You­cat, el Ca­te­cis­mo en el que sa­le Key­lor Na­vas

Los chi­cos de to­do el mun­do cuen­tan des­de es­te ve­rano con un di­ver­ti­do com­pa­ñe­ro pa­ra apren­der so­bre to­do lo que vi­vi­mos y cree­mos los ca­tó­li­cos. Se lla­ma You­cat pa­ra ni­ños, y el Pa­pa re­co­mien­da que pa­dres e hi­jos lo lean jun­tos

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

12.000 fa­mi­lias de to­do el mun­do que es­te ve­rano par­ti­ci­pa­ron en el En­cuen­tro Mun­dial de las Fa­mi­lias en Du­blín (Ir­lan­da) vol­vie­ron a ca­sa con un re­ga­lo del Pa­pa: el You­cat pa­ra ni­ños, un ca­te­cis­mo pen­sa­do pa­ra to­da la fa­mi­lia. Fran­cis­co es­cri­bió un pe­que­ño tex­to pa­ra que se in­clu­ye­ra. «Es un Ca­te­cis­mo muy dis­tin­to al que yo uti­li­cé», re­co­no­ce. An­tes, los ni­ños te­nían que apren­der­se es­te li­bro de me­mo­ria, aun­que no lo en­ten­die­ran bien. En cam­bio, You­cat pa­ra ni­ños «es­tá to­tal­men­te adap­ta­do pa­ra que los ni­ños y sus pa­dres pa­sen tiem­po jun­tos con él y va­yan des­cu­brien­do, ca­da vez más, el amor de Dios». Es­to, pa­ra el Pa­pa, es lo más im­por­tan­te.

De­trás de es­ta obra es­tá la Fun­da­ción You­cat, que des­de 2011 pre­pa­ra li­bros so­bre la fe pa­ra los jó­ve­nes… y aho­ra pa­ra ni­ños. Un gru­po de teó­lo­gos ale­ma­nes y aus­tria­cos se ha pa­sa­do ca­si cin­co años re­su­mien­do to­do el Ca­te­cis­mo –¡ca­si mil pá­gi­nas!– en 159 pre­gun­tas con res­pues­tas sen­ci­llas, y que van acom­pa­ña­das de ilus­tra­cio­nes, ci­tas de la Bi­blia, anéc­do­tas y fra­ses de famosos. En­tre es­tas pre­gun­tas, el Pa­pa ha vis­to al­gu­nas «que los ni­ños ha­cen a sus pa­dres y ca­te­quis­tas un mi­llón de ve­ces», co­mo «¿por qué exis­to?» o «¿qué su­ce­de tras la muer­te?».

Pe­ro Mi­chae­la von Hee­re­man, una de las au­to­ras, aña­de que han me­ti­do tam­bién pre­gun­tas que qui­zá no se le ocu­rran a un ni­ño así co­mo así, pe­ro que pue­den des­per­tar su in­te­rés. «Cuan­to más te me­tes en los te­mas con los ni­ños, su sed de apren­der cre­ce; pre­gun­tan y pre­gun­tan, y em­pie­zan a ma­ra­vi­llar­se» por ser hi­jos de «es­te Dios tan emo­cio­nan­te».

Pro­ba­do con ni­ños

La pre­pa­ra­ción del You­cat pa­ra ni­ños ha du­ra­do tan­to tiem­po por­que cuan­do ya es­ta­ba ca­si ter­mi­na­do «se lo en­se­ña­mos a pa­dres y gru­pos de ca­te­que­sis que co­no­cía­mos, pa­ra que nos die­ran su opi­nión so­bre si así se po­día uti­li­zar o si ne­ce­si­ta­ba al­gún cam­bio», nos cuen­ta Ste­fa­nie, de la Fun­da­ción You­cat. Ellos lo pro­ba­ron con los ni­ños, y les gus­tó mu­cho. Aun­que tam­bién «nos di­je­ron cam­bios, por ejem­plo pa­ra usar imágenes y pa­la­bras más cer­ca­nas a ellos».

Lue­go, hu­bo que adap­tar el li­bro pa­ra ca­da país. En Es­pa­ña, lo ha he­cho un equi­po de las de­le­ga­cio­nes de In­fan­cia y Ju­ven­tud y de Ca­te­que­sis de Ma­drid. El sa­cer­do­te Pe­dro Jo­sé, de­le­ga­do de In­fan­cia y Ju­ven­tud, nos ex­pli­ca que su tra­ba­jo con­sis­tió, so­bre to­do, «en cam­biar las ci­tas de famosos ale­ma­nes por otras de es­pa­ño­les que los ni­ños pue­dan co­no­cer, des­de nues­tro Mi­guel de Cer­van­tes (el autor de El Qui­jo­te) has­ta Key­lor Na­vas». Del por­te­ro del Real Ma­drid han co­gi­do es­ta fra­se: «Pa­ra mí Dios es lo pri­me­ro, y lue­go mi fa­mi­lia. Es mi for­ma de vi­vir, mi for­ma de ver las co­sas. Me per­mi­te vi­vir fe­liz».

Una ci­ta pa­ra pa­dres e hi­jos

Igual que el Ca­te­cis­mo pa­ra ma­yo­res, es­te You­cat ha­bla del cre­do, de los sa­cra­men­tos, de los man­da­mien­tos y de la ora­ción. Tie­ne una in­tro­duc­ción so­bre có­mo Dios creó to­do. Pe­ro pa­ra Mi­chae­la y los de­más au­to­res era muy im­por­tan­te que el li­bro fue­ra a la vez pa­ra hi­jos y adul­tos. Por eso, tie­ne un apar­ta­do y mu­chas ex­pli­ca­cio­nes un po­co más lar­gas pa­ra que los ma­yo­res las lean y pue­dan ha­blar­las con sus hi­jos.

Mi­chae­la y sus com­pa­ñe­ros quie­ren que la re­li­gión sea «un te­ma nor­mal de las con­ver­sa­cio­nes den­tro de la fa­mi­lia». Pa­ra que sea así, acon­se­jan a los pa­dres que echen un vis­ta­zo al li­bro an­tes, por­que a ve­ces los ni­ños ha­cen pre­gun­tas im­por­tan­tes en los mo­men­tos más com­pli­ca­dos, co­mo cuan­do se es­tá que­man­do la co­mi­da. Pe­ro tam­bién hay que «en­con­trar tiem­po pa­ra mi­rar es­te Ca­te­cis­mo jun­to con vues­tros hi­jos», sub­ra­ya el Pa­pa. Mi­chae­la re­co­mien­da, por ejem­plo, «la ho­ra de re­zar por la no­che».

Fun­da­ción You­cat You­cat pa­ra ni­ños

Du­ran­te el En­cuen­tro Mun­dial de las Fa­mi­lias en Du­blín se or­ga­ni­za­ron va­rias ac­ti­vi­da­des co­mo es­ta pa­ra dar a co­no­cer el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.