Un ca­mino pa­ra des­cu­brir la gran fa­mi­lia de la Igle­sia

Cer­ca de 120 jó­ve­nes ma­la­gue­ños vi­vie­ron es­te ve­rano una ex­pe­rien­cia de fe por di­ver­sas ciu­da­des es­pa­ño­las

ABC - Alfa y Omega - - España - An­to­nio Mo­reno

A pri­me­ra vis­ta no pa­re­cía el plan per­fec­to pa­ra un ado­les­cen­te: una se­ma­na sin mó­vil, sin pla­ya, al­gu­na no­che dur­mien­do en el sue­lo, Eu­ca­ris­tía dia­ria y plan de vi­si­tas sin des­ve­lar del to­do pa­ra, de­cían los or­ga­ni­za­do­res, «que ca­da día sea una opor­tu­ni­dad de sor­pren­der­se de los re­ga­los que Dios nos da». Aún así, al­re­de­dor de 120 jó­ve­nes de la pa­rro­quia de San Pa­tri­cio de Má­la­ga, acom­pa­ña­dos por el vi­ca­rio pa­rro­quial, Gus­ta­vo Mills, se em­bar­ca­ron del 23 al 28 de ju­lio a una pe­re­gri­na­ción por di­ver­sas ciu­da­des es­pa­ño­las.

El via­je in­te­rior co­men­zó unos días an­tes, con una ce­le­bra­ción pe­ni­ten­cial pa­ra pre­pa­rar el co­ra­zón. La pri­me­ra pa­ra­da fue en Ma­drid, don­de vi­si­ta­ron la ca­te­dral de la Al­mu­de­na y, en el Se­mi­na­rio Re­dem­pto­ris Ma­ter, la tum­ba de Car­men Her­nán­dez, ini­cia­do­ra jun­to a Kiko Ar­güe­llo del Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal al que per­te­ne­cen. Hi­jos de fa­mi­lias nu­me­ro­sas, co­no­cían por sus pa­dres có­mo la pre­di­ca­ción de Car­men en torno a la fa­mi­lia y a la aper­tu­ra al don de la vi­da ha­bía si­do fun­da­men­tal pa­ra su pro­pia exis­ten­cia. «Sin es­ta mu­jer, a lo me­jor yo no ha­bría exis­ti­do, por­que soy el quin­to de sie­te her­ma­nos», de­cía al­guno de los par­ti­ci­pan­tes en su tes­ti­mo­nio. La Eu­ca­ris­tía a los pies de la Vir­gen de la Pa­lo­ma pu­so el bro­che do­ra­do a la jor­na­da más cas­ti­za.

«¿No te­néis te­le ni ra­dio?»

En la ca­te­dral de Se­go­via, se que­da­ron es­pe­cial­men­te im­pre­sio­na­dos con El ár­bol de la vi­da, de Ig­na­cio de Ries, y los ver­sos que acom­pa­ñan el cua­dro, que re­pre­sen­ta la va­ni­dad de los pla­ce­res de es­te mun­do: «Mi­ra que te has de mo­rir. Mi­ra que no sa­bes cuán­do. Mi­ra que te mi­ra Dios. Mi­ra que te es­tá mi­ran­do», apa­re­cie­ron en las le­tras de to­das las can­cio­nes con­me­mo­ra­ti­vas que com­pu­sie­ron pa­ra el im­pro­vi­sa­do con­cur­so de la ve­la­da fi­nal. La es­ca­to­lo­gía a rit­mo de Jen­ni­fer Ló­pez tie­ne su pun­to. En la ca­pi­tal se­go­via­na, vi­si­ta­ron tam­bién la cue­va de san­to Do­min­go, el san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de la Fuen­cis­la y com­par­tie­ron el re­zo de vís­pe­ras an­te la tum­ba de san Juan de la Cruz.

