Cau­sa ge­ne­ral por las in­ma­tri­cu­la­cio­nes

Son po­cos y tie­nen que ver con pro­pie­da­des sin ape­nas va­lor, pe­ro el Go­bierno so­cia­lis­ta y gru­pos afi­nes bus­can abrir una cau­sa ge­ne­ral con­tra un pro­ce­di­mien­to que sir­vió a la lgle­sia pa­ra re­gis­trar mi­les de bie­nes que po­seía des­de tiem­po in­me­mo­rial y que

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Fran Ote­ro

El PSOE y va­rios de sus alia­dos par­la­men­ta­rios cues­tio­nan que al­gu­nos de los tem­plos ca­tó­li­cos más se­ñe­ros, co­mo las ca­te­dra­les de Cór­do­ba o Za­ra­go­za, per­te­nez­can a la Igle­sia ca­tó­li­ca. Se tra­ta de la enési­ma po­lé­mi­ca en torno a las in­ma­tri­cu­la­cio­nes rea­li­za­das en­tre 1998 y 2015. Al­gu­nos erro­res pun­tua­les en el pro­ce­so (a lo su­mo, en el 2 % de los ca­sos, se­gún los ex­per­tos con­sul­ta­dos) han ser­vi­do de jus­ti­fi­ca­ción pa­ra una cau­sa ge­ne­ral que tie­ne muy po­co re­co­rri­do des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co, pe­ro mu­cho en el te­rreno me­diá­ti­co.

Des­de que el dipu­tado so­cia­lis­ta por Cór­do­ba An­to­nio Hur­ta­do con­si­guie­se, a raíz de una pre­gun­ta par­la­men­ta­ria, sa­car del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez que se iba a pu­bli­car una lis­ta con los bie­nes in­ma­tri­cu­la­dos por la Igle­sia des­de 1998 a 2015, no se ha de­ja­do de ha­blar de la cues­tión. Más aún, se han in­ten­si­fi­ca­do las pre­sio­nes –me­diá­ti­cas y po­lí­ti­cas– en ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos y re­cu­rren­tes co­mo el de la mez­qui­ta ca­te­dral de Cór­do­ba o la ca­te­dral del Sal­va­dor de Za­ra­go­za. Co­mo con la edu­ca­ción con­cer­ta­da o la cla­se de Re­li­gión, los gru­pos po­lí­ti­cos de iz­quier­da de­nun­cian su­pues­tos pri­vi­le­gios a la Igle­sia, aun­que ex­per­tos, res­pon­sa­bles dio­ce­sa­nos y la pro­pia Con­fe­ren­cia Epis­co­pal rechazan es­ta in­ter­pre­ta­ción.

Pa­ra en­ten­der la enési­ma po­lé­mi­ca so­bre las in­ma­tri­cu­la­cio­nes hay que re­mon­tar­se a 1861, cuan­do se po­ne en mar­cha el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad. Dos años des­pués, pa­ra aña­dir el ma­yor nú­me­ro de bie­nes po­si­bles, el Go­bierno aprue­ba un real de­cre­to que per­mi­tía tan­to a la Igle­sia co­mo al pro­pio Es­ta­do ins­cri­bir (in­ma­tri­cu­lar) pa­tri­mo­nio histórico so­bre los que no se te­nía nin­gún tí­tu­lo pe­ro que ha­bía si­do po­seí­do pa­cí­fi­ca­men­te a lo lar­go de los si­glos. Con una sal­ve­dad: no se per­mi­tía ins­cri­bir los tem­plos por­que, se­gún ex­pli­ca Luis Ja­vier Arrie­ta, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra y ex­per­to en de­re­chos de pro­pie­dad, «era ob­vio que las ca­te­dra­les y los tem­plos de en­ton­ces per­te­ne­cían a la Igle­sia». Esa le­gis­la­ción se com­ple­ta­ría con la apro­ba­ción de la Ley Hi­po­te­ca­ria de 1946. Y esa es la ra­zón por la que, en 1998, el Go­bierno de Jo­sé Ma­ría Az­nar abre la puer­ta a que la Igle­sia –a tra­vés del ar­tícu­lo 206 de la Ley Hi­po­te­ca­ria– pue­da ins­cri­bir to­dos esos in­mue­bles que an­tes no po­día vía cer­ti­fi­ca­do de do­mi­nio que ex­pe­di­rá el obis­po del lu­gar.

