San Ós­car Ro­me­ro, un obis­po pa­ra el pue­blo

Lo que cam­bió en el ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor no fue su for­ma de pen­sar, sino su ma­ne­ra de vi­vir

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

El ya muy pron­to san­to Ós­car Ro­me­ro ha si­do pre­sen­ta­do por el Va­ti­cano co­mo mo­de­lo pa­ra los obis­pos que par­ti­ci­pa­ron del 5 al 13 de sep­tiem­bre en el cur­so de for­ma­ción que ca­da año reúne jun­to al Papa a los obis­pos or­de­na­dos en el úl­ti­mo año. El obis­po sal­va­do­re­ño en­car­na al pas­tor que, an­te la encrucijada, eli­ge la cau­sa de los po­bres, aun sa­bien­do que pue­de pa­gar­lo con su pro­pia san­gre. De ami­go per­so­nal del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, el ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor se con­vir­tió en azo­te de la dic­ta­du­ra mi­li­tar. Las ma­tan­zas de cam­pe­si­nos y los ase­si­na­tos de al­gu­nos sa­cer­do­tes pro­vo­ca­rían, co­mo él mis­mo di­jo, que se le ca­ye­ra «la ven­da». A par­tir de en­ton­ces se con­vir­tió en un obis­po in­có­mo­do pa­ra mu­chos ecle­siás­ti­cos, y si su me­mo­ria no se per­dió en el ol­vi­do fue por el em­pe­ño del pue­blo llano, que siem­pre le re­co­no­ció co­mo san­to.

Se­ría una bur­da sim­pli­fi­ca­ción afir­mar que Ro­me­ro aban­do­nó unas ideas con­ser­va­do­ras por otras de cor­te más social o pro­gre­sis­ta. Lo que cam­bió no fue su for­ma de pen­sar, sino su ma­ne­ra de vi­vir. Es­to su­pu­so una mu­ta­ción mu­cho más ra­di­cal y mo­les­ta pa­ra la je­rar­quía y pa­ra la al­ta fe­li­gre­sía, que pre­fe­rían se­guir vi­vien­do en la fic­ción de que el buen en­ten­di­mien­to con el po­der po­lí­ti­co y las oli­gar­quías eco­nó­mi­cas obe­de­cía al bien su­pe­rior de la Igle­sia. De ahí que, co­mo ha di­cho el Papa, tras su muer­te, Ro­me­ro fue­ra nue­va­men­te ase­si­na­do, es­ta vez «con ca­lum­nias». Has­ta que, en los pro­le­gó­me­nos de su pon­ti­fi­ca­do, Be­ne­dic­to XVI des­blo­queó su cau­sa de ca­no­ni­za­ción, cul­mi­na­da aho­ra por Fran­cis­co.

En nin­gún tiem­po ha fal­ta­do ni va a fal­tar­le a la Igle­sia la ten­ta­ción de traicionar el Evan­ge­lio pa­ra ins­ta­lar­se plá­ci­da­men­te en al­gu­na zo­na de con­fort. Por eso Fran­cis­co in­sis­te tan­to en la cer­ca­nía al pue­blo y a las per­so­nas más vul­ne­ra­bles, esas que ha­bi­tan en lo que él lla­ma «las pe­ri­fe­rias» y que nos obli­gan a cues­tio­nar­nos en lo más ín­ti­mo de nues­tro ser. So­lo de ese mo­do, ad­vier­te, pue­de ser fe­cun­da la mi­sión de la Igle­sia. De ahí la ne­ce­si­dad de san­tos co­mo Ro­me­ro, que cum­plen la mi­sión pro­fé­ti­ca de des­per­tar las con­cien­cias ale­tar­ga­das y aco­mo­da­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.