Anas­ta­sio Gil, mi­sio­ne­ro

Fa­lle­ce el di­rec­tor de Obras Mi­sio­na­les Pon­ti­fi­cias en Es­pa­ña

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

«Es­toy dis­pues­to a ayu­dar­te en to­do lo que quie­ras». Así em­pe­zó la re­la­ción en OMP en­tre Anas­ta­sio Gil y Fran­cis­co Pérez, hoy ar­zo­bis­po de Pam­plo­na, que en el año 2001 aca­ba­ba de ser nom­bra­do di­rec­tor na­cio­nal de la ins­ti­tu­ción. «Yo lo co­no­cía co­mo un buen sa­cer­do­te de Ma­drid, pe­ro a par­tir de en­ton­ces le fui co­no­cien­do más a fon­do. Es­tu­vi­mos jun­tos diez años y pue­do de­cir que, pa­ra él, la me­jor for­ma de ala­bar a Dios era tra­ba­jar lo me­jor po­si­ble. Y des­de lue­go que lo hi­zo», di­ce hoy Fran­cis­co Pérez.

El ar­zo­bis­po re­cuer­da esas oca­sio­nes en las que le pro­po­nía a Anas­ta­sio Gil un des­can­so pa­ra to­mar un ca­fé y él le res­pon­día en­tre ri­sas: «¡Dé­ja­te de ca­fés, que te­ne­mos que tra­ba­jar!». Por­que Anas­ta­sio «ba­sa­ba su es­pi­ri­tua­li­dad en el tra­ba­jo por amor a Dios y a la Igle­sia. Asis­tía con­ti­nua­men­te a asam­bleas y con­gre­sos re­la­cio­na­dos con la mi­sión. Y era muy es­ti­ma­do en la Con­gre­ga­ción pa­ra la Evan­ge­li­za­ción de los Pue­blos. Les he trans­mi­ti­do yo la no­ti­cia de su muer­te y es­tán cons­ter­na­dos».

Des­pués de tan­tos años jun­tos, el ar­zos­bi­po se lle­va el re­cuer­do de «un hom­bre de Dios al que se le no­ta­ba en­se­gui­da el ce­lo pa­ra que la Igle­sia si­ga sien­do mi­sio­ne­ra. La mi­sión en­tró de lleno en lo más ín­ti­mo de su al­ma».

Lo cu­rio­so es que la pri­me­ra en­tre­ga de Anas­ta­sio Gil en su sa­cer­do­cio no fue es­tric­ta­men­te mi­sio­ne­ra, por­que sus co­mien­zos es­tu­vie­ron más orien­ta­dos a la educación y a la ca­te­que­sis. Sin em­bar­go, tras em­pe­zar a tra­ba­jar en OMP jun­to a mon­se­ñor Fran­cis­co Pérez «pu­do com­pa­gi­nar muy bien las dos fa­ce­tas: ca­te­que­sis y mi­sión. Pri­me­ro es­co­gió el Cris­to que en­se­ña y lue­go el Cris­to que se en­tre­ga a quie­nes no lo co­no­cen, pe­ro Cris­to es el mis­mo», di­ce el ar­zo­bis­po.

En el desem­pe­ño de su tra­ba­jo, Anas­ta­sio «siem­pre se preo­cu­pó de que a los po­bres lle­ga­ra has­ta el ul­ti­mo eu­ro. Si yo al­gún día le de­cía: “Anas­ta­sio, igual hay que ha­cer al­gún gas­to en tal o cual si­tio”, él me res­pon­día: “No, no. Es­to es pa­ra los po­bres”», pro­si­gue. En el as­pec­to per­so­nal, Pérez des­ta­ca su aus­te­ri­dad y que «era un hom­bre de mu­cha ora­ción, con un gran ca­ri­ño a los sa­cra­men­tos y a la Pa­la­bra de Dios», y tam­bién que «jun­tos nos reía­mos mu­cho».

Tra­ba­jo, no éxi­to

Una de las per­so­nas que más co­la­bo­ró con Anas­ta­sio Gil en los úl­ti­mos años es Do­ra Ri­vas, del de­par­ta­men­to de pren­sa de OMP y una de las pri­me­ras re­dac­to­ras de Al­fa y Ome­ga. Al ha­bla con es­ta pu­bli­ca­ción tras co­no­cer­se el fa­lle­ci­mien­to de su je­fe, con­fie­sa que en la ofi­ci­na «hay un am­bien­te tris­te y es­ta­mos muy afec­ta­dos. Los com­pa­ñe­ros co­men­ta­mos que que aho­ra que Anas­ta­sio no es­tá te das cuen­ta del es­pa­cio que ocu­pa­ba. De­ja un va­cío muy gran­de por­que te­nía mu­cha ener­gía y mu­cha vi­ta­li­dad, y eso se no­ta».