De ca­mino a Za­mo­ra, pa­ra­da obligada en To­ro pa­ra vi­si­tar su Co­le­gia­ta; y una vez allí, en­cuen­tro fra­terno con las co­mu­ni­da­des pa­rro­quia­les del Es­pí­ri­tu San­to y San Fron­tis. En la pri­me­ra, aco­gi­da y pae­lla mo­nu­men­tal (en ta­ma­ño y ex­ce­len­cia); en la se­gun­da, Eu­ca­ris­tía inol­vi­da­ble por el mar­co. Pri­me­ro por ser un tem­plo ro­má­ni­co (es­ti­lo que des­pier­ta ad­mi­ra­ción en los ha­bi­tan­tes de la an­ti­gua Al-Án­da­lus) y se­gun­do, por ser la pri­me­ra pa­rro­quia en la que se abrió el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal en el mun­do. En­tre una y otra, tu­vo lu­gar un en­cuen­tro muy es­pe­cial con la co­mu­ni­dad del con­ven­to de San­ta Ma­ría la Real de las Due­ñas de la Or­den de Pre­di­ca­do­res. Tiem­po pa­ra com­par­tir ex­pe­rien­cias de fe, pa­ra re­ci­bir el anun­cio del keryg­ma o pa­ra pre­gun­tar so­bre los en­tre­si­jos de la vi­da con­tem­pla­ti­va: «¿Te­néis te­le o ra­dio?», pre­gun­ta una chi­ca. «No –con­tes­ta una de las re­li­gio­sas– pe­ro aquí nos en­te­ra­mos de lo que pa­sa in­clu­so an­tes de que sal­ga en la ra­dio por­que la gen­te nos lla­ma pa­ra que re­ce­mos por tal o cual co­sa que aca­ba de ocu­rrir».

Unas mon­jas fe­li­ces

La be­llí­si­ma Sa­la­man­ca ofre­ció una fan­tás­ti­ca ma­ña­na de pa­seo por la ciu­dad y tar­de de pis­ci­na y asue­to, que de to­do tie­ne que ha­ber en la vi­ña del Se­ñor. Al fi­na­li­zar el día, Eu­ca­ris­tía en Cris­to Rey.

Ya en Ávi­la, vi­si­ta a los prin­ci­pa­les lu­ga­res te­re­sia­nos has­ta lle­gar al mo­nas­te­rio de la En­car­na­ción, don­de tu­vie­ron un en­cuen­tro con las mon­jas en el que pu­die­ron ver de pri­me­ra mano la sen­ci­llez de la vi­da re­li­gio­sa y la fe­li­ci­dad que pro­du­ce en quie­nes la si­guen. «Ver­las tan fe­li­ces me ha he­cho plan­tear­me se­ria­men­te mi for­ma de vi­da –co­men­ta­ba una de las pe­re­gri­nas–. Cuan­do me di­je­ron que te­nía que ve­nir sin mó­vil al via­je, yo pen­sa­ba que no iba a po­der vi­vir sin él. Aho­ra me he da­do cuen­ta de que real­men­te no lo ne­ce­si­to, de que era es­cla­va. Las mon­jas no tie­nen ape­nas na­da ma­te­rial y son mu­cho más li­bres que yo». La jor­na­da con­clu­yó en la pa­rro­quia de San Juan Bau­tis­ta, don­de com­par­tie­ron la Eu­ca­ris­tía con la co­mu­ni­dad lo­cal y ga­na­ron el ju­bi­leo por el Año Te­re­siano; y don­de les fue im­pues­to el es­ca­pu­la­rio de la Vir­gen del Car­men.

En el re­gre­so a Má­la­ga aún hu­bo opor­tu­ni­dad de vi­vir ex­pe­rien­cias de fe im­por­tan­tes, co­mo la que tu­vie­ron al es­cu­char los tes­ti­mo­nios de las agus­ti­nas del mo­nas­te­rio de la Con­ver­sión de So­ti­llo de la Adra­da (Ávi­la) o ce­le­bran­do la Eu­ca­ris­tía en la pa­rro­quia de San Fran­cis­co Ja­vier, en la ca­pi­tal cor­do­be­sa.

Ki­ló­me­tros de vi­ven­cias úni­cas en­tre las cua­les des­ta­ca­ron el sen­ti­mien­to de co­mu­nión, de es­tar en ca­sa en ca­da una de las co­mu­ni­da­des pa­rro­quia­les en las que fue­ron re­ci­bi­dos, de sen­tir­se cer­ca de los gran­des san­tos es­pa­ño­les, de ser par­te de la gran fa­mi­lia que es la Igle­sia.

Fo­tos: Dió­ce­sis de Má­la­ga

Pe­re­gri­nos ma­la­gue­ños an­te la la igle­sia de San­ta Te­re­sa, en Ávi­la

En­cuen­tro con las do­mi­ni­cas del con­ven­to de San­ta Ma­ría la Real de las Due­ñas en Za­mo­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.