An­go­la y las pe­tu­nias

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Irene Gue­rre­ro* Mo­nas­te­rio de San Jo­sé. Car­me­li­tas Des­cal­zas de To­ro (Za­mo­ra)

Vi­nie­ron un po­co apre­su­ra­dos aque­lla tar­de, aun­que con­ten­tos, por­que al fin ha­bían en­con­tra­do un hue­co pa­ra vi­si­tar­nos. Aún les que­da­ban pre­pa­ra­ti­vos an­tes de em­pren­der el vue­lo, un via­je que ha­bían so­ña­do du­ran­te me­ses.

Ál­va­ro, Natalia, Jo­sé Ma­nuel, Je­sús, Ca­ro­li­na…, son al­gu­nos de los es­tu­dian­tes que per­te­ne­cen a la Aso­cia­ción Ju­ve­nil y Uni­ver­si­ta­ria Edith Stein y que du­ran­te el cur­so pa­sa­do han es­ta­do aho­rran­do pa­ra vi­vir sus va­ca­cio­nes de una ma­ne­ra dis­tin­ta. Es­ta vez no bus­ca­ron la pla­ya ni ha­cer tu­ris­mo en Eu­ro­pa, sino que de­ci­die­ron vi­vir una ex­pe­rien­cia mi­sio­ne­ra en An­go­la con una ini­cia­ti­va de Pas­to­ral Uni­ver­si­ta­ria.

Te­nían con­cien­cia de que no iban de ex­cur­sión sino de mi­sión, se sen­tían en­via­dos y, por eso, apar­te del en­tu­sias­mo y de las co­sas bá­si­cas que ocu­pa­ban sus mo­chi­las, que­rían pe­dir­nos que re­zá­ra­mos por ellos, pa­ra ase­gu­rar que nues­tra ora­ción les iría acom­pa­ñan­do. Tu­vie­ron el de­ta­lle de com­prar­nos una jar­di­ne­ra con pe­tu­nias, desea­ban que al mi­rar­la nos acor­dá­se­mos del gru­po. La co­lo­ca­mos en un lu­gar por el que pa­sa­mos con fre­cuen­cia.

En An­go­la se han ido lle­nan­do el al­ma de nom­bres, de ros­tros, de mi­ra­das, de his­to­rias, to­das ellas ves­ti­das de una po­bre­za que no co­no­cían. Aho­ra la han co­no­ci­do de cer­ca y han vis­to en­tre sus plie­gues una es­pe­ran­za in­tac­ta que de­nun­cia si­len­cio­sa la de­sigual­dad y la in­jus­ti­cia. Es­tos chi­cos fue­ron con el go­zo de quien va a dar al­go bueno de sí, de quien tie­ne la vo­lun­tad de ha­cer un mun­do me­jor, más hu­mano y más jus­to. Sin em­bar­go, han vuel­to des­cu­brien­do que han si­do ellos los que han si­do con­du­ci­dos por los más pe­que­ños de la tie­rra ha­cia la fuen­te de ale­gría inago­ta­ble que bro­ta del in­te­rior. Han re­ci­bi­do una lec­ción de vi­da que no tie­ne pre­cio ni se pue­de apren­der en nin­gu­na uni­ver­si­dad.

No­so­tras, des­de nues­tro pues­to dis­cre­to de es­te hos­pi­tal de cam­pa­ña que es la Igle­sia, he­mos re­ga­do con agua una plan­ta que ha ido flo­re­cien­do en es­te ve­rano, dan­do per­fu­me y co­lor. Con nues­tra ora­ción he­mos acom­pa­ña­do los pa­sos de es­tos chi­cos pa­ra que sus es­fuer­zos y sus ga­nas de ayu­dar a otros per­ma­nez­can, dan­do fru­tos de vi­da pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.