven con bue­nos ojos. «Otra co­sa es que que­ra­mos po­ten­ciar la se­pa­ra­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do, es de­cir, la acon­fe­sio­na­li­dad. Pe­ro que se ha­ga es­to no va en de­tri­men­to de la Igle­sia ca­tó­li­ca, sino to­do lo con­tra­rio», apun­ta.

El di­ri­gen­te so­cia­lis­ta re­co­no­ce que pue­de ha­ber miem­bros de su par­ti­do, in­clu­so den­tro del Go­bierno, y obis­pos que ten­gan una sa­li­da de tono, pe­ro es­to no pue­de im­pli­car la rup­tu­ra del diá­lo­go. Y lan­za un men­sa­je: «No rom­páis el diá­lo­go, que no se rom­pa, por­que se co­rre el ries­go de que al­guien quie­ra ir más allá».

Ós­car del Po­zo

Pe­dro Sán­chez en una com­pa­re­cen­cia en La Mon­cloa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.