Igle­sia sig­ni­fi­ca asam­blea

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

«Mi­rad có­mo se aman». Es­te, de­cía Ter­tu­liano en el si­glo II, era el ras­go más atrac­ti­vo que ofre­cían los cris­tia­nos a la so­cie­dad ro­ma­na. De na­da sir­ve de­fi­nir la Igle­sia co­mo co­mu­ni­dad de bau­ti­za­dos si esos la­zos fra­ter­na­les no se ex­pe­ri­men­tan de for­ma per­so­nal en pe­que­ños gru­pos, en los que ca­da per­so­na sea va­lo­ra­da y con­si­de­ra­da co­rres­pon­sa­ble de los asun­tos co­mu­nes. En la es­te­la del Va­ti­cano II, el Pa­pa in­sis­te en com­ba­tir la men­ta­li­dad del cle­ri­ca­lis­mo que per­sis­te en mu­chos ám­bi­tos ca­tó­li­cos. Des­de la mi­sión com­par­ti­da que lle­van a ca­bo mu­chas con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas a la cre­cien­te in­cor­po­ra­ción de lai­cos a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en las cu­rias dio­ce­sa­nas, ca­da vez hay más ejem­plos en es­ta di­rec­ción. Al­fa y Ome­ga se fi­ja es­ta se­ma­na en el no­ve­do­so ca­so de la pa­rro­quia de Las Ro­sas en Ma­drid, que tie­ne al fren­te a una co­mu­ni­dad Ad­sis cons­ti­tui­da por una fa­mi­lia, dos sa­cer­do­tes y una mu­jer cé­li­be. Se tra­ta de una reali­dad no ex­tra­po­la­ble sin más a otros con­tex­tos, pe­ro sir­ve de ins­pi­ra­ción y re­cuer­da que, ori­gi­na­ria y eti­mo­ló­gi­ca­men­te, Igle­sia sig­ni­fi­ca asam­blea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.