Cuan­do In­fan­tes es­tu­vo a pun­to de ser ex­pul­sa­do

ABC - Alfa y Omega - - España - An­to­nio Gil Mo­reno*

Mon­se­ñor In­fan­tes Flo­ri­do fue obis­po de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria en­tre 1967 y 1978. Pos­te­rior­men­te, de 1978 a 1996, obis­po de Cór­do­ba. Des­de su or­de­na­ción epis­co­pal, por el car­de­nal Bueno Mon­real, en Sevilla, fue cons­cien­te de que su prin­ci­pal mi­sión era la apli­ca­ción del Con­ci­lio Va­ti­cano II en Ca­na­rias. Re­cor­dan­do sus pro­pias pa­la­bras, to­ma­das de una en­tre­vis­ta pe­rio­dís­ti­ca, se en­con­tró con «un cle­ro, por una par­te, muy con­ser­va­dor de las nor­mas de la Igle­sia y muy co­la­bo­ra­dor con el obis­po, que pen­sa­ba que la apli­ca­ción del Con­ci­lio te­nía que ser más len­ta; y otros que no, que aque­llo era in­su­fi­cien­te y que ha­bía que com­ple­tar­lo pa­ra po­der­lo apli­car».

En­ton­ces, lle­va a ca­bo el Es­tu­dio So­cio Pas­to­ral, que fue muy con­flic­ti­vo, por­que «el ré­gi­men de Fran­co no es­ta­ba por la la­bor». «Las ten­sio­nes lle­ga­ron has­ta tal pun­to, que, efec­ti­va­men­te, hu­bo una ame­na­za del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res al en­ton­ces nun­cio, di­cién­do­le: “Hay que sa­car de allí al obis­po”. Y si no lle­ga a ser por Fran­co, al igual que hi­cie­ron con mon­se­ñor Año­ve­ros, hu­bie­sen pre­pa­ra­do tam­bién un avión pa­ra mí pa­ra sa­car­me de la is­la, pe­ro, re­pi­to, Fran­co no lo con­sin­tió».

*Ex­de­le­ga­do de Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción de la dió­ce­sis de Cór­do­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.