Ri­vas lo de­fi­ne co­mo «un hom­bre muy enér­gi­co y apa­sio­na­do», que «ha tra­ba­ja­do mu­cho por la uni­dad de la Igle­sia y por for­ta­le­cer la di­men­sión mi­sio­ne­ra de las dió­ce­sis».

A ni­vel per­so­nal «ha si­do un maes­tro en lo pro­fe­sio­nal y en lo hu­mano. Era muy exi­gen­te y que­ría que la gen­te tra­ba­ja­ra, pe­ro no le im­por­ta­ba tan­to el éxi­to co­mo el es­fuer­zo en el tra­ba­jo. Él que­ría que pu­sie­ras to­do tu co­ra­zón en lo que ha­cías, sa­lie­ra co­mo sa­lie­ra, por­que era cons­cien­te de que los fru­tos y los éxi­tos son de Dios, y de que se pue­de apren­der tam­bién de los fra­ca­sos y de la pe­que­ñez».

Fue­go en las ve­nas

«Me asom­bra có­mo se va­lo­ra en Ro­ma el tra­ba­jo de Anas­ta­sio. In­clu­so hay cier­tas co­sas que no se lle­va­ban a ca­bo sin con­sul­tar­las an­tes con él, por­que mu­chas OMP, es­pe­cial­men­te de La­ti­noa­mé­ri­ca, le con­si­de­ra­ban una au­to­ri­dad», des­ve­la Jo­sé Ma­ría Cal­de­rón, sub­di­rec­tor der OMP en Es­pa­ña y de­le­ga­do de Mi­sio­nes de Ma­drid.

«Pa­ra él –con­ti­núa– era muy im­por­tan­te la lim­pie­za en lo eco­nó­mi­co, el te­ner las cuen­tas muy cla­ras y ha­cer­las tam­bién con aus­te­ri­dad y sin des­pil­fa­rros. “La gen­te nos ha da­do es­te di­ne­ro pa­ra los mi­sio­ne­ros”, re­pe­tía a me­nu­do».

Sin em­bar­go, una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de Anas­ta­sio era «que no se re­la­cio­na­ra di­rec­ta­men­te la mi­sión con los do­na­ti­vos. No que­ría que a OMP se la con­si­de­ra­ra el mo­ne­de­ro de la mi­sión, por­que te­nía un sen­ti­do muy pro­fun­do de la evan­ge­li­za­ción. Lo que más le in­tere­sa­ba era que la gen­te des­cu­brie­ra y va­lo­ra­ra la be­lle­za del tra­ba­jo de los mi­sio­ne­ros. El di­ne­ro era al­go se­cun­da­rio, pe­ro no lo prin­ci­pal», aña­de Cal­de­rón.

Es­te des­ve­lo por la mi­sión si­guió en el co­ra­zón has­ta el úl­ti­mo mo­men­to de su vi­da, ya con el cán­cer muy avan­za­do. «Has­ta se lle­va­ba las car­pe­tas de tra­ba­jo al hos­pi­tal», cuen­ta Do­ra Ri­vas. «Te­nía la mi­ra­da pues­ta en el mes ex­tra­or­di­na­rio mi­sio­ne­ro con­vo­ca­do por el Pa­pa pa­ra oc­tu­bre de 2019. Ya ha­bía co­men­za­do a tra­ba­jar en él. Y el Do­mund tam­bién, una fe­cha im­por­tan­tí­si­ma pa­ra él en la que lle­va­ba tra­ba­jan­do des­de ha­ce me­ses. Te­nía el fue­go mi­sio­ne­ro en las ve­nas. Lu­cha­ba por la mi­sión ad gen­tes y tam­bién por la in­ter gen­tes, por­que so­lo desea­ba una co­sa: que Es­pa­ña tu­vie­ra una di­men­sión mi­sio­ne­ra más ge­ne­ro­sa y abier­ta».

«Te­nía la mi­ra­da pues­ta en el Do­mund ye­nel mes mi­sio­ne­ro ex­tra­or­di­na­rio de oc­tu­bre de 2019. So­lo desea­ba una co­sa: que Es­pa­ña tu­vie­ra una di­men­sión mi­sio­ne­ra más ge­ne­ro­sa y abier­ta»

OMP

Anas­ta­sio Gil, en su des­pa­cho, en una ima­gen de ar­chi­vo de ju­nio de 2011

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.