Miel y hiel

Lo que no se ha con­ta­do del via­je a Ir­lan­da del Pa­pa Na­die pue­de mi­ni­mi­zar la gra­ve­dad de los abu­sos, pe­ro hay quien ha en­con­tra­do la ex­cu­sa ideal pa­ra aca­bar con la Igle­sia

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Cris­ti­na Ló­pez Schlich­ting Du­blín

Her­mo­so En­cuen­tro Mun­dial de las Fa­mi­lias en Du­blín, pe­ro du­ro. En el ae­ro­puer­to, ya de re­gre­so, me lo cuen­ta un cu­ra es­pa­ñol: «Son dos ex­tre­mos –ex­pli­ca–: hay gen­te que te be­sa las ma­nos, lo que ya no se hace ni en Es­pa­ña, y otros que te es­cu­pen al pa­so». Ir­lan­da es­tá par­ti­da en dos.

Na­die pue­de mi­ni­mi­zar la gra­ve­dad de los abu­sos, pe­ro hay quien ha en­con­tra­do la ex­cu­sa ideal pa­ra aca­bar con la Igle­sia. Los ins­tru­men­tos son los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y un Go­bierno li­be­ral des­ca­ra­da­men­te an­ti­cle­ri­cal. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el pri­mer mi­nis­tro, Leo Va­rad­kar, es el jo­ven nuevo lí­der del par­ti­do con­ser­va­dor de­mo­cris­tiano Fi­ne Gael. Hi­jo de un mé­di­co in­mi­gran­te in­dio y una en­fer­me­ra ca­tó­li­ca, ha en­ca­be­za­do jun­to a su pa­re­ja, el car­dió­lo­go Matt Ba­rret, las ma­ni­fes­ta­cio­nes del Or­gu­llo gay en Du­blín. La vís­pe­ra de la lle­ga­da del Pa­pa se fe­li­ci­tó de que el ca­to­li­cis­mo hu­bie­se per­di­do pro­ta­go­nis­mo so­cial, una po­si­ción ex­tre­ma en Ir­lan­da, don­de la Igle­sia ha sos­te­ni­do y con­fi­gu­ra­do la iden­ti­dad del país has­ta la par­ti­da de los in­gle­ses en 1921. El es­fuer­zo cos­tó nu­me­ro­sos már­ti­res, un po­co al es­ti­lo de Po­lo­nia. Has­ta hace muy po­co, ser ca­tó­li­co era un or­gu­llo allí.

Obs­tácu­los

Or­ga­ni­zar el via­je del San­to Pa­dre no ha si­do fá­cil. Des­de el prin­ci­pio hu­bo es­ca­sa in­for­ma­ción a las pa­rro­quias y, so ca­pa de un am­bi­cio­so pro­gra­ma de se­gu­ri­dad po­li­cial, se es­ta­ble­cie­ron ex­tra­ños ho­ra­rios. «Fue el Go­bierno –ex­pli­can fuen­tes del Di­cas­te­rio de la Fa­mi­lia– quien man­dó que la Misa del do­min­go fue­se a las tres de la tar­de, tar­dí­si­mo en Ir­lan­da. La gen­te del nor­te y del sur del país tu­vo que re­gre­sar de no­che a sus ca­sas y mu­chos tra­ba­ja­ban al día si­guien­te».

Los asis­ten­tes a la Eu­ca­ris­tía en el Pho­ne­nix Park tu­vi­mos que ca­mi­nar más de una ho­ra de ida y otro tan­to de vuel­ta, por­que se im­pi­dió que los au­to­bu­ses se acer­ca­sen más. No hu­bo ayu­da ni pa­ra los an­cia­nos ni pa­ra los en­fer­mos y, per­so­nal­men­te, tu­ve que por­tear du­ran­te una ho­ra a una se­ño­ra de se­ten­ta y tan­tos que ya no po­día ca­mi­nar. La Po­li­cía se en­co­gía de hom­bros y pro­po­nía, co­mo única so­lu­ción, lle­var­la en am­bu­lan­cia al hos­pi­tal. Ni ca­rri­tos ni si­llas de ruedas dis­po­ni­bles.

Phoe­nix Park es un re­cin­to gi­gan­tes­co, apro­xi­ma­da­men­te dos ve­ces el Hy­de Park bri­tá­ni­co, pe­ro pe­se a ello so­lo se per­mi­tió im­pri­mir me­dio mi­llón de en­tra­das. En la te­le­vi­sión se di­fun­dió el «pe­li­gro de con­ta­gio de en­fer­me­da­des de­bi­do a la acu­mu­la­ción de gen­te» y a la en­tra­da del re­co­rri­do se ins­ta­la­ron dis­pen­sa­do­res de lí­qui­do an­ti­sép­ti­co.

