He­re­dar la vi­da eter­na

XXVIII Do­min­go del tiem­po or­di­na­rio

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe Y Vida - Daniel A. Escobar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia ad­jun­to de Ma­drid

La Sa­gra­da Es­cri­tu­ra abun­da en epi­so­dios en los que se abor­da la cues­tión del di­ne­ro y las ri­que­zas. Ge­ne­ral­men­te, el An­ti­guo Tes­ta­men­to con­si­de­ra al­go positivo el po­seer bie­nes, pues­to que es­tos son un signo de la ben­di­ción de Dios. Es­ta vi­sión de elec­ción di­vi­na ha con­ti­nua­do prác­ti­ca­men­te has­ta nues­tros días co­mo trasfondo de al­gu­nas teo­rías eco­nó­mi­cas. En con­ti­nui­dad con la tra­di­ción ju­día, tan­to el Evan­ge­lio co­mo el res­to del Nue­vo Tes­ta­men­to se de­tie­nen en va­rias oca­sio­nes en al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes en las que vuel­ve a apa­re­cer la cues­tión del cris­tiano y los bie­nes o, co­mo es­te do­min­go, en cuál de­be ser la ac­ti­tud del dis­cí­pu­lo de Je­su­cris­to con res­pec­to al di­ne­ro. El frag­men­to del Evan­ge­lio co­mien­za con la es­ce­na del diá­lo­go en­tre Jesús y el per­so­na­je que se iden­ti­fi­ca con el jo­ven ri­co. A con­ti­nua­ción, si­guen las pa­la­bras del Se­ñor so­bre el obs­tácu­lo que su­po­nen las ri­que­zas pa­ra en­trar en el reino de Dios. Con­clu­ye el tex­to con la pre­gun­ta de Pe­dro acer­ca de lo que les es­pe­ra a los dis­cí­pu­los del Se­ñor.

La ma­ni­fes­ta­ción de una in­quie­tud

No ca­be du­da de que ese uno del que ha­bla del Evan­ge­lio mos­tra­ba gran apre­cio ha­cia Jesús. Así lo cons­ta­ta el he­cho de que se acer­ca al Se­ñor co­rrien­do, se arro­di­lla an­te él y lo lla­ma «maes­tro bueno». Jun­to con la fas­ci­na­ción por Jesús, las pa­la­bras del jo­ven revelan un de­seo sincero de lle­var una vi­da ho­nes­ta, tal y co­mo ma­ni­fies­ta su pre­gun­ta: «¿Qué ha­ré pa­ra he­re­dar la vi­da eter­na?». Se co­mien­za así un diá­lo­go en el que de un co­mien­zo pro­me­te­dor se ter­mi­na­rá en una pro­fun­da de­cep­ción pa­ra to­dos: pa­ra el pro­pio jo­ven ri­co, que «frun­ció el ce­ño y se mar­chó tris­te, por­que era muy ri­co»; pa­ra Jesús, cu­yas pa­la­bras cons­ta­tan la di­fi­cul­tad de com­pa­ti­bi­li­zar ri­que­zas y se­gui­mien­to ver­da­de­ro; pa­ra los oyen­tes de la Pa­la­bra de Dios, a quie­nes el evan­ge­lis­ta Mar­cos con­si­gue in­tro­du­cir de mo­do úni­co en esa de­cep­ción. Sin em­bar­go, lo que a pri­me­ra vis­ta pa­re­ce un epi­so­dio de fra­ca­so se con­vier­te en uno de los pa­sa­jes en los que el Se­ñor acla­ra con ma­yor ni­ti­dez qué im­pli­ca ser dis­cí­pu­lo su­yo. Co­mo si Jesús ya co­no­cie­ra de an­te­mano la res­pues­ta po­si­ti­va del jo­ven, enu­me­ra al­gu­nos de los man­da­mien­tos de la ley, en con­cre­to aque­llos que se re­fie­ren a la re­la­ción con el pró­ji­mo. En efec­to, la con­tes­ta­ción del jo­ven re­cuer­da a un exa­men que ha si­do cum­pli­men­ta­do de mo­do per­fec­to, don­de el su­je­to ob­tie­ne la má­xi­ma calificación. No es­ta­mos an­te un pe­ca­dor pú­bli­co, sino an­te una per­so­na in­quie­ta, ho­nes­ta y que ha­ce el bien.

«Una co­sa te fal­ta»

Has­ta aquí el pa­sa­je mues­tra có­mo quien con­tro­la la vi­da del jo­ven es él mis­mo, pe­ro la es­ce­na quie­re re­fle­jar aho­ra el in­ten­to de Je­su­cris­to por en­trar en su vi­da: «se que­dó mi­rán­do­lo, lo amó y le di­jo: una co­sa te fal­ta». En reali­dad, Jesús no ha­ce sino de es­pe­jo de la vi­da del jo­ven, pues­to que él sa­bía que al­go le fal­ta­ba cuan­do va co­rrien­do y se pos­tra an­te Jesús. ¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne, pues, el «ven­de lo que tie­nes y dá­se­lo a los po­bres»? Sin du­da su­po­ne una llamada y una ad­ver­ten­cia. Una llamada ha­cia un des­pren­di­mien­to to­tal a quien po­ne su con­fian­za en las ri­que­zas y, en de­fi­ni­ti­va, en sus pro­pias fuer­zas, sus ta­len­tos o sus se­gu­ri­da­des me­ra­men­te hu­ma­nas. La ad­ver­ten­cia im­pli­ca que quien sien­te es­ta in­quie­tud y no la responde no col­ma­rá nun­ca los de­seos que Dios ha ins­cri­to en su co­ra­zón.

La reac­ción de Pe­dro

El diá­lo­go fi­nal en­tre Pe­dro y el Se­ñor nos per­mi­te ver que es­te se­gui­mien­to no es al­go lo­gra­do pa­ra siem­pre, sino que cons­ti­tu­ye una con­ti­nua llamada. Así se des­pren­de a par­tir de la pre­gun­ta del príncipe de los após­to­les, que pa­re­ce es­pe­rar una recompensa. La res­pues­ta del Se­ñor no la nie­ga, pe­ro in­sis­te en que el re­ci­bir «cien ve­ces más» no su­po­ne una ca­mino de éxito o aplau­so fá­cil, sino una con­fi­gu­ra­ción con la cruz del Se­ñor.

El jó­ven ri­co se mar­cha en­tris­te­ci­do, de Ja­mes Tis­sot. Mu­seo de Brooklyn (Nue­va York)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.