Una pa­rro­quia co­ral

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Fran Ote­ro

Al fren­te de la jo­ven co­mu­ni­dad de Las Ro­sas, en Ma­drid, hay una fa­mi­lia, dos sa­cer­do­tes y una mu­jer cé­li­be per­te­ne­cien­tes a la co­mu­ni­dad Ad­sis. Y en el día a día de la co­mu­ni­dad pa­rro­quial, se in­ten­ta prac­ti­ca la co­rres­pon­sa­bi­li­dad de los lai­cos. El pá­rro­co, Mi­quel Co­ro­mi­nas, lo tie­ne cla­ro: lo im­por­tan­te, más allá de ca­da es­ta­do de vi­da, es que com­par­ti­mos la vo­ca­ción de cris­tia­nos».

La en­vol­tu­ra de la pa­rro­quia del jo­ven ba­rrio de Las Ro­sas de Ma­drid, un ba­rra­cón en un des­cam­pa­do, es­con­de una pro­pues­ta don­de los lai­cos son tan im­por­tan­tes co­mo los sa­cer­do­tes. Vi­vo ejem­plo de la co­mu­ni­dad Ad­sis a quien se en­co­men­dó la pa­rro­quia, for­ma­da por dos sa­cer­do­tes, una fa­mi­lia con tres hi­jos y una cé­li­be que com­par­ten te­cho, bie­nes y mi­sión

Las Ro­sas es un ba­rrio de Ma­drid que pa­re­ce desafiar to­do lo que tie­ne al­re­de­dor. Es un ba­rrio nuevo y de cla­se me­dia y al­ta –el que co­bi­ja al nuevo es­ta­dio del Atlé­ti­co de Ma­drid–, ro­dea­do por otros más an­ti­guos y em­po­bre­ci­dos, en­tre los que aso­ma la ca­be­za el de San Blas, que da nom­bre al dis­tri­to que los agru­pa. Cuen­ta, ade­más, con un ve­cin­da­rio muy jo­ven, don­de pre­do­mi­nan las fa­mi­lias con ni­ños y a los que se han su­ma­do en los úl­ti­mos tiem­pos al­gu­nos ma­yo­res que bus­can la tran­qui­li­dad que no les da el cen­tro o es­tar cer­ca de sus hi­jos. Pe­ro no so­lo el ba­rrio desafía el sta­tu quo, tam­bién lo hace la pa­rro­quia que ha­bi­ta en él, la de Nues­tra Se­ño­ra de Las Ro­sas, que lle­gó a la zo­na cuan­do gran par­te del te­rreno era des­cam­pa­do. En uno de los que que­dan, en un hu­mil­de ba­rra­cón, se hace pre­sen­te la Igle­sia en una co­mu­ni­dad que, a su vez, guía otra co­mu­ni­dad, per­te­ne­cien­te al mo­vi­mien­to Ad­sis, cu­yo nú­cleo for­man dos sa­cer­do­tes, una fa­mi­lia y una cé­li­be que vi­ven jun­tos y com­par­ten vi­da y pro­yec­to. La co­mu­ni­dad se com­ple­ta con una mu­jer que per­te­ne­ce a ella a to­dos los efec­tos, pe­ro no vive en la ca­sa. Y lue­go es­tán los aso­cia­dos, vin­cu­la­dos tam­bién a la co­mu­ni­dad.

