Es­cue­las de per­dón y san­ti­dad

El Pa­pa dia­lo­ga con las fa­mi­lias de sus pe­que­ñas y gran­des di­fi­cul­ta­des, y las ani­ma a per­se­ve­rar, por­que ellas son «la es­pe­ran­za de la Igle­sia y del mun­do»

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - R. B.

«Vo­so­tras, que­ri­das fa­mi­lias, sois la gran ma­yo­ría del Pue­blo de Dios. ¿Qué as­pec­to ten­dría la Igle­sia sin vo­so­tras?», se pre­gun­ta­ba el Pa­pa en la fies­ta de las fa­mi­lias, en la tar­de-no­che del sá­ba­do 25 de agos­to, en el es­ta­dio Cro­ke Park de Du­blín.

Tras es­cu­char va­rias ac­tua­cio­nes mu­si­ca­les y tes­ti­mo­nios de fa­mi­lias pro­ce­den­tes de di­ver­sos con­ti­nen­tes, Francisco re­cor­dó que, por nor­ma ge­ne­ral, la san­ti­dad con­sis­te en «pe­que­ños ges­tos de bon­dad en la ru­ti­na co­ti­dia­na y en los mo­men­tos más sen­ci­llos». «Me gus­ta ha­blar de los san­tos “de la puer­ta de al la­do”», pro­si­guió.

Pro­ce­den­tes de la In­dia, Nis­ha, Ted y sus tres hi­jos ha­bla­ron de la di­fi­cul­tad de con­vi­vir hoy en fa­mi­lia con las nue­vas tec­no­lo­gías. Un re­la­to que per­fec­ta­men­te hu­bie­ran po­di­do ha­cer su­yo dos abue­los ca­na­dien­ses, o un ma­tri­mo­nio ir­lan­dés que, tras su­pe­rar una adic­ción a las dro­gas, ha te­ni­do nue­ve hi­jos bio­ló­gi­cos y ha adop­ta­do a una so­bri­na.

Des­de Bur­ki­na Fa­so, par­ti­ci­pa­ron los Chik­ki, con un mo­derno re­la­to del hi­jo pró­di­go, en el que su hi­jo ma­yor di­la­pi­dó la em­pre­sa fa­mi­liar re­ci­bi­da en he­ren­cia. Con­mo­ve­dor testimonio de per­dón die­ron tam­bién los fa­mi­lia­res de un sa­cer­do­te ira­quí ase­si­na­do por los yiha­dis­tas, que le sir­vió al Pa­pa pa­ra re­sal­tar que «las fa­mi­lias ge­ne­ran paz, por­que en­se­ñan el amor, la acep­ta­ción y el per­dón, que son los me­jo­res an­tí­do­tos con­tra el odio, los pre­jui­cios y la ven­gan­za que en­ve­ne­nan la vi­da de las personas y de las co­mu­ni­da­des». Por es­tas y otras mu­chas co­sas, «vo­so­tras, fa­mi­lias, sois la es­pe­ran­za de la Igle­sia y del mun­do».

No po­dían fal­tar los ha­bi­tua­les con­se­jos do­més­ti­cos del Pon­tí­fi­ce a los ma­tri­mo­nios sobre la ne­ce­si­dad de no ir­se a la ca­ma sin ha­ber he­cho las pa­ces, «por­que si no, al día si­guien­te, la gue­rra fría es muy pe­li­gro­sa», ad­vir­tió. «A ve­ces, qui­zás, es­tás en­fa­da­do y tie­nes la ten­ta­ción de ir­te a dor­mir a otra ha­bi­ta­ción, so­lo y asi­la­do. Si te sien­tes así, sim­ple­men­te, lla­ma a la puer­ta y di: “Por fa­vor, ¿pue­do pa­sar?”. Lo que se ne­ce­si­ta es una mi­ra­da, un beso, una pa­la­bra afec­tuo­sa… y to­do vuelve a ser co­mo antes. Di­go es­to por­que, cuan­do las fa­mi­lias lo ha­cen, so­bre­vi­ven. No hay fa­mi­lia per­fec­ta. Sin el há­bi­to de per­do­nar, la fa­mi­lia se en­fer­ma y se des­mo­ro­na gra­dual­men­te».

Unas ho­ras antes, Francisco ha­bía es­cu­cha­do las ex­pe­rien­cias de al­gu­nas pa­re­jas, co­mo un ma­tri­mo­nio que ha ce­le­bra­do sus bo­das de oro. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes «tie­nen ne­ce­si­dad de vues­tra ex­pe­rien­cia», les di­jo a Vin­cent y a Te­re­sa.

Fren­te al Pa­pa es­ta­ban De­nis y Si­nead, dos no­vios a pun­to de ca­sar­se. A su pre­gun­ta, Francisco re­co­no­ció la di­fi­cul­tad de la pro­pues­ta de un ma­tri­mo­nio pa­ra siem­pre en una «cul­tu­ra de lo pro­vi­sio­nal» don­de to­do cam­bia a gran ve­lo­ci­dad y en­con­trar un tra­ba­jo es­ta­ble a me­nu­do re­sul­ta una qui­me­ra.

«¿Qué di­ce Dios a su pue­blo e la Bi­blia? Es­cu­chad bien: “Nun­ca te de­ja­ré ni te aban­do­na­ré” (Hb 12,5)», les re­cor­dó el Obis­po de Ro­ma. «Y vo­so­tros, co­mo ma­ri­do y mu­jer, un­gíos mu­tua­men­te con es­tas pa­la­bras de pro­me­sa, ca­da día por el res­to de vues­tras vi­das. Y no de­jéis nun­ca de so­ñar. Re­pe­tid siem­pre en el co­ra­zón: “Nun­ca te de­ja­ré ni te aban­do­na­ré”».

CNS

Una fa­mi­lia, par­ti­ci­pa en la fies­ta de las fa­mi­lias, en el es­ta­dio Cro­ke Park de Du­blín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.