El se­cre­to del mun­do

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Be­lén Gó­mez Val­cár­cel* *Mi­sio­ne­ra en Fi­li­pi­nas. Ser­vi­do­res del Evan­ge­lio de la Mi­se­ri­cor­dia de Dios

En Fi­li­pi­nas, co­mo en otros paí­ses del sud­es­te asiá­ti­co, de ju­nio a oc­tu­bre es la épo­ca de los mon­zo­nes. Ca­da año lle­gan al ar­chi­pié­la­go fi­li­pino apro­xi­ma­da­men­te 20 ti­fo­nes, pe­ro no to­dos pro­vo­can desas­tres na­tu­ra­les. PAGASA (Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Fi­li­pino) tie­ne una lis­ta con 20 nom­bres por or­den al­fa­bé­ti­co con los que bau­ti­zan a los dis­tin­tos ti­fo­nes de ese año.

Des­de ha­ce tres años es­ta­mos en te­rreno de mi­sión en una zo­na ru­ral de cam­pos de arroz en la pro­vin­cia de Pan­ga­si­nan, al nor­te de la is­la de Lu­zón. Es­te pa­sa­do mes de agos­to, mu­chas fa­mi­lias con las que tra­ba­ja­mos han per­di­do la co­se­cha de arroz, ali­men­to ba­se de la po­bla­ción, de­bi­do a las inun­da­cio­nes pro­vo­ca­das por las abun­dan­tes llu­vias que han traí­do los ti­fo­nes. El ti­fón Kar­ding, tam­bién lla­ma­do Ya­gi, ha te­ni­do gran im­pac­to en la po­bla­ción ru­ral de nues­tros ba­rrios, tam­bién en Ma­ni­la y en otras zo­nas del país.

Con el an­te­rior ti­fón Jo­sie, las plan­ta­cio­nes de arroz se inun­da­ron de agua y los cam­pe­si­nos tra­ba­ja­ron muy du­ro pa­ra po­der re­cu­pe­rar al­go. Pe­ro con es­te no ha si­do po­si­ble re­cu­pe­rar las co­se­chas.

Me con­mue­ve ver la ca­pa­ci­dad de acep­ta­ción y re­si­lien­cia de nues­tras gen­tes. Jó­ve­nes y adul­tos, que han per­di­do el fru­to de su tra­ba­jo, sa­bien­do que ba­rrios cer­ca­nos se ha­bían vis­to más afec­ta­dos con la en­tra­da de agua en las ca­sas, han si­do esa pre­sen­cia si­len­cio­sa y so­li­da­ria de Dios com­pa­de­cién­do­se de aque­llos que lo es­tán pa­san­do peor.

Mu­chos jó­ve­nes, des­pués de tra­ba­jar du­ro pa­ra sa­car­se el di­ne­ro que ne­ce­si­tan pa­ra el trans­por­te y la co­mi­da pa­ra ir al ins­ti­tu­to, nos pe­dían in­sis­ten­te­men­te po­der echar una mano. Or­ga­ni­za­mos con ellos un vo­lun­ta­ria­do pa­ra vi­si­tar, pre­pa­rar y com­par­tir un arroz cal­do con los más afec­ta­dos.

Hoy si­gue sien­do ver­dad eso que di­jo Jo­sé Ri­zal, hé­roe na­cio­nal, «Ang mga ka­ba­taan ay ang pagasa ng Ba­yan» («Los jó­ve­nes son la es­pe­ran­za de es­te país»). Dé­mos­les una opor­tu­ni­dad.

Be­lén Gó­mez Val­cár­cel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.