Apun­tes de un tó­rri­do ve­rano ecle­sial

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Jo­sé Luis Res­tán

La Igle­sia ha ac­tua­do con ra­pi­dez y trans­pa­ren­cia fren­te al he­cho ob­je­ti­vo de una de­nun­cia con­tra el ex­car­de­nal McCa­rrick, con­vie­ne no ol­vi­dar­lo en me­dio de tan­to rui­do. Aun así, la pre­gun­ta si­gue sien­do pun­zan­te: ¿có­mo pu­do su­ce­der, có­mo se le con­fió tan al­ta ta­rea?

«La Igle­sia sin testimonio es so­la­men­te hu­mo», les di­jo el Pa­pa a los mi­les de jó­ve­nes que lle­ga­ron a Ro­ma en pleno fe­rra­gos­to co­mo pre­pa­ra­ción al pró­xi­mo Sí­no­do de los obis­pos. Es una fra­se que me ha acom­pa­ña­do to­do es­te mes mien­tras des­car­ga­ba una in­só­li­ta tor­men­ta a cuen­ta de la la­cra de los abu­sos (pa­sa­dos y pre­sen­tes) y con ella re­ver­de­cían los peo­res ins­tin­tos, esos que lle­va­ron a ad­ver­tir al Pa­pa Be­ne­dic­to, ci­tan­do al após­tol, que exis­te el ries­go de de­vo­rar­nos y des­pe­da­zar­nos.

Du­ran­te los me­ses pre­ce­den­tes, el ca­so chi­leno ha­bía con­du­ci­do a Francisco a ini­cia­ti­vas iné­di­tas pa­ra afron­tar de raíz un mal que pa­re­ce ha­ber­se en­ros­ca­do co­mo la mala hier­ba en al­gu­nos lu­ga­res, mien­tras una mez­cla de pe­re­za, in­tere­ses, in­ca­pa­ci­dad y has­ta mala fe ha im­pe­di­do que los pas­to­res li­bra­sen la de­bi­da ba­ta­lla con­tra él, pro­te­gien­do a las víc­ti­mas y con ellas al en­te­ro pue­blo de Dios. Por cier­to, al ini­cio de ese ca­so es­cri­bí que «yo me fío de Pe­dro», al­go que vuel­vo a re­pe­tir aho­ra. Be­ne­dic­to XVI se­ña­ló có­mo una fe re­du­ci­da a cos­tum­bre pue­de con­ver­tir­se en una más­ca­ra, pue­de tra­du­cir­se en per­ver­sión; y Francisco ha de­nun­cia­do la co­ne­xión de los abu­sos se­xua­les con el «cle­ri­ca­lis­mo», una per­ver­sión que de­for­ma el cuer­po ecle­sial y con­ta­mi­na su vi­da. «La Igle­sia sin testimonio es so­la­men­te hu­mo».

Sin una co­mu­ni­ca­ción li­bre y gra­tui­ta de la Gra­cia re­ci­bi­da de su Se­ñor po­drá ges­tio­nar in­fluen­cias (a ve­ces pa­ra bien, des­de lue­go); po­drá ofre­cer un cier­to or­den, qui­zás, pe­ro al fi­nal se­ría hu­mo. De­be­ría­mos te­ner pre­sen­te to­do es­to cuan­do tan­tas ve­ces nos pre­gun­ta­mos con per­ple­ji­dad y do­lor: ¿có­mo ha po­di­do pa­sar? Por eso la pe­ti­ción sen­ci­lla de Francisco, en su Car­ta al Pue­blo de Dios, de ora­ción y pe­ni­ten­cia pa­ra afron­tar es­ta ma­rea, no es sa­lir­se por la tan­gen­te, co­mo creen los gran­des de es­te mun­do, que, por cier­to, tie­nen a nues­tro po­bre mun­do bas­tan­te ave­ria­do. El aná­li­sis es ne­ce­sa­rio, es ur­gen­te am­pliar­lo y ma­ti­zar­lo, pe­ro es­ta­mos an­te un ver­da­de­ro Mys­te­rium iniqui­ta­tis y ne­ce­si­ta­mos abor­dar­lo co­mo tal.

¿Có­mo ha po­di­do su­ce­der?

Eso no sig­ni­fi­ca que no ca­li­bre­mos ca­da ca­so. A fi­na­les de ju­lio el Pa­pa cer­ti­fi­ca­ba la sa­li­da del ar­zo­bis­po emé­ri­to de Washington, Theo­do­re McCa­rrick, del Co­le­gio Car­de­na­li­cio (me­di­da de ex­tra­or­di­na­ria gra­ve­dad con un úni­co pre­ce­den­te his­tó­ri­co) mien­tras le sus­pen­día del ejer­ci­cio del mi­nis­te­rio pú­bli­co y le or­de­na­ba una vi­da de ora­ción y pe­ni­ten­cia en una ca­sa re­li­gio­sa que le ha si­do in­di­ca­da. Una de­nun­cia pre­sen­ta­da por una po­si­ble víc­ti­ma, que se re­mon­ta 45 años atrás, fue ana­li­za­da por el board es­ta­ble­ci­do por la ar­chi­dió­ce­sis de Nue­va York pa­ra afron­tar es­tos ca­sos y fue con­si­de­ra­da creí­ble y fun­da­da. La Igle­sia ha ac­tua­do con ra­pi­dez y trans­pa­ren­cia fren­te al he­cho ob­je­ti­vo de una de­nun­cia, con­vie­ne no ol­vi­dar­lo en me­dio de tan­to rui­do. Aun así, la pre­gun­ta si­gue sien­do pun­zan­te: ¿có­mo ha po­di­do su­ce­der, có­mo su­peró to­dos los fil­tros, có­mo se le con­fió tan al­ta ta­rea?

