Fe y vi­da 21

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - R. B.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, una de ca­da cin­co mu­je­res ha si­do abu­sa­da o agre­di­da se­xual­men­te, fren­te a uno de ca­da 13 va­ro­nes. La pro­por­ción se in­vier­te en la Igle­sia, don­de dos ter­ce­ras par­tes de las víc­ti­mas son chi­cos, la ma­yo­ría ado­les­cen­tes. Lo que no cam­bia es el gé­ne­ro del agre­sor, en un 90 % mas­cu­lino. Tam­bién hay de­pre­da­do­ras, pe­ro la vio­len­cia de las mu­je­res sue­le ser de ti­po más psi­co­ló­gi­co y me­nos de ca­rác­ter se­xual.

A jui­cio de Kar­lijn De­ma­su­re, es­tos da­tos pue­den in­du­cir con­clu­sio­nes pre­ci­pi­ta­das y erró­neas, co­mo la que iden­ti­fi­ca al sa­cer­do­te agre­sor con un pe­dó­fi­lo. A te­nor de las in­ves­ti­ga­cio­nes en Ir­lan­da, EE.UU. o Ale­ma­nia, «sa­be­mos que al­re­de­dor del 7 % de los sa­cer­do­tes han si­do abu­sa­do­res, pe­ro de ellos so­lo un 1 % o qui­zá un po­co más eran [clí­ni­ca­men­te] pe­dó­fi­los», di­ce es­ta ex­per­ta, quien an­tes de es­pe­cia­li­zar­se en abu­sos en de la Igle­sia se doc­to­ró con una te­sis so­bre in­ces­to en la fa­mi­lia tras su re­gre­so a Bél­gi­ca pro­ce­den­te de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, don­de tra­ba­jó con su ma­ri­do co­mo mi­sio­ne­ra en la for­ma­ción de ca­te­quis­tas lo­ca­les.

Si a esos «ver­da­de­ros pe­dó­fi­los» les su­ma­mos los efe­bó­fi­los (aque­llos que se sien­ten atraí­dos por chi­cos ado­les­cen­tes), De­ma­su­re cal­cu­la que «el por­cen­ta­je to­tal pue­de ron­dar el 15 % o el 20 %». ¿Có­mo se ex­pli­ca en­ton­ces el 85 % res­tan­te de abu­sos? «Al­gu­nos in­me­dia­ta­men­te res­pon­den: es por­que son ho­mo­se­xua­les. Pe­ro las in­ves­ti­ga­cio­nes no prue­ban es­to. Los ho­mo­se­xua­les no abu­san más que los he­te­ro­se­xua­les. Lo que ocu­rre es que los agre­so­res re­cu­rren a las per­so­nas vul­ne­ra­bles que tie­nen a su al­can­ce, y las con­di­cio­nes han si­do más fa­vo­ra­bles en en­tor­nos co­mo los co­le­gios de chi­cos». De igual for­ma, re­cuer­da, has­ta ha­ce unas dé­ca­das, no ha­bía ni­ñas mo­na­gui­llas.

Otro fal­so mi­to es el que aso­cia la cri­sis de abu­sos se­xua­les con «la in­fil­tra­ción de la cul­tu­ra del 68 den­tro de la Igle­sia», ase­gu­ra es­ta ex­per­ta. «Los abu­sos co­mien­zan de me­dia –ar­gu­men­ta– diez años des­pués de la or­de­na­ción, sal­vo en el ca­so de los ver­da­de­ros pe­dó­fi­los, que ac­túan de in­me­dia­to. Pues­to que el ma­yor nú­me­ro de ca­sos se dio en las dé­ca­das de los 60 y de los 70, es­to sig­ni­fi­ca que el pro­ble­ma es an­te­rior». «Lo que sí ocu­rrió es que se em­pe­zó a po­der ha­blar más abier­ta­men­te so­bre se­xua­li­dad, y eso per­mi­tió que sa­lie­ran a la luz más ca­sos», aña­de.

Las cau­sas de los abu­sos son, ase­gu­ra, com­ple­jas y di­ver­sas. Al­gu­nos han apun­ta­do «erró­nea­men­te» al ce­li­ba­to obli­ga­to­rio. Ella, sin em­bar­go, po­ne el fo­co en la in­ma­du­rez psi­co­ló­gi­ca. «Se tra­ta fun­da­men­tal­men­te de sa­cer­do­tes que fue­ron al se­mi­na­rio me­nor con 12 años, y des­de en­ton­ces vi­vie­ron ro­dea­dos so­lo de hom­bres, sin tra­to con mu­je­res (ni si­quie­ra sus her­ma­nas), en un en­torno muy ce­rra­do y sin res­pon­sa­bi­li­da­des: les ha­cían la co­mi­da, cui­da­ban de ellos, no te­nían que con­fron­tar­se con pro­ble­mas co­ti­dia­nos co­mo cui­dar a un hi­jo en­fer­mo –que son los que a la gen­te nor­mal le ha­cen ma­du­rar–…». To­do ello uni­do a lo que el Pa­pa ha de­no­mi­na­do una «cul­tu­ra cle­ri­ca­lis­ta», que si­túa al sa­cer­do­te en una es­pe­cie de cas­ta su­pe­rior.

Pe­ro in­clu­so al mar­gen de esa idea­li­za­ción del mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal, De­ma­su­re apun­ta que «los abu­sa­do­res pue­den ser pá­rro­cos muy aten­tos y en­tre­ga­dos a los de­más», lo que pro­vo­ca que «no se crea a las víc­ti­mas». Se da en es­tos abu­sa­do­res una es­pe­cie de es­qui­zo­fre­nia que de­no­ta nue­va­men­te ras­gos de in­ma­du­rez. Por ejem­plo, «les cues­ta lle­gar a ser cons­cien­tes de que han he­cho al­go ma­lo». La pa­ra­do­ja es que «la víc­ti­ma es quien tie­ne un sen­ti­mien­to de cul­pa; el agre­sor, no».

Pi­xa­bay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.