La Igle­sia re­cha­za las de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Cris­ti­na Sánchez Agui­lar

Va­rias dió­ce­sis an­da­lu­zas ce­le­bra­ron el miér­co­les un en­cuen­tro de si­len­cio y ora­ción co­mo mues­tra de re­cha­zo a la de­ci­sión del Go­bierno de ex­pul­sar en ca­lien­te a más de un cen­te­nar de mi­gran­tes en Ceu­ta. El de­le­ga­do de Mi­gra­cio­nes de Cá­diz y Ceu­ta afir­ma que la ver­da­de­ra cri­sis no es «la su­pues­ta in­va­sión» de mi­gran­tes, sino «las 1.549 personas fa­lle­ci­das en el mar en lo que lle­va­mos de 2018»

Va­rias dió­ce­sis an­da­lu­zas aco­gie­ron es­te miér­co­les la ce­le­bra­ción de los Círcu­los del si­len­cio, un en­cuen­tro de ora­ción cen­tra­do es­ta vez en la ex­pul­sión en ca­lien­te de 116 mi­gran­tes a Ma­rrue­cos. «No hay ba­se ju­rí­di­ca só­li­da pa­ra sus­ten­tar es­ta de­ci­sión; cree­mos que se es­tán vul­ne­ran­do sus de­re­chos», afir­ma el de­le­ga­do de Mi­gra­cio­nes de la dió­ce­sis de Cá­diz y Ceu­ta

Hace tres años que na­cie­ron los Círcu­los del si­len­cio, una ac­ción con­jun­ta de las de­le­ga­cio­nes de pas­to­ral de Mi­gra­cio­nes de las ciu­da­des del sur de Es­pa­ña que in­vi­ta a los vian­dan­tes a ofre­cer me­dia ho­ra de ora­ción y si­len­cio una vez al mes pa­ra «man­te­ner vi­vo el re­cuer­do de la si­tua­ción de las personas mi­gran­tes y re­fu­gia­das en la fron­te­ra sur». Es «nues­tra ma­ne­ra de re­cor­dar a la ciudadanía que no ol­vi­den y, a la vez, de re­cla­mar una res­pues­ta de jus­ti­cia a to­da es­ta reali­dad», afir­ma Ga­briel Del­ga­do, de­le­ga­do de Mi­gra­cio­nes de la dió­ce­sis de Cá­diz y Ceu­ta.

Se hace ca­da se­gun­do miér­co­les de mes. Pe­ro es­te sep­tiem­bre han he­cho una ex­cep­ción y han tras­la­da­do la ini­cia­ti­va a la primera se­ma­na «por la sor­pre­sa que nos ha su­pues­to la de­ci­sión del Go­bierno de de­vol­ver de for­ma ex­prés a Ma­rrue­cos a los 116 mi­gran­tes que sal­ta­ron la va­lla de Ceu­ta el 22 de agos­to», re­co­no­ce el de­le­ga­do. De­ci­sión, se­ña­la Del­ga­do, «que ha su­pues­to un cam­bio re­pen­tino en la po­lí­ti­ca del PSOE, que ha­bía des­per­ta­do una co­rrien­te de sim­pa­tía» al per­mi­tir que el bar­co Aqua­rius atra­ca­se en el puerto de Va­len­cia con 629 personas a bor­do. «Hay quien vio mal es­ta ac­ción, pe­ro pa­ra no­so­tros sal­var la vi­da de los mi­gran­tes es lo prio­ri­ta­rio».

Des­de la dió­ce­sis de Cá­diz y Ceu­ta, el de­le­ga­do com­par­te la de­nun­cia de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, que han cuestionado es­tos días la le­ga­li­dad de la de­vo­lu­ción de es­tos 116 mi­gran­tes. «¿Qué pa­sa con las personas que ve­nían a so­li­ci­tar pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal? Con la pre­mu­ra del re­cha­zo es im­po­si­ble que die­ra tiem­po a ave­ri­guar cuál era su si­tua­ción, si eran solicitantes de asilo…», ase­gu­ra. El mi­nis­tro del In­te­rior, Gran­de-Mar­las­ka, ase­gu­ró que pre­via­men­te se reali­zó «una iden­ti­fi­ca­ción en de­pen­den­cias po­li­cia­les de los ciu­da­da­nos, con in­for­ma­ción de sus de­re­chos y la de­bi­da asis­ten­cia ju­rí­di­ca». Pe­ro el res­pon­sa­ble de Mi­gra­cio­nes de la dió­ce­sis ga­di­ta­na afir­ma que, a su en­ten­der, «no hay ba­se ju­rí­di­ca só­li­da pa­ra sus­ten­tar es­ta ex­pul­sión; cree­mos que se es­tán vul­ne­ran­do de­re­chos».