Que la pa­rro­quia es­té en­co­men­da­da a Ad­sis le im­pri­me un se­llo es­pe­cial que se po­ne de ma­ni­fies­to en la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los fie­les, in­de­pen­dien­te­men­te del es­ti­lo de vi­da que ha­yan ele­gi­do. «La vo­ca­ción de to­dos los cris­tia­nos es lo pri­me­ro y a lo que da­mos más va­lor. Así, no ca­be aque­llo de “el co­la­bo­ra­dor del cu­ra” o “el cu­ra me de­ja ha­cer”… No es un lai­co cle­ri­ca­li­za­do, ni le usa­mos pa­ra ha­cer co­sas», ex­pli­ca Mi­quel Co­ro­mi­nas, el pá­rro­co. De he­cho, los dis­tin­tos equi­pos, en­tre ellos los de ca­te­que­sis, es­tán li­de­ra­dos por fie­les de la pa­rro­quia. In­clu­so se han crea­do gru­pos a pe­ti­ción de los lai­cos, que ellos mis­mos ges­tio­nan, co­mo el de re­fu­gia­dos, con diez o do­ce personas, y que aco­ge des­de hace más de un año a una fa­mi­lia si­ria. «La gen­te va­lo­ra mu­cho que los lai­cos ten­gan un pa­pel im­por­tan­te y pue­dan es­tar al mis­mo ni­vel que el sa­cer­do­te», aña­de Ma­ri Mar Ló­pez, la mu­jer cé­li­be de la co­mu­ni­dad.

Lo que su­ce­de en la pa­rro­quia, al fin y al ca­bo, es re­fle­jo de la vi­da co­mu­ni­ta­ria de quie­nes es­tán en primera lí­nea. En ca­sa son ocho –dos sa­cer­do­tes, un ma­tri­mo­nio con sus tres ni­ños y una mu­jer cé­li­be– y ca­da uno tie­ne un mi­nis­te­rio. Nin­guno de los im­por­tan­tes –el res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­dad, la ecó­no­ma o la en­car­ga­da de ani­mar la pas­to­ral– re­cae en el sa­cer­do­te. «Hay mu­cha gen­te que se ex­tra­ña por que el cu­ra no sea el res­pon­sa­ble», aña­de Co­ro­mi­nas.

En la co­mu­ni­dad na­die es más que otro. To­dos com­par­ten la vo­ca­ción ca­ris­má­ti­ca de Ad­sis. Y en to­dos ellos, la for­ma de vi­da lle­gó des­pués de ha­cer la op­ción por la co­mu­ni­dad y por la fra­ter­ni­dad. Así lo ex­pli­ca So­li­mar Cas­tro, la ma­dre de fa­mi­lia: «Cuan­do hi­ce la op­ción de­fi­ni­ti­va por Ad­sis no co­no­cía a mi ma­ri­do y en esos mo­men­to me in­cli­na­ba más ha­cia el ce­li­ba­to. Lo que de­fi­ni­mos pri­me­ro es la vo­ca­ción y lue­go el es­ta­do de vi­da». Mi­quel Co­ro­mi­nas, por su par­te, des­cu­brió la vo­ca­ción sa­cer­do­tal cuan­do ya vi­vía en co­mu­ni­dad. Igual que Ma­ri Mar, que se in­vo­lu­cró de­fi­ni­ti­va­men­te en el mo­vi­mien­to en 1997, pe­ro no to­mó op­ción por el ce­li­ba­to has­ta el 2003.

Co­mo her­ma­nos, lo com­par­ten to­do, tam­bién los bie­nes que ga­nan con su tra­ba­jo. «Es­to es una de las co­sas que más cho­ca en la so­cie­dad. Com­par­ti­mos bie­nes y ne­ce­si­da­des y, por lo tan­to, gra­cias a que vi­vi­mos en

co­mu­ni­dad so­mos ca­pa­ces de re­sol­ver ne­ce­si­da­des que so­los no po­dría­mos», afir­ma So­li­mar.

Tan­to en la co­mu­ni­dad co­mo en la pa­rro­quia es­tán cen­tra­dos, por la con­fi­gu­ra­ción del ba­rrio, en uno de los dos pi­la­res de Ad­sis: los jó­ve­nes. Así se ex­pli­ca la in­tere­san­te pro­pues­ta de cre­ci­mien­to en la fe que se ofre­ce a los que lle­gan a la pa­rro­quia, un pro­yec­to que se ex­tien­de du­ran­te 20 años. Cuen­tan con una pro­pues­ta am­bi­cio­sa y exi­gen­te que ca­da año re­ci­be más de­man­da. Por ejem­plo, en la ca­te­que­sis de Co­mu­nión ago­tan to­das las pla­zas ca­da año, y eso que los pa­dres es­tán obli­ga­dos a asis­tir a una se­sión pa­ra­le­la a la de sus hi­jos. «Cuan­do traen a sus ni­ños, ellos tam­bién se que­dan y tra­tan el mis­mo te­ma con un ca­te­quis­ta de adul­tos. Al fi­nal, al­guno que ve­nía a re­ga­ña­dien­tes se que­da en la pa­rro­quia y otros que se van lo ha­cen sor­pren­di­dos po­si­ti­va­men­te», ex­pli­ca el pá­rro­co.

