No ma­ta­rás

Cuan­do pen­sa­mos en la lu­cha con­tra la pe­na de muer­te, no po­de­mos ol­vi­dar el pa­pel de al­gu­nas con­fe­ren­cias epis­co­pa­les, co­mo es el ca­so de Fi­li­pi­nas, In­do­ne­sia, Ugan­da o EE. UU., que sos­tie­nen la lu­cha abo­li­cio­nis­ta de mi­llo­nes de ca­tó­li­cos

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Jesús Ro­me­ro Tri­llo Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio Ma­drid

La re­cien­te mo­di­fi­ca­ción del pun­to 2267 del Ca­te­cis­mo de la Igle­sia ca­tó­li­ca, apro­ba­da por el Pa­pa Francisco, afir­ma: «Por tan­to la Igle­sia en­se­ña, a la luz del Evan­ge­lio, que la pe­na de muer­te es inad­mi­si­ble, por­que aten­ta con­tra la in­vio­la­bi­li­dad y la dig­ni­dad de la per­so­na, y se com­pro­me­te con de­ter­mi­na­ción a su abo­li­ción en to­do el mun­do». Es­ta redacción mo­di­fi­ca la an­te­rior, que de­ja­ba abier­ta una re­mo­ta po­si­bi­li­dad a su apli­ca­ción, pues de­cía: «La en­se­ñan­za tra­di­cio­nal de la Igle­sia no ex­clu­ye, su­pues­ta la ple­na com­pro­ba­ción de la iden­ti­dad y de la res­pon­sa­bi­li­dad del cul­pa­ble, el re­cur­so a la pe­na de muer­te, si es­ta fue­ra el úni­co camino po­si­ble pa­ra de­fen­der efi­caz­men­te del agre­sor in­jus­to las vi­das hu­ma­nas». Así, la mo­di­fi­ca­ción de la pos­tu­ra de la Igle­sia ca­tó­li­ca sobre la pe­na ca­pi­tal re­pre­sen­ta otro hi­to his­tó­ri­co en la de­ci­di­da apues­ta del Pa­pa Francisco pa­ra que la Igle­sia ten­ga un lenguaje cla­ro e inequí­vo­co an­te los desafíos de nues­tro tiem­po, en es­pe­cial an­te la de­fen­sa de to­da vi­da hu­ma­na y de los de­re­chos de los más vul­ne­ra­bles.

Ya des­de san Juan Pa­blo II, cuan­do afir­mó que «ni si­quie­ra el ho­mi­ci­da pier­de su dig­ni­dad per­so­nal y Dios mis­mo se hace su ga­ran­te» (en­cí­cli­ca Evan­ge­lium vi­tae), la Igle­sia uni­ver­sal ha si­do un ac­tor elo­cuen­te en la de­fen­sa abo­li­cio­nis­ta, de mo­do es­pe­cial a par­tir del Ju­bi­leo del año 2000. En es­te sen­ti­do, con la mo­di­fi­ca­ción del Ca­te­cis­mo, la Igle­sia se si­gue pre­sen­tan­do an­te el mun­do co­mo un fa­ro de hu­ma­ni­dad que se opo­ne a la vio­len­cia si­guien­do el ejem­plo de Jesús, que re­nun­ció a to­da vio­len­cia, y es­ta­ble­cien­do el man­da­mien­to «no ma­ta­rás» (Ex. 20,13) co­mo un prin­ci­pio no ne­go­cia­ble de su pre­sen­cia en la so­cie­dad. De he­cho, los pri­me­ros cris­tia­nos te­nían im­pre­so en su ADN la idea de que la vio­len­cia del Es­ta­do no era jus­ta, pues mu­chos su­frían la per­se­cu­ción y el mar­ti­rio a ma­nos del mis­mo por de­fen­der la fe. Así tam­bién hoy so­mos tes­ti­gos de mu­chas eje­cu­cio­nes que no res­pe­tan el pro­ce­so le­gal que las jus­ti­fi­ca, y ve­mos que en mu­chos paí­ses es­tas con­de­nas se apli­can de mo­do ma­yo­ri­ta­rio a los más po­bres y a las mi­no­rías ét­ni­cas y re­li­gio­sas.

