«Y vo­so­tros, ¿quién de­cís que soy?»

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Da­niel A. Es­co­bar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia ad­jun­to de Ma­drid

El pa­sa­je que te­ne­mos an­te no­so­tros pue­de con­si­de­rar­se el fi­nal de la pri­me­ra par­te y el co­mien­zo de la se­gun­da del Evan­ge­lio de Marcos. Es­te autor co­men­za­ba ha­cien­do alu­sión a Je­su­cris­to, Hi­jo de Dios. Al fi­nal del Evan­ge­lio se es­cu­cha la con­fe­sión del cen­tu­rión ro­mano: «Ver­da­de­ra­men­te es­te hom­bre era Hi­jo de Dios».

Hoy Pe­dro re­co­no­ce a Je­sús co­mo el Me­sías. Es­ta­mos an­te un epi­so­dio cen­tral en la men­te de Marcos, ya que no se tra­ta sim­ple­men­te de un mo­men­to se­ña­la­do de la vi­da del Se­ñor, sino que es el re­su­men de la in­ter­pre­ta­ción que el evan­ge­lis­ta ha­ce de la per­so­na y la mi­sión del Se­ñor. De he­cho, apa­re­ce con cla­ri­dad el pri­me­ro de los anun­cios de Je­sús acer­ca de su Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción.

Quién es Je­sús

La pre­gun­ta fun­da­men­tal so­bre la iden­ti­dad de Je­sús no es nue­va en Marcos. A lo lar­go de los dis­tin­tos do­min­gos he­mos vis­to có­mo quie­nes ro­dean a Je­sús se pre­gun­tan so­bre la au­to­ri­dad con la que ha­bla o el po­der de sus ac­cio­nes. Su mi­nis­te­rio ha­bía te­ni­do gran éxi­to. Ha­bía ha­bla­do co­mo no lo ha­bía he­cho na­die has­ta en­ton­ces, ma­ni­fes­tan­do siem­pre una bon­dad y fuer­za sin pa­ran­gón. Por eso su per­so­na sus­ci­ta nu­me­ro­sos in­te­rro­gan­tes: quién es es­te, quién es es­te pa­ra per­do­nar pe­ca­dos, no es es­te el car­pin­te­ro, o quién es es­te a quien los vien­tos y el mar le obe­de­cen, cons­ti­tu­yen el pre­lu­dio de la pre­gun­ta di­rec­ta y ex­plí­ci­ta que hoy plan­tea el mis­mo Se­ñor.

Sor­pre­sa, ad­mi­ra­ción, ala­ban­za, por un la­do, así co­mo es­cán­da­lo, per­se­cu­ción e, in­clu­so, la de­ci­sión de eli­mi­nar­lo con­den­san las reac­cio­nes de quie­nes han vis­to y es­cu­cha­do a Je­sús. Lo lla­ma­ti­vo de es­te pa­sa­je es que, cuan­do han pa­sa­do vein­te si­glos des­de es­tos acon­te­ci­mien­tos, la do­ble cues­tión so­bre la iden­ti­dad y mi­sión del Se­ñor si­gue es­tan­do vi­gen­te, tan­to pa­ra los cre­yen­tes co­mo pa­ra los que no se con­fie­san cris­tia­nos.

La opi­nión de la gen­te y la de los dis­cí­pu­los

No fal­tan ac­tual­men­te pos­tu­ras e in­ter­pre­ta­cio­nes de la fi­gu­ra de Je­sús. Si se lan­za la cues­tión a la ca­lle no pro­du­ce ge­ne­ral­men­te in­di­fe­ren­cia. Tam­bién en­tre quie­nes se de­fi­nen co­mo ateos o ag­nós­ti­cos exis­te ha­bi­tual­men­te una opi­nión so­bre Je­su­cris­to, que, ade­más, no sue­le ser ne­ga­ti­va, aun­que a ve­ces ado­lez­ca de gran su­per­fi­cia­li­dad. Des­de quie­nes con­si­de­ran a Je­sús co­mo el ma­yor re­vo­lu­cio­na­rio de to­dos los tiem­pos a quie­nes lo re­co­no­cen co­mo Hi­jo de Dios y sal­va­dor de los hom­bres ve­mos la cier­ta co­rres­pon­den­cia con esa res­pues­ta: «unos, Juan el Bau­tis­ta; otros, Elías, y otros, uno de los pro­fe­tas». En esa tri­ple res­pues­ta se re­su­me la opi­nión pú­bli­ca so­bre Je­sús: al­guien que ha­bla en nom­bre de Dios. Sin em­bar­go, en el mo­men­to en el que Pe­dro to­ma la pa­la­bra y re­co­no­ce a Je­sús co­mo Me­sías, da la im­pre­sión de que se pro­du­ce un si­len­cio, ya que el Se­ñor or­de­na no ha­blar a na­die acer­ca de es­to. ¿Por qué tie­ne tan­ta im­por­tan­cia re­co­no­cer a Je­sús co­mo el Me­sías? ¿Qué im­pli­ca pa­ra los dis­cí­pu­los y pa­ra no­so­tros?

Sa­be­mos que Me­sías sig­ni­fi­ca lo mis­mo que Cris­to, es de­cir, el Un­gi­do, que era el rey pro­me­ti­do des­de an­ti­guo, pro­ce­den­te de la es­tir­pe de Da­vid, y que se­ría Hi­jo de Dios. El mo­ti­vo de que Je­sús prohí­ba ter­mi­nan­te­men­te des­ve­lar su iden­ti­dad es­tri­ba en que en tiem­pos de Je­sús la ex­pec­ta­ti­va me­siá­ni­ca se vin­cu­la­ba a la del rey triun­fa­dor, es de­cir, un per­so­na­je cu­ya mi­sión era la de re­be­lar­se con­tra el po­der po­lí­ti­co es­ta­ble­ci­do con la fuer­za de las ar­mas. Por eso tam­bién Je­sús ha­bla de sí mis­mo co­mo Hi­jo del hom­bre, un tí­tu­lo que ha­ce re­fe­ren­cia al de un hom­bre lla­ma­do a una mi­sión, pe­ro sin con­no­ta­cio­nes mi­li­ta­res.

Con el anun­cio de su Pa­sión el Se­ñor es­tá ex­pli­can­do el sig­ni­fi­ca­do de se­guir­lo: ne­gar­se a sí mis­mo, car­gar con su cruz y se­guir­le, sa­bien­do que «quien quie­ra sal­var su vi­da la per­de­rá; pe­ro el que pier­da su vi­da por mí y por el Evan­ge­lio la sal­va­rá».

Ex­hor­ta­ción a los após­to­les. Ja­mes Tis­sot. Mu­seo de Brooklyn (Nue­va York)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.