A pe­sar de to­do, el via­je de Francisco fue un ro­tun­do éxi­to. Al menos 300.000 personas de to­das las eda­des acu­die­ron a la Misa en el par­que ba­jo la llu­via y los ros­tros de los ir­lan­de­ses trans­pa­ren­ta­ban la ale­gría de un en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal mul­ti­tu­di­na­rio en el que por fin no se sen­tían so­los. En con­tras­te, los re­por­ta­jes sobre el even­to fue­ron pa­vo­ro­sos. La te­le­vi­sión mul­ti­pli­có las imá­ge­nes del par­que se­mi­va­cío, fil­ma­do una y otra vez tras la sa­li­da de los asis­ten­tes; las en­tre­vis­tas a personas des­in­for­ma­das o sim­ple­men­te tos­cas y las afir­ma­cio­nes de que los fie­les ape­nas ha­bían si­do «va­rios mi­les». El do­min­go, el escándalo Vi­ga­nò per­mi­tió des­ba­ra­tar me­diá­ti­ca­men­te el efec­to de la vi­si­ta.

A pe­sar de to­do, el via­je de Francisco fue un ro­tun­do éxi­to. Al menos 300.000 personas acu­die­ron a Misa ba­jo la llu­via, y los ros­tros de los ir­lan­de­ses trans­pa­ren­ta­ban ale­gría

Serena for­ta­le­za

Nos que­da la sin­ce­ra ale­gría de los ca­tó­li­cos ir­lan­de­ses con es­tas jor­na­das inol­vi­da­bles, los áni­mos ob­te­ni­dos por tan­ta be­lle­za y la apos­tu­ra del Pa­pa. Al du­ro dis­cur­so de re­cep­ción del pri­mer mi­nis­tro, Francisco con­tes­tó con una muy in­te­li­gen­te in­ter­ven­ción sobre la apor­ta­ción de la Igle­sia ir­lan­de­sa a la his­to­ria de Eu­ro­pa y del país. Y, sin cen­su­rar en nin­gún mo­men­to la con­de­na de los es­cán­da­los, pu­so la mi­ra­da de las fa­mi­lias en el ho­ri­zon­te del per­dón y la ter­nu­ra de Dios. Una y otra vez hi­zo fren­te con serena for­ta­le­za a los ata­ques.

Lla­ma­ti­va fue por ejem­plo su de­fen­sa del Bau­tis­mo in­fan­til en el Cro­ke Park, muy aplau­di­da por los asis­ten­tes, que cons­ti­tu­yó una ta­jan­te res­pues­ta a la ex­pre­si­den­ta. Mary McA­lee­se ha­bía afir­ma­do en ju­nio que el bau­ti­zo de los ni­ños era una for­ma de coac­ción. «No se pue­den im­po­ner obli­ga­cio­nes –di­jo– a personas de dos se­ma­nas de edad ni crear a los ni­ños obli­ga­cio­nes de obe­dien­cia pa­ra to­da su vi­da». Francisco al­zó la voz pa­ra de­cir que un crío ne­ce­si­ta «la fuer­za de Dios» des­de la más tem­pra­na edad.

El fru­to del via­je del Pa­pa a Ir­lan­da se­rá una co­se­cha del Es­pí­ri­tu San­to que no nos to­ca juz­gar, pe­ro que es­pe­ra­mos con ilu­sión. La Igle­sia ir­lan­de­sa ha to­ca­do fon­do tras una cri­sis im­po­si­ble de en­ten­der sin la his­to­ria na­cio­nal, en la que el cle­ro asu­mió pa­pe­les de po­der inau­di­tos por la fal­ta de po­de­res ci­vi­les. So­lo así pue­de explicarse que ni cle­ro, ni lai­cos, ni au­to­ri­da­des re­ve­la­sen las bar­ba­ri­da­des que se co­me­tían en al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes ecle­sia­les. Pe­ro, más allá del pe­ca­do, que­da la es­pe­ran­za de que Dios sos­tie­ne a su pue­blo y el Pa­pa lo ha de­mos­tra­do. Se­rá muy di­fí­cil aca­bar con la Igle­sia en Ir­lan­da.

CNS

El Pa­pa Francisco jun­to al pri­mer mi­nis­tro de Ir­lan­da, Leo Va­rad­kar, du­ran­te el en­cuen­tro con las au­to­ri­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.