El amor en­cuen­tra su ca­mino

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Mai­ca Ri­ve­ra

La pe­rio­dis­ta y edi­to­ra de re­vis­tas So­fia Lund­berg aca­ba de pre­sen­tar en Es­pa­ña es­ta no­ve­la que ya es un fe­nó­meno li­te­ra­rio en Sue­cia. El nom­bre de su pro­pia abue­la, Do­ris, bau­ti­za a la pro­ta­go­nis­ta, de 96 años, que vi­ve so­la en un apar­ta­men­to del cen­tro de Es­to­col­mo. Aten­di­da por los ser­vi­cios so­cia­les de la ter­ce­ra edad, la frá­gil aun­que tes­ta­ru­da an­cia­na so­lo ol­vi­da el su­fri­mien­to que le aca­rrea su avan­za­da edad du­ran­te las co­mu­ni­ca­cio­nes dia­rias que man­tie­ne por Sky­pe con su so­bri­na nie­ta Jenny, quien re­si­de con su ma­ri­do e hi­jos en Ca­li­for­nia.

Muy bien re­crea­do, el de­ta­lle en el es­fuer­zo de lo co­ti­diano nos per­mi­ti­rá ser par­tí­ci­pes de su avan­ce ha­cia un es­ta­do de to­tal de­pen­den­cia, fí­si­ca y de mo­vi­li­dad pe­ro en nin­gún mo­men­to emo­cio­nal. Cuan­do su sa­lud em­peo­re gra­ve­men­te, Jenny, su úni­ca fa­mi­liar, que la con­si­de­ra una ma­dre, no du­da­rá en acu­dir a cui­dar­la, le­jos de arre­drar­se por te­ner que de­jar pre­ci­pi­ta­da­men­te el ho­gar al otro la­do del Atlán­ti­co, a cues­tas con la me­nor de sus re­to­ños que ape­nas ha co­men­za­do a dar los pri­me­ros pa­sos. ¿Por qué se­rá que el plan­tea­mien­to ti­ra de nues­tra me­mo­ria vi­sual y nos re­cuer­da tan­to al des­do­bla­mien­to tem­po­ral y ge­ne­ra­cio­nal fe­me­nino de la pe­lí­cu­la Ti­ta­nic?

Se­rá a tra­vés del li­bri­to ro­jo al que alu­de el tí­tu­lo co­mo ire­mos co­no­cien­do en pri­me­ra per­so­na la aza­ro­sa y apa­sio­nan­te vi­da de la ca­si cen­te­na­ria, es­truc­tu­ra­da en torno a los nom­bres pro­pios que de­fi­nie­ron su tra­yec­to­ria vi­tal, na­rra­ti­va­men­te muy bien mar­ca­da, des­de su trán­si­to de la po­bre­za a ser mo­de­lo de al­ta cos­tu­ra en Pa­rís y la con­mo­ve­do­ra amis­tad con un bri­llan­te pin­tor van­guar­dis­ta has­ta el clí­max con una de­ses­pe­ra­da lle­ga­da a Nue­va York en los al­bo­res de la II Gue­rra Mun­dial tras la pista de un ro­man­ce de ju­ven­tud al que ve­re­mos po­co a po­co ir co­bran­do to­da la co­lo­sa­li­dad que me­re­ce un gran amor inol­vi­da­ble.

Es­ta­mos an­te una his­to­ria que cuen­ta có­mo mu­je­res fuer­tes del si­glo XX en­tre­gan su le­ga­do y for­jan con él a mu­je­res fuer­tes del si­glo XXI y del fu­tu­ro. Ale­ja­da de con­tem­pla­cio­nes que no ha­gan avan­zar la tra­ma, es­ta lec­tu­ra en­gan­cha de prin­ci­pio a fin, y uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos es el tra­ta­mien­to a gol­pes se­cos de te­mas co­mo la muer­te, las es­ce­nas hos­pi­ta­la­rias o los con­flic­tos de ma­tri­mo­nios en ries­go de aca­bar uni­dos me­ra­men­te por iner­cias fun­cio­na­les. Exis­te una con­ten­ción muy au­tóc­to­na en có­mo se na­rra to­do es­to; y mar­ca la pau­ta, mu­cho más de lo que pa­re­ce, al­go que se nos re­ve­la de sos­la­yo: que los per­so­na­jes de tan vis­to­sa ga­le­ría his­tó­ri­ca «no son re­li­gio­sos en lo pú­bli­co, pe­ro sí en lo pri­va­do». Lo me­jor es que la so­bria des­crip­ción de las cir­cuns­tan­cias in­vi­ta a per­do­nar y te­ner com­pa­sión, es­pe­cial­men­te en lo re­la­ti­vo a ro­les fe­me­ni­nos al lí­mi­te co­mo el de la mu­jer que le fa­lla a su pe­que­ña hi­ja por cul­pa de una adic­ción a las dro­gas (la ma­dre de Jenny) o la tía que se ale­ja de la so­bri­na por­que tie­ne que ha­cer­se res­pon­sa­ble pri­me­ro de su pro­pia vi­da (la pro­pia Do­ris).

Al fi­nal de la vi­da, y es­te men­sa­je se nos trans­mi­te muy bien, lo que cuen­ta es có­mo res­pon­de­re­mos a la cues­tión cru­cial: «¿Has ama­do lo su­fi­cien­te?».

Tí­tu­lo:La agen­da ro­ja Au­tor:So­fia Lund­berg Edi­to­rial: Har­pe­rCo­llins

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.