Hay gru­pos po­lí­ti­cos e in­clu­so ex­per­tos –co­mo los que fir­ma­ron el in­for­me con­tra la pro­pie­dad de la Igle­sia de la ca­te­dral (y an­ti­gua mez­qui­ta) de Cór­do­ba pre­sen­ta­do el pa­sa­do sá­ba­do– que con­si­de­ran que ese ar­tícu­lo ya de­ro­ga­do era in­cons­ti­tu­cio­nal, pues su­po­nía un pri­vi­le­gio pa­ra la Igle­sia ca­tó­li­ca. Arrie­ta afir­ma, por con­tra, que era cons­ti­tu­cio­nal por­que no se vul­ne­ra­ba el prin­ci­pio de igual­dad en­tre las confesiones re­li­gio­sas ni

tam­po­co el prin­ci­pio de acon­fe­sio­na­li­dad del Es­ta­do. En su opi­nión, es una «nor­ma es­pe­cial que en­cuen­tra su ex­pli­ca­ción en la his­to­ria» y que afec­ta a bie­nes muy an­ti­guos, de cuan­do to­da­vía no exis­tía el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad, y cu­ya po­se­sión que­da ates­ti­gua­da por si­glos. Y, por tan­to, no se pue­de ana­li­zar con la ló­gi­ca de es­te año o de los úl­ti­mos 15. Con es­ta ar­gu­men­ta­ción, con­ti­núa, tie­ne sen­ti­do que la nor­ma de 1998 tu­vie­se una du­ra­ción fi­ni­ta y, por tan­to, fue­se de­ro­ga­da en 2015 por el Go­bierno de Ra­joy.

En­ton­ces, si es­ta nor­ma es­tá pen­sa­da pa­ra que la Igle­sia pu­die­se in­ma­tri­cu­lar aque­llos tem­plos so­bre los que pe­sa­ba una prohi­bi­ción, ¿por qué la apro­ve­cha pa­ra ha­cer lo pro­pio con otros bie­nes in­mue­bles? Es­ta pre­gun­ta en­cuen­tra res­pues­ta de nue­vo en Luis Ja­vier Arrie­ta: «Has­ta ha­ce no mu­cho, la sen­sa­ción es que exis­tía una cier­ta fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad en la Igle­sia so­bre es­tas cues­tio­nes. Y cuan­do se ha te­ni­do, en­ton­ces han apro­ve­cha­do pa­ra in­ma­tri­cu­lar lo que no ha­bía po­di­do y lo que, pu­dien­do, no ha­bían he­cho». Así, se­ña­la que no se ha­bían rea­li­za­do mu­chas in­ma­tri­cu­la­cio­nes an­tes de 1998, cuan­do la Igle­sia se da cuen­ta de que tie­ne una he­rra­mien­ta le­gal pa­ra ins­cri­bir aque­llo que es su­yo.

No exis­te una ci­fra oficial de in­ma­tri­cu­la­cio­nes des­de la nor­ma del Go­bierno de Az­nar, aun­que Arrie­ta las cal­cu­la por mi­les en­tre ca­te­dra­les, igle­sias, er­mi­tas, huer­tas… Tam­bién re­co­no­ce que ha ha­bi­do erro­res, aun­que se atre­ve a aven­tu­rar que es­tos no su­pe­ran el 2%, que, ade­más, tie­nen que ver con «una fin­ca, un cam­po o una huer­ta que es­tá en mi­tad de nin­gu­na par­te y que, en­ci­ma, no va­le na­da». «Pue­de ha­ber al­gún error, pe­ro la par­te no vi­cia la nor­ma ge­ne­ral», apos­ti­lla.

