En el es­pe­jo de Pe­dro

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Manuel Bru

Tí­tu­lo: ¿A quién ire­mos? Lec­cio­nes del após­tol Pe­dro

Au­tor: Car­de­nal Ti­mothy M. Do­lan Edi­to­rial: Edi­cio­nes Cris­tian­dad

Si­món, hi­jo de Juan, pes­ca­dor de Bet­sai­da, al es­te del mar de Ga­li­lea. Je­sús le dio el so­bre­nom­bre de Pe­dro, que sig­ni­fi­ca pie­dra, pa­ra de­cir­le: «So­bre es­ta pie­dra edi­fi­ca­ré mi Igle­sia» (Mt 16, 13-18). Pu­so su con­fian­za en Je­sús, que lo lla­mó a se­guir­le, y res­pon­dió con un sí va­lien­te y ge­ne­ro­so. Le cos­ta­ba en­ten­der el mo­do de ser del Maes­tro, pe­ro fue cam­bian­do su for­ma de pen­sar pa­ra se­guir­lo. En al­gu­nas es­ce­nas de los Evan­ge­lios se nos na­rran pre­gun­tas y pe­ti­cio­nes de Pe­dro a Je­sús: «Tú eres el Me­sías, el Hi­jo del Dios vi­vo» (Mt 16,16). «Se­ñor, si mi her­mano me ofen­de, ¿cuán­tas ve­ces ten­go que per­do­nar­lo?» (Mt 18, 21). «Aun­que to­dos cai­gan por tu cau­sa, yo ja­más cae­ré» (Mt 26, 33). «Se­ñor, ¿a quién va­mos a acu­dir? Tú tie­nes pa­la­bras de vi­da eter­na» (Jn 6, 68). «Se­ñor, ¿por qué no pue­do se­guir­te aho­ra? Da­ré mi vi­da por ti» (Jr 13, 37). «Se­ñor, tú co­no­ces to­do, tú sa­bes que te quie­ro» (Jn 21, 17). Es­tas y otras mu­chas pa­la­bras su­yas, así co­mo las in­con­ta­bles es­ce­nas en los Evan­ge­lios en los que los prin­ci­pa­les y ca­si úni­cos per­so­na­jes son Je­sús y Pe­dro, nos mues­tran al in­ter­lo­cu­tor prin­ci­pal del Maes­tro, al más des­ta­ca­do de sus se­gui­do­res, y con ello, al pro­to­ti­po del cris­tiano.

El car­de­nal ar­zo­bis­po de Nue­va York, uno de los pur­pu­ra­dos más leí­dos en to­do el mun­do por sus en­sa­yos teo­ló­gi­cos y sus li­bros de es­pi­ri­tua­li­dad bí­bli­ca, nos ofre­ce con es­te úl­ti­mo li­bro una obra do­ble­men­te pro­ve­cho­sa. Por un la­do nos brin­da la po­si­bi­li­dad de acer­car­nos la gran fi­gu­ra del após­tol al que Je­sús con­fío su Igle­sia. Por otro la­do, nos da la opor­tu­ni­dad de acer­car­nos ca­si sin dar­nos cuen­ta a otra per­so­na que es­tá pre­sen­te en ca­da una de las pá­gi­nas de es­te li­bro: ca­da uno de los lec­to­res, con­fron­ta­do con Pe­dro co­mo cris­tiano, co­mo se­gui­dor tam­bién del Maes­tro, o sim­ple­men­te co­mo quien, de mo­dos muy di­ver­sos, se sien­te atraí­do por Je­sús y por esos pri­me­ros se­gui­do­res su­yos en­ca­be­za­dos por Pe­dro. Pa­re­ce cla­ro que el pro­pó­si­to del au­tor es que con es­te li­bro co­noz­ca­mos, en­ten­da­mos me­jor, y que­ra­mos más a san Pe­dro após­tol. Pe­ro tam­bién que nos co­noz­ca­mos y en­ten­da­mos me­jor a no­so­tros mis­mos, cris­tia­nos erran­tes, con nues­tros an­he­los más pro­fun­dos, nues­tros fra­ca­sos y nues­tras victorias, nues­tras for­ta­le­zas y nues­tras de­bi­li­da­des, en el es­pe­jo de Pe­dro.

El mo­do con el que el car­de­nal Do­lan re­crea el pri­mer en­cuen­tro en­tre Je­sús y Pe­dro, el sen­tir del vien­to en el mar agi­ta­do de la pro­pia exis­ten­cia, la ex­pe­rien­cia lu­mi­no­sa de la trans­fi­gu­ra­ción, el di­fí­cil apren­di­za­je del Maes­tro en el que, co­mo Pe­dro, ca­da uno tie­ne que asu­mir un cam­bio com­ple­to de men­ta­li­dad, la aco­gi­da sin re­ser­vas de la mi­se­ri­cor­dia in­con­di­cio­nal de Dios, la pro­vo­ca­ción del se­gui­mien­to en el amor per­so­nal al Hi­jo de Dios, el mie­do a per­der su con­fian­za por cau­sa de la trai­ción del pe­ca­do, la ren­di­ción de­fi­ni­ti­va an­te su pre­sen­cia, y la do­na­ción de la pro­pia vi­da en la gran aven­tu­ra en lo que su­po­ne el se­gui­mien­to de Cris­to, son so­lo al­gu­nos de los via­jes apa­sio­nan­tes que, de la mano de Pe­dro, se en­con­tra­rá in­vo­lu­cra­do el lec­tor. Por eso es­ta­mos an­te un li­bro pe­li­gro­so. De­be­ría po­ner­lo en la por­ta­da: ¡Cui­da­do! ¡Us­ted pue­de con­ver­tir­se a Cris­to si lee es­te li­bro!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.