Si­guien­do es­ta re­fle­xión, la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio lle­va ade­lan­te des­de el año 2000 la cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal Ciu­da­des por la vi­da, ciu­da­des con­tra la pe­na de muer­te ,en la que se im­pli­ca a la so­cie­dad ci­vil en la lu­cha con­tra la pe­na ca­pi­tal, su­man­do en la ac­tua­li­dad a va­rios mi­les de ciu­da­des de to­do el mun­do, y en la que in­vi­ta a dar su testimonio a ex­con­de­na­dos que con­si­guie­ron ser de­cla­ra­dos inocen­tes tras pa­sar años, e in­clu­so dé­ca­das, en el co­rre­dor de la muer­te, y a fa­mi­lia­res de víc­ti­mas que con­fie­san que lo úni­co que sa­na la he­ri­da es el per­dón.

Aun­que la cau­sa de la abo­li­ción pro­si­gue en el mun­do de ma­ne­ra inexo­ra­ble, to­da­vía que­dan 57 paí­ses en el mun­do que la man­tie­nen de fac­to ,o de iu­re, sien­do la Unión Eu­ro­pea el úni­co te­rri­to­rio en el que ha des­apa­re­ci­do en su to­ta­li­dad. De he­cho, uno de los re­qui­si­tos pa­ra la ad­mi­sión a la Unión Eu­ro­pea es que la pe­na de muer­te no es­té pre­sen­te en la le­gis­la­ción del país can­di­da­to. Por ello, es­ta Eu­ro­pa can­sa­da, co­mo di­ce el Pa­pa Francisco, tie­ne mu­cho que ofre­cer al mun­do y que re­des­cu­brir de sí mis­ma, pues ha com­pren­di­do, tras dos gue­rras mun­dia­les y múl­ti­ples con­tien­das ci­vi­les, que la vio­len­cia no se sal­da con más vio­len­cia, y aún menos si pro­vie­ne del Es­ta­do.

En es­te mo­men­to his­tó­ri­co de des­con­cier­to y de nue­vos re­tos por la glo­ba­li­za­ción, la mo­di­fi­ca­ción del Ca­te­cis­mo apro­ba­da por el Pa­pa Francisco nos re­cuer­da la ne­ce­si­dad de avan­zar en la con­se­cu­ción de un mun­do en el que se de­fien­da la vi­da de to­dos, es­pe­cial­men­te de los más po­bres, in­clu­yen­do la de quie­nes hu­yen de tie­rras en las que la pe­na de muer­te se apli­ca por cau­sa de las pro­pias creen­cias o por­que se vive co­ti­dia­na­men­te en me­dio de una vio­len­cia di­fu­sa o de gue­rra en­quis­ta­da.

Cuan­do pen­sa­mos en la lu­cha con­tra la pe­na de muer­te, no po­de­mos ol­vi­dar el pa­pel de al­gu­nas con­fe­ren­cias epis­co­pa­les que se pro­nun­cian y se es­fuer­zan con su en­se­ñan­za en eli­mi­nar es­ta con­de­na en sus pro­pios paí­ses, co­mo es el ca­so de Fi­li­pi­nas, In­do­ne­sia, Ugan­da o EE. UU., y cu­yas de­cla­ra­cio­nes sos­tie­nen la lu­cha abo­li­cio­nis­ta de mi­llo­nes de ca­tó­li­cos en sus am­bien­tes dia­rios, azo­ta­dos por la gue­rra, la vio­len­cia y el te­rro­ris­mo. De­fen­der el de­re­cho a la vi­da siem­pre y en cual­quier cir­cuns­tan­cia de­mues­tra que el Evan­ge­lio es la ro­ca que nos hace li­bres, li­bres pa­ra per­do­nar y pa­ra no de­jar­nos lle­var por los ava­ta­res del mun­do que nos ro­dea. Una vez más, el Pa­pa Francisco nos ayu­da a re­fle­xio­nar a in­ter­pre­tar la reali­dad a la luz del Evan­ge­lio, de un mo­do nuevo a la vez que en­car­na­do en la reali­dad pues, co­mo de­cía Juan XXIII, no es el Evan­ge­lio el que cam­bia, sino que so­mos no­so­tros quie­nes lo com­pren­de­mos me­jor.

Co­mo de­cía Juan XXIII, no es el Evan­ge­lio el que

cam­bia, sino que so­mos no­so­tros quie­nes lo com­pren­de­mos me­jor

Pixabay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.