Sub­sa­na­cio­nes

En Za­ra­go­za hu­bo un ca­so de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: la igle­sia de san Juan de los Pa­ne­tes. Cuan­do el Ar­zo­bis­pa­do de Za­ra­go­za se pu­so ma­nos a la obra pa­ra re­gu­la­ri­zar su pa­tri­mo­nio, esa igle­sia aparecía en los in­ven­ta­rios y se in­ma­tri­cu­ló. Era evi­den­te, pues el uso y man­te­ni­mien­to del tem­plo lo ha­bía rea­li­za­do la Igle­sia du­ran­te si­glos, pe­ro la investigación his­tó­ri­ca del pro­pio Ar­zo­bis­pa­do pu­so de ma­ni­fies­to que el propietario era el Es­ta­do y se pro­ce­dió a sub­sa­nar­lo. La ini­cia­ti­va fue de la pro­pia ar­chi­dió­ce­sis, a pe­sar de que el Mo­vi­mien­to ha­cia un Es­ta­do Lai­co, una or­ga­ni­za­ción ara­go­ne­sa, afir­me que sur­gió de una de­nun­cia su­ya y re­cuer­de que to­da­vía cons­ta a nom­bre de la Igle­sia en los re­gis­tros. «Es fal­so lo que di­cen y han apro­ve­cha­do que es­tá en pe­rio­do de trá­mi­te –por eso no se ha cam­bia­do to­da­vía la pro­pie­dad– pa­ra re­cu­rrir al De­fen­sor del Pue­blo y ofre­cer­le in­for­ma­ción ses­ga­da», ex­pli­ca Jo­sé An­to­nio Cal­vo, por­ta­voz del Ar­zo­bis­pa­do de Za­ra­go­za.

Y con­ti­núa: «No hay que ol­vi­dar que, cuan­do se tra­ta de edi­fi­cios an­ti­guos, se pue­den co­me­ter erro­res e in­co­rrec­cio­nes que de­ri­ven en li­ti­gios, pe­ro cree­mos que no son tan­tos co­mo nos quie­ren ha­cer creer».

No en­tien­de que se in­sis­ta en po­lé­mi­cas en torno a la mez­qui­ta-ca­te­dral de Cór­do­ba, La Mag­da­le­na o la ca­te­dral del Sal­va­dor en Za­ra­go­za. «Creo que con­fun­den los con­cep­tos de Bien de Do­mi­nio Pú­bli­co y Bien de In­te­rés Cul­tu­ral (BIC), que es lo que son es­tos edi­fi­cios. Por­que son BIC go­zan de una pe­cu­liar pro­tec­ción por par­te del Es­ta­do y la Constitución le obli­ga a con­tri­buir a su man­te­ni­mien­to por­que re­dun­da en el bien de los es­pa­ño­les. Ade­más, la Igle­sia no ob­tie­ne lu­cro de ellos. En Za­ra­go­za, la ba­sí­li­ca del Pi­lar se man­tie­ne so­la, pe­ro la ca­te­dral del Sal­va­dor, que tie­ne mu­chas me­nos vi­si­tas, ne­ce­si­ta fon­dos pa­ra su man­te­ni­mien­to. Es­te año se ha res­tau­ra­do la fa­cha­da con un cos­te de 200.000 eu­ros que ha co­rri­do ín­te­gra­men­te a car­go del Ca­bil­do», ex­pli­ca.

Cal­vo con­clu­ye di­cien­do que se es­tá uti­li­zan­do el te­ma de las in­ma­tri­cu­la­cio­nes de for­ma «muy de­ma­gó­gi­ca», lle­gan­do a uti­li­zar el en­ga­ño con la in­ten­ción de ob­te­ner ré­di­tos po­lí­ti­cos: «No so­mos enemi­gos de na­die, pe­ro nos con­vier­ten en el enemi­go nú­me­ro uno y arman una cam­pa­ña ideo­ló­gi­ca sin que no­so­tros po­da­mos de­fen­der­nos al mis­mo ni­vel».