Tam­bién los Círcu­los del si­len­cio ce­le­bra­dos es­te miér­co­les en lo­ca­li­da­des co­mo Cá­diz, Bar­ba­te, Conil, Ta­ri­fa, Al­ge­ci­ras, Ceu­ta, Tán­ger, Te­túan y Má­la­ga –don­de se ce­le­bran ha­bi­tual­men­te–, y otras que se han uni­do an­te la gra­ve­dad de los he­chos, co­mo Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Za­ra­go­za o Gra­na­da, han pues­to de ma­ni­fies­to el re­cha­zo de la Igle­sia a la si­tua­ción. Eso sí, acla­ra Del­ga­do, «las fron­te­ras han de ser se­gu­ras y con­tro­la­das, siem­pre que se res­pe­ten los de­re­chos». Es de­cir, lo ideal es «dar pa­so a una mi­gra­ción re­gu­lar, pe­ro no exis­ten vías se­gu­ras y, por tan­to, la de­man­da de la Igle­sia es que se es­ta­blez­can es­tas vías».

Aña­de, co­mo ejem­plo, la pe­ti­ción de «que las em­ba­ja­das y con­su­la­dos en los paí­ses de ori­gen pue­dan ex­ten­der vi­sa­dos» y se su­ma a la pro­pues­ta de la Co­mu­ni­dad de San’t Egi­dio y apo­ya­da por el car­de­nal Oso­ro, ar­zo­bis­po de Ma­drid, de es­ta­ble­cer co­rre­do­res hu­ma­ni­ta­rios, co­mo ya se es­tá rea­li­zan­do en Ita­lia. «El que sa­le de su tie­rra no sa­le por­que quie­re», ase­gu­ra­ba el car­de­nal es­te mes de agos­to en una en­tre­vis­ta a RNE. «El mun­do en que vi­vi­mos es la ca­sa de to­dos los hom­bres, no so­lo de unos po­cos. Dios lo ha he­cho pa­ra to­dos». Otra co­sa, ase­ve­ró, «es la re­gu­la­ción que ten­ga que ha­cer­se pa­ra que es­to sea po­si­ble».

El «fin po­lí­ti­co» de la «in­va­sión»

La otra ca­ra de la mo­ne­da fue la vio­len­cia em­plea­da por al­gu­nos mi­gran­tes du­ran­te su in­ten­to de sal­to a la va­lla, que lan­za­ron a la Guar­dia Ci­vil re­ci­pien­tes de plás­ti­co con ex­cre­men­tos, sangre, cal vi­va y áci­dos, lo que pro­du­jo que sie­te agen­tes re­sul­ta­ran he­ri­dos. «Es­toy en con­tra de cual­quier ti­po de vio­len­cia en fron­te­ra», ase­ve­ra, pe­ro re­cal­ca que «el gru­po que uti­li­zó es­tos métodos no fue nu­me­ro­so». De he­cho, «los pro­pios mi­gran­tes aco­gi­dos en el CETI de Ceu­ta se han pro­nun­cia­do en su ma­yo­ría en con­tra de la vio­len­cia». En su opi­nión –y hace hin­ca­pié en que es­tas de­cla­ra­cio­nes son «a tí­tu­lo per­so­nal»–, «se ha mag­ni­fi­ca­do me­diá­ti­ca­men­te lo ocu­rri­do», y «da la sen­sa­ción de que se ha uti­li­za­do pa­ra la ren­ta­bi­li­dad elec­to­ral». Al­go, aña­de, «que no es jus­to, ni bueno, ni éti­co».

A es­te dis­cur­so se su­ma el de «la in­va­sión de los mi­gran­tes». Otro hi­lo, ase­gu­ra Del­ga­do, que tie­ne un «fin po­lí­ti­co», por­que, ade­más, «no es cier­to. Se­gún los úl­ti­mos da­tos de la Ofi­ci­na In­ter­na­cio­nal de Mi­gra­cio­nes (IOM), las lle­ga­das en 2018 han si­do de 67.122 personas, fren­te a las 172.362 que lle­ga­ron en 2017». En cam­bio, «lo que de ver­dad es una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, y no se ha­bla de ello, es de las 1.549 personas fa­lle­ci­das o des­apa­re­ci­das en el mar es­te año», mu­chas de ellas a cau­sa de los im­pe­di­men­tos pues­tos a los bar­cos de sal­va­men­to ma­rí­ti­mo en di­ver­sos paí­ses eu­ro­peos. Tam­bién lo son las re­da­das, de­ten­cio­nes y ex­pul­sio­nes de mi­gran­tes des­de el nor­te al sur de Ma­rrue­cos, que co­men­za­ron po­co des­pués de que la Unión Eu­ro­pea acep­ta­se pa­gar al país ma­gre­bí 35 mi­llo­nes de eu­ros en con­cep­to de «coope­ra­ción y desa­rro­llo». Dos jó­ve­nes ma­lien­ses, uno de ellos me­nor de edad, fa­lle­cie­ron a me­dia­dos de agos­to en di­chas re­da­das po­li­cia­les, se­gún in­for­ma­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas.

AFP / Joa­quín Sánchez

Un in­mi­gran­te su­je­ta a otro, he­ri­do tras el sal­to a la va­lla de Ceu­ta el 22 de agos­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.