¿Qué lle­va a un sa­cer­do­te a con­ver­tir­se en abu­sa­dor se­xual?

El pres­ti­gio del cle­ro y la asi­me­tría de edad y po­der en­tre el abu­sa­dor y el me­nor ex­pli­can la re­la­ti­va fa­ci­li­dad con que se han lle­va­do a ca­bo es­tas con­duc­tas de abu­so, así co­mo la in­cre­du­li­dad ini­cial de las fa­mi­lias de las víc­ti­mas

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - En­ri­que Eche­bu­rúa Ca­te­drá­ti­co de Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co. Aca­dé­mi­co de Ja­kiun­de

La ma­yo­ría de los abu­sa­do­res se­xua­les de me­no­res no per­te­ne­cen al cle­ro, sino que son personas lai­cas cer­ca­nas al en­torno del me­nor (fa­mi­lia­res, pro­fe­so­res, mo­ni­to­res, et­cé­te­ra). Los de­pre­da­do­res se­xua­les en­tre sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos va­ro­nes (en las mu­je­res, lai­cas o re­li­gio­sas, las des­via­cio­nes se­xua­les, co­mo la pe­dofi­lia o el ex­hi­bi­cio­nis­mo, son mu­cho menos fre­cuen­tes) pue­den cons­ti­tuir del 2 % al 5 % del to­tal del cle­ro, pe­ro ge­ne­ran mu­chas víc­ti­mas, es­pe­cial­men­te en­tre chi­cos ado­les­cen­tes y ni­ños pre­pú­be­res. Una vez lle­va­do a ca­bo el pri­mer abu­so, se rom­pen las in­hi­bi­cio­nes mo­ra­les y los abu­sa­do­res se con­vier­ten en unos adic­tos al se­xo (de pen­sa­mien­to y obra), bien con la mis­ma o con di­fe­ren­tes víc­ti­mas, a las que ven con una mi­ra­da su­cia.

Al mar­gen del da­ño ge­ne­ra­do a los me­no­res, el re­cha­zo so­cial sus­ci­ta­do con­tra el cle­ro co­rrup­to de­ri­va del ca­rác­ter de un gru­po que de­be ser ejem­plar (se les re­co­no­ce co­mo guías es­pi­ri­tua­les en los ám­bi­tos re­li­gio­sos y edu­ca­ti­vos) y que, por ello, pro­du­ce más in­dig­na­ción.

Los abu­sa­do­res se­xua­les han ac­tua­do más en re­gí­me­nes ce­rra­dos (se­mi­na­rios, in­ter­na­dos...), en don­de era más fá­cil ejer­cer el con­trol sobre los me­no­res, y en aque­llos ca­sos en los que las víc­ti­mas te­nían unos la­zos fa­mi­lia­res más dé­bi­les, es de­cir, que eran más vul­ne­ra­bles por la fal­ta de ca­ri­ño ex­pe­ri­men­ta­do. El pres­ti­gio del cle­ro y la asi­me­tría de edad y po­der en­tre el abu­sa­dor y el me­nor ex­pli­can la re­la­ti­va fa­ci­li­dad con que se han lle­va­do a ca­bo es­tas con­duc­tas de abu­so, así co­mo la in­cre­du­li­dad ini­cial de las fa­mi­lias de las víc­ti­mas.

El ries­go de pe­de­ras­tia de­ri­va de un pro­ble­ma de in­sa­tis­fac­ción se­xual o de una atrac­ción anó­ma­la por los me­no­res. El sa­cer­do­cio, que im­pli­ca ce­li­ba­to y con­tac­to con los ni­ños jó­ve­nes, pue­de ser una coar­ta­da in­cons­cien­te pa­ra la ho­mo­se­xua­li­dad y la pe­dofi­lia, pe­ro, en otros ca­sos, es­tos pue­den ser re­sul­ta­do de un ce­li­ba­to di­fí­cil de so­por­tar a lo lar­go de la vi­da. Mu­chos sa­cer­do­tes abu­sa­do­res, no ne­ce­sa­ria­men­te pe­de­ras­tas, han sen­ti­do in­cli­na­ción por bus­car es­po­rá­di­cas sa­tis­fac­cio­nes se­xua­les en aque­llas personas (me­no­res) que tie­nen más a mano y que menos se pue­den re­sis­tir. Los abu­sa­do­res se­xua­les, a di­fe­ren­cia de los pe­dó­fi­los, ac­túan, sobre to­do, sobre preado­les­cen­tes o ado­les­cen­tes (no sobre ni­ños, que son el blanco pre­fe­ri­do de un pe­dó­fi­lo) y pue­den man­te­ner tam­bién re­la­cio­nes se­xua­les con adul­tos.