Fal­se­da­des

Lo que pa­re­ce cla­ro es que los men­sa­jes que des­de de­ter­mi­na­dos gru­pos es­tán lan­zan­do a la so­cie­dad po­co tie­nen que ver con la reali­dad, pe­ro aun así ca­lan. Su­ce­dió con un bien en li­ti­gio en Pa­len­cia, en el tér­mino mu­ni­ci­pal de Ribas de Cam­pos, don­de se en­cuen­tra el mo­nas­te­rio de San­ta Cruz de la Zar­za, y que el obis­pa­do in­ma­tri­cu­ló cuan­do los pro­pie­ta­rios de la fin­ca que lo al­ber­ga­ba –una so­cie­dad ga­na­de­ra as­tu­ria­na­tam­bién lo ha­bían he­cho. El ca­so se re­sol­vió a fa­vor de la Igle­sia y aun­que lle­gó a Es­tras­bur­go, el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos no en­tró a va­lo­rar el ca­so, aun­que sí con­mi­nó al Es­ta­do es­pa­ñol a in­dem­ni­zar a los pro­pie­ta­rios de la fin­ca por los da­ños cau­sa­dos al ha­ber per­mi­ti­do in­ma­tri­cu­lar el mo­nas­te­rio dos ve­ces. Sin em­bar­go, la pren­sa se lle­nó de no­ti­cias que apun­ta­ban que el Tri­bu­nal Eu­ro­peo con­de­na­ba a nues­tro país por tra­to de fa­vor a la Igle­sia.

En reali­dad, gra­cias a que la Igle­sia pe­leó la pro­pie­dad le­gí­ti­ma de es­te edi­fi­cio, hoy es un cen­tro cul­tu­ral del mu­ni­ci­pio abier­to a to­dos los ve­ci­nos cuan­do, de otro mo­do, hu­bie­se que­da­do en ma­nos pri­va­das.

La úl­ti­ma po­lé­mi­ca so­bre las in­ma­tri­cu­la­cio­nes tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a la ca­te­dral-mez­qui­ta de Cór­do­ba, pues el Ayun­ta­mien­to de la ciu­dad an­da­lu­za hi­zo pú­bli­co re­cien­te­men­te un in­for­me en el que se ase­gu­ra­ba que el tem­plo nun­ca fue de la Igle­sia. Una afir­ma­ción a la que nu­me­ro­sos ex­per­tos e his­to­ria­do­res han otor­ga­do to­da se­rie de ca­li­fi­ca­ti­vos na­da elo­gio­sos. Ade­más, ca­be des­ta­car que los in­te­gran­tes de la co­mi­sión a la que se le ha en­car­ga­do el es­tu­dios son per­so­na­li­da­des li­ga­das al PSOE, que go­bier­na en la ciu­dad gra­cias a Ga­ne­mos Cór­do­ba, una de las mar­cas blan­cas lo­ca­les de Po­de­mos.

El Ca­bil­do de la ca­te­dral de Cór­do­ba acu­só al Ayun­ta­mien­to de di­vi­dir a la po­bla­ción y ata­car a los ca­tó­li­cos con el in­for­me, pues con­si­de­ra de so­bra re­co­no­ci­da la pro­pie­dad del tem­plo des­de 1236 cuan­do se re­cu­pe­ra la ciu­dad. Luis Ja­vier Arrie­ta cri­ti­ca que los re­dac­to­res del in­for­me mez­clen un do­cu­men­to del si­glo XIII y lo com­pa­ren con uno del si­glo XX y ase­gu­ra que es­tá per­fec­ta­men­te de­mos­tra­da la po­se­sión pa­cí­fi­ca del in­mue­ble du­ran­te si­glos. «La in­ma­tri­cu­la­ción su­pu­so evi­den­ciar y pu­bli­car lo que mu­chos ya in­tuían: que el Obis­pa­do es due­ño de la ca­te­dral», con­clu­ye.

Va­le­rio Me­rino

El PSOE y gru­pos de iz­quier­da cues­tio­nan la pro­pie­dad por par­te de la Igle­sia de la ca­te­dral de Cór­do­ba, aun­que la ma­yor par­te de ex­per­tos e his­to­ria­do­res no lo ha­cen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.