El Buen Re­ti­ro

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Cris­ti­na Ta­rre­ro

Si hoy día en Ma­drid ha­bla­mos del Re­ti­ro, rá­pi­da­men­te nos vie­ne a la ca­be­za el par­que más im­por­tan­te de la ciu­dad que sir­ve co­mo lu­gar de re­creo de ma­dri­le­ños y vi­si­tan­tes. El pro­yec­to ini­cial di­fie­re en gran me­di­da de su uso ac­tual, pues pre­ten­día ser lu­gar de des­can­so y re­co­gi­mien­to de la mo­nar­quía du­ran­te la Cua­res­ma y los lu­tos.

Ori­gi­na­ria­men­te Fe­li­pe II pro­yec­tó la crea­ción de un cuar­to real cer­ca de la igle­sia de los Je­ró­ni­mos que sir­vie­se co­mo re­ti­ro. Su nie­to Fe­li­pe IV, si­guien­do las in­di­ca­cio­nes del Con­de Du­que, lo re­to­ma­rá con mo­di­fi­ca­cio­nes muy sig­ni­fi­ca­ti­vas ya que se­ría se­gun­da re­si­den­cia de la mo­nar­quía don­de ce­le­brar fies­tas cor­te­sa­nas. El Con­de Du­que que­ría un con­jun­to pa­la­cie­go de par­que y pa­la­cio que sir­vie­se pa­ra pro­mo­cio­nar al rey. Su ex­ten­sión eran ca­si 200 hec­tá­reas, las obras du­ra­ron en­tre ocho y diez años inau­gu­rán­do­se en 1633 aun­que los tra­ba­jos fi­na­li­za­ron en 1640, año ho­rri­bi­lis en el que se su­ce­die­ron le­van­ta­mien­tos y su­ble­va­cio­nes en el te­rri­to­rio es­pa­ñol que mar­ca­ron un an­tes y un des­pués pa­ra el im­pe­rio.

El jar­dín que ro­dea­ba al pa­la­cio y que en gran par­te con­ser­va­mos, se di­se­ñó si­guien­do los mo­de­los ita­lia­nos aun­que in­tro­du­cien­do un to­que es­pa­ñol, pues te­nía seis er­mi­tas y dos ca­pi­llas re­par­ti­das por el te­rreno que ser­vían pa­ra ac­tos re­li­gio­sos y pro­fa­nos. Al­gu­nas con un pe­que­ño apar­ta­men­to y bi­blio­te­ca, co­mo la de San Bruno, ser­vían de alo­ja­mien­to; otras, co­mo la de San Isi­dro, te­nían un es­tan­que pa­ra pes­car.

El jar­dín fue am­plián­do­se a lo lar­go de los años, gra­cias a la com­pra de los te­rre­nos que lo ro­dea­ban y que per­mi­tió ir in­cor­po­ran­do la­gos, ca­na­les, es­tan­ques, fuen­tes, huer­tas, ca­sa de fie­ras… La lle­ga­da de Fe­li­pe V con­vir­tió al pa­la­cio en re­si­den­cia ofi­cial pues­to que era mu­cho más del agra­do del rey que el vie­jo Al­cá­zar que se in­cen­dió años más tar­de.

Allí tam­bién se alo­jó los pri­me­ros años de su rei­na­do Car­los III, has­ta que una vez cons­trui­do el Pa­la­cio Real tras­la­dó la re­si­den­cia ofi­cial y fun­dó en el Buen Re­ti­ro una real fá­bri­ca de por­ce­la­na. Du­ran­te la in­va­sión fran­ce­sa fue arra­sa­do que­dan­do so­lo el ca­són (sa­lón de bai­le), el par­te­rre y el sa­lón de rei­nos. Ac­tual­men­te va­rios his­to­ria­do­res se de­can­tan por in­cor­po­rar es­te úl­ti­mo al Mu­seo del Pra­do e ins­ta­lar allí las pin­tu­ras que se rea­li­za­ron es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.