Me­ca­nis­mos de au­to­en­ga­ño

¿Có­mo se pue­de afron­tar el conflicto éti­co de ser guías es­pi­ri­tua­les, con la exi­gen­cia mo­ral que ello com­por­ta, de me­no­res a los que es­tán cau­san­do un pro­fun­do da­ño emo­cio­nal con sus con­duc­tas se­xua­les? La for­ma de ha­cer com­pa­ti­bles las nor­mas de con­cien­cia es­tric­tas con las con­duc­tas de de­pra­va­ción ha si­do me­dian­te el re­cur­so a las dis­tor­sio­nes cog­ni­ti­vas jus­ti­fi­ca­ti­vas del abu­so se­xual. Así, el diá­lo­go in­terno de mu­chos re­li­gio­sos abu­sa­do­res ha es­ta­do pre­si­di­do por la pre­sen­cia de pen­sa­mien­tos ses­ga­dos que se re­pi­ten una y otra vez y les per­mi­ten te­ner una con­cien­cia tran­qui­la. En­tre es­tos pen­sa­mien­tos, a mo­do de ejem­plos, fi­gu­ran los si­guien­tes: el se­xo con los ni­ños es en reali­dad la ex­pre­sión de un ca­ri­ño del que ca­re­cen en ca­sa; las ca­ri­cias no son se­xo, son so­lo una ex­pre­sión de amor y me­jo­ran la in­ti­mi­dad con el me­nor; a los me­no­res les gus­ta por­que, si no, ya se ha­brían ne­ga­do; si no hay vio­len­cia, al ni­ño no le va a afec­tar emo­cio­nal­men­te; es el ni­ño el que me se­du­ce. Co­mo se pue­de ver, los me­ca­nis­mos de au­to­en­ga­ño son muy ha­bi­tua­les en es­tos ca­sos.

Al mar­gen del ca­rác­ter prio­ri­ta­rio de la aten­ción psi­co­ló­gi­ca y so­cial a las víc­ti­mas, se re­quie­re pre­ve­nir el abu­so se­xual en el cle­ro. Ello supone reorien­tar la se­lec­ción de los se­mi­na­ris­tas y pres­tar aten­ción a la for­ma­ción en los se­mi­na­rios, ha­cién­do­los más abier­tos e in­te­gra­dos con la so­cie­dad; ha­cer un es­fuer­zo por de­tec­tar tem­pra­na­men­te el abu­so se­xual, pres­tan­do la de­bi­da cre­di­bi­li­dad y aten­ción a las víc­ti­mas; y de­nun­ciar a las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les a los au­to­res de lo que cons­ti­tu­ye un de­li­to, no me­ra­men­te un pe­ca­do.

Los abu­sa­do­res de­ben re­co­no­cer lo ocu­rri­do, sin es­cu­dar­se en sub­ter­fu­gios, ana­li­zar las cir­cuns­tan­cias del abu­so, asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les y pe­na­les y tra­tar­se psi­co­ló­gi­ca­men­te (to­da per­so­na tie­ne de­re­cho a una se­gun­da opor­tu­ni­dad) pa­ra en­ca­rar su fu­tu­ro y evi­tar la re­in­ci­den­cia. La pre­mi­sa fun­da­men­tal es que na­die tie­ne la cul­pa de su in­cli­na­ción se­xual, pe­ro to­dos so­mos res­pon­sa­bles de nues­tros ac­tos. A ni­vel cau­te­lar, hay que evi­tar que los pe­de­ras­tas si­gan en con­tac­to con jó­ve­nes.

A mo­do de con­clu­sión, ca­be de­cir que en mu­chos ca­sos los sa­cer­do­tes son ca­pa­ces de su­bli­mar la se­xua­li­dad, es de­cir, de re­gu­lar­la en aras de un bien su­pe­rior. De he­cho, hay gen­te muy pro­mis­cua se­xual­men­te y que es­tá des­equi­li­bra­da y gen­te cé­li­be que es­tá equi­li­bra­da. Sin em­bar­go, los abu­sos pue­den ser re­fle­jo de las di­fi­cul­ta­des per­so­na­les pa­ra vi­vir el ce­li­ba­to obli­ga­to­rio e in­clu­so de la inade­cua­da pre­sen­cia (o in­clu­so el mie­do) a la mu­jer en me­dios ecle­sia­les, que pue­de po­ten­ciar la in­ma­du­rez afec­ti­vo-se­xual de cier­tos com­po­nen­tes del cle­ro.

Pixabay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.