En me­dio de los di­mes y di­re­tes sobre McCa­rrik (aho­ra re­sul­ta que to­do el mun­do ha­bía oí­do al­go al res­pec­to…) es­ta­lla el In­for­me del Gran Ju­ra­do de Pen­sil­va­nia sobre abu­sos co­me­ti­dos por sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos en ese es­ta­do a lo lar­go de 70 años. Acla­ré­mo­nos: no es una sen­ten­cia ju­di­cial, es un in­for­me acu­sa­to­rio que re­co­ge cien­tos de tes­ti­mo­nios y do­cu­men­tos, tre­men­dos en cual­quier ca­so, pe­ro que no han si­do ob­je­to de un pro­ce­so ju­di­cial, en­tre otras co­sas por el ar­co tem­po­ral abar­ca­do. Las ci­fras de es­tos abu­sos y las historias te­rri­bles con­ta­das por al­gu­nas víc­ti­mas han abier­to te­le­dia­rios en to­do el mun­do. La fi­gu­ra que ofre­cen es de­vas­ta­do­ra y re­fle­ja cuán­to se hi­zo mal y qué tar­día­men­te se reac­cio­nó, pe­ro no de­be in­du­cir­nos al error de pen­sar que no se ha he­cho na­da. Des­de 2002, el epis­co­pa­do de los Es­ta­dos Uni­dos pu­so en mar­cha las me­di­das con­tem­pla­das por la Car­ta de Da­llas, un do­cu­men­to mo­dé­li­co en cuan­to a la pre­ven­ción, la trans­pa­ren­cia, el cas­ti­go a los cul­pa­bles y el acom­pa­ña­mien­to a las víc­ti­mas. La in­men­sa ma­yo­ría de los ca­sos re­fle­ja­dos por el In­for­me del Gran Ju­ra­do son pre­vios a esa fe­cha. Con to­do, al­gu­nos sí se han pro­du­ci­do, de­mos­tran­do que la in­tro­duc­ción de los me­jo­res ca­tá­lo­gos de bue­nas prác­ti­cas no se­rán su­fi­cien­tes pa­ra evi­tar por com­ple­to la po­si­bi­li­dad del mal.

Nie­bla tóxica con­tra el Pa­pa

Pe­ro la his­to­ria de es­te tó­rri­do ve­rano ecle­sial que­da­ría in­com­ple­ta sin el es­tram­bo­te fi­nal de la pe­ti­ción de di­mi­sión di­ri­gi­da al Pa­pa por el ex­nun­cio en EE. UU., Car­lo Ma­ría Vi­ga­nó. Pre­ci­sa­men­te cuan­do Francisco se dis­po­nía a clau­su­rar el En­cuen­tro Mun­dial de las Fa­mi­lias en Du­blín, se pu­bli­ca­ba una lar­ga y tor­tuo­sa car­ta de es­te pre­la­do, con mu­cho más rui­do que nue­ces, una car­ta su­pues­ta­men­te mo­vi­da por un de­seo de pu­ri­fi­ca­ción que nos hace re­cor­dar las pro­cla­mas an­gé­li­cas de to­dos los pro­ta­go­nis­tas de las fil­tra­cio­nes que amar­ga­ron el tra­mo fi­nal del pon­ti­fi­ca­do de Be­ne­dic­to XVI. No hace fal­ta que me en­tre­ten­ga en exa­mi­nar las nu­me­ro­sas sos­pe­chas que acom­pa­ñan la tra­mo­ya de es­te ca­so, sus con­tra­dic­cio­nes, si­len­cios e inexac­ti­tu­des, bas­ta un ele­men­tal sen­ti­do ecle­sial que so­lo ge­ne­ra nie­bla tóxica con­tra el su­ce­sor de Pe­dro.

Ter­mino don­de em­pe­za­ba. Uno de los jó­ve­nes que es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el en­cuen­tro con Francisco el 12 de agos­to ha­bía lle­ga­do a Ro­ma con el pe­so enor­me que su­po­nían las pre­gun­tas sobre su fu­tu­ro. Des­pués de la ex­pe­rien­cia vi­vi­da con sus ami­gos y de en­con­trar­se con el Pa­pa, ha es­cri­to: «He in­ten­ta­do no ce­der al Jesús que pue­de to­mar for­ma en los pen­sa­mien­tos de ca­da uno, sino mi­rar al au­tén­ti­co Jesús, al úni­co..., el que nos tes­ti­mo­nian los san­tos már­ti­res o el Pa­pa que nos ha con­vo­ca­do. Es de­cir, el Cris­to que si­gue vi­vo en la Igle­sia». Co­mo de­cía Francisco, la Igle­sia sin testimonio (sin vi­da aco­gi­da y li­bre­men­te ofre­ci­da) se­ría so­la­men­te hu­mo. Pe­ro a pe­sar de to­do el mal de quie­nes la for­ma­mos, ella si­gue flo­re­cien­do, co­mo ex­pe­ri­men­tó ese cha­val en una tó­rri­da no­che ro­ma­na.

CNS

El Pa­pa Francisco du­ran­te un en­cuen­tro con jó­ve­nes ita­lia­nos, en el Cir­co Má­xi­mo de Ro­ma, el 11 de agos­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.