Pro­pues­ta pa­ra to­da la vi­da

Es­pe­cial­men­te in­tere­san­tes son los gru­pos de pos­co­mu­nión, que se ex­tien­den du­ran­te cin­co años, una de las eta­pas más com­pli­ca­das pa­ra re­te­ner a los cha­va­les. En Las Ro­sas se abren ca­da año tres gru­pos con 12 o 13 personas que desem­bo­can en gru­pos de jó­ve­nes y que se atien­den gra­cias a 14 acom­pa­ñan­tes con los que cuen­ta la pa­rro­quia. «Se­gui­mos los ma­te­ria­les de Ad­sis, Jó­ve­nes y

Dios, que no es­tán en­fo­ca­dos a ha­cer la Con­fir­ma­ción, que ya se ha­rá, sino a que el jo­ven va­ya cre­cien­do en la fe», apun­ta So­li­mar, mu­chos años res­pon­sa­ble de los jó­ve­nes.

Pa­ra ofre­cer la me­jor aten­ción, tra­ba­jan mu­cho con los ca­te­quis­tas de jó­ve­nes, por­que, aña­de, «uno trans­mi­te lo que cree», y por eso es im­por­tan­te que ten­gan su gru­po de fe. La aco­gi­da, el acom­pa­ña­mien­to, la per­so­na­li­za­ción de ni­ños, jó­ve­nes y pa­dres tam­bién es vi­tal, ex­pli­ca Co­ro­mi­nas: «Te­ne­mos que ha­blar con unos y con otros, ha­cer­nos los en­con­tra­di­zos, cui­dar a las personas y es­cu­char­las. Se tra­ta de ha­cer ver a to­dos los que vie­nen a la pa­rro­quia que tie­nen un va­lor y una vo­ca­ción».

Aun­que el otro pilar de Ad­sis, los po­bres, no es­tá tan acen­tua­do en es­ta pa­rro­quia por su pro­pio en­torno, sí exis­te una es­pe­cial com­pro­mi­so y sen­si­bi­li­dad so­cial. Mu­chos jó­ve­nes de la pa­rro­quia acu­den ca­da se­ma­na a dar cla­ses de apo­yo, de al­fa­be­ti­za­ción o son vo­lun­ta­rios en los ser­vi­cios de Cá­ri­tas en el li­mí­tro­fe y de­pri­mi­do ba­rrio de San Blas. Ade­más, par­ti­ci­pan en di­fe­ren­tes cam­pos de tra­ba­jo du­ran­te el ve­rano aten­dien­do a personas en­fer­mas de si­da, a an­cia­nos o a personas con dis­ca­pa­ci­dad. Del mis­mo mo­do, adul­tos y jó­ve­nes co­la­bo­ran con Ba­ro­ké, un pro­yec­to de ayu­da a po­bla­ción mi­gran­te ges­tio­na­do por Ad­sis, y con el ci­ta­do pro­gra­ma de la pa­rro­quia de ayu­da a los re­fu­gia­dos. To­do es­to se com­ple­men­ta con cua­tro o cin­co ac­cio­nes al año que bus­can re­cau­dar fon­dos pa­ra dis­tin­tos pro­yec­tos.

Pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra de Las Ro­sas

Fo­tos: Pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra de Las Ro­sas

La ca­pi­lla de la co­mu­ni­dad. Mi­quel Co­ro­mi­nas, el pá­rro­co, se­gun­do por la iz­quier­da; Ma­ri Mar Ló­pez, sex­ta por la iz­quier­da, y So­li­mer Cas­tro, quin­ta por la de­re­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.